domingo, 4 de noviembre de 2012

BIDI 3 DE NOVIEMBRE DE 2012


Nisargadatta Maharaj

www.autresdimensions.com

Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Amparo Iribas y Hedyn Núñez
 

BIDI
3 noviembre 2012

Bueno, BIDI está con ustedes y los saludo. Vamos así pues a abordar nuestros últimos intercambios y conversaciones que se terminarán, si ustedes así lo quieren, por mi conclusión, concerniente a lo que hemos logrado. Pero por el instante los escucho.

Pregunta: Ser una conciencia sin cuerpo, como un punto en el Universo, ¿es eso hacia lo que se tiende?
Desde el instante donde defines un objetivo o una experiencia pasada, tú no eres más lo que tú Eres. No tienes que “tender hacia” porque “tender hacia” es ya poner una distancia, en relación a la experiencia, o en relación a un deseo, o en relación a una realidad. Desde luego que existe, dentro de la conciencia, la posibilidad de vivirse sin forma. Pero la conciencia, como tú lo dices, está siempre ahí: eso se llama la Infinita Presencia o Última Presencia. Pero no haces de lo que ha sido vivido, hace un tiempo, un objetivo: creando un objetivo, tú creas una separación. Comprende bien que solo el punto de vista de la personalidad te limita y te encierra, y te hace considerar lo que ha sido vivido como un objetivo. Mientras definas un objetivo (con respecto a una experiencia, aunque sea la más importante), no estás en el Instante Presente y no eres lo que tú Eres. Has dejado que la posta sea tomado por la personalidad. Desde el instante donde una experiencia aparece a la conciencia (cualquiera sea esta conciencia), ésta va a adueñarse de aquella. Es por eso que Ser Absoluto pone fin a toda experiencia. Lo que no quiere decir que la experiencia no es más posible pero no tiene más lugar de ser, desde el instante donde te has vuelto, realmente, lo que Eres, de toda Eternidad. La mirada ha cambiado definitivamente. Mientras exista, en la conciencia, el sentimiento de una memoria, de una experiencia (incluso la más extraordinaria que sea), vives en el pasado. Porque hay un condicionamiento que viene de sus propias experiencias y que viene a alterar, realmente, la posibilidad de Ser lo que tú Eres. Toda experiencia se resume solo a un pasado o a un futuro. Incluso la experiencia de la Unidad, o la Conciencia Turiya, no debe ser un recuerdo sino debe tender a volverse la Permanencia de lo que Eres. Y después, Turiya debe ser visto de otro punto de vista, y eso Es Absoluto. Definir un objetivo, una finalidad, un fin, concernirá, siempre, a la persona. Lo que Eres, no es un objetivo. Lo que tú Eres, no tiene necesidad de ser descrito, ni puesto en imagen, ni rememorado. Sino, eso no es lo que tú Eres.

Pregunta: ¿Usted no intervendrá más, a partir de ahora, porque tenemos todos los elementos para poder continuar trabajando o porque hemos llegado a un tiempo Último?
¿Por qué limitar a esas dos proposiciones que no hacen más que confirmar que buscas una respuesta con respecto a un fin y nada más? Permíteme responder a tu pregunta (y comprenderás el sentido del porqué he llegado y partido) durante mi conclusión. El intervalo de mi venida se ha superpuesto, a algo cerca, a la Liberación de la Tierra. Es decir, justamente, a la posibilidad de volverse lo que ustedes Son y de no estar más en el olvido, porque las condiciones eran propicias. Pero eso no es el único fin o la única indicación. Pero volveré sobre eso después.

Pregunta: ¿Quién puede elegir el Absoluto o no?
¿Pero en qué el Absoluto sería una cuestión de elección puesto que, lo repito, es lo que tú Eres? Solo el punto de vista de la personalidad puede girar en redondo, con respecto a eso, y hacerte creer que hay una elección. No es una elección puesto que es lo que has sido siempre. Solo el apego a tu persona, solo el apego a lo que se desarrolla y que te hipnotiza, te impide verlo. Así pues, no es una elección, si no es la elección de verlo o de no verlo, pero eso no cambia nada a la realidad de lo que Eres. Mientras la conciencia está inscrita en una persona, sin ninguna reminiscencia de lo que Eres, ella es dependiente de las circunstancias de la persona, incluso a nivel de una búsqueda de conocimiento de sí, como espiritual. Es un embaucamiento, una ilusión y una estafa. Porque, date cuenta: cualesquiera sean vuestras edades, desde el tiempo donde ustedes buscan, ¿qué han encontrado? La persona te hará siempre girar en redondo, haciéndote creer que vas en línea recta pero no hay que desplazarse, ni en redondo, ni en línea recta. Lo que tú Eres, lo Eres, de toda Eternidad. Solo la conciencia de la persona te hace creer que hay una elección o un objetivo. Siempre he dicho que el Absoluto no podía, en ningún caso, ser un objetivo. ¿Cómo lo que tú Eres, podría estar distante de lo que tú Eres? Solo la persona lo cree. La dinámica de la conciencia, recuerden ustedes, serán siempre la experiencia, cualquiera sea la experiencia. Ella se sirve además de eso: hacerles creer que la experiencia tomará fin, un día, para hacerles hacer, siempre, girar en redondo. La única manera de salir de eso, es acordarse lo que eran antes de ser una persona. Acordarse todas las personas que han sido, no sirve de nada. No hay nada que desplazar, salvo la mirada. Cuando comprendan eso, serán Absoluto, sin ninguna duda posible, sin ninguna interrogación, sin ningún cuestionamiento, en la felicidad más Absoluta que sea. Pero dense cuenta: la persona no puede nunca estar en la felicidad. Cualesquiera sean los placeres, buscados o encontrados, eso no dura nunca. Y ustedes lo saben. Y persisten en buscar en el campo de lo conocido de vuestra conciencia.

Pregunta: ¿Para qué habrá servido nuestro pasaje en encarnación?
Pero no hay ningún pasaje en encarnación. Es la persona que cree eso. Mientras creas que te has encarnado y así pues, que un día, esta bolsa va a desaparecer (esta bolsa de alimento), te volverás bolsa de carne para todos los gusanos. Cuando comprendas eso, habrás hecho un gran paso hacia la inmovilidad. El principio de evolución, de mejora, no se mantiene, puesto que el Espíritu es perfecto, de toda Eternidad. LA FUENTE es perfecta, de toda Eternidad, y el Absoluto no conoce el tiempo. Tú te inscribes, deliberadamente, en algo que es falso, esperando que tu encarnación te haya permitido beneficiarte de algo. ¿Pero qué? ¿Cómo lo que es perfecto, podría ser más que perfecto? De tu punto de vista, la encarnación sirve para mejorar. De mi punto de vista, la encarnación es una estafa. Les hemos dicho que las leyes de este mundo, no son las leyes de los Universos. ¿Por qué quieren trasladar lo que vuestra conciencia vive, aquí, en otro lugar que aquí? ¿Qué saben ustedes de eso? Nada. Solo el que tiene este conocimiento considera que los conocimientos de este mundo no son más que ignorancia. Cuando aceptes eso, descubrirás, realmente, lo que Eres. Es la mirada falseada que te hace creer que hay algo que mejorar. Es un punto de vista. Eso no es la Verdad. O, si prefieres, es una verdad (parcial o relativa) que no concierne más que un pequeño costado de lo que Es la Realidad. ¿Cómo es que, si este mundo es ilusión, considerar que tu presencia, dentro de la ilusión, puede modificar lo que sea a lo que Eres? La única cosa que se modificará son las leyes del karma y las leyes de la persona, pero, en ningún caso, lo que Eres. Ahora, eres libre de creer eso, por la Eternidad si tú quieres. Define tus objetivos. Mientras tu objetivo es una bonificación o una mejora, no podrás nunca encontrar lo que tú Eres. Mientras creas en el karma, estarán sometidos al karma. Todo a lo que creas, se realiza, pero ninguna creencia Realiza lo que tú Eres.

Pregunta: ¿La a-conciencia, en Absoluto, puede ser considerada como colectiva?
No hay ni colectividad, ni Unidad, ni individualidad. Buscas definir lo que no puede ser definido. Estás prisionero de un teatro. Tú no puedes realizar lo que eres en un teatro mientras no lo has visto. El problema de ese teatro, es que no se termina nunca. Hay un principio. Como si ustedes estuvieran subyugados, atraídos, por algo que se les hace espejear pero que ustedes no atrapan nunca, y por causa. Miren vuestra vida: ustedes han mejorado, quizá, la personalidad, vuestras percepciones, vuestras concepciones del mundo pero ¿ustedes han salido de él? Nunca. El que salió, sabe dónde está la Verdad. No en salir, escapando, sino viendo, claramente, las cosas. Mientras hayan creencias, ellas te fijan y te bloquean en un movimiento, lineal o redondo, del que no puedes salir. El que cree que no existe nada después de la muerte de esta bolsa, va a encontrarse confrontado a otra realidad. Dentro de esta realidad, más ligera, hay una impresión de luz, de amor, de presencia: pero eso también, es un embaucamiento. Es por eso que, Ser Absoluto, es dejar desaparecer, por sí mismas, el conjunto de creencias y, sobre todo, aquellas concernientes lo que ustedes nombran lo espiritual. Ustedes no tienen ningún medio (y no habrá nunca alguno) que les dé acceso a un conocimiento más allá de los Velos del astral porque no existe ningún conocimiento de eso. No es más que al momento donde el conjunto de los conocimientos (de este mundo, de la energía, de la espiritualidad) desaparecen, que tú eres, realmente, lo que tú Eres. No antes.

Pregunta: Así pues las personas que no creen en nada, ni durante la vida, ni después de la vida…
Pero eso no cambia nada. El que no cree a lo que no ve, será confrontado, cuando la bolsa de alimento desaparezca, a lo que será dado a ver, y a percibir, según sus sentidos. Aquí también, hay muchas ilusiones. El hecho de creer o de no creer, no cambia nada. La distancia entre el que cree en el karma, y el Absoluto, como la distancia entre el que no cree en nada, y el Absoluto, es exactamente la misma. Solo el que no cree en nada, o que es capaz de instalarse en el Instante Presente, es susceptible de encontrar lo que Es. Pero, una vez más, pasar de una conciencia, cualquiera sea, a una a-conciencia, es imposible. Solo la extinción de la conciencia misma, puede hacerlo. Ahora bien, la conciencia se observa, permanentemente. Observen lo que observen: el mundo, vuestra persona, el decorado del teatro o el teatro, ustedes no han salido del teatro. Es tan simple como eso. Cuando hay una gestión o una búsqueda espiritual, de entrada, hay consideración de un fin o de un objetivo: concebir un fin o un objetivo, es el obstáculo más importante para el Absoluto. Es como el ejemplo de la cebolla: ustedes exploran una capa de la cebolla. Solo las capas adyacentes son conocibles. Pero conocer una capa de la cebolla y las capas adyacentes no bastará nunca a ser una cebolla. El que está instalado sobre una capa, y que se define sobre esta capa, no puede, de ningún modo, ver la globalidad. La conciencia ha sido definida siempre, en la sociedad como en la espiritualidad, o como un motor, o como el elemento de acción más importante, en toda búsqueda (moral, social o espiritual). Pero no puede haber búsqueda. Solo el punto de vista de la conciencia se los hace creer, fijándolos en una identidad, en una sucesión de identidades, y en el embaucamiento de algo que mejorar.

Pregunta: Después, usted ha dejado oír que habría una persistencia de un mundo astral para las almas fallecidas. Ahora bien, yo había creído comprender que el plano astral sería disuelto.
Yo no dejé oír nada. Eres tú que lo supones. Yo hablo de las condiciones ordinarias, habituales. Cuando la bolsa de alimento se vuelva una bolsa de carne, ¿qué sucede, para la conciencia? Lo que yo he dicho no se inscribe en ninguna perspectiva de modificación, incluso si ésta existe. Pero ustedes comprenderán mucho mejor cuando me exprese, al final, del sentido y la conclusión de mis intervenciones. Puedo ya darles un ejemplo, a través de lo que les es conocido: existe, en todos los pueblos, libros de acompañamiento, para los que pasan del otro lado. Si es que los conocen. Es por eso que la lectura era hecha, tradicionalmente, a los que partían, permitiéndoles afrontar otra capa de la cebolla. Ustedes deducen ya de esto, en parte, mi conclusión. Pero volverá sobre eso, después.

Pregunta: ¿Los libros que nos hablan de la vida después de la muerte no sirven pues para nada?
Pero la vida después de la muerte no es la Vida. Es otro encierro que existía. Eso, me parece que la mayoría de los Ancianos se los han explicado. Si ustedes hacen de la post-vida, la Verdadera Vida, están, de nuevo, en una creencia, que es resultante, o de vuestras propias experiencias de supervivencia, o, justamente, sobre lo que ustedes se han documentado. Ahí, se inscribe, a la perfección, el porqué yo he intervenido. Dense cuenta: han reemplazado las religiones (por la apertura que se ha producido, desde más de un siglo) por la creencia en una supervivencia, con innumerables testimonios e innumerables documentaciones. Pero ¿qué les prueba que es verdad? ¿Quién les dice la Verdad? Desde luego que existe un mundo más ligero, menos denso, menos pesado, con reglas, con luces. Pero esto es profundamente delimitado, y yo diría, incluso, condicionado por vuestras creencias, aquí mismo. Y es para eso, no cabe duda, que tienen que libertarse de todas las creencias. Pero atención, yo no les he pedido nunca creerme. Estarían en un error. Sino, por el contrario, lo que yo he dicho (que ustedes han leído o escuchado), es que esto, para ustedes, representa una posibilidad o una desgracia, no cambiará nada. Es decir que, llegado el momento, que ustedes hayan comprendido, que hayan aceptado la posibilidad que esto sea la estricta Verdad, o que no hayan comprendido nada lo que he dicho, lo que han leído, todo eso quedará grabado, en ustedes, llegado el momento. Toda la diferencia está ahí. Y es mi conclusión: el que deje este mundo será confrontado, desde luego, a una nueva realidad. El que refuta esta nueva realidad, como estando simplemente en otra capa de la cebolla y no una finalidad, verificará, por sí mismo, lo que él Es. Pero el que no tiene incluso la ocasión, en su conciencia, de poner en duda lo que es visto, lo que es percibido, será tributario de lo que es visto y de lo que es percibido. Así pues, que me hayan comprendido o rechazado, no tiene ninguna especie de importancia. Algunos, entre ustedes, se han vuelto, de golpe, Absolutos. Otros se erigen en oposición, por la razón y por las creencias. Poco importa. Verán bien, llegado el momento. Les recuerdo que ustedes no llevan estrictamente nada cuando esta bolsa de alimento desaparece. Solo la conciencia cree llevarse, a sí misma, con sus recuerdos. Pero entonces, ¿explíquenme por qué ustedes no tienen el recuerdo del conjunto de vuestras vidas pasadas? ¿Por qué eso desaparece? Entonces, les han hecho creer que hay que ser espiritual y que la memoria de las vidas pasadas va a volver. ¿Dónde está la continuidad? Si eso no es a través de la ley de acción/reacción que ha permitido el encierro de este mundo. Todo eso no es verdad, salvo cuando ustedes lo creen. Nuestras entrevistas y entre-nosotros nunca han sido la ocasión de hacerlos adherir a lo que sea, sino simplemente, para los que no han realizado lo que ellos Son, llegado el momento, el simple hecho de tener, a la conciencia, el recuerdo de algunas de estas palabras, les permitirá, en ese momento, no ser embaucados por vuestras creencias y vuestras suposiciones. Recuerden: la conciencia de la persona está separada y dividida, es dependiente de una historia. La conciencia del Sí (o la Unidad, o uno de los Samadhi), los pone frente a la persistencia de una forma, y la vivencia que no existe ninguna separación entre todas las formas y todas las conciencias. En efecto, es mucho más seductor y agradable que esta bolsa esté en la alegría, pero eso no cambiará nada al destino de la bolsa. Y hablo de la bolsa de alimento, como de la bolsa mental. Por el contrario, haber escuchado algo que ustedes han realizado, por sí mismos, aquí, es fácil. O también, a lo cual ustedes se han opuesto, interiormente, por imposibilidad de vivirlo, los pondrá, justamente, frente a esta posibilidad, mucho más fácilmente, llegado el momento. Así pues, no es un problema de creencia sino, más bien, de impregnación de las capas periféricas de la conciencia. Yo había explicado todo eso con respecto a la acción de mi voz sobre el chakra laríngeo.

Pregunta: ¿La desaparición del astral puede ayudar a disolver las creencias y hacer de manera de que no haya otras que se registren?
Las creencias no provienen del astral: vienen de la mente. Estructurar una idea, estructurar un pensamiento (adaptado a este mundo, aporta sentido a este mundo), y todas las razones para hacerlo realidad. La desaparición de estos egrégores les ha sido explicado. En cuanto al astral, está relacionado con la visión. Es por eso, que he usado el ejemplo del teatro. Desde el momento en que ya no están sujetos a la visión (la de este mundo, al igual que a esa del otro lado, en el plano astral), entonces ustedes son Libre. No antes. Debido a que la visión física, la visión astral, incluso la visión etérica, los lleva a la distinción de formas. La visión real (que he llamado el "punto de vista") es totalmente diferente. No es un "ver" en el sentido de que lo conciben, o en el sentido que lo entienden. Este "ver" es independiente de la mirada e independiente de los ojos, independiente de la conciencia o de los órganos de los sentidos que, les recuerdo, no existen en el otro lado. Por lo tanto, los que están del otro lado ven, sin ojos. ¿Qué es lo que ven? Háganse esta pregunta.

Pregunta: ¿La conciencia, en el Absoluto, está en todas partes y en ninguna parte sin límites?
Sí. Pero no te olvides que decir "en todas partes y en ninguna parte" es ya localizarse. Esto refleja la visión de tu cerebro, porque para el cerebro, se tiene que estar en algún lugar, situado en el espacio y el tiempo. Es, por otra parte , una de las características de la conciencia, cualquiera que sea el tiempo, sean cuales sean estos espacios. El Absoluto no se ve afectado ni por el tiempo, ni por el espacio. Por lo tanto, no está en ninguna parte, ni en todas partes. Yo diría mejor: in-delimitado, o indefinido, porque si tu sugieres que es ilimitado, concibes que hay un límite posible (posiblemente un límite) y eso te lleva de vuelta a tu manera de entender las cosas, con tu conciencia. Recuerda lo que te he repetido sin cesar: el que es Absoluto, lo sabe. Eso es evidente. Para quien está envuelto en su capa de cebolla o está subyugado por el espectáculo, para él, eso no existe. Por supuesto, si eso existiera, no habría más preguntas, más espectáculo, más espectadores, ni más teatro. Es el ejercicio de la conciencia misma, que es responsable de la limitación. Por lo tanto, aplicar el término "ilimitado" no es suficiente. El infinito no puede concebirse que a través de la noción de límite, con relación a una noción de final. El término exacto, en el seno de la conciencia (que va a turbarla, al máximo), es lo indefinido, o si se prefieres, lo no delimitado, que no es lo ilimitado: uno no define al Absoluto por lo contrario.

Pregunta: ¿Para qué sirven los protocolos que hacemos?
Para ocupar la conciencia, hacer que se dirija, justamente, hacia algo menos limitado, a vivir el Ser, a acercarse a la Infinita Presencia, vivir y amplificar lo que tolerable, en este momento. Pero eso no atañe al Absoluto. Simplemente, existen capas de conciencia más accesibles (por así decirlo), incluso si no hay un Pasaje para el Absoluto. Este es el caso, para quien no está más cautivado por la escena de teatro, que se da cuenta de que hay un espectador, que es el observador, y que detrás (si bien, no es la palabra exacta) del observador, hay otra cosa: eso que tú Eres. Ser eso que tú Eres no depende de nada. Ni de una evolución, ni de un protocolo, ni de un pensamiento, ni de una idea, ni de un cuerpo, o incluso de un mundo. Es aquí, donde se encuentra la Morada de Paz Suprema. ¿Qué pregunta puede aparecer para aquel que está inmerso en esta Bienaventuranza? Ninguna. La vida continúa normalmente, la persona se ocupa de lo que debe hacer, pero tú no eres esa persona. Aquel que es Absoluto, lo sabe y lo vive.

Pregunta: ¿Existe un reciclaje de las conciencias para que ellas puedan convertirse en Absoluto?
Pero, un reciclaje de conciencia no puede hacerte Absoluto. Es imposible. No hay nada a reciclar. No hay nada a transformar. No hay nada que cambiar: sólo hay que cambiar el punto de vista. Olvídate de ti mismo. Toma conciencia, en primer lugar, del observador, del Sí, y luego, después, abandona al observador y al Sí. Y todavía estarás allí, sin ese cuerpo, sin esta conciencia, sin esta vida y sin este mundo. Ahí está la Morada de Paz Suprema. El problema es que; ustedes analizan mis palabras, por supuesto, con la conciencia. Pero recuerden que mis palabras (incluso si te ponen en reacción, incluso si te ponen en cólera o en incomprensión), éstas palabras y su Vibración surgirán, de tu conciencia cuando llegue el momento. y como ya dije, que cuanto menos comprendan, más ganan en tiempo y se arreglan, incluso sin saberlo, para dejar aflorar a la no-conciencia.

No tenemos más preguntas, muchas gracias.

Entonces, BIDI solo puede repetir la conclusión que ya ha dado: no se hagan la pregunta de si lo que dije es verdadero o falso, porque en ningún caso, eso atañe a vuestra conciencia. Recuerden que no hay estrictamente nada que comprender y que cuanto menos comprendan, más la conciencia se relaja. Y cuanto más la conciencia se relaja, más posibilidad hay de hacer aparecer al observador y sobre todo, ver quién está detrás del observador: ese que ustedes SON, sin forma, sin atribución, sin propósito, sin objetivo, sino la Morada de Paz Suprema. Qué más quieren ser, sabiendo que pueden ser cualquier forma, y cualquier conciencia que sea, en cualquier mundo que sea, excepto ahí donde ustedes Están. Retengan en vuestra conciencia (si no son Absoluto), que en definitiva, ustedes lo Son. No aporten a eso, el peso de ninguna creencia o de una certeza, y verán por ustedes mismos, en un momento dado, al final de esta bolsa, que eso va a volver. Miren, sobretodo en vuestros países occidentales, la única manera que tienen, es de seguir las reglas, las leyes o las creencias espirituales o sociales. Se les habló del paraíso, del infierno, y de una continuación de la conciencia que es exactamente lo que pasa. ¿Pero es que la continuación de la conciencia es suficiente? ¿Es qué se contentan sólo con eso? En definitiva, ¿cuál es el propósito de la conciencia? ¿Tiene ella una finalidad? ¿Tiene ella un origen y un fin? A parte de ir a comprobarlo por ustedes mismos, no hay manera de saberlo. Sólo pueden creerlo, suponerlo o compararlo con lo que ustedes viven, en conciencia, en el mundo donde Están.
Ahora bien, ningún elemento de este mundo, ningún elemento de vuestras intuiciones, ninguna de vuestras percepciones o vuestra Vibraciones, le permitirá ser Absoluto. Es lo que ustedes Son desde siempre, incluso antes de que la conciencia existiera. No se pregunten, para dilucidar lo que he dicho, porque: o, ustedes lo viven, o no lo viven. Simplemente: como la conciencia está conectada con la memoria (lo que ella sea, ya sea la experiencia en vuestra vida, aquí, u otras memorias que denominan akáshicas, poco importa), cuando llegue el momento, eso va a volver. Mientras no existieron testimonios, preguntándose sobre el Absoluto, o afirmando el Absoluto o lo que fuere, ¿de qué manera los afectó? Salvo en ciertas tradiciones, ciertas ramas de ciertos movimientos y ciertos seres que tuvieron acceso, ¿qué quedó de eso? Los testimonios del Absoluto, para quienes lo Son (porque la mirada ha cambiado, el punto de vista ha cambiado), no están ahí para demostrarles nada o demostrarle algo. Sino simplemente, para dejar la hulla de lo que les he explicado. Esta huella se basta a sí misma, porque en el momento dado, la conciencia (frente a lo nuevo, cara a un cambio de marco o de límite), se planteará la cuestión de lo no-limitado y lo indefinido. Simplemente porque estas palabras fueron pronunciadas. He aquí el significado y el propósito de estas conversaciones. Nunca fue para alimentar la mente. El principio de averiguación y de refutación (que les di al principio), sólo les permitió entender, en concreto; tocar con los dedos y de espíritu, lo que es efímero y lo que concierne a la integralidad de este mundo. Esto es lo importante. Es eso lo que regresará, cuando llegue el momento. Es por eso, también, que yo insistí en no considerar jamás al Absoluto como un objetivo o una finalidad: lo que él no Es. Que son (de alguna manera), las contra-definiciones, que por lo absurdo, harán primeramente, en encarnación, patinar, de alguna manera, a la mente, y del otro lado (cuando la bolsa ya no esté), desencadenar el estímulo necesario, para activar la consciencia. Así que, Bidi, va a saludarlos. Yo diría que, desde mi punto de vista.

Nota: (siguieron alrededor de dos minutos de silencio)

BIDI los saluda. Adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario