miércoles, 28 de noviembre de 2012

UN AMIGO 24 DE NOVIEMBRE DE 2012


www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Odilia Rivera
UN AMIGO
24 de Noviembre del 2012
Yo soy UN AMIGO. De mi Corazón a vuestro Corazón, en Comunión y en Paz, en la Alegría del Amor, Vivamos un instante de Fusión, al centro del Corazón.
... Compartimos del Don de la gracia...
Hermanos y Hermanas en humanidad, mi intervención, hoy, está directamente relacionada por las palabras y por la Vibración, a lo que pueda representar la conciencia, y convertir esta conciencia en sus diferentes componentes, con relación a lo que ha sido llamado a-conciencia o aún Absoluto o aún Parabrahmán. El despliegue del Corazón Ascensional, la Ascensión de la Tierra, como la vuestra, se inscriben en vuestra experiencia (o no, por el momento), según el lugar en donde están manifestados, según el lugar donde miran y según la cualidad, yo diría, de expansión, de desaparición, de vuestra propia conciencia.
Nos falta, para esto, si lo quieren bien, llegar a la fuente misma de la conciencia. La conciencia es siempre una manifestación, una expresión, un sentimiento, una percepción, vinculados a los campos de experimentación de la conciencia misma: percepción del medio ambiente y definición de un punto de vista en relación a otro punto de vista. Existe una conciencia limitada, fragmentaria y parcelaria que es la del mundo de expresión de la conciencia en este mundo de la Tierra. Existe una conciencia que había ( ya en la época, dándoles el Yoga de la Unidad) expresado como: conciencia igual vibración (Ndr: ver protocolos a practicar). Las manifestaciones Vibratorias que les ha sido posible vivir (durante estos años y aún ahora) les han permitido constatar que existía una adecuación, perfecta y total, entre el estado de la expresión de esta conciencia y el estado de las Vibraciones percibidas y vividas en este cuerpo, así como muchas experiencias vividas posiblemente fuera de este cuerpo (que esto sea en Êtreté, que esto sea en sueño, que esto sea durante diferentes Samadhi vinculados al Si). Todo esto ha llevado a los mecanismos Vibratorios intensos, de quien muchos de ustedes son portadores, hoy (temblores del cuerpo, variaciones térmicas, variaciones fisiológicas, mecanismos de funcionamiento y de percepción misma de la conciencia), que abarca mucho más allá de lo que era la norma corriente admitida, anteriormente, de este período específico con respecto a la preparación de la Ascensión y a la misma Ascensión.
Desde hace menos de un año de vuestro tiempo Terrestre, se les informó algo que sobrepasa toda conciencia, porque se inscribe, precisamente, en la no expresión y la no manifestación de una conciencia (cualquiera que ella sea, en este mundo en el Êtreté). No existe, como esto ha sido definido solución de continuidad o de pasaje, permitiéndoles ir de un punto a otro, excepto entre la conciencia limitada y la conciencia Unificada. Pero incluso la conciencia Unificada puede representar, en definitiva (como se les ha explicado de diferentes formas y como posiblemente lo han vivido), una total oposición con el Absoluto, el Parabrahmán, o la consecuencia que es Shantinilaya. La acentuación de la percepción Vibratoria podría limitar, durante estos últimos tiempos, durante el despliegue de vuestro Corazón Ascensional, a los mecanismos Vibratorios y de temblores ocupando el conjunto de la caja toráxica o el conjunto del cuerpo. La Vibración de la conciencia misma, es por lo tanto, de alguna forma, modificable, para alcanzar una especie de límite de expansión correspondiente, a nivel de vuestras envolturas sutiles, o lo que es llamado el Cuerpo causal o, si lo prefieren, la heliósfera del Sistema solar. El último encerramiento vinculado al cuerpo causal (y por lo tanto a la causalidad de la acción-reacción) está, allí también, inscrito en un mecanismo Vibratorio. La amplificación de la Vibración, de la percepción clara y consciente, de los diferentes niveles Vibratorios del ser animando este cuerpo, va, en un momento dado (correspondiente a lo que ha sido llamado el Abandono del Si, la Crucifixión y la Resurrección, o el Renacimiento, si lo prefieren), a acompañarse de una desaparición instantánea del conjunto de las Vibraciones.
No es más que en ese momento (cuando la Vibración ha sido posiblemente vivida y posiblemente detenida) que la conciencia no encuentra más a expresarse y a manifestarse, según un marco de referencia, conocido o desconocido, o aún a manifestarse en una u otra Dimensión. Este Pasaje, llamado la Puerta Estrecha (que no hay solución de continuidad o, si prefieren, lo que es lo mismo, la puesta en marcha del centro del Corazón, o del centro del Centro), corresponde muy precisamente a la Vibración del Timo, o aún de lo que ha sido llamado el Noveno Cuerpo o punto ER del pecho.
La puesta en marcha del punto ER del pecho está, a la vez, implicado en la realización del Sí (llamado el Despertar) y también en la desaparición de este Despertar, no trayendo al sueño sino mas bien a la verdadera Libertad, traduciéndose por la puesta en movimiento de la Lemniscata sagrada, por la puesta en movimiento de la Vibración celular, por la puesta en movimiento del Canal del Éter, de la Onda de Vida, o aún del Canal Marial, en ustedes, o aún por el Fuego del Corazón. El conjunto de estos procesos de percepción Vibratoria conducen, en un momento preciso que les es propio (en espera del momento colectivo), para pasar sin impedimentos las limitaciones de toda encarnación, como de todo mundo, como de toda Dimensión.
Ustedes saben que nada puede ser dicho de esto, porque esto no concierne a cualquier manifestación, a cualquier expresión de la conciencia sino mas bien a su desaparición total. Desde el punto de vista de la personalidad, como del alma (inscritas en una conciencia más expandida), esto representa el fin de la conciencia, pone fin a la experiencia de la conciencia pero no a lo que ustedes Son. Desde el punto de vista de la personalidad, como del punto de vista del alma, este punto de Pasaje (que no es uno), esta Puerta Estrecha, o este centro del Centro, representará siempre para ustedes, el miedo y la nada porque pertenece a lo que no les es conocido ni cognoscible, de este lado del Velo. Solo es que pasando del otro lado (por la cesación de la manifestación del Sí, como de la personalidad, que no es una negación sino un principio de Transcendencia y de transición) que, por el impulso de la Onda de Vida, les aparecerá, lo que Son, en Verdad, más allá de toda conciencia (puntual, localizada o deslocalizada). Vivir esto, es vivir lo que nosotros llamamos Shantinilaya, porque vivir esto los conduce a experimentar no la Paz, sino el establecimiento de la Paz de manera permanente, inalterable, indefectible y que se amplifica de día en día.
Mientras que giren (si se puede expresar así) alrededor del centro del Centro, esto significa simplemente que existe en ustedes, en la conciencia (que ella sea limitada, fragmentaria, como la conciencia expandida del Si o ilimitada), los elementos llamados de resistencia, de oposición o de confrontación a la Luz que ustedes Son. Estos elementos pueden pertenecer también a los últimos miedos de la personalidad poniéndose al día actualmente, o aún a la adhesión al mismo Sí, es decir a la Luz vivida como exterior, como objetivo, como meta, como ideal y no como Verdad eterna no dependiente de ninguna distancia, de ningún tiempo, de ninguna evolución.
Es necesario pasar esta Puerta Estrecha. Este pasaje (que no es uno) ha sido llamado el centro del Centro o Puerta Estrecha, refiriéndose al momento donde es necesario dejar todo lo que tienen, incluso la expresión del Si, incluso la expresión de vuestra conciencia la más infinita, la más ilimitada. Mientras que permanezcan a nivel de la personalidad o del Si, este aspecto de no conciencia, o de a-conciencia representa y representará siempre (también para la conciencia fragmentada que ilimitada) una paradoja, algo que evoca la nada, la vida y sobre todo el miedo arquetípico de la pérdida de sí mismo. Es este miedo que les dado a vivir, les es dado a ser confrontado. Según los movimientos que ustedes manifiesten, en vuestra conciencia en relación a esta a-conciencia, se traducen en ustedes los momentos cada vez más rápidos y fugaces de expansión y de contracción. Si la expansión tiende a devenir muy importante, haciéndoles romper y volar en pedazos los últimos límites del encerramiento debidos a vuestra presencia sobre la Tierra, en este momento, se restablecen (como, quizá, lo viven) las sensaciones de vínculos a nivel de los tobillos y de las muñecas, impidiéndoles literalmente desplegar el Corazón Ascensional mas allá de este universo. Esto ha sido establecido a fin de permitirles oscilar alrededor de este punto central, a fin de aproximarse lo más cerca. El punto, el más cercano habiendo sido definido, en el seno de la conciencia, como Presencia Infinita, o Ultima Presencia, representada por los diferentes Samadhi y en particular, el Maha Samadhi de la conciencia Turiya.
Poner fin a esto (no por un acto de voluntad o de decisión, personal o del alma, sino mas bien por una rendición incondicional a la Luz) les hace vivir lo que no es un Pasaje pero que, sin embargo realiza la oportunidad de establecerlos en lo que ha sido llamado Absoluto con forma. Ustedes están simplemente inscritos en una forma que saben y reconocen como efímera. Están inscritos en una manifestación de la conciencia (que ella sea amplia o restringida) que, ella también (incluso en su aspecto ilimitado y el más expandido posible), les aparece como efímera y no eterna. En efecto, ninguna conciencia (cualquiera que ella sea, incluso la más amplia en este mundo) no puede revelar otra cosa que su aspecto ilimitado. La conciencia ilimitada, ella misma, permite ser relacionada al conjunto de las Dimensiones, es decir de ya no estar localizada, tributaria de una forma, de un tiempo o de un espacio. Incluso si existen (si se puede decir) otros tiempos, otras formas, otros espacios, que, ellos, les aparecen, de vuestro punto de vista, como ilimitados. Esta ilimitación no es la Eternidad: Es una aproximación, una condición previa. La refutación de la Vibración, como la refutación del Si (no ya llevada de manera larga, por una encuesta exhaustiva y un principio de refutación de lo que es efímero, sino más bien como la aceptación total e incondicional de la Luz), los conduce a ser lo que Son, en la Eternidad, es decir el Absoluto, que contiene y manifiesta la Luz.
La analogía que podemos encontrar para la presencia de vuestro mundo sería lo que es llamado el elemento central representando la Fusión de los cuatro Elementos (llamado el Éter). El Éter de la Tierra ha sido rarificado y amputado, de diferentes formas, no dándoles la posibilidad de concebir, de percibir lo que está más allá de la conciencia. Solo un evento mayor (este evento mayor pudiendo ser definido como traumatizante para la conciencia misma) debe producirse a fin de hacerlos (si no está ya hecho) descubrir (cualquiera sea vuestro objetivo, cualquiera sea vuestra finalidad, cualquiera sea vuestro deseo) lo que Son, más allá, precisamente, de todo deseo, de toda finalidad y de todo objetivo. Esto puede representar una carga emocional y una angustia importantes para aquellos que no lo han vivido. Ustedes lo saben, la Liberación está directamente vinculada a la activación total de las estructuras Vibrales presentes en este cuerpo, así como su desaparición, por el principio de Unificación Elemental. La acción de la Onda de Vida, así como del Canal Marial y del Corazón Ascensional, permite, para el conjunto de la humanidad, realizar (en las condiciones que yo calificaría de óptimas) este Pasaje que no es uno. Cualquiera sea vuestro devenir, cualquiera sea lo que suponen como evolución, como transformación y como Ascensión, el pasaje por este Absoluto (desde vuestro punto de vista, como nada, vida, fin de la conciencia) pone fin a una serie de ilusiones concernientes a la misma conciencia (que ella sea limitada, fragmentaria, o ilimitada). El Absoluto contiene todas las experiencias pero no es ninguna experiencia, en particular. Pasar de la conciencia Despertada, a la conciencia Liberada y a la misma Liberación, sale bien, efectivamente, por el pasaje de estas diferentes etapas llamadas Choque de la humanidad, a título individual y, en fin, colectivo.
El conjunto de la acción de los elementos se produce, ante todo, sobre lo que es observable. No me detendré allá arriba, porque el que tiene ojos para ver, oídos para oír y un intelecto como herramienta permitiéndole conocerse, es capaz de encontrar el conjunto de las modificaciones de la conciencia de la misma Tierra, así como de su expansión (bien real) precedente a su Ascensión. Lo que pasa sobre la Tierra, pasa en vosotros. Algunos de ustedes, habiendo liberado su propia conciencia de ella misma (es decir estando establecidos Absolutos y manifestando por lo tanto Shantinilaya) sois, como lo saben, los Liberadores de la Tierra que, por su presencia, permiten a la conciencia expandirse siempre más. El límite de la expansión de la conciencia ilimitada no es para hablar propiamente de un límite sino más bien de un Vuelco y una Reversión, produciéndose por el centro del Centro, conduciéndoles a pasar del otro lado del Velo, del conjunto de los Velos (cualesquiera que ellos sean: astral, mental como causal). Esto está directamente vinculado a vuestra capacidad para no interrogar mas a la misma conciencia.
Los elementos les han sido dados. Los apoyos sobre los cuales podían apoyarse, con fuerza, están representados (y son siempre representados) por la Humildad, la Simplicidad, la Transparencia y la Infancia. Aplicar esto a nivel de vuestra vida, de manera natural y simple, puede favorecer la desaparición de las oscilaciones alrededor de este centro del Centro, dándoles en un primer tiempo, una estabilidad de vuestra conciencia. Es en esta estabilidad (hecha de no movimiento, de no percepción, de Alegría extrema) que puede producirse el vértigo de la Vida y de la Nada (a través del Abandono de vuestros propios apegos a vuestra propia personalidad), que puede realizarse la Fusión de la Onda de Vida con el Fuego del Corazón, con el Canal Marial, concediéndoles establecerse más allá de todo estado, es decir Absoluto. Lo que se desarrolla hoy, sobre la Tierra, como en ustedes, es una especie de confrontación de yuxtaposición y de superposición entre, por una parte, la conciencia limitada y, por otra parte, la conciencia ilimitada, y por otro lado, entre la conciencia ilimitada y lo que nosotros llamamos la a-conciencia (Absoluto con forma o sin forma). Este Absoluto de quien nada puede ser dicho puesto que no existe, propiamente hablando, percepción, definición, de cualquier conciencia, sino simplemente su reflejo que es Shantinilaya.
Paradójicamente, entre más se aproximen del centro del Centro, mas pueden producirse las Vibraciones de la conciencia, intensas incluso desestabilizantes y, al mismo tiempo, en superposición, algo indefinible asociado a una Paz o a una Alegría, pero inmóviles. Es en esta Inmovilidad la más total, en el “permanecer tranquilo y no hacer nada”, que se sitúa la desaparición de la propia conciencia, en beneficio de la a-conciencia. Para el alma como para la persona, como para todo lo que es expresión de la conciencia, la no expresión de la conciencia es un sin sentido. Este es el punto de vista de la conciencia pero no son ustedes simplemente una conciencia que se expresa y que se manifiesta. Ustedes son el soporte mismo de esta conciencia, situándose, por esencia y por definición, río arriba, si puedo expresarme así, o en finalidad, y río abajo, de toda expresión y de toda manifestación de la conciencia. No pueden tener este estado por cualquier definición. No pueden comprender otra cosa que, precisamente, lo que hemos llamado la Morada de Paz Suprema. La Morada de Paz Suprema (cualquiera que sea la conciencia: limitada e ilimitada, presente o no presente) no puede, en ningún caso, afectar en modo alguno lo que han vivido, lo que viven, en tanto que Shantinilaya. La conciencia pasa a ser entonces el servidor no de la voluntad personal, no ya el de la voluntad de la Luz (que representa el Abandono a la Luz), sino mas bien la expresión de una forma de Integridad infinita, indefinida, indescriptible, no localizable, no perceptible y no manifestada.
Las oscilaciones de la conciencia, o los diferentes pasajes, de uno al otro, los estados hacia la Presencia Infinita, son responsables (en este período de yuxtaposición de las diferentes conciencias, como de las diferentes costumbres de la Tierra, en ustedes) de lo que puede representar las fluctuaciones vividas como agradables o desagradables, según lo que es tocado, según lo que es impactado. Si llegan a permanecer Tranquilos, a transcender y a sobrepasar la manifestación, cualquiera que ella sea (digo bien: cualquiera que ella sea), de vuestra conciencia, que esto sea en la más grande Alegría, como en el más grande sufrimiento, esto no hará ninguna diferencia. Existe, en efecto, algo que está bajo de la conciencia, que no está manifestado, que no está expresado y esto es muy precisamente lo que ustedes Son, durante la cesación de toda conciencia, de toda individualidad, de toda personalidad, como de toda alma.
Ustedes son (y se los hemos repetido en numerosas ocasiones) totalmente libres de establecerse allí o donde lo deseen. Tanto más que no pueden (contrariamente a la conciencia, en sus aspectos limitados o ilimitados) hacer del Absoluto un objetivo cualquiera. Ya que toda noción de objetivo crea una separación y una distancia y por lo tanto mantiene la ilusión de un camino a recorrer. Mientras que crean estar sometidos a un camino a recorrer, mientras que estén sometidos a una conciencia (que ella sea la de vuestra personalidad o su historia, que ella sea incluso la del Si), ustedes están aún en la Ilusión en relación a la Verdad del Absoluto. Por supuesto, las verdades relativas y absolutas, son los contextos que les han sido largamente explicados por el Arcángel Anael, pero también, en parte, por mí, como por HERMANO K. Todo esto ha sido los elementos que representan, de alguna forma, los marcadores y los acotamientos sobre lo que representaba, hasta el presente, para ustedes, un camino de evolución, de transcendencia o de Ascensión. Realizar lo que Son (más allá de todo esto y más allá de toda conciencia) pone fin a la ilusión de un objetivo, a la ilusión del tiempo, a la ilusión del espacio, a la ilusión de este cuerpo. Y el testigo único será siempre (durante la aceptación, durante la superación de los miedos y de los apegos de la personalidad así misma): Shantinilaya.
Mientras que se hagan la pregunta del Absoluto, ustedes no Son. De la misma forma, mientras que se hagan la pregunta de la ilimitación de la conciencia, partiendo del punto de vista de vuestra conciencia limitada, no existe apenas ninguna posibilidad, ni ninguna probabilidad para que realicen el Sí. El si no sobreviene más que por el Abandono a la Luz, que este Abandono a la Luz sea realizado por la amplificación Vibratoria, por la experiencia de muerte inminente, por la meditación, o por todo otro proceso, posible y concebible (y ellos son innumerables). Pero el Si es aún una manifestación de la conciencia. Manifestar la a-conciencia, es establecerse más allá de toda proyección, de toda manifestación, de toda percepción. La Vibración los conduce, porque el Si era, hasta ahora, la mejor forma de realizar lo que Son, por el Abandono del propio Si.
Hoy, por las circunstancias de Liberación de la Tierra, por la acción conjunta de los Elementos (en ustedes como sobre la Tierra) así como su Fusión, devolviéndoles a lo que llamaría Éter primordial, a falta de otro término, les surge en este cuerpo, una serie de modificaciones, vividas con más o menos Transparencia, más o menos facilidad y más o menos evidencia. A lo mejor aceptarán (como se los he repetido en innumerables ocasiones) permanecer Tranquilos cara a esto, a lo mejor realizarán lo que ustedes Son, más allá de todo estado de la conciencia, de toda expresión de sí misma, de toda manifestación de sí misma.
Volver a encontrar esto, es encontrar su herencia, es vivir (quizá, por anticipación) el Juramento y la Promesa de LA FUENTE. Esto necesita sobrepasar una serie de miedos, pero este rebasamiento no puede hacerse, de ninguna manera, luchando contra estos miedos. Porque a todo lo que se opongan, se refuerza ineludiblemente. Allí está el papel de la conciencia, por la Atención y la Intención, de realizar y de crear, realmente y concretamente, su propio rol, su propio mundo de manifestación que les es propio. Esto es para tomar en cuenta, porque ha sido testimoniado, de muchas formas por innumerables seres, durante el siglo Veinte, habiendo dado testimonio sea del más allá, sea de su vida o su experiencia en el momento de una muerte inminente, o aún de una experiencia espontánea. Pero lo que se sitúa a nivel de este invisible no pertenece a la conciencia ilimitada. Es la otra cara de la pieza, pero ustedes siempre están en la pieza y parte integrante de la pieza. Ir más allá, es aceptar, en principio y en Verdad, que todo esto solo tiene un tiempo, solo es efímero y que, como esto ha sido expresado, ningún Efímero de la conciencia los conducirá a vuestra Eternidad. A lo sumo podrá conducirlos a vivir la conciencia infinita e ilimitada de la expresión del Si, en sus aspectos los más avanzados.
La reminiscencia de LA FUENTE, como la reminiscencia del Absoluto, pone fin al encerramiento. La Onda de Vida se extiende sobre el conjunto de la Tierra. Es la Onda de Vida, ella-misma, por el intermedio del Núcleo Cristalino de la Tierra, que ha reconectado el centro vital llamado Bazo, a su Eternidad, poniendo fin a la atracción del alma hacia la materialidad y permitiendo, realmente, no de negar la Tierra, no de negar la materialidad, sino más bien de conducirla a su propia transcendencia, a su espiritualización, a su elevación y a su Ascensión. Lo que se desarrolla sobre la Tierra, a nivel de los Elementos (como lo saben y lo viven), se desarrolla, de la misma forma en ustedes.
Este Período que va a abrirse, en una semana, va a conducirlos a experimentar cada vez más, en este cuerpo en el que están, las manifestaciones del Éter. Que esto sea por las modificaciones térmicas, múltiples, y fisiológicas, las que se volverán de más en mas consecuencias y los llevarán si esto no es el caso, a reconsiderar el Absoluto, no como un concepto pero más como un impulso a dejar todo apego a todo Efímero, a todo cuerpo, a toda persona, como a toda conciencia, cualquiera que sea la expresión y que sea la manifestación. Esto no necesita ninguna práctica, ningún ejercicio sino simplemente dejar hacer lo que se desarrolla en una o el conjunto de las estructuras que están activas en ustedes. Como ya lo he expresado, los diferentes yogas que les he comunicado han permitido focalizar la conciencia sobre los nodos Vibratorios que permiten la superposición progresiva del cuerpo efímero con el Cuerpo de Êtreté. La yuxtaposición del Cuerpo de Êtreté y del cuerpo de la personalidad los ha conducido a vivir el Sí. La yuxtaposición de la Onda de Vida con el Sí, debe conducirlos a abandonar el Sí, si tal es vuestra Libertad de ser. No obstante sin hacer otra cosa que Abandonar el Sí, no por un acto de voluntad, no por una acción de la Luz dirigida en cualquier parte en si o al exterior de si, más bien como la vivencia de la evidencia de la Inteligencia de la Luz, la vivencia de su sentido organizacional, de su comunicación, de su Radiación, de su Fulgor, no teniendo nada que hacer de cualquier Atención, de cualquier Intención, de cualquier Ética y de cualquier Integridad que habían sido, por tanto, necesarias para establecer el Sí.
Ver la Ilusión no permite evadirse, sino más bien de comprender las reglas, no más del interior sino más bien de otro punto de vista que es el de la conciencia ilimitada y, de manera más fundamental y directa, por la presencia del Absoluto, de quien el testigo será y seguirá siendo siempre, en estos tiempos, lo que hemos llamado Shantinilaya. La Morada de Paz Suprema no es una Alegría. Es un estado de Paz intensa, traduciéndose por los procesos de entumecimiento del cuerpo pudiendo tomar lugar los fenómenos de Vibraciones o de temblores tan intensos que el cuerpo parece como muy sensible, hipersensibilizado, hasta el momento donde cesando toda actividad de la conciencia, permite desaparecer esta sensación misma. Cuando no existe ya percepción del cuerpo, cuando no existe ya percepción de la misma conciencia, cuando no existe ya la percepción de un tiempo y de un espacio, de una limitación o de una localización cualquiera, entonces el movimiento alrededor del corazón del Corazón puede por fin cesar. Por la tranquilidad de vuestro ser, descubrirán el no-Ser, el Absoluto que Son, de toda Eternidad, que, el, nunca se ha movido, nunca ha estado consciente, nunca se ha expresado y nunca se ha manifestado, en cualquier Dimensión que sea. Este desafío, están llamados a vivirlo, esto les ha sido reiterado, hace poco tiempo: que esto sea bajo la forma de Choque, que sea bajo forma de miedo, de cólera, poco importa. Vendrá, ineludiblemente (si no lo viven ya), esta negociación con vuestra propia conciencia es decir el momento donde discuten entre lo que Son, lo que creen ser y lo que posiblemente, podrían ser.
Estas oscilaciones alrededor del centro del Centro son las interrogaciones de la conciencia. Es en el seno de este espacio de fluctuación que se manifiestan, a ustedes, a la vez, los síntomas corporales, como los síntomas de vuestro humor, o de vuestro comportamiento. Siendo confrontados, ustedes mismos, a estas oscilaciones y estos movimientos (muy lógicos y muy justificados, por el hecho mismo del principio de superposición y de yuxtaposición), entonces, en este momento allí, sabrán de manera indefectible, que están allí, casi por completo. Basta en ese momento, distanciarse ustedes mismos de toda manifestación de la conciencia, que esto sea la Alegría, como la cólera, como el miedo, como la expresión del Amor mismo. Si llegan a ir, de alguna forma, más allá de esto, para atravesar esto, constatarán que han estado siempre del otro lado. Y en este momento, solamente en este momento, vivirán lo que quiere decir Shantinilaya, no como una experiencia, sino como un estado cada vez más permanente, cada vez más profundo, cada vez más estable, cada vez más inmutable, de lo que representa vuestro Ser, aquí, sobre este mundo, no dependiendo ya de ninguna circunstancia temporal, de ninguna circunstancia relacionada a vuestra historia personal, como este cuerpo, como el conjunto de los diferentes sectores de vuestra vida que los han llevado hasta el presente. Esto los conducirá entonces, de manera cada vez más tangible, para ustedes, a ser lo que Son, más allá de todo ser. Este movimiento, yo lo recuerdo, es totalmente natural. Ir de la personalidad al Sí ha necesitado un camino (o en todo caso, la ilusión de un camino) en una verdad relativa, habiéndolos llevado a focalizar vuestra conciencia y a vivir las experiencias y los estados cada vez más intensos y cada vez más marcados.
Como lo han, quizá, podido constatar, vuestra propia confrontación entre la conciencia personal y la conciencia ilimitada del Si, les ha permitido crear un sentimiento, quizá, de espera, quizá, de esperanza, quizá, de impaciencia, ciertamente, incluso, una solución de rechazo de los procesos Vibratorios, del hecho que no encuentran quizá, hasta ahora, la correspondencia o la resonancia entre lo que era vivido en ustedes, y lo que vivía el mundo de una manera general. Sin embargo, si aceptan dejar esto también, y de dejar, de esta forma, así, todo punto de comparación, todo punto de yuxtaposición y todo punto de posible confrontación, entonces, se fundirán en lo que son, más allá de todo ser. Lo que se desarrolla en este momento, no es por lo tanto nada más que la observación, no ya de las sombras (como esto fue el caso por la iluminación de la Luz) sino más bien de asistir, en ustedes mismos, al desarrollo de la acción de la Luz.
Sea que vean la Luz y estén Despertados. Sea que perciban la Luz y están también Despertados. Sea que devengan lo que Son, en Eternidad, más allá de toda conciencia, es decir la Luz y el Amor mismo. En este momento, no puede existir la menor duda, la menor interrogación, la menor cuestión. Porque la respuesta será siempre la Morada de Paz Suprema, Muchas de las estrellas han atestiguado, durante estos años. Muchos místicos también han aportado su piedra a este principio de Unidad, y a este Absoluto que subyace la Unidad como la Dualidad. Así, sean, no ya solamente, atentos, no ya solamente el observador de lo que se desarrolla (en este cuerpo como sobre este mundo) pero devengan, realmente, esta Luz que parece llegar del cosmos, del centro de la galaxia, del Sol, como del Núcleo Cristalino de la Tierra. Realizando esta triple Unión, realizarán vuestra triple Liberación: la del Samsara (de los ciclos de la reencarnación) de los ciclos de la Ilusión como de los ciclos del Sí. Serán libres del cuerpo, de la materia, del alma y vivirán los dominios de Eternidad del Espíritu y del Absoluto.
Preciso otra vez estos elementos, a fin de hacerlos comprender bien qué es diferente realizar el Si por un ascetismo y un camino recorrido (incluso si esto ha sido, para muchos de ustedes, las etapas indispensables). Hoy, la Liberación de la Tierra, el acercamiento del Centro Galáctico, así como de lo que será visible dentro de muy poco tiempo, en vuestros Cielos, de manera indiscutible y colectiva, les permitirá realizar este último Choque de comprensión de lo Efímero por relación a la Eternidad. De comprensión y experiencia de lo que representa la conciencia, en sus diversos aspectos, en sus diferentes facetas, y lo que representa y lo que es la a-conciencia, no como una aproximación posible de experiencias sino, esperamos, para muchos de ustedes, como un estado de hecho ya realizado, ya manifestado. Extrayéndose así, de manera definitiva de todo lo que nosotros Orientales hemos llamados, desde hace siglos Maya.
Mi exposición es muy corta, porque es, ante todo, portadora de esta Vibración de la Presencia Infinita. Si existen en ustedes (y nos queda tiempo), las interrogaciones en relación a la conciencia misma, puedo aportar una aclaración suplementaria. Pero les pido evitar caer en la trampa de pedirme que hable del Absoluto, del que nada puede ser dicho.
Pregunta: ¿Qué hacer para vivir estos estados de manera permanente?
Precisamente, no hacer nada. Esto ha sido explicado y demostrado de muchas maneras. Pero mientras que tu persistas en querer hacer o a poner la pregunta de qué hacer, tú no puedes Ser. El sentido mismo de la existencia de esta pregunta, en ti (y no necesariamente dirigida a mí) traduce la brecha. Esta brecha es creer que hay un “hacer”. La forma incluso en la que haces esta pregunta traduce la voluntad de hacer. Es precisamente en el debilitamiento de todo hacer y toda voluntad, realizado por la Crucifixión y el Abandono del Sí, que se vive el Absoluto. Ciertamente no haciendo otra cosa. Les recuerdo también que el final de las Líneas de Depredación colectivas de la Tierra (como esto había sido explicado por nuestro Comendador Ndr: ver Intervención de O.M. Aïvanhov del 4 de Septiembre del 2012) así como el debilitamiento de vuestras propias Líneas de Depredación (vinculadas no sería esto que a los reflejos de supervivencia vinculados a la competición en este mundo, a la depredación en este mundo, a la conciencia en este mundo), desaparecen ellas también, desde el instante donde tú aceptas lo que te aparece como una nada. La percepción de una nada no es más que el reflejo de vuestra inversión y del encerramiento de este Sistema solar. Si imaginas aún un “hacer”, no puedo más que aconsejarte de releer lo que ha sido dicho por nuestra Estrella TERESA (Ndr: ver su intervención del 24 de Noviembre del 2012). Pero yo recuerdo también para aquellos que no están aún establecidos en el Absoluto, que este movimiento alrededor del centro es una constante. Que esto sea en Alineación, en meditación, o de manera imprevista, tienen experiencias de conciencia cada vez más profundas, cada vez más expandidas y cada vez (a veces) que confunden, en cuanto a esta noción de pasar de un estado a otro cada vez más fácilmente. Es precisamente esta movilidad de la conciencia misma (en las manifestaciones Vibratorias, en la aparición de las modificaciones fisiológicas), es esta apariencia, para ustedes, de movimiento y de fugacidad que, precisamente y paradójicamente, los conducirá, de manera cada vez más segura, a la Inmovilidad y al “permanecer tranquilo”.
Pregunta: ¿Cuándo la personalidad se agarra, en el momento del Vuelco, no hay nada a hacer?
Estrictamente nada. Es siempre la conciencia de la personalidad que te hará creer que hay algo a llevar a cabo, algo a construir, algo a desconstruir. La lógica de la acción y reacción será siempre la acción y reacción. Que esto sea bajo forma de emoción, que sea bajo forma de comprensión mental, ninguna de estas soluciones es para incluso hacerlos salir de lo que creen ser.
Pregunta: ¿Lo que ha sido llamado el Asa-planeta, será el momento donde cada uno puede sentir o vivir la Vibración de la conciencia en sí?
Si, Lo que ha sido llamado, con cierto humor, “el asa planeta” corresponde al Fuego del Amor que viene a quemar el conjunto y la totalidad de lo que es efímero. Hay por lo tanto este proceso de rencuentro entre los aspectos multiformes de la consciencia colectiva, desde la conciencia limitada, personal e individual, pasando por la conciencia colectiva o egregor de pensamiento o Sistema de Control del Mental Humano, o aún egregor emocional de la humanidad representando lo que puede quedar de creencias, de ideales y de ilusiones. En el momento donde el Fuego del Amor se vierta en totalidad, no ya solamente en el ser Interior que son, sino sobre el conjunto de la Tierra, hay, en este momento, un aspecto Vibratorio extremo no pudiendo acomodarse para ninguna presencia de materia carbonada, cualquiera que ella sea. Este es el momento de Transcendencia (llamado el “asa planeta”) que vendrá a realizar el Juramento y la Promesa. De vuestra facultad para abordar este proceso en ustedes (porque ya ha llegado, de hecho por vuestras Vibraciones vividas o por la ausencia e interrupción de las Vibraciones confiriéndoles Absoluto), todo esto es llamado, efectivamente, a devenir un momento colectivo y sincrónico sobre este Sistema solar. Solo el que oscile entre la conciencia limitada y la consciencia ilimitada, lo Efímero o la Eternidad, podrá, a su turno, ser afectado por sus oscilaciones, sus interrogaciones, sus cuestionamientos, sus dudas y sus negaciones. Este instante (del que no se sabe la fecha, pero que está ya actualizado, en todos los planos sutiles, como lo dijo el Comendador) incluso es llegado para modificar vuestro cuerpo etérico y para realizar (por superposición y re síntesis) un nuevo cuerpo etérico llamado Éter de Fuego, que viven a través de las modificaciones de vuestra propia fisiología. Que hayan devenido, en totalidad, este nuevo Éter de Fuego, o que estén en transición hacia esto, hay, obviamente, estos procesos de oscilación, de pasaje instantáneo de un estado de conciencia al otro, esta posibilidad para ver también las fluctuaciones fisiológicas extremadamente rápidas, del estado de ánimo, de las emociones, de vuestro mental. El que se instale en la Tranquilidad del Absoluto ve esto como exterior a lo que el Es. Y realmente es esto. Pero mientras que no estés al Centro, al corazón del Corazón, percibirás siempre esto como una acción de tu propia conciencia o de tu propia reacción, de la interacción entre tu conciencia limitada e ilimitada o aún entre tu conciencia personal y la conciencia colectiva. Realizar esto, es aproximarse, si puedo decir, aún mas, del centro del Centro.
No tenemos más preguntas, les agradecemos.
Hermanos y Hermanas en humanidad encarnada, les propongo algunos momentos de Corazón a Corazón en la Unidad de la Luz y de la Verdad. Les doy gracias por vuestra Presencia y les doy gracias por vuestra conciencia y les doy gracias por lo que Somos, todos. Acojamos, juntos.
... Compartimos del Don de la gracia...
Yo soy UN AMIGO. De mi Corazón a vuestro Corazón, unidos en el mismo Corazón y con Amor. Hasta más tarde.
__________________________________________________________________________
NDR
Punto ER del pecho: sobre el eje del esternón, en su parte superior, arriba del chakra del Corazón, sobre el bulto del esternón llamado Angulo de Louis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario