lunes, 19 de noviembre de 2012

SNOW 17 DE NOVIEMBRE DE 2012


Original en francéswww.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Hedyn Núñez

NIEVE
17 de Noviembre de 2012
Mi nombre es NIEVE. Que el Soplo y el Fuego del Gran Espíritu estén con nosotros. Hermanos y Hermanas, vengo a expresarme entre ustedes, y hablar nuevamente de la avanzada de los Cuatro Jinetes, así como de su unión en la acción, en ustedes, como de manera visible sobre la Tierra. La acción de los Cuatro Jinetes, forma parte desde ahora de la amplificación de los cuatro puntos cardinales. Esta amplificación de estos cuatro puntos, se produce en ustedes, de la misma manera que sobre la Tierra. Sin embargo, vuestro emplazamiento en la Tierra, en comparación con la acción preferente, de los Elementos, se derivarán quizá, diferentes experiencias. Estar sometido a la acción de los Elementos (incluso si no pueden, de hecho, como he dicho, cambiar o alterar nada de lo que ustedes Son), tiene sin embargo, efectos profundamente diferentes, según el suelo dónde se encuentren, y según donde estén presentes en la Tierra, con relación al Sol y al plano denominado, el ecuador (o la eclíptica). Ustedes se ven afectados de diferentes maneras (y cada vez más fuerte, más sensible, y a veces, muy molesto), en vuestras ocupaciones en vuestra conciencia y en vuestra vida. La acción de los Cuatro Jinetes, se amplificará de manera mucho más importante que lo que yo había descrito, hace unos meses (ver: intervención de NIEVE del 19 de Julio de 2012).
La acción de los Jinetes es ahora, también, una acción de Reunificación de lo que se había desunido: los Cuatro Jinetes reúnen y unifican la Luz disociada, permitiendo a la Luz que les es accesible (ahí donde están), de reconfigurarse directamente en la Luz Primordial. Los Jinetes permiten esto. Porque ellos han Liberado el Éter de la Tierra, y han liberado en ustedes (en su totalidad o parcialmente), vuestro propio Éter. Las manifestaciones de vuestro cuerpo, de vuestra vida, de vuestra conciencia, todo eso que ustedes son, está directamente relacionado con la intensificación de los Elementos, también de su acercamiento, su acción conjunta y simultánea: dos en dos tres en tres, y ahora, muy pronto, de cuatro en cuatro. Los Jinetes, ya sea en sus manifestaciones, Interiores, en sus manifestaciones sensibles en la Naturaleza o en el cielo, tienden a armonizarse y llegar a ser Uno. La acción de los cuatro Elementos, cuando ella es conjunta despierta el Éter, no sólo el Éter de la Tierra (que está Liberado), no sólo el Éter del cielo, sino también el Éter colectivo. La realización del canal de comunicación (llamado Canal Marial), pasó a ser sincrónico y colectivo, permitiendo una acción de los Jinetes, mucho más en profundidad, y mucho más evidente, sino también con una fuerza más palpable, diría yo. Los signos de Fuego del Cielo (o, si se prefiere, la acción Miguel), se conjugan ahora con la acción del Fuego de la Tierra: hay así una reunión, y al mismo tiempo una acción conjunta y sinérgica entre el Fuego del Cielo, y el Fuego de la Tierra. El Jinete que lo rige, actúa de la misma manera en el Fuego del cuerpo y lo que está conectado, como ya he dicho, al Triángulo de la Tierra, de la cabeza, como del cuerpo. Esto les da a vivir modificaciones (e, interacciones), mucho más grandes de lo que ha sido el caso hasta ahora. Algunos de ustedes descubren la acción de los Jinetes, en su sinergia. Por supuesto, esto se acompaña (y lo viven, ya lo hemos dicho), de cambios, en todo lo que son vuestros funcionamientos, desde los más simples y cotidianos, hasta lo más refinado de la conciencia. Esto tiene también lugar, sobre la Tierra.
Esta sinergia resultará en una mayor intensificación que sobrevendrá en un tiempo muy corto. Este incremento resulta de la Fusión del Fuego del Cielo y del Fuego de la Tierra. Este último, representado por supuesto, por la agitación de la sangre de la Tierra, que denominan volcanes. La coloración del Fuego (el color rojo), visible en el Agua, visible en el Cielo y en la Tierra (como en vuestro cuerpo), resulta de la Fusión (activa, real y pronunciada) del Fuego del Cielo y de la Tierra, es decir del Elemento Fuego, tal como lo conocemos en encarnación (el Fuego que quema madera, que calienta, que se utiliza para cocinar los alimentos), unido desde ahora, al Fuego del Cielo: el ALFA del Cielo reunido con el ALFA Tierra. Esto es lo que lleva a la intensificación del Fuego del Cielo y de la Tierra, como también en ustedes. Es lo mismo para cada uno de los Cuatro Elementos, en cuanto a ustedes, que vienen de la Tierra como en el Cielo. La separación de los Elementos no tiene más corte. La Reunificación de los Elementos va a vivirse de la misma manera en vuestro cuerpo que en vuestra conciencia, dando signos más evidentes de lo que son los Elementos, en la constitución de toda conciencia y de toda vida.
En muchas tradiciones, occidentales o primitivas, encontramos estas cuatro Direcciones, las cuatro Orientaciones, los cuatro Elementos, como elementos a saludar. Nosotros, los pueblos primitivos, hemos honrado a los Elementos. Hoy, los Elementos del Cielo y la Tierra, se reúnen y es lo que da a vivir estos cambios significativos en ustedes. Por último, el Éter, éste Elemento que estaba enrarecido (que sostiene, les recuerdo; toda encarnación así como toda Dimensión), está siendo más activo. Lo que todavía podía ser ignorado por la negación más absoluta, de algunos de nuestros Hermanos y Hermanas dormidos o que se negaban a ver lo evidente, se verán profundamente desestabilizados debido a que la negación a esto, no podrá ya sostenerse. Desde el momento en que la tierra de la Tierra (en su expansión y Ascensión), se hará visible, para muchos de ustedes, cuando el suelo comience a abrirse bajo vuestros pies, de una manera tangible, cuando la manto de vuestra Madre Tierra se abra, cuando el Fuego de la Tierra salga por sus orificios, cuando el agua se coloree, cuando el Elemento Agua y el Elemento Aire, se reúnan para hacer torbellinos de viento que nunca fueron observados, dondequiera que estén, cuando el agua se vuelva invasor, y cuando la Tierra tiemble bajo vuestros pies en lugares donde nunca había temblado, cuando la intensidad de la sacudida se haga evidente (y no puede ser incluso impugnada por la negación más importante), entonces ustedes sabrán en ese momento, que la última Trompeta ha sonado y resonado. Nada se opondrá, entonces, durante este período, al Anuncio de María. Ya nada impedirá la aparición simultánea, sincrónico y total, del sonido del Cielo y de la Tierra. Entonces ustedes sabrán que han llegado al punto, no de observarse, ni preguntar dónde se encuentran, sino más bien, dejar a la Luz en esta fase final, obrar en ustedes. No podrán hacer nada por ustedes mismos, sino Abandonarse totalmente, a lo que estará ahí. De vuestra capacidad para Abandonar incluso los aspectos agradables de la conciencia, de dejar trabajar y vivir lo que está ahí, vivirán, a vuestra manera (que es personal e individual), los mecanismos de la aparición del Éter de la Tierra, sobre todas las estructuras del cuerpo como del mundo.
Los Cuatro Jinetes han por lo tanto trabajado: lograron la conexión entre el Cielo y la Tierra. Mucho más que una simple Liberación de la Tierra, permitiendo la cohesión y la aparición de la Nueva Dimensión, al interior mismo de la Dimensión en la que se encuentran. Este proceso de sincronización entre las cuatro Orientaciones nuevas, y las cuatro Orientaciones antiguas, se manifiesta, por supuesto (y dará lugar a más), por los movimientos de los Elementos, observables sin ningún artificio técnico, por vuestros sentidos, por vuestros ojos, y sentido por vuestros pies. Lo que está pasando, tangible en vuestro cuerpo, también es tangible en la Tierra. Se trata de los Cuatro Elementos, esta vez, que desde lo más íntimo de la Tierra, son Liberados. La Liberación del Núcleo de la Tierra, liberó la Onda del Éter. Y ahora, los Elementos de la Tierra, son también Liberados. La conjunción de Elementos del Cielo y los Elementos de la Tierra, darán a vivir (de manera tangible, indiscutible, integral e global), a nivel de vuestro cuerpo como del cuerpo de la Tierra, la totalidad de la acción de los Elementos: acción de Purificación, de Unificación, de Reunificación y por supuesto, su acción sobre las condiciones de vida que ya no serán las mismas, que las de tercera Dimensión.
Las fases, de ajuste y de yuxtaposición (cuando se hagan plenamente efectivas), provocará en ustedes, un mecanismo de parada, muy particular. Este mecanismo de detención o ESTASE en vuestro cuerpo, así como el de la Tierra, en su rotación. Todo esto va a suceder, y serán prevenidos a su debido tiempo, con tiempo suficiente para prepararse Interiormente, para vivirlo en la mayor Paz, la mayor tranquilidad, así como en la mayor Lucidez. Esta etapa de Fusión de los Elementos del Cielo y de la Tierra, se realiza en ustedes y los lleva, también, a constatar lo que viven. Y eso no requerirá otra cosa, que adaptarse.
Les recuerdo (y lo he dicho siempre), que en esos momentos y en los que vienen, la Tierra y sus Elementos, son capaces de proporcionarles todo lo que es necesario. Les he dado los signos de Llamado de un Elemento (véase, en particular, su intervención del 18 de Octubre de 2012). Ahora, son todos los Elementos que van a llamarlos. Por lo que podrán responder a la llamada de uno: si el Elemento Aire llamara, yo les había dicho que era más fácil acogerlo entre los árboles en el bosque y al llamado del Agua, era más fácil vivirlo, aproximándose al agua (o acercándose a ella), independientemente de su forma. Sin embargo, la Fusión de los Elementos del Cielo y de la Tierra (como, la de los cuatro Elementos aquí para, y en ustedes), permite no solo beneficiarse de los Elementos de la naturaleza que están en orden. Debido a que éste orden, ahora, ya no se trata solo de algo a buscar, sino algo a Ser, donde sea que estén: en la cama, en la oficina, o ocupándose de vuestros hijos.
La acción conjunta de los cuatro Jinetes, se precipitará en un plazo muy corto, lo que les permitirá ver (en ustedes, como en la Tierra), la acción conjunta de los Elementos. Esta acción conjunta, no puede compararse a una reunión de los cuatro Elementos, sino real y concretamente, a un elemento que estaba enrarecido en la Tierra, que se denomina: Éter. El Éter de la Tierra ya ha sido perceptible, ya sea por la visión Etérica, la visión del Corazón, o por algunas experiencias. Hoy, no se trata ya de una experiencia, sino que se convertirá en cotidiano y se hará habitual. Les guste o no, estén en la aceptación o el rechazo: nada va a cambiar, ya que precisamente, la acción del Éter, restituido a sí mismo, en sus acciones más profundas y más importantes que hasta el presente hayan vivido ustedes, cada uno a su nivel. El Aliento y el Fuego del Gran Espíritu morará en ustedes. Más allá de ver, más allá de vivir nuestras Reuniones, nuestros Contactos, nuestras Presencias, son ustedes mismos los que vendrán (desde ya, aquí mismo, donde están en esta fase del Éter), a restituir esta Multi -dimensionalidad.
El Éter es el soporte de la Multi-dimensionalidad, como de la conciencia. Es eso lo que han venido a develar, alertar y despertar en ustedes, los cuatro Elementos del Cielo y de la Tierra. Su reunión, en muy poco tiempo, ya no dejará duda de lo que está en camino. Ahí está el Choque de la humanidad, para los que todavía no lo viven. Ver el Fuego en el Agua, ver la Tierra mezclarse con el Agua, ver el Agua recubrir la Tierra, ver el Fuego, el Agua, la Tierra y el Aire, ir con una misma destinación (visible, en el Cielo como sobre la Tierra), ya no dejará lugar a dudas acerca de lo que viven, todos ustedes, Hermanos y Hermanas de la Tierra. Durante este período, por supuesto, siempre les será posible dirigirse a la Naturaleza y sus Elementos. También, deben entender que todos los recursos están instalando en ustedes. Que algunas de mis Hermanas Estrellas y algunos Ancianos, han llamado, los Cuatro Pilares del Corazón y el encendido del Corazón, a nivel Vibral, que son los Testigos y garantes directos de lo que pasa en la Tierra: es decir, su expansión como vuestra expansión Dimensional.
El cambio de forma, el cambio de presentación (de la Tierra, como el vuestro), son desde ahora adquiridos y en camino. Ustedes tuvieron éxito (y esto, el Comendador se los dijo en numerosas ocasiones), para reducir un intervalo de tiempo (doloroso para algunos, y yo diría que para muchos en la Tierra), a una porción muy corta. Como también les dijo: que hay plazos astronómicos. Por la acción de vuestra conciencia, lograron modificar, por Atracción y Resonancia, la trayectoria de ciertos cuerpos celestes. Pero no pueden cambiar (como la Tierra, no puede), el curso de la Luz. Y ésta (que ya ha penetrado, por momentos, los polos de la Tierra), ha penetrado el corazón de la Tierra, pero va a manifestarse también, de manera preferente, donde se encuentran lo que el Comendador mencionó como Líneas de depredación y de confinamiento de la Tierra (ver: intervención de O.M. Aïvanhov del 4 de Septiembre 2012). Desde estas zonas, el Éter de la Tierra va a reestructurar la materia y reestructurar la conciencia. Esto se hará visible, en esta área en particular, por debajo del Ecuador, que corresponde a lo que se llama el Océano Pacífico. Todo esto responde, por supuesto, a un proyecto. Y sé que el Comendador les habló, hace mucho tiempo, de esta región del mundo. Conformemente a lo que había enunciado, hace unos años, el Arcángel Jofiel, es la primera de las regiones y pueblos de la Tierra a vivir, su proceso de Ascensión, y de expansión (ver: la intervención de Jofiel 12 de Mayo 2008). Aquí donde están en Europa (donde me expreso), no pueden ignorar lo que está sucediendo en la Tierra, como en ustedes de manera cada vez más evidente, como también, más intensa. Donde están situados (ya sea en el Gran Espíritu o todavía en esa persona), esto no hará ninguna diferencia en la acción de los Elementos, y sobre todo en la acción del Éter
El Éter, en ustedes es el responsable de las fuerzas de expansión. Es responsable, del proceso por el cual vuestro cuerpo y esta Dimensión, parecen cada vez más ausentes, cada vez más pesados, o más inaparentes, dependiendo de dónde se encuentren. La acción conjunta de los Elementos revela así, el quinto Elemento: y es el que actúa de manera privilegiada en el tiempo que se abre. El Éter en el cielo, como el Éter en la Tierra, como en ustedes, es mucho más que una combinación de los cuatro Elementos: él es el soporte de los cuatro Elementos, y soporte de la conciencia misma, y es el lugar, presente en todas partes, donde está a la vez LA FUENTE, y el Absoluto. Todo esto se delinea delante de ustedes. Para aquellos que están atentos a lo que les sucede, que están atentos, de manera objetiva, de lo que ocurre en la Tierra, es obvio que algo está engranado y que esto se hará cada vez más perceptible, desde el principio del mes que viene. Vuestra conciencia los llevará a estar cada vez más Presentes en sí mismos. Y estar Presentes en sí mismos, se hará en el Éter y por el Éter. Ella les va a hacer vivir intervalos de tiempo, más pronunciados y más largos (lo que viven, a veces, como las Alineaciones, individual o colectiva), como un estado que se vuelve más natural y corriente.
El Éter, visible en los Elementos como en vuestra conciencia, los llevará a vivir una especie de transformación radical. Esta transformación radical, hará de manera (ya sea, durmiendo, por una siesta, o por un momento de reposo), que experimenten esta especie de Basculación, muy particular. Y cuando, esto sobrevenga, de manera indudable, para ustedes, entonces sabrán que han basculado, real y concretamente en el nuevo estado de vuestra conciencia, manteniendo aun este cuerpo, presente de diferentes maneras, incluso sintiendo o viviendo los vínculos en la periferia de éste. La implementación del Corazón Ascensional, depende ahora directamente de la Unión de los cuatro Elementos, y de la acción del Éter en vuestra conciencia. Esta acción, tiene como objetivo rencontrarlos con lo que Son, realmente: este Hálito, este Fuego ardiente, este Gran Espíritu, que había vivido como algo separado y exterior, que quizá adoraron, bajo otros vocablos u otros nombres. Pero una cosa es adorar, o vivir, algo que se llama Dios, o La Fuente, o cualquier otra denominación (como el Gran Espíritu), si no entender conscientemente, de que ya no hay que orarle porque es inaparente, sino que la Presencia de eso es la oración permanente que ustedes Son. Vuestra conciencia vivirá claramente (también, a ese nivel), un antes y un después.
Una vez más, como Liberadores y Ancladores de la Tierra, se le ofrece la posibilidad de anticipar de su expansión en su Ascensión final. Viviendo eso de antemano, en un tiempo relativamente corto, ustedes ayudan al Éter de la Tierra a ser más perceptible para todos los Hermanos y Hermanas, dondequiera que se encuentren, como en el Choque de la humanidad, Este Choque, que algunos de ustedes lo viven ya individualmente, como un cambio de estado, quizá por dudas y preguntas. No den peso a eso, de ninguna manera. Sólo recuerden que este tiempo personal que viven, se inscribe en un tiempo mucho más vasto, más intenso, y colectivo, en un momento dado. Por lo tanto, prepárese ni externamente, ni anticipando la llegada de elementos traumatizantes a vuestra vida. Recuerden que toda vuestra fisiología, ha cambiado en aquellos de ustedes que están en puestos de avanzada en la recepción de la Luz, y de su establecimiento. Esto manifiesta en ustedes muchas modificaciones: observen vuestras necesidades de alimentación, y de sueño, incluso viendo las reacciones de la personalidad, como fueron antes en vuestra vida, y como son ahora. Es obvio que todas las condiciones de vida cambian y cambiaran, de manera más abrupta, incluso para los Elementos, en la Naturaleza. Zonas cada vez más grandes (de la Tierra como de vuestro cuerpo), van a despertar y ponerse en sintonía con la Fusión de los cuatro Elementos, la Fusión de los Éteres, la Fusión de la Luz y de la Unidad.
Todo esto está realmente muy avanzado. Todo esto sigue un curso que no depende más de la Tierra, ni depende ya de ustedes, sólo depende de la capacidad de la Tierra, para fusionar sus propios elementos con los cuatro Elementos del Cielo, es decir, unirse al Éter de la nueva Dimensión. Se trata, por lo tanto de una fase intensa que les espera. Una fase sin precedentes que le espera. Una fase, en la que lo que aparecía en algunas partes de la Tierra y en vuestro cuerpo, pasará a ser permanente y general. Una fase en la que, más que nunca, podrán verificar lo que algunos Ancianos y Estrellas han llamado "la Inteligencia de la Luz", que por mi parte llamo, el Poder del Gran Espíritu. El Soplo del Gran Espíritu y su Fuego, se vuelven permanentes: ellos atizan constantemente, lo que fue alterado y amputado, en los Elementos de la Tierra, para recuperar la Vibración original, la Vibración Primordial, o si prefieren, la Vibración Última (que es exactamente lo mismo). Vean, como bien dice mi Hermana Hildegarde, de estar atentos a lo que entra en ustedes (ver: Hildegarde de Bingen, 03 de Octubre 2012). Asegúrese, también, de estar atentos a lo que sale de ustedes. Debido a que pueden hacerse mal con lo que sale, así como lo que entra en vuestra boca. Asegúrese de evitar cualquier cosa que se relacione con la conciencia de antes: todo lo que es separación, todo lo que se refiere a juicio, y condenación. Recuerden, que en esta fase, cada Hermano, y cada Hermana está exactamente, en el lugar adecuado para vivir lo que le tiene que vivir, que no pueden cambiar nada (a nadie, a cualquier persona o lo que sea), durante este período. Sólo pueden beneficiarse de lo que han logrado. Sólo pueden beneficiarse, exactamente, del estado al que llegaron, manifestado en la conciencia ordinaria.
Resérvense momentos, no tanto en la Naturaleza, sino más bien, lo que yo llamaría momentos de tranquilidad. No hablo de meditación, ni momentos meditativos, hablo sí, más bien, de la tendencia en Occidente, de llamar estado contemplativo, en que se sumergen en algo que no sea ustedes, esta contemplación debe hacerse desde ahora, de preferencia, con el Elemento Fuego. En Occidente, están en la temporada en que el fuego puede ser encendido en los hogares, o si no tienen una chimenea en casa, de mirar la llama de una vela. Estén, simplemente en la contemplación del Misterio del Fuego. Ya que toda la creación de hace por el Fuego. Así como la destrucción de la Ilusión, también se hace por el Fuego. Debido a que todo cambio de forma, se hace por la acción del Fuego. El Fuego comanda y dirige a los otros Elementos. Él es el primero en acoger el Éter, por su ligereza. El Fuego de la Tierra no es ya, sólo el Fuego de la Tierra, no sólo el Fuego del Cielo (visible por la acción de Miguel), sino más bien, real y concretamente, el Fuego del Éter. El Fuego del Éter que ya no está alterado, ya conduce no a la muerte del cuerpo, sino a su Ascensión. Recuerden: sólo la perspectiva desde dónde se encuentran, los hace ver las cosas de manera diferente. Si ustedes se encuentran en lo efímero: vivirán el fin de lo efímero. Si se encentran en la Eternidad: podrás ver y vivir la Alegría de vuestra propia Eternidad, como la Eternidad de la Tierra en su nueva Dimensión (en cualquier lugar, en el sistema solar que sea). Recuerden que este período es también el tiempo de Rencuentro entre el Cielo y la Tierra, así se trate de sus habitantes, como los de otras Tierras, en otros Cielos. El momento de la Reunión ha llegado. Significará el momento en que la Fusión de los Elementos se haya efectuado completamente, y esto será anunciado por MARIA.
Ustedes van a ver y a vivir la interpenetración de dos mundos, la interpenetración de dos conciencias, y de una realidad temporal, ilusoria y efímera, con una Realidad Absoluta, total, permanente e inmanente. Todo esto se producirá en ustedes, visible a los sentidos de la carne, como a la propia mente. La manera de absorber esto, depende desde luego, de vuestra preparación (creo que uno de los Ancianos les habló de Madurez) (ver: Hermano K del 16 de Octubre de 2012). Pero la Madurez está ahí, incluso si no son lo suficientemente maduros. La calidad Vibratoria, de los Elementos de la Naturaleza, Asistentes del Éter, los ayudaran a acoger, (si lo acepten, si se niegan a luchar), vuestra propia Multi-dimensionalidad. Estos son momentos mágicos, no hay ahí ninguna tragedia. Por supuesto que para los Hermanos y Hermanas (que son todavía tributarios de la ilusiones y de ciertos formas efímeras), podrán llamar a eso "tragedia". Pero no hay nada trágico, ustedes lo saben. Lo trágico solo está de este lado del Velo. La magia está del otro lado del Velo. Según vuestra capacidad para vivir esta expansión, todo se desarrollará, en un tiempo muy corto, y sin tragedia para todos en la Tierra. Por lo tanto del lado donde ustedes están, (de este o en del otro lado del Velo), vuestra visión, y vivencia no será para nada la misma. Pero recuerden que lo que han de vivir, en función de vuestro emplazamiento, por la acción de la Fusión de los componentes del Éter restituidos en ustedes, se desarrollará vuestra conciencia: en la aceptación o el rechazo, en el choque y la negación, en la ira o la aceptación. El momento colectivo, o individual, será muy diferente según la integración individual de los Elementos de la Naturaleza, la integración en ustedes de vuestros propios Elementos, y la capacidad para permanecer en los cuatro Pilares del Corazón, de modo que el Corazón Ascensional pueda implementarse y desplegarse hasta su extremidad.
Sin detenerme en esto (porque no es mi dominio), les recuerdo que el Gran Espíritu Sopla, donde quiere y cuando quiere, en ustedes. El Gran Espíritu ha penetrado en todas partes. Él ha encontrado cuatro espacios especiales, situados en los límites de vuestro tronco, las axilas y las ingles (ver: Protocolo, "Despliegue del Corazón Ascensional"). La investidura de todo vuestro cuerpo, por los cuatro Elementos, del Cielo y de la Tierra, en su Reunión con el Éter, llevará esta Luz Vibratoria hasta la periferia de vuestros campos de energía, denominados auras. Todos los centros de energía del cuerpo, situados en (las manos, los pies, como en lo alto de la cabeza, debajo de los pies o en las rodillas, los codos, las ingles y las axilas, o en las lámparas llamados, chakras), se pondrán en marcha, en el mismo orden y con la misma amplitud. Cuando esto se produzca, en ustedes (si no ha ocurrido ya), el momento habrá llegado para vivir, por fin, la Ascensión tan esperada. Recuerden que si ustedes no están instalados en este aspecto, pueden ser conducidos a vivirlo como algo trágico, en el cuerpo (en su devenir, en su apariencia, en enfermedad o en su salud) o, en vuestra conciencia. Si dejan trabajar de la misma manera a los Jinetes en ustedes (no sólo de a uno en uno, de acuerdo con el ajuste del Elemento que los llama), como fue explicado aquí (ver: intervenciones de NIEVE 1 de Noviembre 2012, y SRI AUROBINDO, HERMANO K, y UN AMIGO del 2 de Noviembre 2012), si todos los Elementos actúan en ustedes, entonces tendrán la posibilidad de vivir el Éter en vuestro cuerpo y la expansión de éste, en esta nueva Dimensión, con o sin el cuerpo (como ya lo verán, pero eso no tiene importancia). Vuestra conciencia será total y definitivamente Liberada de la ilusión. Todo esto, participa de una forma de sincronía con el Soplo y el Fuego del Gran Espíritu, en acción sobre la Tierra.
El Gran Espíritu viene a vigorizar cada parcela de materia: la Transfiguración y la Ascensión de la Tierra, materia, está en curso. Esto lo hemos dicho hace ya varias semanas, pero se hará más perceptible, incluso para los Hermanos y Hermanas, que hasta ahora, estaban en la negación más total. Recuerden que aquellos que salen de la negación, antes de integrar y aceptar, deben pasar por la negociación, y sobre todo por la ira. Frente a esta cólera (representada por un egregor colectivo, todavía activo, o representado por un elemento cercano, en vuestra familia, o frecuentaciones), recuerden que es inútil alimentar esta cólera con otra. Basta simplemente con centrarse, no sólo en la alineación de vuestros cuatro Elementos, en la Cruz de los Elementos, sino también en lo que está bajo los pies (ver: "Protocolo, Expansión de la conciencia, hasta la Infinita Presencia"). Realizando esta Alineación, lograran un Alineamiento total con el Éter y la Luz. Este Éter de Luz, tendrá una acción consecuente, inmediata, y flagrante, sobre quien está en cólera a vuestro alrededor. Retengan, que no pueden luchar contra los Elementos, y en la resistencia a éstos, de los Hermanos y Hermanas, sólo puede permanecer Tranquilos, y sobre todo, estar ubicados entre la Cruz del Cielo y la Cruz de la Tierra, que emerge bajo vuestros pies. Esta cruz se ha mencionado ya: ella corresponde, al Punto por donde penetró la Onda de Vida, que es también el punto de apoyo del talón en el suelo, donde está precisamente lo que permite asentarse: tanto a esta Dimensión, como a la conciencia. Lo que estaba en el Cielo, está ahora en la Tierra. Por tanto, es lógico que de la misma manera, las Estrellas en su despliegue y su puesta en acción, hayan sido representadas por 12 Puertas a escala del cuerpo. De la misma manera, es observable, que lo que está arriba, pasa a ser realmente como lo que está abajo, para hacer, como lo dijo un Gran Iniciado, el Milagro de una sola cosa. Esta es la Unificación de la conciencia con el Gran Espíritu. Aquí está la pacificación de lo que había sido manipulado. Esto es lo que yo llamaría la Reconciliación, la Transfiguración y la Ascensión.
Pero recuerden que la Ascensión no puede ser plenamente vivida, en toda Libertad, hasta que no hayan renunciado a si-mismos, ni abandonado el Sí, y pretendan, de algún modo, conducir vuestra vida. Los Elementos vienen a mostrarles que no son ustedes quienes conducen esta vida, sino que es la vida que conduce a la vida: la Vida Unificada, la Vida restituida a la Belleza, y restituida al Gran Espíritu. En ese momento, el Gran Espíritu obra en ustedes, ya no son ustedes que obran. Esto es lo que las Estrellas y los Ancianos en Occidente, llamaron Crucifixión y Resurrección. El dolor de la humanidad dependía, por supuesto, del tiempo que podría transcurrir entre la Crucifixión y la Resurrección. Este tiempo, como lo saben, está reducido a su mínima expresión. La Crucifixión de Elementos aislados de la Tierra permite la Resurrección. Es la revificación del Origen del Océano Primordial, por la adición de Éter (que había sido retirado, por cada uno de los Cuatro Jinetes y los Cuatro Elementos), lo que da realmente la posibilidad de vivir esto. No son ustedes quienes deciden. Lo único que realmente pueden decidir es de Abandonarse, ustedes-mismos, Abandonarse a la Luz, Abandonar el Sí y dejar, más que nunca, a la Fusión de los Éteres, trabajar en ustedes, para lograr el nuevo Éter. No hay nada más que hacer durante este período, que seguir las indicaciones, de la Luz.
Que estas indicaciones sean proporcionadas en un sueño, que son ahora más lúcidos, por una de nosotras, o uno de los Ancianos, o que sean llamados por su nombre de pila, son formas que pueden entregar información. Los elementos que les serán aportados, les permitirá poner a punto los preparativos finales para vuestra propia Ascensión, de acuerdo a las cualidades necesarias y adecuadas para cada uno. Así que, asegúrese de estar atentos, no sólo estar en la naturaleza, sino realmente, de recopilar las informaciones de esta Fusión de los Elementos en ustedes. Ya sea en un sueño, ya sea por voces, cada vez más perceptibles a los oídos, o, en otras formas, por ejemplo, como el encuentro con un Hermano o Hermana Despiertos como ustedes. Los Dobles, también, estarán más activos, ya sea el Doble KI-RIS-TI, o el Impulso posterior Metatrónico o, el Fuego Micaélico.
Los Cuatro Pilares les darán a vivir relaciones especiales con aquellos que encarnan y sostienen para ustedes, los Elementos en vuestro mundo. Y les recuerdo, que mi Hermana MA ANANDA MOYI: es el Fuego. Que mi Hermana Gema Galgani: es el Aire. Les recuerdo, que mi hermana Ana (o ANNE), es el Elemento Tierra. Y que el Elemento Agua, por supuesto, está representado por IS-IS (ndr: MARIA). Todo esto va a parecer a ustedes, con más lógica. La mejor analogía que pueda encontrar: es la de un niño que descubre los puzzles, como ustedes dicen, o juegos de construcción, y ve en qué consiste este juego. Tiene en su mano cada una de las piezas, pero todavía no sabe cómo ensamblarlas: las piezas se montan por si solas, dándoles a ver, ya o, en muy pocos días, la obra final o, si prefieren, el propósito de todo lo que sucede en la Tierra en este momento. Incluso aquellos que no podían percibirlo, ni imaginarlo (de alguna forma, hasta el momento), esto va aparecer como un juego de construcción, perfectamente realizado, dando a ver algo terminado.
El paso de la Crucifixión a la Resurrección, para los Hermanos y Hermanas que, hasta el presente, estaban aún en la negación, o la ira, será cada vez más evidente. Lo que aparece es la Verdad. Lo que desaparece es la Ilusión. Esto, los Ancianos, algunas Estrellas, y algunos Arcángeles, lo han explicado. Vuestras experiencias, muchas y variadas, es posible que les hayan probado y demostrado, pero si este no era el caso hasta ahora, muy pronto lo será, no dejando lugar a dudas.
La Transparencia de este mundo se está estableciendo. No se dejen engañar por las zonas y focos de resistencia que puedan tomar la delantera en el escena y llevarlos de vuelta algunos años atrás, antes de la apertura de vuestra conciencia. Recuerden que estos focos de resistencia, o zonas de resistencia, no importa el nombre que tengan (ya sea la guerra, la enfermedad, ya sean terremotos, o los volcanes), son sólo juegos ilusorios. Sólo aquel que adhiere a eso, sufre. Y recuerden que un número (¿cómo se dice?), de Protocolos fueron dados a ustedes para que puedan ajustarse lo más posible (ver: "protocolos para practicar"). En cuanto a mí, hasta el presente, les hablé de los elementos de la Naturaleza. Pero los elementos en estado natural, también son portadores de la Luz en esta Tierra. Esto significa, que incluso lo que ustedes llaman útiles (como los cristales), ellos también están llenos y cargados de Luz, así como vuestro cuerpo. Sólo el desequilibrio a veces, de vuestra conciencia (en relación a los miedos e incertidumbres, a nivel mental), pueden llevarlos a vivir en el sufrimiento, pero ustedes pueden ayudarse con los Elementos y Hálito del Fuego del Espíritu, que está presente en los minerales y los cristales, colóquenlos en lugares diferentes y vean lo que sucede en ustedes, así de simple. Cuanto menos resistan, más va a ser sencillo. Cuanto más resistan, todo se volverá más complicado cada día.
Ustedes deciden: ¿quieren estar sujetos a las leyes de este mundo? ¿Quieren estar de acuerdo con la Ley de la Gracia? Esto va a ser cada vez más obvio, incluso si en principio, pueda parecerles tener oscilaciones de vuestra conciencia, de vuestro estado de ánimo, pasando de un estado a otro estado. Recuerden que en realidad, eso no importa mucho. Que más que nunca, sólo el Gran Espíritu, su Hálito y su Fuego son vitales, primordiales y esenciales. Si ustedes se ocupan sólo de esto, todo lo demás vendrá por añadidura, sin excepción, sea en vuestro cuerpo (independientemente de su estado), de vuestros seres queridos (incluso aquellos que pondrían deliberadamente estar en confrontación o, en oposición, no le ofrezcan nada con que frotarse, nada a que oponerse), ya que la LUZ es Transparencia. Les corresponde hacer la experiencia, en esta fase de Fusión de los Elementos. Les pertenece manifestar lo que sucede en ustedes (aceptarlo, y dejarlo desarrollarse), y rencontrar vuestra Herencia. He aquí el mensaje que mis Hermanas Estrellas me pidieron darles. Creo que MARIA será más precisa, en cuanto a eso. Si nos queda tiempo (y creo que es el caso), y si tienen alguna pregunta en relación a lo que acabo que decir, Hermanos y Hermanas, aquí presentes, los escucho.
Pregunta: ¿Qué significa sentir al Elemento Aire vibrando al mismo tiempo que el Elemento Fuego?
¿Qué hace el Aire en el Fuego? Atiza el Fuego. Es por eso que hablé del Soplo y del Fuego del Gran Espíritu. Porque, como lo han visto, en la Cruz de los Elementos de la cabeza, de la Cruz Fija, ¿qué es lo que pasa? Hay una conjunción, efectivamente, sobre los ejes, entre el Agua y el Aire, entre el Fuego y la Tierra: era la primera etapa. Ahora ustedes tienen una unión, entre el Fuego y el Aire, entre el Agua y la Tierra, de dos en dos, de tres en tres y de cuatro en cuatro. Esto tiene lugar en ustedes, como al exterior. No hay otro significado que todo lo que he expresado concerniente a la Crucifixión y la Resurrección.
Pregunta: ¿Parece que la naturaleza es menos preponderante actualmente?
La naturaleza siempre te aportará las Virtudes de Elementos considerados, presentes en algunas de sus partes. Yo dije simplemente que la naturaleza, en efecto, se volverá cada vez menos preponderante, ya que ella también lleva a término, su propia Fusión y Restitución al Éter. Ustedes deben restituirse a vuestro propio Éter, que es lo que se produce ahora, de forma intensa. Y ahora más que nunca, el mejor apoyo que pueden encontrar, no es sólo la naturaleza, sino más bien, permanecer Tranquilos. El Elemento más activo, no es precisamente, uno de los Elementos, sino vuestra propia inmovilidad, que yo llamé: contemplación. Pero, una contemplación no tanto dirigida hacia uno de los Elementos, sino, como creo que lo dijo: HERMANO K, dirigida hacia las cualidades de Transparencia, de Atención, de Madurez, de Autonomía y de Libertad. Es decir, vivir el Instante, dondequiera que estén, independientemente de las circunstancias anteriores, o incluso Interiores. Observen la desaparición de vuestro cuerpo. Observen el adormecimiento de vuestro cuerpo, como de la conciencia. Y observen que todavía están allí. Para ilustrar exactamente lo que dijo el Comendador, y cito textualmente: "No son ustedes los que desaparecen, es el mundo, tal como lo conocen.
Pregunta: ¿A qué corresponde el hecho de sentir como un fuego que se propaga a través del Corazón y es alimentado al mismo tiempo, por las extremidades del cuerpo?
Hermana, esto corresponde exactamente a lo que he llamado, el despliegue del Corazón Ascensional. Esto se produce a nivel de los pliegues de la ingle y de las axilas. Pero en algún momento, estas cuatro barreras desaparecen, y esto se manifestará hasta las extremidades. Es por lo tanto, una secuencia lógica. Precisamente, (incluso si no es mi responsabilidad), los minerales que se habían colocado, en los pliegues de las ingles y de las axilas, ahora pueden ser colocados en las cuatro extremidades, esto, para los que experimentan este tipo de implementación (ver: "en protocolos" Despliegue del Corazón Ascensional )
No tenemos más preguntas, muchas gracias.
Hermanas y hermanos encarnados en este plano de la Tierra, nosotros estamos desde ahora, cada vez más a vuestro lado, cada vez más en ustedes. Aquellos que dudaron (porque no lo vivían hasta el presente), se rendirán a la evidencia, en los próximos días y semanas por venir. Permítanme ofrecerles, una vez más, un momento de Fusión en el Fuego y el Hálito del Gran Espíritu. Esta será mi manera de saludarles y decirles: a una próxima vez.
... Compartiendo el regalo de la Gracia ...
NIEVE les dice: hasta pronto.

LOS TRIANGULOS ELEMENTALES.


No hay comentarios:

Publicar un comentario