lunes, 10 de septiembre de 2012

HERMANO K 29 DE AGOSTO DE 2012

29 de agosto del 2012 HERMANO K. Autres Dimensions





Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Amparo Iribas


HERMANO K


29 agosto 2012


Mi nombre es HERMANO K. Yo saludo, en ustedes, vuestra Gracia y vuestra Presencia. Vengo entre ustedes para expresar los elementos que, yo lo espero, serán simples y evidentes. Vamos a hablar de dos conceptos, que yo he nombrado: estrategia y Abandono. Todo eso para volver a colocar en un marco específico, que yo nombraría: lo que se juega sobre la Tierra en este momento.


Las estrategias forman parte de un proceso natural de adaptación. Este proceso natural de adaptación existe en todos los sectores de la vida humana encarnada. Corresponde a lo que yo nombré, en parte: organización. Pero aquí, yo no me dirigiré al principio de organización social, sino más bien, a las estrategias establecidas al interior de la conciencia del ser humano. Permitiéndole adaptarse, más allá incluso de la organización, a lo que es susceptible de vivir, a lo que es susceptible de esperar, en la vida, en todos los sectores de la vida encarnada. Estas estrategias serán siempre referenciadas con respecto a un cierto número de elementos que están presentes en la conciencia. Que esos elementos formen parte de la experiencia pasada, que formen parte de una puesta en razón (es decir de una puesta en suposición de un cierto número de variables), que esas estrategias estén ligadas a una meta o un objetivo, todo eso se deriva, desde luego, de las consecuencias de lo vivido por ustedes, y también de las consecuencias de lo que la vida representa, y manifiesta, sobre esta Tierra, en la hora actual. Toda vida, toda conciencia, dentro de la personalidad, no podría imaginar o entrever, al interior de sí misma, no construir estrategias con el fin de responder a los proyectos de vida, a los acuerdos, a los objetivos (y eso, en cualquier sector que sea).


El principio del Abandono del Sí es todo salvo una estrategia. Eso podría corresponder a lo que hubiera podido pronunciar el CRISTO: "Padre, que tu voluntad se haga, y no la mía". Abandonar las estrategias, salir de las estrategias, es efectivamente, confiarse en la Divina Providencia, en la Acción de Gracia, y dejar transcurrir la Vida sin querer interferir. Desde luego, la personalidad va siempre a considerar esto como una dimisión, como una falta de inteligencia, una falta de previsión. La personalidad tendrá, siempre, todas las razones de continuar construyendo las estrategias, aunque solo sea porque las leyes sociales y del medio ambiente (en el sentido más amplio), a través, justamente, de las organizaciones, van a obligarlos, en algún lugar, mientras la personalidad domine, a construir esas famosas estrategias. Esto concierne, en realidad, en relación a las fechas, en relación a las organizaciones de vuestro calendario, pero también, al conjunto de las creencias, cualesquiera sean.


La estrategia es pues una adaptación. Esta adaptación se realiza solo dentro de un medio ambiente dado, conocido y percibido. ¿Qué valen estas estrategias cuando hay un proceso, que yo llamaría una ruptura de continuidad, o del equilibrio, tal como era considerado dentro de un sistema dado, no podrá nunca más ser manifestado, porque el sistema que se instala es todo salvo un sistema? Las estrategias, incluso apuntando a liberar sea lo que fuere dentro de la persona, solo son resultantes, en definitiva, de una sucesión lógica de acciones y de reacciones, visibles o no, pero que subyacen toda acción y permiten, incluso su manifestación o su concretización. A nivel de la estrategia, existe, de manera formal, una relación a lo que nosotros llamamos, en encarnación, el tiempo y su desarrollo lineal. Existen pues estrategias que están adaptadas a los diferentes marcos (interiores como exteriores), como pueden ser percibidos, llevando, de algún modo, a facilitar la vida de la persona, cualquiera sea el sector, o cualesquiera sean las funciones.


La estrategia está, en cierta manera, en el lado opuesto, diametralmente, del Abandono. Porque la estrategia hace referencia siempre (y ustedes lo han comprendido) a lo que es conocido, a lo que es sabido: referenciar a un pasado, a la experiencia de cada uno, anticipar sobre un porvenir (como puede ser supuesto, imaginado, soñado, o temido). El Abandono les ha sido muy ampliamente, no explicado pero, en todo caso, demostrado en sus mecanismos, debiendo conducir a lo que es nombrado el Absoluto. El hecho de ser conducido no es un pasaje, como ustedes lo saben, sino una ruptura, total, de los sistemas organizacionales, en sí, y también, desde luego, la ruptura de todas las estrategias. Ustedes no pueden, en efecto, estar sometidos a vuestras propias estrategias, o a las estrategias del mundo, y salirse. Salir de estas estrategias no es denunciar las estrategias (sean las vuestras, o las de todo sistema organizacional), sino, verlas por lo que ellas son. El Absoluto no conoce el tiempo lineal, incluso si está sometido, a través de este cuerpo. El Absoluto no puede elaborar una estrategia. Puede, desde luego, intentar anticipar algo, pero esta anticipación, pone fin, de manera temporal, al Absoluto, y reinstala la conciencia en el Sí o en la personalidad.


Nosotros vamos pues a volver a poner estas estrategias, y este Abandono, en el marco de lo que se juega sobre la Tierra, actualmente. En mi última encarnación, yo explicité largamente que era imposible sentirse en armonía, en un mundo profundamente falto de armonía. Incluso si los Ancianos, como las Estrellas, hemos logrado, de algún modo, Liberarnos nosotros mismos de todas las estrategias, y de todas las organizaciones, para algunos de nosotros. Lo que se juega sobre la Tierra no es más un proceso individual, sino un proceso colectivo. Ustedes no ignoran que todos los datos de la historia, que han sido sometidos a vuestra educación, con formateado, han sido profundamente alterados. ¿Quién todavía, hoy, puede creer que la creación del mundo ha podido tener lugar, en alguna parte, hace cuatro o cinco mil años? ¿Quién, hoy, puede creer que la vida se limita a una forma humana o a una forma animal? Existen numerosas pruebas, cuidadosamente ocultadas, cuidadosamente disimuladas, de los procesos de transformación radical, que han tenido lugar en diferentes veces sobre esta Tierra. Todo está hecho, dentro de esta sociedad, dicha de consumo, para que nunca ustedes se vayan a hacer la pregunta y la interrogación de vuestro origen y de vuestro devenir, independientemente de las estrategias construidas entre el nacimiento y la muerte. El resto, salvo experiencia personal, les es totalmente ocultado, y les es estrictamente desconocido. Desde luego, algunas estrategias espirituales (llamadas iniciaciones) van a permitirles ver, comprender, y vivir, que ustedes han vivido, eventualmente, otras vidas. Pero estas estrategias solo responden a la ley de acción y reacción. Ellas les dan el sentido de una historia, la trama de una historia, el desarrollo de vuestra historia presente, pero no les dan de ningún modo acceso, de ninguna manera, a lo que está más allá de lo que ustedes pueden percibir, de lo que pueden sentir, y de lo que ustedes pueden experimentar.


Así pues, considerar que ustedes son el resultado de un pasado (de esta vida como de otras vidas), considerar que ustedes recorren un camino (que va a llevarlos de un punto a otro), forma parte de las estrategias. A la vez, las estrategias de lo que ha sido nombrado el sistema de control mental humano (a través de la organización Arcóntica), hasta lo que yo nombraría las enseñanzas espirituales, apuntando a apagar la sed de conocimiento, pero que nunca podrán Liberarlos: hay una impresión de Liberación, hay una impresión de progresión (que responde a los objetivos estratégicos de la evolución de un alma), hacia un más, hacia un mejor, hacia más Luz. Todo eso siendo justificado por el karma, y por una noción de caída, en alguna parte, en la historia de la humanidad, en la historia del alma. Desde luego, ustedes no tienen ningún medio de verificar, por la experiencia y por lo vivido, esta clase de afirmación y de aserción. Ustedes no pueden más que aceptar someterse, de algún modo, a algo que los seduce y les gusta, o no, y que va a permitirles justificar, de manera ininterrumpida y sin fin, vuestra presencia sobre esta Tierra, dentro de este límite llamado el nacimiento y la muerte (incluso si ustedes tuvieron acceso a otros nacimientos y a otras muertes, por los mecanismos memoriales).


Desde hace tiempo numerosos místicos, y desde hace menos tiempo, nosotros Ancianos, y las Estrellas y los Arcángeles, les hemos explicitado y hecho vivir (si tal era vuestro devenir) un cierto número de Vibraciones, un cierto número de transformaciones de la Conciencia. Lo que se juega sobre la Tierra, hoy, no tiene nada que ver con lo que es concebible, imaginable, o comprensible. Este mundo ha vivido innumerables conflagraciones, innumerables fines e innumerables nuevos comienzos. Todas esas pruebas están inscritas en la tierra de esta Tierra, tanto en los lugares privilegiados, como a nivel de ciertas reglas astrofísicas y de reglas geofísicas. Existe pues, en efecto, un mecanismo profundo, que se produce en toda vida encarnada y dividida (o separada), que es un proceso que viene, de algún modo, a borrar el disco duro, para permitirle reinicializar, según las mismas bases. La finalidad de la Vida no es la muerte. Igual que eso no es, tampoco, el nacimiento. Igual que la Vida no puede ser encerrada dentro de un marco, cualquiera sea. ¿La Luz puede ser encerrada? ¿La Libertad puede quedar Libertad, desde el instante donde ella es amputada de una de sus partes? Es imposible. Nosotros les hemos hablado, y en particular el Anciano Comendador, hace muchos años, de las señales en el Cielo, de las señales sobre la Tierra, y de las señales, sobre todo, al Interior de ustedes (ndr: ver las intervenciones de ORIONIS, en la rúbrica "mensajes para leer"). Todas esas señales se han desarrollado, para los que están Despiertos o Liberados, al Interior de este cuerpo y de vuestra Conciencia. Los que viven (al Interior, en su Conciencia, y más allá de la Conciencia) las manifestaciones de la Luz Vibral, perciben claramente un proceso de cambio. Este proceso de cambio, que debe conducirlos de la oruga a la mariposa, a vuestra Resurrección, debe estar, en alguna parte, en sincronicidad, o en todo caso, en resonancia, con lo que pasa sobre la Tierra, debido a la ausencia de diferencia entre interior y exterior, para el que está Despierto o Liberado.


Lo que se juega sobre la Tierra no es nada menos que la desaparición total de lo que les es conocido, como marco, como referencia, como modo de vida. Llamándolos a algo que les es estrictamente Desconocido. Lo que es estrictamente Desconocido, por definición, no puede ser conocido porque ese Desconocido no corresponde a ninguna estrategia, a ningún plan, a ninguna organización, porque la Luz es, ella misma, el soporte de Vida y la Inteligencia de Vida. Lo que se juega sobre la Tierra, en este momento, corresponde a lo que yo podría nombrar: el mantenimiento, cueste lo que cueste, del sueño y de la Ilusión. A través de la satisfacción de los deseos (ligados al cuerpo), a través de la organización incluso de la sociedad (donde es necesario, como ustedes lo dicen, ganarse su vida), ustedes son mantenidos, desde mucho tiempo, en un sistema dominado, como yo lo dije, hace un año, por la imagen, por la Atracción y la Visión (ndr: sus intervenciones de 6 y 7 julio 2011). Alejándose, desde luego, del sentido mismo de quienes ustedes Son, más allá de la apariencia de la vida, y más allá de toda personalidad, y de todos los juegos que ustedes pueden jugar en los diferentes sectores de vuestra vida. Lo que se juega sobre la Tierra es la desaparición total de todas esas estrategias, y de todas esas construcciones ilusorias, sea eso en ustedes como al exterior de ustedes. Desde luego, eso representa, y como el bien amado Juan se los había explicado, un Choque considerable (ndr: ver la intervención de SRI AUROBINDO del 17 octubre 2010) traduciéndose por la ruptura de un equilibrio falaz, debiendo desembocar en lo que nosotros hemos llamado la Libertad, el Absoluto, o la Liberación.


Lo que se juega, al Interior de ustedes, se juega, desde luego, sobre la Tierra: no hay diferencia. Y en ustedes, se juegan exactamente los mismos procesos. No a través de una autoridad exterior que apuntaría a ocultarles lo que sea, sino más bien, como la autoridad Interior de la personalidad, que hace que ustedes no puedan ver lo que ella no puede ver. Es decir que la personalidad, va, permanentemente (y el Sí, en una cierta medida, también), a alejarlos de algo que viene a poner fin al equilibrio obtenido. Todo es hecho, en las estrategias, porque no existen la percepción, la comprensión, y lo vivido, de lo que representa esta nueva fase. Que no es, otra vez, de ningún modo superponible a sea lo que fuere que les haya sido conocido, por vuestra experiencia, o por los conocimientos de esta Tierra. Lo que se juega, en ustedes, es, aquí también, la estrategia o el Abandono. La lucha y la resistencia, o el Abandono. De vuestra vida, como ustedes la observan hoy (sin preocuparse, eventualmente, de lo que se juega sobre la Tierra), ven claramente, sobre vuestra escena de teatro, lo que se juega en ustedes: lo que se sitúa a nivel de vuestras resistencias, lo que se sitúa a nivel de vuestras estrategias. Recuerden que ninguna estrategia, y ninguna adaptación, pueden proporcionar un modelo válido a lo que se juega, sobre la Tierra y en ustedes, en este momento.


La estrategia por tanto debe dejar el lugar al Abandono. Este Abandono no es ni una dimisión, ni una desviación de lo que sea, sino más bien, una manera de ver, de manera lúcida, lo que se juega en ustedes, como es la muerte de lo efímero y de lo ilusorio, reemplazado por la Eternidad. No existe ninguna solución de continuidad, entre lo ilusorio y efímero, y la Eternidad. Ningún ilusorio y ningún efímero puede volverse Eterno: que eso sea este cuerpo, que eso sean vuestros pensamientos, que eso sea vuestra vida incluso, en su aceptación y en lo vivido, que les corresponde por sí mismos. Desde luego, y como ustedes lo saben, el Abandono solo puede realizarse por ustedes mismos hasta el momento donde lo que se juega sobre la Tierra realizará, en vuestro lugar, el Abandono. Este abandono no es el abandono de vuestra Resurrección, sino el mecanismo de regreso a la Integridad de la Luz, no siendo más sometidos a la Atracción y a la Visión, o al Eje ATRACCIÓN/VISIÓN. Devolviéndolos al Alfa y al Omega, es decir al momento donde ustedes viven fuera del tiempo lineal, fuera de todo camino, y fuera de toda iniciación, o de todo supuesto desarrollo o evolución.


La personalidad es así construida, y el mundo es así construido, para hacerlos renegar (permanentemente y hasta el límite extremo, sobre todo en occidente) de la noción de mortalidad. Hay, en efecto, a nivel del ser humano como de este Sistema Solar, y en particular a nivel de la Tierra, una instauración de una continuidad ilusoria, inscrita a través de la memoria, e inscrita a través de la reencarnación. Mientras ustedes estén sometidos a eso, desde luego, no son Libres. Porque están sometidos a vuestras propias estrategias, a vuestros propios comportamientos, que los van a alejar de la más desnuda Verdad, con el fin de no encontrarse confrontados a lo que podría ser llamado la extinción de la personalidad, o la extinción del mundo, en su totalidad.


La solución va a aparecerles, de manera cada vez más evidente: o ustedes mantienen las estrategias, o ustedes se Abandonan. Eso ha sido dicho de otro modo: eso será o el Miedo, o el Amor. El miedo implica estrategia y organización. El Amor implica Libertad, Alegría Absoluta, ausencia de organización, y ausencia de estrategia. Fluidez de la Unidad, Abandono a la Luz. O resistencia a la Luz, y resistencia a la Fluidez. Esto se juega tanto en este cuerpo ilusorio como en los diferentes sectores de vuestra vida, como para el conjunto de la humanidad, en el período que ella atraviesa en lo sucesivo. Vuestra capacidad (o no) a Ver, claramente, con precisión, sin evasivas, sin pretextos falsos, lo que se despliega en ustedes, como lo que se despliega a nivel del mundo, va cada vez más a colocarlos frente a eso. En efecto, el miedo resulta solo de una necesidad de proteger, de una necesidad de anticipar, o de evitar, el sufrimiento. El Amor resulta del Abandono. El Amor no puede en ningún caso ser una estrategia, ni una conducta dictada por cualquier ventaja, cualquiera sea (entre dos personas, o entre una persona y un grupo, o entre un grupo y una persona). Todo eso, ustedes lo van a concientizar, si puedo decirlo, cada vez más frecuentemente, cada vez más intensamente, a medida que la disgregación final de este mundo va a aparecerles como evidente y flagrante.


Recuerden que, en este período, el porvenir de cada país, y la aplicación particular de los Elementos (nombrados Jinetes), sobre una región del mundo, no son las mismas que en otra región del mundo. Todo lo que les fue ocultado corresponde, en realidad, a lo que es llamado un proceso de extinción total, no de la Vida, sino de esta forma de vida. Desde luego, el que considera la vida solo como el espacio comprendido entre el nacimiento y la muerte, llamará esto la muerte. El que espera, y más allá de la esperanza, ha vivido el Sí, permanecerá en el Sí, el tiempo de cambiar, yo diría, de ambiente (si se puede decir). Los que son Absoluto no tienen ninguna duda, a través de lo que viven, a través de este Absoluto, que la Vida no es lo que es vivido aquí pero que, desde luego, renegar de esta vida no serviría estrictamente de nada, puesto que ustedes están aquí, inscritos en las reglas, las reglas de este cuerpo. Ustedes están inscritos en las reglas sociales. Están inscritos en vuestras propias estrategias, que llegan a veces a enfrentarse con las estrategias del grupo, o del mundo. El conjunto de estas estrategias solo apuntan a evitar, de una manera como de otra, el fin de lo efímero. Desde luego, es una ilusión, puesto que lo efímero acabará siempre. Lo que se despliega, y lo que se juega sobre la Tierra, en este momento, va a colocarlos, de manera cada vez más flagrante, cada vez más elocuente, frente a lo que ustedes son, a lo que proyectan, a lo que realizan: estrategia o Abandono. Lo uno no puede ir con lo otro, y lo otro no puede ir con lo uno. Como para el miedo y el Amor, se trata exactamente de la misma cosa. Se trata también de la misma cosa entre ustedes, como conciencia individualizada, y el mundo, como conciencia global de un sueño, o de una ilusión.


Abandonar las estrategias, es, efectivamente, entregarse a la Divina Providencia y a la acción de la Luz. Siempre, el que elabora las estrategias (es decir el mental, o el sistema de control del mental humano, a nivel global), va a hacerles creer siempre, y hacerles adherir, a propósito que eso no es posible. Que eso no siendo visible ni perceptible, no puede existir. Por tanto no queda más que atracción. Así va el mundo, y así va la personalidad, sumisa al control de su mental, o del mental humano, en su totalidad. Salir de las estrategias no quiere decir abandonar sea lo que fuere, es simplemente dejar desarrollarse lo que debe desarrollarse, lo que debe organizarse, lo que debe hacerse. Pero ustedes no Son el que hace, lo que debe hacerse. Eso corresponde a lo que BIDI llama el cambio de mirada o de punto de vista. Es lo que yo llamé, en mi última encarnación, Liberarse, en totalidad, de lo conocido, para penetrar la Esencia de las cosas, y para penetrar la Eternidad.


Ustedes van a darse cuenta, muy rápidamente, que no puede existir, sobre este mundo como en ustedes, ninguna solución de continuidad entre la limitación y lo Ilimitado. De la misma manera que no existe, en ustedes, ninguna solución de continuidad entre la Presencia y el Absoluto, no existe, para este mundo, ninguna posibilidad de continuidad del uno al otro, es decir de la estrategia al Abandono. Las circunstancias que se juegan sobre esta Tierra, van a conducir a esta Tierra a vivir la destrucción de todas las estrategias. Porque lo que llega, por supuesto, les es estrictamente Desconocido, en cuanto a sus consecuencias. Más allá de la consecuencia inmediata (que yo nombré proceso de extinción), este proceso de extinción es la Resurrección, y es la Libertad. Pero mientras ustedes lo conciban como un fin, mientras lo conciban como un drama, no pueden extraerse de vuestras propias estrategias. Y lo que va a darles a vivir la Vida, lo que va a darles a vivir lo que se juega sobre la Tierra, va a ser exactamente la misma cosa, que va a jugarse en ustedes: el Abandono, o las estrategias. La facilidad, o las resistencias. No existe ninguna obligación moral, social, o incluso inducida por el sistema de control del mental humano, que les impida (o que les impediría) Ver Claro, entre este principio de ilusión ligado a las estrategias, y ese principio de Abandono ligado a la Luz. Eso va a aparecerles, yo diría incluso, de manera cada vez más patente.


Esto no es un llamado a juzgarse, o a condenarse, de ninguna manera, sino simplemente, a mirarse lo más cerca, en lo que los motiva, en lo que los hace actuar, en lo que los hace reaccionar. O en lo que les permite quedar Tranquilos. No habrá otra alternativa, porque toda oposición a lo que llega, no podrá acarrear otra cosa que resistencias y sufrimientos. La aceptación (que puede sobrevenir después del Choque, la negación, y la negociación) va a conducirlos, cada vez más fácilmente, a vivir la Paz Suprema, contrastando, por otro lado, con el desarrollo de lo que se jugará sobre la Tierra. Lo que se juega afuera, se juega adentro, pero la finalidad inmediata no es la misma para el individuo que para el colectivo. Porque eso depende, para cada individuo, de lo que yo llamaría: su Conciencia, o su no conciencia, o su inconciencia (en un primer tiempo). La comprensión de los mecanismos globales (cualquiera sea la voluntad de ocultárselos a ustedes, de diferentes maneras) será de manera tal que no podrá escapar al sentido mismo, profundo, de lo que llega. Pero ahí donde ustedes se sitúen (las estrategias o el Abandono), constatarán una fase de no superposición total, entre lo que se desarrolla y se juega sobre la Tierra, y lo que se desarrolla y se juega en ustedes, a título personal. De ese desajuste aparecerán las disonancias porque ninguna estrategia, otra vez, cualquiera sea, podrá, en definitiva y en finalidad, impedir este proceso.


Lo que ustedes son llevados a establecer, y en particular durante la intervención MICAÉLICA, y hasta su próxima intervención formal es lo que sucede en este mismo momento (ndr: MIGUEL y MARIA han dado cita el 22 septiembre 2012 –ver, para más detalles, la llamada insertada al final del texto). Muchos de ustedes, además, perciben, en el Canal Marial, una especie de calor, muy diferente de la energía de MARIA: se trata efectivamente del Arcángel MIGUEL, o Principio CRISTO/MIGUEL, Logos Solar, o si ustedes prefieren, el Doble KI-RIS-TI. Es la misma Conciencia, afectada a una Vibración y una forma sensiblemente diferente, pero que, en definitiva, participa de la misma Esencia. Esta Presencia, como la Presencia de MARIA, tiene por finalidad mostrarles a ustedes que no existe, con respecto a lo que llega, ninguna estrategia que pueda tenerse, porque lo que llega les es estrictamente Desconocido. Incluso si yo nombré eso proceso de extinción, ese proceso de extinción es un mal término, significando simplemente el fin de lo efímero y el regreso a la Eternidad. A medida que eso se manifestará, se concientizará, en vuestra Conciencia, como en lo que se juega sobre la Tierra, a medida que, les será dado a observar (de manera cada vez más viva, si puedo decir) la diferencia entre los momentos donde ustedes están en estrategia, y los momentos donde están en Abandono. Porque, por supuesto, las señales corporales, las señales incluso de vuestra vida, las señales incluso de vuestras interacciones, de vuestras relaciones, de vuestras comunicaciones, de vuestras Comuniones, serán profundamente diferentes según vuestra capacidad, en el momento dado, a Abandonarse o a elaborar las estrategias. Las consecuencias y las implicaciones les aparecerán como profundamente diferentes, aunque solo fuera sobre la Paz Interior, sobre vuestra Alegría Interior, o incluso, sobre el desarrollo mismo de lo que va a pasar, para ustedes, a nivel de los Elementos, al Interior de ustedes como al exterior de ustedes. Cada cosa y cada uno estarán estrictamente, de algún modo, en el buen lugar y en el buen tiempo, para vivir esta extinción, este Pasaje de la oruga a la mariposa.


Durante un lapso de tiempo que, afortunadamente, será cada vez más limitado, más los días avancen, habrá por tanto muchas observaciones posibles. O hay una aceptación de la Luz, en un Abandono a la Luz, en un Abandono del Sí, en una Divina Providencia, que los hará instantáneamente bascular (si se lo puede decir, más allá de toda basculación) en el estado de Ser más allá de todo ser, nombrado Absoluto. O las estrategias continuarán por elaborarse, de algún modo, a espaldas de vuestro acuerdo, a través de la actividad mental o emocional, que, como ustedes podrán verlo, a veces con distancia, los conducen a elucubrar, a elaborar, a construir escenarios, a imaginar fechas, a imaginar mecanismos, que pueden ser desmontados y demolidos al instante siguiente. Desde luego, el Amor entrega Amor. Desde luego, el miedo mantiene el miedo. El Abandono los coloca, cada vez más, en esta quietud y esta Paz, que no puede acercarse cuando ustedes están elaborando estrategias. Los momentos donde ustedes están en el Sí, o en la Infinita Presencia, o incluso Absoluto, y los momentos donde ustedes vuelven a bajar a la personalidad, les aparecerán, en un caso como en el otro, de manera cada vez más evidente. Pudiendo, además, incrementar el sentimiento de malestar de manera temporaria, debido a una proyección del mental, haciéndoles decir que ustedes no llegarán nunca, que es demasiado difícil, y que es una ilusión.


Desde luego, verán claramente, y cada vez más claramente, que esos pensamientos no son ustedes. Y si ustedes continúan elaborando estrategias, aunque se distancien de esos pensamientos, no llegarán a hacerlos callar de manera permanente. Solo el Abandono lo permite. Y el Abandono, como ustedes lo saben, no puede ser un objetivo, y todavía menos una búsqueda, o incluso menos algo que debe ser deseado. Porque desde el instante donde hay una búsqueda, un anhelo, o un deseo, ustedes ponen de entrada una distancia entre lo que ustedes Son (en Verdad), y lo que ustedes creen ser (dentro de la ilusión). Atraigo vuestra atención a que en un momento dado, extremadamente cercano en término lineal, eso va a aparecerles de manera cada vez más convincente. Y que habrá, en ese momento (y eso les será fácil, si ustedes ya han vivido esos momentos ligados a la experiencia del Sí), que distanciarse, cada vez más, de lo que es emitido por vuestro propio mental. Eso no se plantea para el que es Absoluto, puesto que el mental no puede dictar, ni imponer lo que sea, al que es Absoluto con una forma. Lo que no es el caso, desde luego, para el que está en el Sí (que ese Sí sea una experiencia temporal, o que se instale cada vez más en el tiempo y en la intensidad, hasta la Infinita Presencia).


Lo que sucede, y lo que sucederá, en un momento dado, es el Choque de la Humanidad, que es la comprensión instantánea del proceso de extinción. No, como un pensamiento, no como la consecuencia de lo que se ve, sino más bien, como una vivencia inminente. De la misma manera que un animal huye un fuego antes de que llegue, o un barco que va a hundirse antes de que éste se hunda, de la misma manera, el ser humano comprenderá, de manera extremadamente brutal, lo que se juega. Es en ese momento que vuestro rol de Liberador se volverá lo más importante. No por cualquier voluntad deliberada de Liberar a quien sea, sino más bien de no dejar ser tomado de las estrategias. Sino más bien, por tanto, de instalarse, de manera cada vez más intensa, en el Absoluto, o en la Infinita Presencia, es decir en el Abandono.


Aquellos de ustedes que perciben, en el Canal Marial o durante nuestra llegada (y que están habituados a esta percepción, desde ya numerosas semanas, numerosos meses, numerosos años), claramente, la intensificación de nuestra Presencia, la intensificación de vuestra Presencia, de nuestras Radiaciones comunes, de esta alquimia llamada Comunión: eso no puede, si eso se produjo para ustedes, dejarlos, de algún modo, indiferentes. Porque, por supuesto, el conjunto de esta preparación (que se acabó, ahora), solo apuntaba, en definitiva, a permitirles Abandonar todas las estrategias, para vivir el Abandono. Y vivir el Sí, la Infinita Presencia, o el Absoluto. La conjunción de la Revelación, a la humanidad, por los acontecimientos del Cielo y de la Tierra, sobre la conciencia humana, directamente, cualquiera sea lo que podría ser todavía emprendido por las maniobras de los que controlan el sistema de control del mental humano, no podrán permitir, en ningún caso, cambiar la situación, ni modificar, por cualquier estrategia, el regreso de la Luz. Desde luego, mientras ustedes no Sean Absoluto, mientras ustedes no hayan experimentado o no estén instalados dentro de la Infinita Presencia, todo eso quedará solo en pronósticos, suposiciones, y quizá, en estrategias de evitación, haciéndolos rechazar de ver lo que será visible, a vuestros ojos para todos. Una vez pasado el primer Choque, y de manera simple, se posicionarán, ustedes mismos, en un caso particular o en otro caso particular. Porque la identificación de la actividad de vuestro mental, como del sistema de control del mental humano, les aparecerá con tal claridad y tal evidencia, que nadie podrá ignorar lo que se despliega, en la conciencia como sobre la Tierra.


Lo que se juega por tanto, en este momento, y lo que se va a jugar, cada vez más, en ustedes, como en la Tierra, es, por supuesto, vuestro posicionamiento, el desarrollo de vuestro posicionamiento, en la atmósfera colectiva de este proceso de extinción. Recuerden, en esos momentos, que ustedes no Son ni vuestros pensamientos, ni vuestras emociones, que ustedes Son simplemente un testigo y un observador. Recuerden también, simplemente, que si ustedes sueltan, si ustedes se Abandonan, en totalidad, a lo que se desarrolla, no vivirán, de ningún modo, la menor interrogación, el menor miedo, sino que se instalarán, cada vez más fácilmente, en la Verdad y en la Paz. En ese momento, ustedes habrán trascendido, a título individual, vuestra propia ilusión, mientras que la ilusión del mundo de disolverá.


Yo los invito pues a mirarse, no para juzgarse, no para culparse, sino para observar lo que se desarrolla, en ustedes, en cuanto a vuestro Abandono, en cuanto a vuestras estrategias. Yo no hablo, desde luego, de la organización habitual de la vida, que ella, debe proseguirse. Sino yo hablo de vuestro Corazón, de vuestro Espíritu, y no de los aspectos superficiales de la vida, que permiten mantener, de algún modo, la ilusión, en vida. Llegará un momento donde la ilusión de la vida se destruirá en totalidad. Llegará un momento donde habrá extinción de la oruga, y donde la mariposa no podrá más que ser manifestada. Yo los invito pues a mirar, claramente, sin juicio y sin culpa, todo lo que se desarrolla en ustedes, en este momento, precisamente, desde las últimas intervenciones de MARIA y de MIGUEL (ndr: las de 21 y 18 agosto 2012, respectivamente), hasta esta fecha que ha sido dada (ndr: el 22 septiembre 2012). Durante este período, también, de hacerse la pregunta de: ¿cuál es vuestro fin? Y de ver, realmente, si vuestro fin es efímero, inscrito en lo efímero, o si él atañe al Absoluto (que no es un fin, sino una Tensión hacia este Abandono). Ver eso cada vez más claramente, no debe ser un malestar, sino más bien, una oportunidad, de más, para acoger lo que viene en ustedes, como lo que viene sobre la Tierra.


Se puede decir, en cierta manera, que la Puerta de la Inmortalidad, la Puerta de la Eternidad, está abierta a doble batiente, en ustedes como en la Tierra. Y que esta abertura durará el tiempo que les ha sido asignado por MIGUEL. Y en un segundo tiempo, por el tiempo que se asigne la Tierra misma. Ustedes no tendrán ningún peso aquí dentro, excepto el aspecto Liberador de la Tierra, y de ser vuestro propio Liberador.


El Manto Azul de la Gracia y la Onda de Vida son los elementos que pueden aparecerles como los más superficiales de vuestra vivencia Vibratoria, incluso si son los más intensos, porque no se desarrollan dentro de los centros de conciencia nombrados chakras, sino se desarrollan en los espacios que son tradicionalmente desconocidos de la gran mayoría. El hecho de sentir esta Onda de Vida subir, o de sentir depositarse, sobre los hombros, el Manto de la Gracia, al mismo tiempo que una Presencia cálida a vuestra izquierda, es, desde luego, totalmente raro, para la mayoría de ustedes. Pero es, justamente, del refuerzo de esta Presencia a vuestra izquierda, del refuerzo de vuestros Sonidos percibidos en los oídos, es dentro de estas circunstancias, que va a desarrollarse el Choque de la Humanidad.


Este es más que inminente, y yo diría incluso que en ciertos lugares del mundo, ya ha llegado. Pero concierne sectores del mundo: no concierne el mundo en su totalidad, por el instante. Este momento les será reconocible, en todos, porque más aparece desplazado en el tiempo que les queda, más estará cercano el Anuncio de MARIA, a nivel colectivo. Habrá una especie de sincronía, de superposición, de lo que debe desarrollarse, en ustedes, como fuera, sobre el plano Vibratorio, como sobre el plano de las emociones y del mental, como sobre el plano de todo lo que puede ser percibido. Vuestro emplazamiento, en ese momento, será, a su turno, condicionante, y los encaminará, no sobre lo que hay que llevar a cabo como trabajo (porque no hay ningún trabajo, en estas circunstancias), sino lo que hay, simplemente, que aplicar para el establecimiento de "no hacer nada" y "mantenerse Tranquilo". Recuerden también, que las circunstancias calificadas de penosas, desde el punto de vista de la oruga, calificadas a veces de drama, no son más que un lado de la misma pieza. Del otro lado, eso es todo, salvo un drama. Del modo con que reaccionen, del modo con que muestren vuestra capacidad a quedar Tranquilo, desembocará vuestra adecuación, o no, al regreso de la Luz en totalidad.


Comprendan bien, y miren bien, cuáles son vuestras estrategias. Y vean claramente en qué esas estrategias no son, en definitiva, más que rechazos inconscientes del Absoluto. Sin volver sobre el miedo y el Amor, esos elementos van a aparecerles (yo diría) crudamente, en un momento dado. Este momento dado será reconocible: ustedes no tienen que buscarlo, porque está inscrito en el Cielo, como en ustedes. Existen, de algún modo, las primicias, la primicia, de la extinción. Extinción, seguida de la Resurrección. Miren pues claramente en ustedes, miren pues claramente el mundo, no en sus detalles, sino en lo que será dado, al colectivo humano, para ver, para entender, y para vivir. Vuestro ajuste a este cambio radical, donde no hay continuidad, demostrará donde Están ustedes. No para posicionarse sobre una escala sino, más bien, para mirar lo que puede distanciarlos con el Abandono. Esto representa, en cierta manera, no una última posibilidad, sino una última confrontación con ustedes mismos, como con el mundo. No en el sentido de oposición, sino en el sentido de una adecuación, o de un acuerdo o de un rechazo.


Estar informado, hoy, (contrariamente a hace aún 10 años o 20 años), de este proceso, no debe (excepto el momento del Choque, pasado) acarrear, para la mayoría de los humanos, ningún sufrimiento. Porque habrá tal comprensión de la conciencia, una condición tal de sentimiento de supervivencia, que el alma no tendrá otra posibilidad que darse vuelta hacia la Inmortalidad. Pero el tiempo entre el hecho de comprender el proceso de extinción y el momento donde el alma se da vuelta hacia la Inmortalidad, será vivido, por supuesto, de manera extremadamente diferente, para cada Hermano y cada Hermana. Es ahí que vuestro rol de Liberador, instalándose en la Infinita Presencia o en el Absoluto, será preponderante. No como una voluntad de servir, no como, simplemente, una voluntad de acción, sobre el plano de la materia, incluso si ésta está presente, sino más bien, un estado de Ser, más allá de toda voluntad de acción, traduciéndose por una irradiación de la Luz, debido a vuestra Transparencia, y a vuestro estado que se tiene Tranquilo.


El desarrollo de este acceso a lo Último se hará por tanto, ustedes lo han comprendido, en un tiempo corto. Y será tanto más corto cuanto el tiempo avance. No obstante, la intensidad será la misma. Simplemente, la duración de un sufrimiento supuesto será, de hecho, mucho menos largo. Lo que la vida les propone vivir, en vuestra vida, en lo sucesivo, no debe llamar a juzgarse, sino a observar (y yo terminaré sobre estas palabras) vuestro estado de Abandono, o también, vuestro estado de hacer, dentro de las estrategias. Otra vez, eso sucede, no en los actos o las acciones de la vida ordinaria (social, afectiva, o profesional), sino sucede verdaderamente en la intimidad del Corazón. Y ustedes lo verán claramente. Eso no podrá ser, en definitiva, ni una pregunta, ni una interrogación, sino más bien, una respuesta directa de quiénes Son ustedes.


No abro, porque el tiempo pasó, espacio de preguntas. Yo les transmito, simplemente, aprovechando este tiempo de Alineamiento, las Bendiciones del conjunto del Cónclave de Ancianos y de Estrellas. Yo les digo hasta dentro de algunos días, para otra intervención. HERMANO K los Ama. Hasta pronto.


-------------------------------------------------------------------------------------


NDR : recuerdo de la cita, dada por MARIA y MIGUEL, para el equinoccio de otoño, (para más precisión, los invitamos a consultar sus intervenciones en la rúbrica "mensajes para leer"):


· MIGUEL, en su intervención del 18 agosto 2012: "… les doy una cita formal para que vivamos una Comunión, estén donde estén en esta Tierra, el 22 de septiembre a 22h. Ese momento será silencioso, no habrá ningún comentario, ni ninguna palabra por mi parte. Será un momento privilegiado de Comunión común para la humanidad, así como para cada uno de ustedes, como mi Presencia…"


· MARIA, en su intervención del 21 agosto 2012: "….voy a regresar el mismo día que el Arcángel Miguel, y los invito a reunirse conmigo, donde quiera que estén en esta Tierra (el, 22 de Septiembre). También, si les es posible, de reunirse entre ustedes, porque Cristo había dicho: "cuando estén reunidos, dos o tres en mi nombre, yo estaré entre ustedes." Y ese día de la venida del Arcángel Miguel, es también el día en que, juntos, en el Manto Azul de la Gracia y en el momento presente, nos acogeremos unos a otros. Esto puede ser, dependiendo de vuestras ocupaciones y tiempo, en el momento que consideren apropiado en vuestra jornada, pero antes del Arcángel Miguel. No doy tampoco horario preciso, pero voy a tener también, la oportunidad de hablar durante ese día…"


Las horas indicadas corresponden a la hora francesa. El vínculo Décalage Horaire (http://www.lolo.free.fr/Divers/DecalageHoraire.html) les permitirá deducir vuestro horario local.

No hay comentarios:

Publicar un comentario