miércoles, 3 de octubre de 2012

GEMA GALGANI 1 DE OCTUBRE DE 2012



www.autresdimensions.com

Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Amparo Iribas



GEMMA GALGANI
1º. octubre 2012
 
 

Yo soy GEMA GALGANI. Vengo a expresarme, en ustedes, como Estrella UNIDAD. Permítanme, en primer lugar, dejar expresar, y expresarles, la Gracia de nuestro encuentro.

… Compartiendo el Don de la Gracia…

Lo que yo tengo para transmitirles podría ser, de algún modo, una continuación de mi testimonio personal de la Unidad, durante mi vida (Nde: ver sobre este tema las intervenciones de GEMA GALGANI del 10 agosto 2011, 23 agosto 2011 y 15 setiembre 2011). Voy, por las palabras y por la Vibración de mi Presencia, y de la vuestra, intentar transmitirles lo que sucede, en el momento donde ustedes se sienten Ser Uno. Porque lo que se desarrolla, en ustedes, sobre este mundo, esta puesta en presencia de lo que MA ha llamado amor proyectado y Amor Conciencia (Nde: intervención de MA ANANDA MOYI del 1ero. octubre 2012), es vuestro propio Encuentro con Ustedes mismos, en vuestra Unidad y vuestra Eternidad. Desde luego, existen un cierto número de señales, que son las señales del llamado, no volveré sobre esto (sean las modificaciones corporales, sea la aparición de Vibraciones y de Presencias a vuestros costados, sea vuestro Sonido Interior que se modifica, en el Canal Marial). En resumen, cualesquiera sean las manifestaciones (y más allá de esas manifestaciones, incluso), sentirse Ser Uno podría ser definido como el Matrimonio con el CRISTO, Matrimonio con Ustedes mismos, en Eternidad y en Êtreté, Matrimonio con el conjunto de la Creación, Matrimonio de Libertad y de Liberación.
Sentirse Ser Uno puede producirse tanto en vuestros instantes y momentos de Comunión (cada vez más) como en vuestros momentos de meditación, de oración o de Alineamiento. Es el momento donde se viven las Comuniones, las Fusiones, y también, ahora las Disoluciones. En los momentos que vive la Tierra, este Encuentro es, para todos, para cada uno. Reconocerlo no plantea ningún problema, ni pide ningún esfuerzo, porque sentirse Uno se acompaña de tales modificaciones de la conciencia ordinaria, que no deja lugar y no deja ni una duda. Ningún sitio es posible para la duda, porque la Comunión a la Unidad, la Comunión a la Presencia (la vuestra, como del Doble, como de CRISTO, como de la Luz) pone fin a la separación, pone fin al sentimiento de estar aislado y encerrado. Es pues la Conciencia que, primero que nada, vive su propia Liberación. Las señales del Cielo y de la Tierra no son más que los testigos, ellos también, de este Encuentro. La Tierra regresa a su Unidad, su acceso multidimensional, de la misma manera que ustedes.
Sentirse Ser Uno, es no estar más dividido, no estar más separado, no expresar más, manifestar o concebir la dualidad. Es salir de todo sistema de encierro. Es sentir la Alegría, que es vivida como una realización: realización de la Revelación, realización de lo que ha estado siempre ahí, y que estaba ocultado, escondido, por la persona, y por los sueños, y por las ilusiones de cada uno. Sentirse Ser Uno, es no sentir más límite, ni de este cuerpo (en el cual ustedes están), ni de vuestra Conciencia, ni de cualquier idea. Es el momento donde el mental no puede dictarles más sea lo que fuere. Es el momento donde toda emoción y toda reacción están ausentes. El cuerpo puede estar paralizado, el Sonido puede amplificarse en vuestro Canal Marial, o una de las Hermanas o un Arcángel puede estar a vuestro costado. Algunos encuentros nocturnos son también invitaciones a sentirse Ser Uno. Todos esos estados, todas esas experiencias, son llevadas a aparecer o a generalizarse, y a amplificarse, para todos los Hermanos y Hermanas de la Tierra. Desde luego, hay, entre nuestros Hermanos y Hermanas, quienes están ya en la vivencia de eso.
Sentirse Ser Uno, es escapar de todo condicionamiento, es Ver Claro, a propósito de todo, como sobre todo. Y es, sobre todo, no estar más afectado por las circunstancias, por cierto las concernientes a vuestro cuerpo en el cual ustedes están: éste puede ser Transfixiado (atravesado o perforado) por un dolor, sin que la conciencia sea alterada. Hasta el presente, la conciencia del cuerpo ha estado tan atornillada a este cuerpo, que todo dolor y todo sufrimiento podría ser vivido, y era vivido, como una alteración de la conciencia misma, en este cuerpo, por el dolor. Sentirse Uno, es no estar más afectado por esta conciencia del cuerpo. Eso no quiere decir rechazar este cuerpo, porque él es portador de lo que ustedes Son, pero sí, volverlo a poner en su justo lugar: un estado particular, y limitado, de la Verdad de vuestro Ser real.
Sentirse Uno, es fundirse en la Luz, en esta Luz Blanca, donde ninguna forma más es discernible, donde ninguna de las limitaciones puede aparecer. Sentirse Uno es un momento donde un estado de Plenitud aparece (que es llamado a ser el premio cotidiano, si ustedes lo aceptan), de lo que ustedes son, sobre este mundo. Sentirse Uno pone fin, a toda tratativa, a toda pregunta, a toda expectativa. Sentirse Uno, es expresar esta Unidad, es ser en este Amor Conciencia, que se instala de manera cada vez más poderosa. Es no estar más afectado por lo que, antes, los afectaba.
Sentirse Uno es un estado de Poder total del Amor. Este Poder no se apoya sobre ningún poder, sino simplemente, sobre la evidencia de vuestra naturaleza. El Impulso de la Luz, desde la Liberación de la Tierra, y desde la desaparición total de las líneas que encierran, y la Liberación, también, de vuestras ruedas de energía situadas en lo bajo de vuestro cuerpo, los hace sentirse Ser Uno, cada vez más a menudo, y cada vez más intensamente. Fundirse en la Luz Blanca, fundirse en la Unidad, es beneficiarse de esta Inteligencia de la Luz, que va a transformar vuestra vida (sobre todo en estos tiempos particulares de la Tierra), que va, si ustedes se someten a ella, transformar la acción/ reacción en Acción de Gracia. Vuestra vida se llenará de todo lo que es necesario, en ustedes. Más allá de la satisfacción de los sentidos, más allá de toda comprensión y de todo conocimiento, se encuentra este estado, donde sentirse Uno, sentirse Ser Uno, va a volverse cada vez más potente, cada vez más absorbente, con respecto a este mundo. Es descubrir un Espacio y un Tiempo (fuera del espacio habitual y del tiempo habitual) donde se desarrolla la vida, aquí, ahí donde ustedes están.
Sentirse Uno los alimenta, y los alimenta de todo punto de vista. Sentirse Uno, es estar recubierto, literalmente, a nivel de cada célula, de cada parte sutil de este cuerpo, por la Luz. Y la Luz es alimento que viene a modificar totalmente vuestros mecanismos corporales, como vuestros mecanismos de funcionamiento. Esta Luz es alimento, porque ella los alimenta, verdaderamente. Ella alimenta incluso este cuerpo. Eso se traduce, como ustedes lo saben quizá, y lo viven quizá, por las modificaciones indispensables de lo que entra al interior de vuestro cuerpo. Una de mis Hermanas Estrella les dirá mucho más que yo todo eso (Nde: intervención próxima de HILDEGARDE DE BINGEN).
A lo que yo los invito, a lo que los invitan la Luz y el Amor, es, cada vez más a menudo, a sentirse Ser Uno. Eso no es más solamente un llamado de la Luz (tal como nosotros se lo hemos definido, hace muchos meses) sino es verdaderamente una invitación, una invitación, de la Luz, a Ser la Luz, que es lo que ustedes Son. Y este llamado va a volverse muy poderoso. A tal punto, que en un momento dado, estrictamente ninguna Hermana, ningún Hermano, de cualquier obediencia que eso sea, podrá ignorarlo. Entonces, desde luego, los que todavía tienen creencias llamarán a la Luz de diferentes maneras, y con diferentes nombres, según su propia experiencia. Pero más allá de la experiencia, más allá de las creencias, lo que será vivido se impondrá por sí mismo, como una evidencia, como una invitación, la más maravillosa que pueda serles dirigida. Eso no es pues más solamente un llamado a la Luz, un llamado a la Unidad, pero sí, la instalación de la Unidad. La instalación de la Unidad hace desaparecer, en ustedes, la dualidad, toda dualidad. De la misma manera que hará desaparecer las dualidades inscritas en este mundo, todas las nociones que han gobernado las vidas, desde un cierto tiempo, sobre esta Tierra.
Sentirse Ser Uno, es no resistir al Amor. Es no reivindicarlo, o buscarlo, es aceptar Serlo, realmente, más allá de todas las contingencias de este cuerpo, de esta vida. La Luz los vuelve Transparentes, ella los vuelve Poderosos, Poderosos en el Amor. No, poderosos en una voluntad o la expresión de lo que es limitado, sino Poderosos en vuestro ilimitado, en ese sentir, en esta percepción de: Ser Uno.
Sentirse Ser Uno, no es una creencia, no es una idea: es la vivencia, clara y directa, de la Conciencia que puede manifestarse (como ustedes lo saben, como yo lo he repetido) a nivel de los síntomas del cuerpo, pero que no son más que las señales y los testigos. Es el momento, donde la Conciencia se redescubre, como les decía el Anciano HERMANO K, Libre y Autónoma, sin reparación y sin división, en ustedes, como con el resto del mundo (Nde: ver en particular, sobre este tema, las intervenciones de HERMANO K del 1ero. abril 2011 y del 3 julio 2011). Deje lo que deje ver y vivir este mundo, ustedes verán más allá de las apariencias. La mirada no será más la de una persona separada, sino la mirada de lo que ustedes Son.
Sentir Ser Uno, es manifestar la Unidad, es manifestar el Amor, esta manifestación que no depende de ningún querer, de ninguna decisión, ni de ninguna interpretación. Es probar y vivir el Amor, como un oleaje desbordante, como muchos de ustedes ya lo han vivido, a través de la difusión de la Onda de Vida o del Manto Azul de la Gracia. Y desde luego, sentirse Ser Uno, es, más allá de toda obediencia religiosa, Fusionar con el Principio Eterno. Entonces, que ustedes los nombren Krishna, Cristo, Buda, poco importa, eso no queda más que en un nombre, pero es sobre todo un estado indecible, de encontrar la Naturaleza profunda, y real. Es aceptar que esta Naturaleza, real y profunda, a nivel de este tiempo colectivo de la Tierra, haga desaparecer todo lo que era falso, todo lo que era resistencia, todo lo que no era real,  que no era Amor, incluso sub-tendido por una red de Amor.
Cuando ustedes se sienten Uno, cuando se sienten Ser Uno, el sentimiento de separación desaparece, totalmente. Eso puede llegar, como eso ha sido ya expresado, como la desaparición, real, del sentido mismo de vuestra identidad sobre este mundo. Reemplazado por lo que les es devuelto, esta Memoria Galáctica, conteniendo tanto vuestros Linajes, como vuestro Origen, como vuestro Encuentro con los Mundos ya Unificados, como los que no han estado nunca en la dualidad. Es realizar los encuentros, pero esos encuentros no se inscriben a través de un interés personal o social, sino es el Encuentro, el solo y el Único. Cualquiera sea lo que vuestro cerebro les vaya a decir, y poner en palabras, eso no serán más que palabras, con respecto a ese sentir de Ser Uno, que es la Verdad.
Todo este período, que precede el Anuncio de MARIA, de algún modo, apunta a dejarlos perfeccionar por la Luz. Viniendo, no solamente, a reformar la ilusión de la persona, sino, llegado el momento, hacerla desaparecer completamente, en un acto de Disolución y de Resurrección. Las vistas, que se les dan para vivir, en ese sentido de Ser Uno, están mucho más allá de toda idea, de todo pensamiento, de toda proyección, desde luego. Es encontrar, de algún modo, su estado Natural, que no está afectado por cualquier elemento que sea, que no es él. Muchas manifestaciones son esperadas, en este cuerpo, como en vuestra persona, como en este mundo. De vuestra capacidad a no ser esas manifestaciones del Encuentro (sobre todo, desde el punto de vista de la persona y el mundo) sino más bien, Ser desde el punto de vista de vuestra Eternidad, y de la Verdad más allá de este mundo, eso será extremadamente facilitante para ustedes. Recuerden que la resistencia será siempre un miedo y un sufrimiento, y que el Abandono a la Inteligencia de la Luz, y el Abandono del Sí, él mismo, serán una gran Ligereza, una gran Paz, y sobre todo una Completud inigualable.
Sentirse Ser Uno, es vivir la Unidad, en superposición a esta dualidad, hasta el momento donde la Unidad, por la intensidad de su Luz y de su Amor, limpiará toda zona de Sombra, y todo mundo ilusorio. El que se Abandona a su Unidad, el que Abandona, incluso, el Sí, vivirá, cada vez más frecuentemente, el estado de Gracia. Donde la vida se vuelve evidencia, incluso privada de todo, porque la vida no está más limitada, entonces, a la conciencia de este cuerpo o de esta persona. Y cuando esta Unidad es vivida, cuando este Amor Conciencia es vivido, cuando esta Autonomía y esta Libertad son vividas, no existe nada, a nivel de la conciencia (del cuerpo como de la persona), que pueda continuar para oponerse, o para desviar sea lo que fuere de lo que ustedes Son. Dentro de esta Gracia, no puede existir la menor carencia, la menor anomalía, el menor vacío. En lo que vive este mundo, sentirse Ser Uno es, verdaderamente, un estado de Integridad, total. Es el momento donde todas las ilusiones caen, las suyas como las del mundo, y de los otros. Sin juicio, sino en una especie de compasión, no afectada por las emociones, del que, ya, está Liberado y que, incluso si está presente sobre este mundo, no es ya más de este mundo.
El Encuentro de la Luz con esta densidad de la Tierra, el Encuentro con la Unidad, con la Presencia, y con lo que ustedes Son, es el único elemento que es capaz de realizar este cambio Dimensional, sin noción de pérdida y de sufrimiento, sin noción de añoranza. Porque Ver Claro sobre la Realidad y la ilusión (que confiere la Unidad) permite privarse más rápidamente de la ilusión, y de todo efímero, porque no hay más Desconocido. Entonces, este no es el Pasaje de lo conocido a lo Desconocido, pero sí, esta Transformación (que está en curso, actualmente, sobre la Tierra) que realiza este trabajo. Lo Desconocido revelándose, no puede haber más aprensión de este Desconocido, ni duda, ni añoranza, concerniente lo que ha pasado y que desaparece. La Memoria Galáctica es mucho más grande y vasta que una memoria inscrita en el tiempo de su Tierra, concerniente vuestras vidas pasadas. La memoria de la ilusión va pues a borrarse delante de esta Memoria Galáctica e integral, donde la Eternidad está inscrita.
Si ustedes aceptan todo lo que se despliega, en ese momento, en ustedes y sobre la Tierra, si ustedes dicen un “sí”, franco y masivo, nada más podrá ser como antes, para ustedes, como para la Tierra. Lo que se desarrolla, en ustedes, como sobre el mundo, es lo mismo. Que la acción de los Elementos les aparezca en las imágenes, o que la acción de los Elementos aparezca en ustedes, no hay estrictamente ninguna diferencia. Sentirse Uno los hace salir, cada vez más fácilmente, de todas las ilusiones, sin añoranza, sin pena, sin pérdida, y sin sufrimiento. Lo que era Desconocido va a volvérseles conocido, si eso ya no ha sido hecho. Conociendo este Desconocido, cualquiera sea el choque sentido, no habrá más posibilidad de perderse, o de volverse a perder, en la dualidad, o en cualquier ilusión.
La Luz los invita, de hecho, ahora, a Ser lo que ustedes Son, en Eternidad. Ella los invita a Reconocerse, de manera cada vez más evidente para ustedes. A través del hecho de sentirse Ser Uno, y de vivir la Unidad, a través de la Alegría, del Samadhi, o del Éxtasis. Cuando lo Desconocido les sea totalmente conocido, ustedes reirán de lo que los era conocido antes, dentro de la ilusión. Pero comprendan, también, que cantidad de Hermanos y de Hermanas no tendrán la oportunidad de vivirlo con anticipación, como ustedes. Y es ahí donde ustedes se vuelven importantes. No queriendo ayudar o salvar a cualquiera sino, simplemente, mostrándose tales como ustedes Son, en Verdad. Y mostrándose tales como ustedes Son, en Verdad (en vuestra Unidad, en vuestra Presencia, en el Absoluto, en lo que les es en lo sucesivo, conocido), entonces, ustedes serán, de algún modo, esos famosos Liberadores de la Tierra: una Luz que brilla en la noche (la noche de la persona apegada a ella misma, la noche del mundo pegado a él mismo, a su historia, a su memoria). Pero la Tierra, también, encuentra su Memoria Galáctica, y a la Memoria Galáctica no le importa nada de la memoria histórica, sobre este mundo.
Sentirse Ser Uno, vivir la Unidad, manifestarla, es, desde luego, ser absorbido, en totalidad por esta Unidad. Y es en esta absorción, en esta Libertad, esta Liberación, que todos los juegos de la dualidad se borran por sí mismos, para ustedes, como para el mundo: ellos no pueden mantenerse más. Lo que era coherente, hace todavía algún tiempo, entrará en la incoherencia total. Lo que era Desconocido, se volverá conocido. Ahí, está la Transición. Ahí, está la Crucifixión y la Resurrección, la vuestra, como la del conjunto de este Sistema Solar. La única aprensión viene de la persona. La única aprensión viene de la conciencia de este cuerpo. El único miedo está inscrito en vuestra historia, pero ustedes no Son vuestra historia, sobre esta Tierra.
Es a eso que están invitados. Porque esta invitación podría ser llamada el más bello de los regalos pero, en definitiva, no es más que una justa actualización de la Luz. La desaparición de las Sombras, de las ilusiones, de todas las dualidades, de todos los lazos, de todas las depredaciones, se realiza para vuestra Libertad. Solo, la persona puede ver un sufrimiento en eso, o un desgarro. Porque lo que concierne lo que ustedes Son, no está, ni afectado, ni concernido por este desgarro. La Luz, el Amor, los llaman a expresar el Amor y la Luz. Expresar el Amor y la Luz, es desaparecer de todas las expresiones erróneas de este mundo.
Yo me propongo, antes de dejarlos en vuestro Alineamiento, vivir un compartir Gracia. Yo soy GEMA GALGANI, Estrella UNIDAD, en ustedes.

… Compartiendo el Don de la Gracia…

Yo soy GEMA GALGANI. Yo los Amo, y yo les digo hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario