BIDI - 2

Nisargadatta Maharaj (BIDI)

BIDI -1
13 De Julio de 2012

Bueno, BIDI está con ustedes. Yo les saludo. Antes de comenzar, quiero aclarar que esta forma de intercambio se termina. En efecto, toda la información general que concierne al Absoluto ya fue dada. Sin embargo, no crean haber terminado conmigo, pero nuestros próximos intercambios les mostrarán, así lo espero, el principio mismo de la refutación y la conducta que será más aprovechable (si es vuestra elección). Los invito (si esto es para ustedes, importante), a leer y releer (o escuchar) lo que ya he dicho.

Les recuerdo que el impacto de nuestras conversaciones (y entre-nosotros), se hace de dos maneras diferentes. La primera es la respuesta a vuestras preguntas: en ésta forma (oral) crean en ustedes, lo que yo llamaría una conmoción. La conmoción  de las palabras no es nada. Lo que es importante, en esta primera vez, no es una comprensión intelectual, sino más bien, la acción directa de lo que se emite entre nosotros. La comprensión (en el sentido intelectual,) ella es el objeto de la lectura de la pregunta y la respuesta. Hay, por lo tanto, dos tiempos: el primero al que darían por nombre (en vuestras palabras) supra mental y un segundo que se dirige a la personalidad.

El propósito, se los recuerdo, no es de entender a la personalidad, sino de despojarse, con el fin de ver (más allá de lo que se ve), lo que Son en Verdad, más allá del juego de la Encarnación, más allá del saco de comida, de esta bolsa de pensamientos o de vuestras emociones. La vibración emitida, es (en este período en el que viven), el elemento más adecuado, para crear esta ruptura, esta solución de discontinuidad, llevándoles a reposicionarse en lo que he nombrado, el punto de vista. El apoyo de las palabras escritas viene en un segundo tiempo, como elemento de lógica racional y cartesiana permitiendo al ego, también, debilitar sus propias zonas de resistencia.

Queda bien entendido que, cualesquiera sean los efectos  Vibratorios, y de la lógica cartesiana (que les es dado a escuchar, ver, sentir), seguirá siendo el elemento vital e importante (más allá de la vibración), es la calidad de vuestra recepción en el Amor y el Corazón (aunque voluntariamente, mi voz tiene un impacto que se sitúa por encima del corazón), permitiendo liberar por la misma, los condicionamientos (creencias, suposiciones, todo lo efímero, todo lo que es ilusorio), poniendo al desnudo el Corazón de quienes Son, incluso más allá del "yo soy", y más allá de la Conciencia.

Dicho esto, podemos empezar. Especifico que el nacimiento, en vuestra Conciencia, en el “Yo soy” (y del Êtreté, para muchos de ustedes), las estructuras llamadas Anthakarana (o Canal Marial), permiten abreviar el poder Vibratorio destinado a vuestra garganta. Podemos empezar.  

Pregunta: Soy incapaz de soltar una pregunta. 

Si no hay ninguna pregunta, entonces esto llama a una sola respuesta: olvídate. Buscar una pregunta es, ya, una proyección (necesaria porque, solicita mis cuidados). Si nada aparece en un espacio de proyección, si el espacio de tu mental permanece (y queda) vacio, inevitablemente, este vacío desembocará en la respuesta misma. La pregunta no hace más que traducir el significado de una interrogación. La respuesta (incluso más allá de lo que puedo decir, más allá de lo que se puede leer), se resume en una sola pregunta: ¿quién soy, más allá del “Yo soy”? Y mientras hay un "quién", hay un sentido de identificación y, por tanto, una proyección y, en consecuencia, una negación del Absoluto. Porque el Absoluto no es una persona, si  bien la bolsa está ahí, y si la vida actúa por sí misma, incluso si deja desarrollar  lo que se dice, sólo en el punto donde toda mirada y toda observación, deja espacio y el Absoluto, Es. Te invito (ya que no tienes preguntas) contestar a mi pregunta, cuando Yo vuelva: "¿quién eres tú?". O, si lo prefieres: "¿tienes la sensación de ser una persona?"

Pregunta: Varios intervinientes nos dicen que hay que hacer una elección: o bien dejar al Absoluto revelarse, o dar la vuelta a una Dimensión (como por ejemplo la de nuestro origen estelar). ¿Es qué todavía podemos elegir? o es que ésta elección ya está establecida (incluso, antes de nuestra vida). ¿Además si hay elección, como estar seguros, en el fondo de nosotros mismos, que se está listo, entre comillas, para ser Absoluto o es que uno tiene sed de experiencias? 

El Absoluto no conoce esta vida ni ninguna vida: él está fuera de la bolsa, deja a esta bolsa vivir. Desde el momento en que se siente una pregunta, con relación a lo lineal y temporal, por supuesto, no hay Absoluto. Desde el momento en que la conciencia está en un "yo" o "Yo soy" (en la creencia de una encarnación), hay persistencia de la experiencia. Y así, la manera en que formulas tu propia pregunta, permaneces bajo la influencia de la ley de causalidad y, por lo tanto, tu conciencia es proyectada. Una vez más, no hay ningún juicio, sino simplemente el hecho de atraer tu Conciencia sobre lo que ella viene de emitir. El Absoluto siempre ha estado ahí. Es la proyección de la conciencia que te distancia. Creer en esta vida (creer en lo que eres y lo que experimenta) te coloca, irremediablemente, en el "Yo" o en el "Yo soy”.  Entonces, el "Yo soy", como con las capas de cebolla, a veces es necesario. Pero se debe estar consciente que el “YO” (es juego) de la Conciencia, es solo repetición, proyección y aspecto externo. Se debe soltar, también, eso. El Absoluto no es una evolución. La evolución pertenece a la “Yo” y al “Yo soy”. El Absoluto no está concernido en ninguna evolución, ni mejora, ni transformación, ninguna Vibración: es el Estado que está más allá de la Conciencia y más allá de todo Estado.  Si por un instante, el cuerpo no es ya percibido, si, por un momento, la mente no es más activa, o, por un instante, cesan las Vibraciones, alcanzas el estado llamado Maha-Samadhi o Turiya, dándote a vivir la experiencia de la Infinita Presencia (ya sea, entre nosotros, ya sea con entidades más allá de este plano), que  conducen, gradualmente, a realizar la disolución. En ningún caso, esto puede ser una opción liderada por el consciente, ya sea en el "Yo" o el "Yo soy." Es cuando sueltas el “yo”, cuando sueltas el "Yo Soy", y aceptas desaparecer por completo, es que se produce la liberación. Sin eso, no hay liberación. Mientras creas ser, no puedes Ser en el No-ser. No puedes establecerte Absoluto. Por lo tanto, siendo parte involucrada de una evolución, de una transformación, una Vibración, vives en el reflejo (en esta proyección denominada conciencia), y mientras haya una conciencia moral, una conciencia del “Yo soy” como del "Yo soy Uno" (que, sin embargo, ha sido, para muchos de ustedes, pasos importantes, con un sentido importante de una misión importante). Pero, entiende que no hay ninguna misión. Mientras busques un significado en la Encarnación, y un significado en cualquier espiritualidad, permaneces en el "Yo soy" en la ilusión y lo efímero. Ser Absoluto no puede ser, en ningún caso, una creencia o un Estado. Sólo alguien que lo realiza, más allá de cualquier Realización, lo sabe. Como dijo el comandante (Mikaël Omraam AIVANHOV), estando encerrado en una bolsa (que él llamó pecera), ¿cómo quieres conocer lo que está fuera de tu pecera?, sea cuál sea ésta.  Sólo la conciencia puede creer encontrarse. Ella no se encuentra nunca, ya no hay nada a buscar.

 El trabajo que ustedes han logrado en el “Yo soy” para instalar lo que llaman Canal Marial (acceso a la Multidimensionalidad) no es, en todo caso, el objetivo. Este objetivo es temporal, transitorio y efímero y, en ningún caso, los hace salir de lo efímero. El miedo es la fuerza motriz: el miedo a la pérdida de la individualidad, a la pérdida de la personalidad, el miedo a la nada. Desde vuestro punto de vista, lo que llaman nulidad, vacío, es absurdo. Desde nuestro punto de vista, es la bolsa, lo que es absurdo. Los puntos de vista no son los mismos. Cada uno tiene su Verdad. Pero hay una verdad Absoluta. Por supuesto, todos los principios existentes en este mundo, en esta bolsa de comida, bolsa de pensamientos, tienen una lógica que le es propia, basada en la dualidad. Otra mirada les hizo sumergirse en la Unidad (más allá de la dualidad), e introducirse en espacios de no dualidad, haciendo el pasaje del "Yo" al Sí. Ahora, queda el pasaje al no Sí, que les recuerdo, en lo  único Absoluto y Eterno.  Es la solo Realidad. Pero mientras estés, (en lo que llaman) un camino, no puedes revelar lo que Eres, más allá de ser. No puedes  perpetuamente, continuar. Y este perpetuamente no es infinito. Se repite como un círculo que gira sobre sí mismo (o un espiral), si prefieres, desde el momento en que sales el encierro inicial. Si tanto he insistido en el hecho de que no eres esta bolsa, que no eres ninguna de las reglas que adoptas, es ahí que está el problema: pero la conciencia (la tuya, estés donde estés), aplicas reglas. Estas reglas han ayudado a construir algo. Si tomo el ejemplo, es como cuando vuelcan el concreto: debe haber un encofrado. Miras el encofrado y permaneces el encofrado. Observas la construcción de lo que fue el encofrado, con un sentimiento de solidez llamado Samadhi; el Sí. Pero en definitiva, no hay ningún encofrado o concreto, ni nada de lo que piensas, percibes, sientes, o imaginas.

Pregunta: La conciencia del Yo claramente se extingue y el vacio se presenta furtivamente (y también la pérdida de la Presencia). La mente se agita también en forma aguda, así como mis ojos (en estado meditativo). ¿Cómo permanecer en el vacio sin moverme?

La respuesta está en la misma declaración de tu pregunta. Cuando se produzca ese estado (que se llama, Infinita Presencia o Ultima Presencia), acepta dejar de mirar y observar. La aniquilación total de conciencia debe recordarte lo que sucede cuando tú duermes: el mundo desaparece, desaparece el observador. Naturalmente, tan pronto despiertas, olvidas eso. Excepto, quizás, los primeros momentos del despertar en que no sabes quién eres o en qué mundo estás. Si recuerdas   este estado, si eres capaz de ver en Ti, en este momento de despertar (que es, de hecho, un adormecimiento), entonces habrá continuidad. La Infinita Presencia, del observador, que vive la Presencia en el "Yo soy" desaparecerá por sí misma. Esto no es un pasaje, pero es un contacto. Porque en este momento, no hay más cuerpo, más mental: queda el observador, el testigo. Incluso éste debe aniquilarse. Por supuesto, la mental (como dije) tiende a manifestarse en estos momentos. Si eres Absoluto con una forma, en ese momento, habrá pasajes (del "YO" al Sí y del Sí al Absoluto). Pero la primera vez no es un pasaje. Por lo tanto, no hay referencias a  buscar en  lo que estás experimentando, pero haz, desaparecer eso que vives, por la refutación  misma. Al detenerse la proyección, y la iluminación, desaparece el mundo. Y por “mundo” quiero decir, tanto el mundo exterior, como el mundo Interior.  Ahí es Absoluto. Y si entendieras, en este momento (en el momento que sea), que siempre ha estado y que sólo la perspectiva de tu posición (desde el punto de vista) te ha impedido de revelarlo.  Esta especie de aniquilación (el gran vacío), que puede experimentar la personalidad (la desaparición y la disolución total), es Absoluto, sin importar el devenir o el futuro de esta bolsa de comida, como de pensamientos. Pero ya no hay que observar, ya no hay que mirar. En esta desaparición, está la Verdad. Hay sólo una: ella es Absoluto. El resto son sólo proyecciones, dándoles a vivir, a creer y vivir experiencias.  Esas experiencias son fuente de placer y fuente de enriquecimiento. ¿Pero cómo es que lo que es perfecto desde siempre, pueda ser enriquecido, por quién sea, si ya eres Absoluto? El observador debe apagarse, como la luz se apaga. Cuando la Luz se apaga, no hay más proyección. Solo está el  Amor.  Pero no Amor como el que proyectan, esperan o lo reciben: se pasa del Amor proyección-recepción, como Amor, ustedes mismos. Entonces el Absoluto, está ahí.  La Onda de vida (su propagación, su Liberación) les ha llevado, colectivamente, a vivir lo que en mi tiempo no era viable colectivamente. Allí está la gran diferencia. Cuando los Ancianos les hablan sobre la Liberación, de la liberación de las ilusiones, lo que les permite ver la Luz, a vivir la Luz, y hacer desaparecer lo efímero. Todo lo que es efímero y conocido no puede ser la Verdad. Es muy difícil para el "yo", como para el "Yo soy" representarse cualquier cosa. Como alguien se los ha dicho, tu Reino no es de este mundo. Y sin embargo, ahí estás.  Debe cesar también el experimento, mismo. No es cuestión de terminar la vida, sino vivir la vida, algo que pueden lograr y Ser, mientras lo proyecten sobre cualquier relación, la que sea. Porque no son libre. Por supuesto, la personalidad les dirá que ser libre, es renunciar a la encarnación: y que es una tontería. Sean libres y esta bolsa irá muy bien. Ella no se detendrá. Vivirá la Libertad porque no estará ya más condicionada, ni por vuestra historia, por ninguna creencia, ni por ningún velo. Es entonces (y solo entonces) que serás libre y autónomo, en su totalidad. Mientras exista el mundo, no eres libre. El principio de la Libertad, en este mundo, fue totalmente alterado, con una frase que, sin embargo ustedes pronuncian siempre "amanse los unos a los otros". ¿Pero qué es, lo que Ama uno o el otro, si no son apegos? Porque mientras hay un otro, estás separado, incluso si predican la Unidad. En primer lugar, es necesario no estar separados. El otro no existe más que  tú. Y sin embargo, ustedes están presentes. Es la mirada que debe cambiar. No tienen que matar el uno al otro. Simplemente, moverse, colocarse allí donde es necesario: en lo que no es efímero, ni condicionado ni condicionante.  Entonces, cuando son Absoluto, esto está claro. No son palabras anodinas, sino la verdad absoluta de lo que Son. Las palabras que he utilizado (como el cambio de perspectiva o punto de vista) ya no son exactamente lo que está sucediendo. Pero mientras estás encerrado en la bolsa, no puedes, así mismo, aprehenderlo, concebirlo o incluso vivirlo.  Repito que la refutación no es negación, ni oposición, y mucho menos una reacción. Esto no es un juego mental. Mientras adhieran a alguna frase, a alguna creencia, a algo efímero, no son Absoluto. El problema es que el "Yo" y el Sí, están, convencidos de que el Absoluto es la negación del  "Yo" o del “Sí” (su aniquilación). Pero esto no es cierto. Su refutación no conduce a su negación, aunque él lo sugiere, y encontrará todos los pretextos para distanciarlos del Absoluto: es su papel y es su función. No es por nada que, han sido llamados, algunos de ustedes, los Libertadores. Pero los Liberadores no son salvadores o rescatadores. Y son menos aún los Testigos. Ellos son Transparentes. Transparentes en ¿qué? En este mundo. Nada interferirá en ellos, incluso si pueden demostrar una personalidad. Pero su personalidad no es la personalidad de quien está en el “Yo soy”.  Porque uno sabe que él juega, y el otro no lo sabe. Lo que explica, sin duda, de la misma manera, que hubo una comparación (una confrontación, en ti, como al exterior de ti, en este mundo) entre el “Yo” y el “Yo soy” (o “Yo” y “el Sí”). De la misma manera, que hoy en día, algunos de ustedes viven la ruptura con los últimos vínculos. ¿Y Cómo llaman a eso? Si Son Absoluto, no lo nombran. No lo ven. Si estás en el "Yo soy", puedes ponerle todos los nombres que te pasan por la cabeza. Pero eso no cambiará nada. Si hoy estás en el "Yo soy", hay, en Ti, la necesidad de experiencia.

 No conciban jamás al Absoluto como objetivo porque eso  los aleja. Este Absoluto, es independiente de ti, sea que estés en el “Yo” o el “Yo soy”. Sobrepasa eso. Sal de esta historia que hay algo que buscar, que hay algo que encontrar. Muchos de ustedes, han anclado la Luz. No han sido felicitados lo suficiente, porque han cambiado la naturaleza del "Yo" hacia el "Yo soy".  El “Yo soy” es Libertad, pero no es Liberación.  Es el punto de vista: ¿es qué existe Conciencia o no Conciencia? El absoluto no puede ser afectado por emociones, lesiones o muerte porque lo que él sabe muy bien, es que ni la emoción ni la lesión o la muerte, nunca existieron. ¿Esto apela, aún más, a saber: desde dónde miras? ¿Miras desde esta bolsa, de este mundo o no? Creer que mirando desde el mundo, les permitirá extraerse, es una ilusión. La evidencia: es un evento calificado de exterior (que la nombren la Ola Galáctica, Cósmica, Solar, poco importa) que viene ayudarles, así hayan hecho el trabajo. Si no hubiera esto, deberían esperar hasta el final de esta bolsa personal para ser Liberados, siendo Liberados vivos. Pero mientras conciban que existe un apego a esa bolsa, a vuestros pensamientos, y vuestras acciones, a alguien (no importa quién), no pueden ser Liberados. Y eso se ha llamado de diferentes maneras: Abandono del Sí, Renuncia, Sacrificio, Resurrección. Pueden pegarle todas las palabras, todos los conceptos, pero ustedes no son un concepto.

Pregunta: En mi no hay preguntas, eso no es un problema. Quiero vivir, pero los pensamientos están ahí. ¿Refutarlos será suficiente para alejarlos?  

Los pensamientos son lo que son. El momento en que se interactúa en este mundo, en esta bolsa, el pensamiento está presente. Es diferente vivir el Absoluto, con una forma que manifestar la personalidad y sus pensamientos, en la vida cotidiana. El que es Absoluto verá que hay pensamientos. Estos pensamientos no se prenderán, ni de la personalidad, ni del Yo soy y mucho menos del Absoluto. El pensamiento pasa, por lo tanto, no hay nada que superar: sólo verlos pasar. Porque el Absoluto muestra, que los pensamientos no vienen de ti. Ellos nacen y desaparecen, como las preguntas y respuestas. Son sólo juegos de interacciones y reacciones. Lo importante es, si tú te sometes a tus pensamientos o si tus pensamientos solo pasan sin someterte. No les des importancia: refútalos. Pero esto no les hará desaparecer porque ¿cómo vas comer si esta bolsa no te dice que comer? El pensamiento de un apetito o un comportamiento, va a estar ahí. La calidad de pensamientos, después del Absoluto, con una forma, no te condicionará más. Pero mientras concibas permanecer atados a esta bolsa, a vuestros pensamientos, y acciones a alguien, no importa quién, no pueden Liberarse. Los pensamientos, sirven para nutrir  la bolsa de esta vida, pero ellos no son tú. Ellos subsisten, sea lo que sea que hagas, excepto en Samadhi, y en momentos en que te instales en Absoluto, con esa bolsa. No des importancia, y no lo reniegues: deja pasar y permanece tranquila. El pensamiento de quién es Absoluto, no  tienen ninguna acción, sino es de permitir que esa bolsa viva el tiempo que tiene que vivir, eso es todo. El que está sometido a  sus pensamientos, cree que debe actuar según éstos. Y va a llamar a eso intuición. No tiene nada que ver con la rectitud o falsedad del pensamiento, sino simplemente: ¿pero qué peso le atribuyes tú?  Qué lugar das a tus pensamientos. Mientras haya un “Yo” mientras haya un “Yo soy” estas sometida a tus pensamientos, salvo en el estado de Samadhi. Es el mismo principio para el que es Absoluto, y que ve donde está el encierro, donde está el “yo” o el “Yo soy” para sí como para el otro. Pero no es parte involucrada, ni es más el observador. Él los deja pasar. Y se sirve de ellos si son útiles para esa bolsa. Pero en ningún momento está sometido a ellos, ni incluso afectado. El Absoluto, en una forma puede aullar. Es lo que cambia en algo lo que él Es. Para el que escucha, sí. Pero no para el que emite. Porque el que emite, está en otro punto de vista, más allá de todo marco, de toda referencia, de toda creencia y todo condicionamiento. Es la diferencia entre la Verdad relativa y la Verdad Absoluta. Como ustedes dicen en occidente” Mi Padre y yo somos Uno” lo que hacen al más pequeño de entre ustedes, es a mí que lo hacen. Esta Verdad es Absoluta, sea lo que se que piensen y lo que sea que emitan. Porque el que expresa, no es quién está en reacción. Juega en la interacción, pero no es afectado, contrariamente a ese que vive el “yo” o el “Yo soy”

Pregunta: Cuando algo grande de este mundo nos interesa, es justo buscar participar nuevamente: ¿o dejarse llevar por el flujo de esta desinversión?

Cada Absoluto en la forma, cada Ultima Presencia  en una forma es diferente. La Conciencia, espontáneamente, se extingue. Por supuesto, el que está establecido en la personalidad vivirá eso con horror. Vivirá el miedo a desaparecer. Es el que es Absoluto, ya sabe que nada desaparece, excepto ese cuerpo y el mental. El desinterés debe ser una alegría extrema. Porque el que es Absoluto no está en la falta de interés, sino que su punto de vista, Absoluto, le da a ver que es una ocupación, relacionada con la presencia, y la aparición de esta bolsa en esta vida. Pero él no es esta viva ya que es; La Vida. El matiz y el talle están ahí. Algunos pueden vivir esta aniquilación. ¿Cómo puedes resistir? ¿Puedes tú oponerte a tu muerte? ¿Eres capaz de oponerte al Absoluto? Todo está ahí. Mientras te opongas, hay resistencia. Y si hay resistencia, hay dualidad. Pero a veces, la "YO" y el "Yo soy" son malignos, porque van a hacerte creer que eres Absoluto, para tener  Paz. El que es Absoluto lo sabe, sin duda posible, sin pregunta y sin respuesta, porque simplemente se da cuenta de que esto siempre ha estado ahí. Que no existe diferencia entre un antes y un después. Toma conciencia, haciendo conciencia. Claro que el que está en el “yo soy” no  puede acercarse, a la comprensión de estas palabras. Y corre en círculos. El Absoluto no se pregunta por el interés o falta de interés. Él va a dejar Ser, y hacer la vida. Que no significa, estar en la falta de interés o no acción. La acción es impulsada por la “yo” o el “Yo soy”, pero sabe que no es él. Aquí encontrarán también, la noción de punto de vista. ¿Quién eres? ¿Quién hace qué? ¿Quién reacciona y actúa? Esto es lo que debes resolver. Pero cuando esto se resuelve, con estupor, ves que siempre han estado ahí. No ha aparecido el buen día. Eres tú quién se ha alejado, por miedo, por apego, por resistencia, o por adhesión a creencias. Lo único que no pueden ver es a ustedes mismos. Lo que ven son sólo proyecciones, historias, memorias, e ilusiones. Por lo tanto, revelar eso, no pone fin a la bolsa, pero te cambia radicalmente el punto de vista, te coloca más allá de las leyes de este mundo. El Absoluto no conoce ninguna ley. El Es amor, pero no el amor que te imaginas. 

Pregunta: ¿La Onda de vida tiene por rol suprimir el observador?

Desde el instante donde no hay más resistencia, desde el instante donde el miedo desaparece, desde el instante donde el sentido de un rol, de una misión o de una función desaparece, la Onda de Vida no es vista, ni vivida: ella es tu propia naturaleza. Así pues, sobrepasando y trascendiendo la percepción de la Onda de Vida, que se traduce por el Éxtasis (que no tiene nada que ver con un deseo o un placer), en ese momento, la Onda de Vida conduce a la Infinita Presencia. Su despliegue y su superación te hace realizar, dentro del “Yo soy”, que tú eres el no Sí. No antes. Es pues, de algún modo, lo que ustedes pueden nombrar una forma de preparación, una anticipación de lo que ustedes son, en Verdad. Sin Onda de Vida, no están Liberados, están Realizados. Ustedes serán Liberados, en un momento colectivo poniendo fin a la ilusión colectiva. Pero las circunstancias no son las mismas según que el Absoluto es lo que tú Eres o según que tú crees perseverar y permanecer hasta ese momento. Tienen que, efectivamente, olvidarse ustedes mismos, desaparecer, totalmente. Eso no quiere decir no hacer nada más, sino dejar hacer. Es la no implicación, en el sentido más noble, no como una negación, no como el hecho de rechazar, sino, de no estar en el mismo sitio, de cambiar de punto de vista. Porque vuestro punto de vista Absoluto, no estará más ligado a esta bolsa, a esta persona, a sus condicionamientos, a sus heridas, a su historia sino más bien a otra cosa. Pero mientras ustedes creen buscarlo, no lo encontrarán. Es todo el resto, que se llama efímero, que debe desaparecer. No es una acción, yo diría que es una no acción, pero esta no acción no les impide actuar en la vida. Ella les revela, simplemente, quienes ustedes Son, más allá del ser, más allá de esta vida.

Pregunta: ¿La Onda de Vida es la trama del Absoluto, de lo manifestado y de lo no manifestado?

Ella es la trama, el soporte, la manifestación como la no manifestación. Efectivamente. Y eso tiene por nombre Amor. Pero no el Amor vivido en el seno de la corona radiante del Corazón sino el Amor que no tiene más ninguna noción de persona, de ser, de individuo, de historia. Es el Absoluto. La Onda de Vida contribuye a la desaparición de la persona. Porque esta persona no está más identificada a cualquier miedo, a cualquier límite, a cualquier rol, a cualquier misión, porque todo eso fue superado y trascendido. No hay más ningún sentido del “yo”, lo que no quiere decir que el “yo” desaparece. La Onda de Vida, como ustedes saben, está ligada a la Liberación de la Tierra y del Sol. La Tierra misma es una proyección, o una emanación, como eso se les fue dicho, unida en resonancia y en espejo a Sirius. Pero ¿qué es Sirius, para el Absoluto? Una historia más, una leyenda más, una memoria más, incluso libre. Cambien de punto de vista, aquí también. Volverse la Onda de Vida, no es mirarla vivirse, es, aquí también, superarla para trascenderla. Porque en ese momento, ustedes viven la Esencia de quienes ustedes Son, dentro de esta bolsa, más allá de la bolsa, es decir el Éxtasis, que no tiene nada que ver con la Alegría. El Éxtasis es vuestra naturaleza. La Alegría es una proyección. No vean ninguna noción negativa, es simplemente un punto de vista diferente.

Pregunta: Viví un comienzo de disolución con un amigo. La sorpresa y la incomodidad me hicieron retraer.  ¿Puede usted aclararme?

En el enunciado mismo de tu experiencia, ¿qué pasó? El miedo estuvo presente. Lo que tú llamas, púdicamente, una incomodidad, es un miedo de la propia desaparición del “yo” y del “Yo soy”. Eso señala un apego a la forma, un apego a una identidad. Mientras haya un apego a una identidad, no pueden ser el otro. Entonces no puede haber disolución. Pueden comulgar pero no pueden disolverse, porque ustedes mantienen el sentido de una presencia, el sentido de un observador, no aceptan volverse el otro, que ustedes Son, en Verdad. Mantienen una separación. Eso forma parte, efectivamente, de la experiencia. El Canal Marial, y María, u otros Arcángeles, no son ustedes. Ustedes viven las Comuniones que los acercan al Éxtasis pero mientras no sean el otro, mientras que el sentido de una identidad no haya desaparecido, ustedes, todavía, están observando, son el Testigo. Volverse el otro no es un juego de palabras, ni una creencia. Es lo que ustedes Son, en Verdad, desde siempre. Para eso, hay que dejar el sitio, el sentido de la Recepción. Pero esta Recepción no es la persistencia de ese que recibe sino la desaparición de ese que recibe, que acepta volverse el otro, que no es más, pues, el otro, si no que es el mismo. Mientras que hay miedo, hay resistencia. Porque eso quiere decir que ustedes están apegados a vuestra historia, a vuestra persona, a vuestro cuerpo y pues que hay ego y resistencia. Incluso eso no tiene que ser juzgado sino, simplemente, ser mirado. Todo sentido del “yo” debe desaparecer. La Onda de Vida, la Comunión, la Fusión, la Disolución, el Fuego del Corazón: todos esos efímeros están destinados a facilitar, como lo dije, la tarea. Hasta el momento donde ustedes se dan cuenta de que no hay ninguna tarea. La única tarea, es ustedes mismos. No son más que juegos de proyección. Y ustedes adhieren a eso, permanentemente. Pero las experiencias llevadas a cabo, por su intensidad y por su novedad, pueden conducirlos a soltar eso, es decir a no ser más el Testigo, el observador. A no ser más ustedes, a volverse el otro y, finalmente, darse cuenta que no hay ni uno ni el otro. Y ahí, el Absoluto Es. Ven por fin, claro, más allá de toda visión. Porque ustedes son Transparentes. Siendo Transparentes, no pueden interactuar con quien fuere. No son más afectados. Entonces, para algunos, eso va a traducirse como un sentimiento de desaparición, de anestesia, o de hiperestesia. Pero no se detengan allí, tampoco, a eso: vayan más allá. Vayan hasta el final, hasta que vivan que no hay ningún final, ni incluso un comienzo, y todavía menos un fin. Porque ustedes son lo que estaba ahí, antes del nacimiento, después de la muerte, que ha estado siempre ahí, antes de la existencia de los planetas, de las estrellas, de las Dimensiones. Ustedes son eso. Pero ser eso, es poner fin a las ilusiones, a todo lo efímero, a toda creencia que ustedes evolucionan, que deben mejorarse, que tienen algo que conducir. Pero ser Absoluto, no les impide conducir sea lo que fuera. Simplemente, aquí también, miren: es el punto de vista que no es el mismo. O ustedes están encerrados. O están Liberados. En una primera vista limitada, eso no cambia nada. Pero desde luego que eso no cambia nada, porque el Absoluto no tiene nada que cambiar. Puesto que, como lo dije, ha estado siempre ahí, antes incluso que ustedes existieran en una bolsa. Vivir eso, es superar y trascender toda historia, toda memoria, todo miedo, todo sufrimiento, toda muerte, sin ocuparse de ellos. Es restablecerse en lo que ustedes Son, de toda Eternidad.

Pregunta: No teniendo preguntas, puedo recibir lo que tú tienes para comunicarme.

Lo que tengo para decirte no es una comunicación. Es, como lo he dicho en el preámbulo, una Vibración, mucho más allá de todo sentido inteligible, mucho más allá de toda experiencia y de toda percepción que te es propia. Si tú no te pones más en la posición de ese que escucha, en la posición de ese que entiende, sino solamente más allá de todo observador, hay una resonancia que se crea dentro de este mundo, entre tú y yo, hasta el momento donde tu punto de vista te hace vivir que no hay tú ni yo, provocándote que vayas más allá de la mirada, más allá de la historia, más allá incluso del instante presente. Desde el instante donde toda señal cesa, entonces el Absoluto está ahí. No es pues una comunicación, porque la comunicación parte de un punto a otro. Es eso, en apariencia y solamente en apariencia, porque hay una señal que es emitida, de donde yo estoy, a ahí donde tú estás. Y esa señal que es emitida de un punto a otro, hay resonancia, pero hay también interpretación. El sentido mismo de la resonancia, la interpretación misma, debe dejar sitio a la vacuidad, primicias del Absoluto. En un primer tiempo, tú observas, escuchando o entendiendo, como yo lo dije. Pero si aceptas ir más allá de eso, te darás cuenta que no hay un punto y otro, que no hay distancia, que no hay comunicación, ni incluso relación. Hay Absoluto, desde el instante donde cesan el Testigo, el observador, y la observación misma. Desde el instante donde consideras que no hay más sujeto ni objeto, y todavía menos, dos sujetos. En ese momento, no hay más nada que comunicar. El Absoluto no comunica, pero, para ese que está en lo limitado, eso puede llamarse una comunicación, con las palabras, con las Vibraciones, con las preguntas y las respuestas. Pero, luego de eso, en definitiva, hay Absoluto, que no es ni función de la pregunta, ni de la respuesta, ni de uno ni de lo otro, ni del sujeto, ni del objeto, ni de lo que es transportado por la Vibración.

Pregunta: En la expresión “el cuerpo, el alma, el Espíritu”, ¿qué es el Espíritu y cuál es su relación al Absoluto, si hay una?

El cuerpo es la bolsa de comida. El alma y el Espíritu son bolsas que permiten la experiencia y la proyección. El Espíritu sería el “Yo soy”. El Espíritu no puede conducir al Absoluto, puesto que incluso ese Espíritu debe ser entregado al Absoluto: “Padre, yo entrego mi Espíritu en tus manos”. Es el abandono de toda voluntad propia, de todo sentido de identidad, de todo sentido de identificación, de toda veleidad de encierro, de limitación. El cuerpo, el alma y el Espíritu representan una Unidad. La Unidad no es Absoluta porque el Absoluto contiene tanto la Unidad, como la Fuente, como todo el resto. Así pues, lo que tú Eres puede ser condicionado por el cuerpo, el alma y el Espíritu. Porque cuerpo, alma y Espíritu necesitan un observador, un Testigo. Si eso desaparece, el Absoluto es. No antes. No puede existir cualquier relación, cualquier resonancia, pero se puede decir, sin embargo, que el cuerpo, el alma y el Espíritu están incluidos, de algún modo, en el Absoluto. Todo depende, aquí también, del lugar (que no es un lugar) donde te colocas. O tú te localizas, o tú no estás más localizado. Es la desaparición del observador: el momento donde se llega a vivir la no conciencia o a-conciencia. La conciencia concierne al alma y al Espíritu. La no conciencia o a-conciencia, no está concernida más por el cuerpo, el alma, y el Espíritu, en cualquiera de sus experiencias (encerrada o no).

Pregunta: Yo siento una especie de adormecimiento y cuando le pregunto a mi mental: “¿quién soy yo?” se pone cada vez peor al responderme. Al contrario, si le hago repetir: “yo soy Absoluto” no lo veo turbarse, pero, por tanto, no veo subir la onda de Vida.

Pero, ¿cómo puedes imaginar dirigirte a tu mental? ¿Crees que es él que va a hacerte vivir el Absoluto? Él va a hacer todo para alejarte. Va a hacerte balbucear: “yo soy Absoluto”. Y eso puede durar una eternidad porque consideras que es tu mental que va a conducirte a ser lo que tú Eres. ¿Cómo puedes creer, o incluso imaginar, algo así? La refutación no es una afirmación. No es porque vas a repetir: “yo soy Absoluto”, que vas a serlo porque, ¿quién repite, si no es el mental? La refutación no tiene nada que ver con eso. Refutar lo efímero es la solución. Pero dirigirte, tú mismo, a tu propio mental, es una inversión total. Es decir que tú “yo soy” se dirige a tu “yo”. ¿Cómo, en ese sentido, podría existir cualquier Absoluto? Mientras que haya esta búsqueda, mientras que haya esta creencia, ninguna onda de Vida puede aparecer. La única manera es Abandonarte a ti mismo. La única manera de Abandonarte a ti mismo es la refutación, y no la afirmación. Afirmar: “yo soy Absoluto”, tal como lo dices, es la demostración perfecta que tú no eres Absoluto, cuando es lo que tú Eres. La afirmación mental (como dirigirse a su propio mental) no quiere decir nada y no implicará ninguna modificación de lo que fuere porque el lugar donde te colocas es deliberadamente el “yo” o el “Sí”: ese “yo” o ese “Sí” que se dirige a sí mismo. El pensamiento positivo queda un pensamiento. Este pensamiento positivo actúa en el cuadro del “yo”, pero ningún “yo” te hará descubrir lo que tú Eres. La prueba, es que tú no lo vives.

La Onda de Vida requiere soltar el pensamiento positivo, es decir la voluntad. Mientras que desees y creas algo, eso no llegará nunca porque estás todavía en una perspectiva lineal de creer que hay una evolución, que hay algo a mejorar y te pones tú mismo en distancia, creando un objetivo ilusorio, un camino ilusorio. Desde luego que la onda de Vida no puede nacer en esas circunstancias. No puede nacer más que si te Abandonas, primero a la Luz y a continuación, a ti mismo. Tú buscas colocarte en observador pero no es incluso el observador o el Testigo del Sí, sino del “yo”: tú te espejeas, tú mismo, en ti mismo. Hay, a ese nivel, lo que ustedes nombran una herida narcisista. Esta herida narcisista te hace considerar que es el “yo” que debe vivir la Luz y que hay algo que incorporar, manteniendo el “yo”. No puedo decir más que ya he dicho: olvídate. Mientras que te creas ser una persona, la resides, y, siendo una persona, hay una separación, una división, un alejamiento que no existe más que en tu mental. Entonces, ¿cómo puedes dirigirte a tu propio mental? Vas, más bien, en el sentido de la confusión. Si tu mental está confuso, eso quiere decir que rinde las armas. Tú lo observas, por un momento, rendir las armas y tú lo realimentas, al instante después, repitiéndole: “yo soy Absoluto”. Puedes repetirlo mucho tiempo. El Abandono del Sí, es no ejercer más el menor pensamiento positivo, no querer más sea lo que fuere. Tú quieres hacer coexistir, en ese mismo punto de vista, el “yo”, el Sí y el Absoluto pero el Absoluto no puede ser, mientras que el “yo” y el Sí no han desaparecido. Tú no has desaparecido. Mantienes una forma de presencia, no tanto en calidad de observador que no ha desaparecido todavía, sino en lo que yo nombré esta herida narcisista. Intenta simplemente de recordarte lo que tú eras antes de tener el sentido de ser una persona, antes de tres años (Nde: la edad de tres años). Debes llegar al estado de sueño, es decir donde no existes más. Ahora bien, repetir: “yo soy Absoluto”, mantiene la Ilusión. Es tu mental que te ha dictado esta conducta, haciéndote creer que ibas a llegar. Pero eso es imposible. No puedo más que repetirte: olvídate y refuta. Refutar no es afirmar, una vez más.

Pregunta: Ser el receptáculo de mis Hermanas Estrellas, y Hermanos Mayores, y de los Arcángeles, y de ti, BIDI e irradiar vuestro Amor Absoluto, sin ninguna participación de mi voluntad y en ninguna dirección. Ser en mi Presencia sonora del Universo, sin agarrarme. Ser en la onda de Vida que me recorre, sin atribuirle importancia. Sentir el Amor de mi Corazón arder al Infinito. Seguramente que me queda la paciencia para volverme Absoluto.

Cuando tú dices todo eso, y cuando demuestras lo que vives, eso es la Última Presencia. Yo podría decir, simplemente, que habiendo observado y vivido todo eso, con toda la Alegría manifestable y manifestada, cuando tú has acogido, en ti, Ancianos, Arcángeles o a mí mismo, te falta hacer desaparecer (sin quererlo) el Observador que ha vivido y constatado todo eso. No hay nada más a emprender. Yo repito (como lo dijeron otros Ancianos): queda tranquilo, no quieras nada más, no decidas nada, deja instalarse lo que tú eres. Eso necesita nada más, de ti, que desaparecer, es decir de fundirte en un Anciano, en una Estrella, en un Arcángel, en mí, en quien tú quieras, en tu doble, en KI-RIS-TI, eso no tiene ninguna importancia. En ese momento donde se manifiesta lo que nombras una Presencia (en tu Canal Marial o en tu Corazón o los dos), olvídate. No estamos más solamente en la refutación sino en la desaparición del Sí. Ahí, tú eres lo que tú Eres, Amor Absoluto, sin ninguna duda posible. Desde el instante donde paras de hacer, desde el instante donde paras de ser, el mundo desaparece (como tú desapareces) y, cuando todo ha desaparecido de lo efímero, queda el Absoluto. Te tienes en la Infinita o Última Presencia. Queda sólo finalizar (si puedo expresar eso así) tu propia Presencia, hacer desaparecer el Testigo, el que vivió todas esas Gracias. Porque tú no tienes que vivirlas, solamente. Porque esa es tu Naturaleza: gracia Absoluta. Pues se te hizo sentir (por tus experiencias, por eso que tú me preguntas) que te falta rendir el último efímero (el Testigo, la Conciencia misma) justamente haciendo cesar toda proyección, toda idea, toda sensación, toda experiencia. En ese instante, y desde ese instante, serás lo que tú Eres, de toda Eternidad: Absoluto. Recuerda que hay pasajes del “yo” al Sí, del “yo” al “yo soy”, pero que no hay pasaje entre el “yo soy” y el Absoluto. Es la refutación del “yo” y del “yo soy” que deja aparecer lo que es, de toda Eternidad, lo que tú Eres, más allá del Ser, más allá de la Conciencia, más allá de toda experiencia. Si te detienes, si desapareces, entonces, Absoluto, tú apareces, porque eso no ha desaparecido nunca. Hazte la pregunta de ¿quién observó, quién vivió todo eso? Es el que ha estado inmóvil, más allá del Testigo y del Observador. Yo diría: traslada el punto de vista. Suprime tu mirada. No hay nada más que hacer, nada más que emprender. Eso se llama: “quedar tranquilo”, más allá incluso del Observador. La Infinita Presencia. Por el adormecimiento del cuerpo, por los Sonidos, por el Canal, por la onda de Vida, por el Fuego del Corazón, por la Kundalini (como yo lo dije), deben ser trascendidos, superados, dándote a Ser, más allá de todo percibido y de toda Conciencia, es decir en el no-Ser, lo que tú Eres. Eres, de algún modo, el soporte y la Esencia de todas las experiencias del mundo, como las tuyas. Si te agarras de eso, te despojas de todo el resto. Y ahí, verás que todo está ahí, ya, tanto lo que ha sido desarrollado, como todo lo que ha sido sintetizado, habiéndote conducido a vivir tus experiencias, a descubrir algunos estados. Hoy, se te pide ir más allá de todo estado, sin mover. Entonces, quedando así, sin esfuerzo, sin sentido del “yo” o del “yo soy”, serás agarrado por lo que tú Eres. Pero tú no agarrarás nada más.

Pregunta: ¿El Ain Soph es el Absoluto?

Se trata del Ain Soph Aur, más allá del Ain, más allá del Ain Soph. El Absoluto es el Parabrahmán. El Ain Soph es el brahmán. Se puede decir que el Parabrahmán (o el Ain Soph Aur) contiene el Ain Soph, o contiene el brahmán. Pero esos no son más que los conceptos, que las palabras. No dependas de las palabras porque toda palabra es un concepto, toda palabra es una proyección dentro de la Ilusión. El peligro del conocimiento está ahí: es tomar el conocimiento por lo vivido. Ningún conocimiento puede ser una vivencia sino la reapropiación de una vivencia, a través de una terminología, una lengua, un lenguaje, una creencia. Mientras que tengas necesidad de identificar (y de la misma manera, mientras que tengas necesidad de nombrar una persona, un concepto, una idea) el Absoluto no puede ser. El silencio de lo que se nombra, el silencio de los conceptos, como la desaparición de la persona, son los elementos esenciales que permiten al Absoluto (que siempre ha estado ahí, yo te lo recuerdo) desplegarse, revelarse porque eso es lo que tú Eres. Ningún concepto, ningún conocimiento, te conduce al Amor y además, en las Escrituras del occidente, eso ha sido dicho por numerosos místicos. El conocimiento es una proyección, está a la antítesis y a lo opuesto de la simplicidad porque todo conocimiento es una proyección y pues, pertenece a la Ilusión. No puedes conocer lo que tú Eres. No puedes encontrar lo que tú buscas. Sólo, desde el instante donde cesas el objetivo, la búsqueda (o imaginar que tienes algo que encontrar), desde el instante donde detienes los conceptos, ahí está el Absoluto. Hay que olvidar todo eso. Mientras que haya necesidad de nombrar, mientras que haya necesidad de referirse a sea lo que fuere, no puedes ser Absoluto porque la Conciencia está en acción y la acción de la Conciencia es de estar fuera del Absoluto, de apoyarse en el Absoluto pero, en ningún caso, permitir el Absoluto. Así pues, es esencial hacer desaparecer todos los conceptos, todas las creencias, todas las estafas de la espiritualidad, que no son más que extravíos, pasatiempos, diversiones. No es renegar de, porque, a menudo, es lo que les ha permitido llegar aquí. Pero aquí, ahora, para ser Absoluto, no hay ninguna parte donde llegar, ninguna parte donde buscar, ninguna parte donde encontrar. Es justamente el movimiento que debe detenerse, no como la expresión de una voluntad, ni de un mental, sino en el hecho de que todo se detiene, desde el instante donde tú no buscas más los conceptos, ni las palabras, ni lo que sea. Entonces, el Absoluto está ahí.

Pregunta: Usted me dijo: “hay etapas en la observación lúcida”. Yo acepto y refuto el mando de adherir a la necesidad del otro, que esto sea servir de víctima, verdugo o salvador. En testigo, yo me libero, a veces en paz, a veces todavía con inquietud de la víctima de mí mismo, poco importan los roles interpelados. Lo que está en juego es despojarme, de pasar por alto lo que ha formado parte siempre de la falsificación de las relaciones. ¿Tiene usted una advertencia para consolidarme en mi posición porque las pruebas son, desde luego, a cada instante?

¿Cuál es la pregunta? ¿Dónde está la pregunta? No veo más que afirmaciones. No veo más que los “yo”. No veo más que el sentido de una identidad: yo y el otro, yo y mi vida. Hay, indiscutiblemente, la voluntad de colocarse en el centro. Pero no el centro inmóvil: el centro que trae a sí y pues, en la instalación del Sí. Hay, de algún modo, un progreso. Hay, de algún modo, una progresión pero el Absoluto no puede ser, de ninguna manera, una progresión, ni una aceptación, ni incluso una superación. Olvida todo eso, olvida toda historia, todo sentido de una persona, todo sentido de una identidad. No tienes ningún medio (a través de esto) de ser Absoluto porque decir: “aceptar renunciar a sus propios sufrimientos” ¿eso hace desaparecer los sufrimientos? No, porque tú te colocas al mismo nivel. Esta lucidez, son las etapas pero ninguna etapa es Absoluto. Todo traduce, sin excepción, un cambio de mirada pero que te mantiene en el centro de ti, en el centro de una identidad. El Absoluto está al centro de todo pero no al centro de una identidad, ni de una persona. Hay (por eso, por esas palabras) el sentido de una afectación a sí mismo, la necesidad de una apropiación y no de una restitución: el miedo a desaparecer. Hay pues, algo que es mantenido, algo que no es soltado, algo que mantiene artificialmente el sentido de una presencia, el sentido de un “yo soy”, una conciencia. Todas esas etapas lúcidas deben ser refutadas. La refutación se acompaña de la onda de Vida. O entonces el Abandono del Sí es tal que el Canal Marial, las Presencias, están ahí, en ustedes como al costado de ustedes. Pero, para eso, el “yo”, el Sí deben desaparecer. Hay pues, de nuevo, más allá de los estados lúcidos, una forma de reposicionamiento en un centro que no es más tú, ni el “yo soy”, en un centro que está más allá de aquel que mira, de aquel que ha visto las etapas, de aquel que ha entendido, de aquel que ha comprendido. Ve más allá de todo eso y encontrarás la Paz: no esa ligada a una satisfacción o a una lucidez, sino al Absoluto. De una cierta manera, tú te colocas en distancia de lo que tú Eres, al centro, no de ti mismo, sino del centro de todo. Así, mantienes, sin quererlo, la distancia entre el Todo y tú. Es eso que hay que ver. Volverse Transparente, es no ser más, es no interferir más, es dejar establecerse lo que tú Eres.

Pregunta: La noche pasada, viví por primera vez la Eternidad. Era la Paz auténtica, la plenitud del silencio. ¿Eso es la Morada de Paz suprema, Shantinilaya? ¿Eso es el Absoluto? ¿O es todavía el Sí?

Shantinilaya es la traducción del Absoluto. Es, de algún modo, si puedo expresarlo así, la barrera ilusoria entre la Infinita Presencia y lo Último o el Absoluto. Es la coloración del Absoluto. Desde el instante donde se toca Shantinilaya, el Absoluto está ahí, realmente, para ti. Si eso es, vas a constatar que tú dejas este cuerpo vivir, estos pensamientos pasar, que sabes que no eres más afectada por lo que viven estas diferentes bolsas, porque tú Eres la Eternidad, porque tú eres Shantinilaya. Y ahí, efectivamente, la mirada ha cambiado. Las consecuencias serán múltiples. Observando las consecuencias, desde el “yo” o el “yo soy”, te aparecerá que no eres más afectada y también que podrás pasar, con una facilidad cada vez más evidente, de la acción del juego de la vida de este mundo, a la contemplación del Sí, a Shantinilaya, sin ninguna dificultad. Esa es la verdad Absoluta.

Pregunta: Oscilación. Eso me parece poco claro. ¿Puede ponérnoslo en una forma de Luz clarificada?

La mejor de las Oscilaciones que tú conoces es cada día: es el momento donde duermes y el momento donde te despiertas. Tú oscilas de una conciencia a otra cosa. Eso es una Oscilación. La Oscilación no concierne al Absoluto. Sin embargo, puedes encontrar elementos importantes que te permiten conceptualizar (pero no vivirla) la Oscilación. Es a veces, la Reversión (pasaje de un estado a otro) porque, en la Oscilación como en la Reversión, hay un punto de apoyo: el “yo” o el Sí. En el Último o en el Absoluto, no hay más ningún punto de apoyo, es toda la diferencia. No se Oscila en Absoluto: el Absoluto está ya ahí. Se Revierte o se Oscila del “yo” al Sí, atravesando una puerta, revirtiendo un triángulo elemental, revirtiendo el alma de punto de vista del cuerpo al punto de vista del Espíritu. Pero el Absoluto contiene absolutamente todo eso. No puede ser, en ningún caso, una Oscilación sino la interrupción del movimiento, la interrupción de toda dinámica, la interrupción de toda percepción y de toda sensación. La Oscilación es el mecanismo que conduce la Conciencia a vivir los diferentes Samadhi: pasar de la Conciencia ordinaria a Turiya, pero Turiya no es Shantinilaya. No es una Oscilación. Es justamente el momento donde todo es inmóvil, donde nada más puede Revertirse, donde nada más puede Oscilar. Es cuando la Presencia desaparece. Puedes asimilar eso a una Oscilación pero la Oscilación tiene un punto de apoyo. Incluso si es superponible. El pasaje del estado de vigilia al sueño puede ser llamado Oscilación pero, cuando tú estás en el sueño y tú te despiertas, ¿quién Oscila? Es el movimiento (si puedo decir) inverso. Hacer desaparecer la Oscilación, quedando tranquilo, permite ser Absoluto. Eso no es ni una Oscilación, ni una Reversión sino, más bien, la evidencia evidente que se manifiesta delante de ti y en ti, que no te hace más depender de una oscilación, de una alternancia, sino de lo que han sido nombrados los pasajes de uno al otro. Estos pasajes de uno al otro se manifiestan claramente como una percepción o una no percepción. Pero algo se movió mientras que tú no te movías. Esos son los pasajes del “yo” al Sí, del Sí al Absoluto, del Absoluto al “yo”, una vez que éste está ahí, revelado, una vez que tu punto de vista está dentro y no más afuera. La Oscilación no concierne al Absoluto. Cuando pasas de la vigilia al sueño, hay Oscilación. Cuando pasas del sueño al despertar o a la vigila, incluso si eso puede ser percibido como una Oscilación, eso no es más una Oscilación. Es un cambio de posición de la Conciencia, el paso de una Puerta.

LINK AL AUDIO: http://autresdimensions.info/article0d3e.html

BIDI - 2
13 de Julio de 2012

Pregunta: cuando tengo una pregunta, me ocurre que la olvido un instante después, o si no, me digo que no es importante. A veces fluctúa, estando con el cerebro vacío y sin tener más ganas siquiera, de intentar entender. ¿Son las primicias de un Abandono total antes del Basculamiento?


El hecho de ver la inutilidad de tus propias preguntas son las primicias del Abandono del Sí. Y por tanto, efectivamente, lo que se vive es un Bascular. Es el momento en que todas las cuestiones que puedan surgir en la conciencia, en tus pensamientos, te es permitido verlos como que no cambian absolutamente nada de lo que tú Eres. El hecho de que estas cuestiones desaparezcan o que a veces, te digas: “¿para qué?”, basta para alejar los pensamientos, hacerlos ineficaces respecto a tu Yo Soy. Y esto es efectivamente, el Basculamiento, no hacia el Absoluto (lo que es imposible) sino más bien el último Basculamiento del Yo Soy a la Infinita Presencia. Es el momento en que hay, efectivamente, dentro del Yo, la aparición de “¿para qué?”, que no es un dimisión, sino más bien situar las cuestiones en su sentido original. Es decir un cuestionamiento sobre una causalidad: causalidad que pertenece, de manera permanente, a lo efímero. En el Absoluto no puede existir la mínima cuestión. La Vida se vive en la Paz, en la Alegría y sobre todo en el Éxtasis, donde toda cuestión que pueda aflorar no interesa más que la causalidad misma: “dónde está la llave de la puerta” y tampoco, “donde esta mi vía” y aun menos, “donde está la Puerta Interior”. Las cuestiones permanecen en el dominio de la causalidad inmediata de la vida de este saco de comida y de este saco mental pero no interfieren de ninguna manera sobre la propia Conciencia, respecto al Yo Soy. Solo el “yo” puede estar implicado, como una acción o una actividad mental, necesaria por ejemplo, para conducir un vehículo. Pero las cuestiones se extinguen por sí mismas sobre el sentido de la vida, sobre el sentido de la Presencia o la Ausencia. Esto revela efectivamente, la inclinación del Yo Soy en su última manifestación, llamada Infinita Presencia. Hay pues, seguramente, en el mecanismo mismo de las cuestiones que os planteáis, una orientación sobre la situación de vuestro punto de vista. Si vuestras cuestiones dirigidas a la causalidad, se ejercen en una causalidad espiritual, estáis muy lejos del Absoluto donde él está, más aun, muy lejos de vosotros, a causa de vuestro propio alejamiento. Porque al mantener una cuestión sobre el sentido mismo de vuestra propia vida, o sobre cuestiones espirituales, mantenéis una distancia artificial entre lo que Sois vosotros, en Verdad y lo que manifestáis. Mientras que haya pregunta y repuesta, como nosotros hacemos, no puede haber Absoluto: hay acercamiento o alejamiento, según el punto de vista que es vuestro o que es mío. El Absoluto no conoce ninguna cuestión. Es Absoluto es evidencia. No se mezcla con lo que contiene, es decir el relativo. Si os cuestionáis sobre vuestro pasado, sobre vuestras relaciones, sobre vuestro futuro, sobre mañana, en un camino espiritual, vosotros mismos os estafáis. No tenéis ya necesidad de una estafa exterior, vosotros os dilapidáis en la ilusión. Cuando el Absoluto está ahí, desvela, revela, no puede existir cuestión. Cuando el Doble os toma ¿qué puede existir como cuestión aquí, en este cuerpo? la cuestión puede venir después de la vivencia. Si llega durante la vivencia, la Comunión, la Disolución, la Onda de Vida, todo esto se para. En este sentido es en el que os hemos dicho que permanezcáis tranquilos, no hagáis nada, ni siquiera observar ni ser el Testigo. Por el contrario, plantearos todas las cuestiones que queráis para comprar un vestido, pero no sois el vestido. No sois siquiera lo que está en el vestido. Lo que vosotros Sois, no llama a ninguna cuestión, porque es una evidencia y desde el instante en que vosotros lo Sois, ninguna duda más, ninguna pregunta puede surgir. Vosotros estáis más allá del “yo”, más allá del Sí, más allá de la causalidad. Vosotros Sois la Gracia. La Gracia no se interroga jamás a ella misma. Mientras que tengáis la impresión de evolucionar, de progresar, de acercaros o de alejaros, permanecéis en la causalidad, en la acción/reacción. En el Absoluto, hay lo que vosotros Sois, por Esencia y por Naturaleza. Todo lo demás es superfluo. El cuestionamiento sobre lo espiritual solo es un timo. Cuestionar no es refutar. Cuando Sois Absoluto, lo sabéis, porque lo vivís. No puede surgir ninguna pregunta sobre lo que Sois. La pregunta ya es una toma de distancia, la percepción de una distancia, de un objetivo, de algo que encontrar, que buscar, que explorar. Cuando todos esos juegos han cesado, es cuando el Absoluto Es.

Pregunta: ¿cada vez más me siento como un corcho en el mar, sin brújula ni compas?

Volveré sobre una frase que es clave, porque corresponde exactamente a lo que describes. Has dicho que eres como un corcho en el mar, lo que muestra con evidencia, que dejas que la vida se dirija por la corriente de la vida. Pero ¿por qué haces una distinción entre el corcho y el mar? Tú no eres el corcho: tú eres el mar que contiene el corcho. Si cambias ese punto de vista y comprendes esto y lo vives, el Absoluto está ahí. Hay aun, una toma de distancia. Tú te has dejado llevar por la vida, por la Onda de Vida pero aun no eres la Vida, porque consideras que eres el corcho en el mar. Es el mismo ejemplo que lo que yo llamé el teatro, la escena, el espectador y el que acepta salir del teatro, para ver que el teatro ya no existe. De igual forma, te invito a ser el mar y no el corcho. En un momento dado verás que no hay ni mar, ni corcho, sino que tú eres el conjunto de todo esto. Se refiere también, a lo que he llamado las capas de cebolla. Date cuenta de que más allá del observador, de la Fluidez nueva que vives, hay algo detrás de este observador que no se ha movido nunca, que siempre ha estado ahí y que no pone ninguna distancia, ninguna separación entre el corcho, el mar y todo lo demás que no existe. Si a ese nivel se hace un clic, tú cambiarás tu punto de vista. Tú no serás ni el corcho ni el mar. En ese momento, serás Absoluto. Te animo pues, más allá de la refutación que tú has realizado y de la encuesta, a des-identificarte del corcho, aunque ese corcho sea ligero y deje fluir la vida. Dejar que la vida te recorra, mostrarte la vida pero tú Eres la Vida y no lo que es recorrido por la vida. Ahí cesa toda proyección de la Conciencia en un “yo”, en un Yo Soy o incluso en un observador. Es muy sencillo. Sitúate en el lugar donde no hay movimiento, no en el centro del corcho, no en el centro del mar sino en el centro de Todo. Ese centro de Todo es el centro en cada punto y no en el centro. Ese centro ahí, es el centro real, que no tiene necesidad de estar localizado, porque cada punto es equidistante. Si tú entiendes esto, entonces el Absoluto está ahí. No hay necesidad de tiempo. En tu caso, no hay ya necesidad de refutar, ni de cuestionar, ni de encuestar. Acepta. Entonces, el Absoluto está ahí. Tú no eres ni el mar ni el corcho. Tú Eres lo que sostiene el corcho ya el mar. Ahí está el Absoluto.

Pregunta: ¿el Absoluto o Paz Suprema, es estar en la Simplicidad, la Humildad, la Transparencia, la Esencia misma de lo que Somos?

Desde el instante en que sois Humildes y Simples, desde el instante en que salís de todo rol, de toda función, no dimitiendo sino situándoos en el punto de vista justo, desde el instante en que no inter-actuáis más, por Transparencia, entonces la Onda de Vida, el Absoluto, puede Ser. Porque precisamente, no estáis más en la acción ni en la reacción. Pero entended bien que esto no os impide actuar. Es el punto de vista lo que cambia. Vosotros aceptáis que este saco de comida, que este saco mental haga lo que tenga que hacer. Pero no sois lo que se hace. Desde ese instante, el Absoluto está ahí. Es por tanto, una vez más, un cambio de posición, de mirada, de punto de vista. Es tomar conciencia primero, de que hay un observador, de que está la Vida y que esto se vive independientemente de vosotros. Es la salida de la implicación, es la salida del ego, es la Transcendencia del Sí, es la inclinación en la Infinita Presencia y es en fin, dejarse al Absoluto que Sois. Desde el instante en que vosotros no inter-actuáis más, que os quedáis tranquilos, en que hacéis lo que este saco de comida os manda hacer, lo que este saco mental os pide hacer, no estáis ya ligado a ellos. Vosotros contenéis eso, pero sois mucho más que eso. Ponéis fin a la separación, a la división, a la acción/ reacción, descubrís el Yo Soy, el Yo Soy Uno, la Infinita Presencia y ahí, si renunciáis a todo esto, nada de todo esto desaparece sino que vosotros desaparecéis de la Ilusión que consistía en creer que eráis esto. Hay pues una des-identificación, una des-personalización, una des-individualización que por supuesto, la mente va a llamar muerte. Pero vosotros no sois ni lo que ha nacido, ni lo que muere. Vosotros Sois lo que siempre ha estado ahí, que no se ha movido nunca. Es la Ilusión la que os hace creer que sois una persona, que tenéis un proyecto que realizar, que tenéis una vida que llevar, que tenéis responsabilidades. Y una vez más, esto no quiere decir que haga falta tirar al bebé, sino verlo como lo que es. Cuando ese punto de vista cambia, efectivamente, como se ha dicho en la cuestión precedente, la Fluidez está ahí. Y más allá de la Fluidez, tomáis conciencia de que no sois esta Conciencia y abandonáis incluso lo que habéis tomado. Y ahí es donde Sois Absoluto, con una forma. Sea lo que sea de esta forma, sea lo que se haga este saco, sois Liberados Vivientes. No estáis ya afectados por lo que le ocurra a este saco, no sois ya afectados por lo que cambien las relaciones. El miedo no puede existir más, no puede llevaros y conduciros por la nariz, porque veis claro. Veis claro porque aceptáis no ver más: os habéis hecho Transparentes, os habéis hecho Humildes y os habéis hecho Simples. Habéis hecho el sacrificio de vosotros mismos. Ahí está el Absoluto. Algunas Estrellas os lo han expresado y os han mostrado mediante su vida. ¿Dónde está vuestra confianza? ¿En vuestro “yo”, en vuestro Yo Soy, o fuera de este Mundo? Mediante la acción que realizáis, mediante las acciones y reacciones que conducís, demostráis lo que sois: Absoluto o no. Mientras que el miedo os dirija, mientras que vuestras heridas os dirijan, os estafáis a vosotros mismos. No existe ninguna solución en este Mundo, que permita sanar. La única cosa que tenéis que sanar, es vuestra creencia en vosotros mismos. La única cosa de la que tenéis que desembarazaros, es de lo efímero.

Pregunta: yo soy un angustiado y estresado perpetuo. Incluso el hecho de no tener pregunta, o al menos no poder formularla, me plantea un problema. Sin embargo no sé qué preguntar. Eso no quiere decir que no tengo todavía ataduras pero cuando planteo una pregunta, me parece tan evidente como si conociera la respuesta. Entonces, puede ser que no quiera ver algo, entre comillas, y que sin embargo me hace constatar que no vivo el Absoluto. ¿Podría apuntar la verdadera cuestión ?

Pero la verdadera cuestión, es que tú afirmas anticipadamente: « estoy estresado », « estoy angustiado ». Pero ¿qué es estar angustiado, estresado? ¿Por qué te identificas con eso? Hay un placer maligno en creerse estresado y angustiado. ¿Eres tú el estrés y la angustia? Qué es ese maligno placer de querer utilizar sus propias resistencias, sus propias ilusiones. El miedo es una atadura, la angustia también. Es muy fácil decir que esto viene de una herida, que se vivió en la infancia, en el pasado, en una vida pasada, pero nada de todo esto existe. Cuando dices: “estoy estresado, estoy angustiado”, te condenas tú mismo, porque te apegas a eso. Llega una manifestación al saco de comida, al saco mental y tú estás persuadido de ser eso. ¿Cómo quieres estar en Paz? Mientras que estés identificado a esto, mientras que digas: “estoy enferma”, ¿Cómo puedes esperar estar sano? La mejor forma de estar sano es dejar a este saco desenvolverse, sin intervenir. Mientras que creas que te vas a ocupar, te planteará problemas porque das peso a lo que no eres. Tú te has identificado, no ya al Yo Soy sino al estrés y la angustia. Eso no puede funcionar y no funcionará jamás, mientras que des peso a ese estrés, a esa angustia, a esa depresión o a esa Alegría, incluso, porque tú no eres nada de lo que pasa. ¿Qué quedará del estrés y de la angustia cuando estés muerto? Explícamelo. El objetivo no es encontrar de dónde viene, el objetivo no es decir: “yo soy así”, porque es falso. Tú te has identificado abusivamente a eso y por tanto, abusas de ti mismo. El miedo y el Amor, el miedo o el Amor. Estrés y angustia equivalen al miedo. Pero si el estrés y la angustia están ligados al amor, no al Amor, es una atadura. Porque el Amor hace Libre. Si el amor no te hace Libre, no es Amor, es una proyección del amor en sentido humano y por supuesto, esto ¿qué genera? El miedo de la carencia, el estrés, la angustia, el vacío, el duelo, la pérdida. ¿Eres tú todo eso? Date cuenta: no depende de tus creencias. Porque tú crees ser el estrés, tú crees ser tus angustias, tú te crees propietario, te fastidien o no. Tú no eres propietario de nada. Ni del estrés, ni de la angustia, ni de la Alegría, ni del Amor. El estrés, la angustia, el miedo, la carencia, el amor (en sentido humano), te remiten ineludiblemente a la carencia, al miedo al vacío y a la soledad. Por lo tanto, es considerar ya que estás cortado, separado, dividido. Es dar peso a lo efímero. Mientras que tú aceptes, mientras que te identifiques a un miedo, a un estrés, a una angustia, a una depresión ¿cómo quieres ser Libre? Entonces me vas a contestar (acción/reacción): “voy a luchar en contra”. ¿De dónde viene mi estrés, de dónde viene mi angustia? Y ciertamente, habrá siempre una razón en tu historia, en tu pasado, en tu karma. Pero ¿quién está concernido por esto? El Yo, por supuesto, el ego. Así que, el Yo Soy te va a proporcionar un pensamiento. Vas a vivir momentos en que todo esto va a desaparecer, cuando meditas, cuando estás en Samadhi. Y esto pasa del uno al otro y no se para jamás. Y crees que a fuerza de vivir los Samadhis, los momentos más felices, le malestar va a desparecer. Pero ni malestar ni felicidad pueden resolver la ecuación. Tú estás más allá de todo eso. Entonces es necesario, refutar. Es necesario situarse en otro lado. Eso no quiere decir no aceptar ver. Pero una cosa es aceptar ver, sentir y otra cosa es identificarse. Tú mismo das cuerpo a los sufrimientos del cuerpo. O das cuerpo tú mismo, a los sufrimientos del saco, de la mente. Y por tanto, tú te atrapas a ti mismo. Por supuesto es seductor encontrar una explicación. Pero ninguna explicación permitirá superar esto, porque esto permanece a nivel de la acción/reacción.

Pregunta: ¿por qué me duermo con la lectura de BIDI?

Es la mejor de las cosas que te puedan ocurrir. Como he dicho anteriormente, lo que se lee no es lo mismo que lo que se oye. Algunas de las palabras que yo pronuncio tienen la facultad (cuando las lees) de provocar en ti, un mecanismo que va cortocircuitar la mente. El mecanismo de adormecimiento que vives, es un aprendizaje, si puedo decirlo así. Los mecanismos que te permitirán, en un momento dado, Ser Absoluto. El mecanismo de adormecimiento, como se ha dicho, es totalmente superponible al Absoluto, en la medida en que (sea en el Yo o en el Yo Soy), te da a ver y a vivir, desde tu punto de vista, lo que es la desaparición de la Conciencia, donde el mundo desaparece, o el Yo desaparece y donde el Yo Soy desaparece. Llegará un momento en que esta desaparición de lo que es limitado y efímero, se traducirá para ti, por el emplazamiento de tu Conciencia en la no-Conciencia, es decir, el mecanismo que te revela a ti mismo, en lo que tú Eres, desde la Eternidad, en lo que tú Eres, en Absoluto, más allá de cualquier proyección, de cualquier conciencia, de cualquier lucidez y de cualquier sentido de identificación, sea a una persona o a un individuo. Es por tanto, si puedo expresarlo así, un signo muy bueno. Yo decía también que, a menudo, cuando me expreso, estáis a la escucha, pero no oís necesariamente. O si no, oís sin escuchar. El objetivo no es alimentar vuestra mente, sino crear una sacudida necesaria y suficiente que os deje ver o percibir una modificación de vuestro punto de vista. La percepción que tenéis de mi voz o de mi presencia se traduce para vosotros, precisamente por lo que falta. Algunos entre vosotros han podido decir no sentir Amor u otra cosa. Lo importante no es en este caso, el sentir sin la acción que se produce en ciertas partes de este saco, dirigidas a aminorar las resistencias, a aminorar la identificación al Yo, la identificación al Sí, que os permite aproximaros a ese indecible.

Pregunta: ¿cómo no ser perturbado por el contacto con otros que no están en la misma energía?

¿Qué es lo que entiendes por “misma energía”? Te resituaré esto más aun “en la misma Conciencia”. Mientras que haya una distancia, mientras que haya la percepción de que tú eres tú y que hay otro, cualquiera que sea ese otro, hay evidentemente, una distancia y una separación. Esta distancia y esta separación vienen del posicionamiento dentro de la personalidad (e incluso dentro del Sí), haciendo que experimentéis una diferencia, esta diferencia se puede expresar bajo forma de disonancia. Así pues, cualquier proyección de la Conciencia, sea a partir del Yo, sea a partir del Sí, se traducirá sin duda por resistencias, por disonancias que vienen a alterar, en un primer momento, el sentido mismo de tu identidad o de tu persona. A través de la repetición de las experiencias, te será dado vivir la instalación de la no-separatividad, de la no-distanciación, más allá de la voluntad de amor, más allá de la comunicación, más allá de la relación, llevándoos a preparar lo que se vive, una vez que las puertas de la muerte sean franqueadas. Es decir no ya una comunicación, no ya una relación, sino más bien el Amor, en su sentido más transfigurado, el más auténtico, es decir donde no existe ninguna barrera. Entended bien que no es tu Conciencia del Sí la que está alterada, sino las disonancias existentes en los diferentes sacos de comida, sacos de capas, que se confrontan el uno al otro, cada uno con su Ilusión personal, cada uno con la impresión de estar separado y distanciado. En este mundo, os comunicáis mediante palabras, por expresiones, por sobreentendidos, por Vibraciones, por emanaciones. Vuestra emanación viene a encontrar otra emanación. En el Absoluto, esto no existe. La Transparencia es total, permitiendo dejarse atravesar por la información, sin retener nada (de esta emanación), sin alterar nada, sin estar en disonancia. La disonancia mantiene ella misma, por ella misma, el principio de separación existente sobre lo que cae bajo los sentidos, sean los ojos, sea la propia Conciencia. Todo esto pertenece a lo efímero. En lo que se llaman las otras Dimensiones, como en el Absoluto, ese principio de separación y de resistencia, llamado disonancia, no puede ser manifestado, ni siquiera conceptualizado. El encierro crea su propio sufrimiento. El hecho de estar aislado, de no salir del saco de comida, del saco de pensamientos, os hará sin falta encontrar los mecanismos de disonancia. Todo lo más, instalándoos en el Sí, en la Unidad y en el “Yo soy Uno”, vais a limitar los fenómenos de disonancia y vais a poder manifestar la ley de Gracia, manifestar lo que llamasteis la Fluidez de la Unidad, que os permite acercaros a la Alegría, vivir la Alegría. Pero todos habéis vivido las contrariedades de este mundo, un día u otro (excepto si os mantenéis en Samadhi permanente), os van a encontrar. Este principio de disonancia está inscrito en el principio de la personalidad, en el principio de separación, en el principio de aislamiento, que vivís. No podéis escapar. Solo aquél instalado en el 4º estado de la Conciencia, llamado Turiya, en el Sí, en la Infinita Presencia, llega a manifestar un sentimiento de permanencia dentro de la no-resistencia y de la no-disonancia, Interior como exterior, puesto que la distancia, Interior como exterior, no existe ya. Sin embargo, esto no se instala en la duración porque estáis inscritos en este cuerpo, en un principio efímero. Lo efímero tiene por función mantener lo efímero. La disonancia (o la resistencia) forman parte de la constitución misma de este cuerpo, de este saco de comida, como de este saco mental. No podéis escapar mientras que vuestro punto de vista siga siendo el de vuestro cuerpo o mente. Solo siendo Absoluto, Revelado, Desvelado (sea el nombre que le deis), podéis sentir la resistencia, la disonancia, Interior como exterior, sin ser afectado porque en ese momento, sabéis pertinentemente que no sois ni este saco de comida, ni este saco mental, ni nada que exista dentro de este mundo.

Así, las leyes que vivís (y que nosotros vivimos cuando estuvimos encarnados) no son en absoluto superponibles con lo que ocurre en las Dimensiones otras y aun menos en el Absoluto, sobre todo si ese Absoluto se hace sin forma. El principio de separación es, muy exactamente, lo que ha permitido a la Conciencia, aparecer. Conciencia que se divide, como sabéis, en subconsciente, consciente, supra-consciente. Pero ¿qué es lo que ha generado la Conciencia? Plantearos la cuestión. ¿De dónde viene la Conciencia? No de dónde viene la personalidad, no de dónde viene el alma, no de dónde viene el Espíritu, sino ¿de dónde viene la Conciencia? La Conciencia es una proyección al exterior de alguna cosa que no era consciente y que sin embargo, es el Todo. Eso es el Absoluto. Todo mecanismo de proyección no debe ser considerado únicamente como exteriorización, sino también como una interiorización, es decir a la noción de un movimiento. El Absoluto es el centro, presente en cualquier punto. Es por tanto no-movimiento, no-acción, no-ser. Es lo que vosotros Sois, es lo que nosotros somos todos. Ese “todos” que por cierto, no existe. El principio de separación es la experiencia de la Conciencia, cualquiera que sea el nivel, a partir del nivel más denso hasta Turiya. Así, no podéis escapar a las leyes de lo efímero: este cuerpo aparece, este cuerpo desaparecerá. Esta mente aparece, esta mente desaparecerá. Y vosotros, ¿dónde estáis? Ni este cuerpo, ni esta mente, ni ninguna de las proyecciones de la Conciencia, que no son sino experiencias efímeras. De igual forma, pasando de Dimensión en Dimensión, en los mundos Unificados, queda una conexión a La Fuente y sobre todo, al Absoluto. Es el Absoluto que subyace las Dimensiones, es el Absoluto que permite la Conciencia. Pero la Conciencia no es el Absoluto. Es parte integrante. Está contenida en el Absoluto, es el soporte, es la manifestación Interior como exterior, dividida o no dividida. Por supuesto, los mecanismos de disonancia y de resistencia, tal como tú los expresas, están ausentes en los Mundos llamados Unificados, a causa de la Transparencia, Transparencia del saco, aunque ese saco no tenga nada que ver con su aspecto lábil, en este mundo. Cualquier saco es mutable. Vuestro saco aquí, cambia de día en día pero aparece entre lo que se llama el nacimiento y la muerte. En los Mundos Unificados, el saco es mutable, ninguna forma está fija: lo que explica la Transparencia, la mutabilidad, la continuidad y por tanto la conexión a La Fuente, así como el contenido en el Absoluto. Así pues, ninguna disonancia puede desaparecer realmente. Todos vosotros conocéis en vuestras historias, en vuestra experiencia en este mundo, el desarrollo de todas las historias, el desarrollo de todas las sociedades, de cualquier célula, de todo lo que está vivo, de todos los sistemas, de todos los conceptos. Hay aparición, hay crecimiento, hay culmen, hay decrecimiento y después hay desaparición o muerte. Esto es válido para una célula, es válido para todo lo que existe, que podéis ver, vivir, percibir dentro de este mundo. Lo que no existe evidentemente en las Dimensiones Unificadas, como en el Absoluto con o sin forma.

No podéis oponeros a la disonancia. Porque al oponeros a la disonancia, mantenéis los lazos, mantenéis el encierro, mantenéis la Ilusión. La única forma de salir de la Ilusión no es renegar de la vida, sino situarse en otra parte, cambiar de punto de vista, refutar lo que es efímero, para vivir en este saco, el Absoluto con una forma. Solo en ese momento, las disonancias reales que pueden alterar lo que sois, no pueden durar, ni afectar largo tiempo, ni siquiera lo efímero, lo que Sois en Absoluto. Las consecuencias no son las mismas, según estéis establecidos en el “yo”, según estéis establecidos en el Sí, según viváis la Infinita Presencia y según Seáis Absolutos. La intensidad de la disonancia puede vivirse también, siendo Absoluto. Pero es extremadamente fácil salir de esta disonancia, para aquél que ha efectuado los Pasajes de “yo” al Sí, y del Sí al Absoluto, cuando el Absoluto se ha revelado.

No podéis luchar, porque asimilar vuestra conciencia a la lucha refuerza la oposición, refuerza lo efímero y refuerza la Ilusión. Ningún perfeccionamiento dentro de este mundo, podrá aportaros la Verdad, la Liberación, solo, en definitiva, la propia Conciencia al desembarazarse de sí misma, es decir del observador, puede establecerse Absoluto. Los obstáculos son muchos. El primero de los obstáculos no es la disonancia, el primero de los obstáculos es buscar, no tenéis nada que buscar: mientras busquéis, os alejáis. Mientras que paséis el tiempo buscando lo que no tenéis, creáis disonancias, os alejáis. Si os contentáis con lo que siempre ha estado ahí, es decir vosotros, más allá del “yo”, más allá del Sí, ninguna disonancia puede alteraros, ningún sufrimiento puede haceros sufrir. Lo que sufre es lo efímero. Sabéis muy bien que cuando hay una pérdida, se expresa un sufrimiento. Sea por la muerte, la pérdida de un familiar, la desaparición de un allegado, de una situación, los cambios de lugar, a esto se le llama miedo. Porque el miedo es disonancia y resistencia. Y el miedo os inscribirá siempre en el « yo », y está aun presente en el Sí, desde que salís. Solo el Absoluto libera lo que Sois definitivamente, de aquello con lo que estáis ataviados en este mundo, que se llama miedo.

Mientras que tengáis miedo, por vosotros, por este cuerpo, por esta vida, por un acontecimiento, por una persona, no sois Libres. La Libertad es la Disolución del miedo. La Libertad es la ausencia de resistencia. No puede existir práctica en lo espiritual, que pueda hacer desaparecer definitivamente el miedo. La desaparición del miedo está ligada a vuestra propia desaparición como persona, como individuo, como modelo, como concepto, como percepción, como sentir. Porque todos esos elementos no son sino proyecciones, y cualquier proyección es disonancia, por esencia. Lo que está en causa, es el punto de vista, no es la Vida. La Vida, aquí como en cualquier parte, es perfecta. Si aceptáis eso, no como una creencia, sino estableciendo los fundamentos de igual forma que en el caso de la refutación y la encuesta, viviréis con seguridad, el fin de la disonancia. La cuestión se resume solamente en esto: ¿queréis ser Libres? Pero no podéis pretender ser Libres y estar encerrados en ninguna parte, ni siquiera en el Sí. La Libertad es la ausencia de disonancia, la ausencia de resistencia, y el estado de Transparencia que se apoya sobre la Humildad, la Simplicidad. Algunas de las Estrellas os han dicho que no eran nada en este mundo. Si no sois nada, Sois todo. Por supuesto, esto no va a ser aceptado ni por la personalidad, ni por el que se mira en el Sí. Mientras que miréis algo, no sois Libres. Por supuesto, existen estados que vosotros llamáis Vibratorios que resuelven de forma temporal, las disonancias: por la empatía, por la compasión, por el amor, por la tolerancia. Pero no son las virtudes morales, son virtudes a veces, espirituales, pero eso no es el Absoluto. Solo el Absoluto rompe definitivamente el encanto de la Ilusión, de la adhesión a una creencia, de la adhesión a una vida, de la adhesión a un mundo, sea el que sea. Eso no os priva de este mundo, mientras que el saco de comida esté presente, al contrario. Porque solo en ese momento, recorridos por la Onda de Vida, vivís la Verdadera Vida. Lo que vosotros llamáis la vida, en el yo como en el Sí, solo es la expresión de resistencias. El orgullo espiritual es eso. Aceptad desaparecer, aceptad ser el más pequeño y seréis el Todo. “Mientras que no os hayáis bajado vosotros mismos, no seréis Elevados”: tomo palabra por palabra, de lo que expresó el CRISTO. No hay nada más que vivir, en Totalidad, el camino de la Liberación. En todas las civilizaciones, en todos los países, tenéis seres que han superado todos los condicionamientos incluso siendo al principio, adeptos de un gurú, de una religión, de un concepto, de una filosofía. Desde el instante en que os liberáis de todo marco, de toda referencia, de toda creencia, de toda ilusión, en ese momento, Sois un Liberado Viviente. No tenéis necesidad de venir de tal cultura, o de tal religión. No tenéis necesidad precisamente, de Liberaros. Hay que osar ser Libre. No hay Liberación mientras que persista lo ilusorio de vuestro punto de vista. Lo que vuelve a decir que mientras permanezcáis en la acción y en la buena acción, mantenéis la reacción.

Permanecer tranquilo no es no hacer nada, sino dejar hacer. No es querer Ser, sino dejar Ser. Lo que tenéis que vivir depende de vuestra capacidad de considerar vuestra Libertad, vuestra Liberación, o no. Os hemos hablado (y sobre todo los Ancianos, más que yo) de los aspectos de la Vibración, puesto que la Conciencia es Vibración. Pero no podéis percibir lo que Sois, en Verdad. Porque vosotros Sois el conjunto de las Vibraciones. La única cosa que no podéis ver, sois vosotros mismos. Solo cuando las proyecciones externas de la conciencia, o Interiores, de la conciencia (cualquiera que sea el punto de vista, efímero y limitado, del “yo” o del Sí), desaparecen, es cuando el Absoluto se revela, como vuestra Esencia, vuestra naturaleza, vuestra perennidad, lo que jamás se ha movido, lo que nunca ha nacido, lo que no desaparece jamás. Cuando decís: “yo muero”, ¿quién muere? Lo que queda siempre, que mantiene la ilusión, es el miedo. Lo que se ha llamado, creo, ataduras de la personalidad a sí misma (ndr: ver la rúbrica “protocolos para practicar”). No hay nada que deconstruir, en definitiva. No hay nada que buscar. No hay nada que Ser: refutad todo esto y el Absoluto está ahí. Es instantáneo, no hay tiempo. Si consideráis un tiempo, os alejáis de lo que siempre ha estado ahí. La Paz Suprema, la Morada de Paz Suprema es muy exactamente, lo que llega a la conciencia que acepta desaparecer. Muchas Estrellas os lo han explicado, a través de su camino personal, a través de su historia y su experiencia.


BIDI
20 de Julio de 2012.

Y Bien, BIDI está con ustedes. Y él los saluda. Vamos entonces, a dialogar.

Pregunta: ¿Podría usted darme la frase a formular para refutar el apego a mi marido del cual estoy separada? Sé que es el miedo al abandono lo que debo sobrepasar.

No es una frase que refuta: es el acto. Cualquiera que sea la frase, ella te pertenece. No puedo por lo tanto darte la frase. El acto de refutar, no tiene nada que ver con palabras o formulaciones. Eso no es una afirmación, sino más bien, la conciencia y el mental que uno pone sobre la refutación misma. Las palabras no tienen ningún sentido. Ninguna palabra te hará sobrepasar el miedo al abandono: es la conciencia de la refutación que actuará.

Pregunta: ¿Cuál es ese “Yo” que no tiene ya ningún sentido, pero que no desaparece en el Absoluto?

¿Pero, en la medida en que eres Absoluto con forma, cómo quieres lo que el “yo”desaparezca mientras esta bolsa de comida no se haya muerto? El “Yo” se funde en el Absoluto: y tú pasas del uno al otro y del otro al uno, sin ningún problema. El “Yo” es transmutado, transformado. Es aniquilado. Desaparece en el Absoluto y vuelve de nuevo en cuanto tú vuelves a tu “yo” es decir, a esa bolsa (también, en el “Yo Soy”). Mientras el bolso de comida y de pensamientos está allí, eres Absoluto con forma. Sea lo que sea que te sea dado a vivir (y lo que tú te des a vivir), lo que queda no es el “Yo”, cuando estás en Absoluto con forma. Es el observador, inmóvil (que siempre ha estado allí), que tu vas a traducir por el “Yo” porque es el “yo” que tu vives, cuando el observador está en una bolsa, pero que observa la bolsa.

Pregunta: ¿El Absoluto, es un mosaico de Éxtasis comunes de la Esencia de todas las Conciencias siendo pasadas por la Disolución?

No es un mosaico, porque si falta una parte en el mosaico, no es más un mosaico: es un holograma. O (si prefieres) el Centro en cada Centro: el Centro presente por todas partes y en cada punto. No es un montaje. No es una reunión. Por lo tanto, eso no puede ser un mosaico.

Pregunta: ¿El Absoluto se revela cuando no existe más ninguna percepción-sensación e incluida la percepción-sensación del corazón del Corazón?

El Absoluto no conoce ninguna percepción, ninguna Conciencia. Sólo conoce el Centro, en todo Centro. El corazón del Corazón es superponible. No es ya lo que gira en tu pecho, sino lo que está inmóvil en tu pecho: se puede decir.

Pregunta: Desde vuestro punto de vista. ¿Qué es eso, de un origen estelar?

Un origen estelar es, simplemente, el momento en que has comenzado a experimentar un alejamiento consciente, (una salida), en el Sí (sin cortes), real. Este origen estelar da, de alguna manera, una coloración a la Expansión (una coloración a la experiencia), según la cantidad presente de tal o cual elemento que se encuentra, también, en esa bolsa de comida. Ella da una resonancia. Esta resonancia está aún en el Sí, pero más allá de la forma, más allá de todo “Yo”, más allá de todo Velo, de toda percepción, que no es, precisamente, la coloración y la resonancia particular de una estrella. Pero, la estrella misma, es Absoluto. El Pasaje se hace a través de la estrella y, por lo tanto, toma su coloración en ese momento. Pero, la estrella, ella misma, es Absoluto, conectada, por una parte a LA FUENTE y al conjunto de lo que es llamado estrella.

Pregunta: He continuado a despegarme de esta identidad, este falso Centro. El abandono está ahí, por bocanadas, pero el caos vuelve a veces. Yo acepto, refuto. ¿Este es el último caos?

Solo tú puedes decirlo. El caos es una identificación al “Yo” (juego) a la persona.

Lo que quiere decir, que también el Sí, en su Ultima Presencia, que el Absoluto no está aún, detenido en el “Yo” Y existen, aún, lazos. El hecho de verlos no es el caos, pero es necesario atravesarlos.

Pregunta: Desde que viví Shantinilaya, tengo la impresión de estar nuevamente atrapada por el “mi” (sus pensamientos parásitos, sus pesadeces) ¿Qué pasó?

No pasó nada. Lo que se vive, ahora, más allá del concepto de Último caos, es la travesía de lo que debe atravesarse. Eso está destinado a mostrarte dónde tú misma te sitúas. Mientras busques una causa exterior, tú te equivocas. Eres tú y tu “Yo” que salieron del Manto. Es decir, esto debe cruzarse. No puedes juzgar, en ningún caso, lo que vives, deja de alejarte (si lo haces), aún más, de lo que Eres. El efecto no es perceptible en el momento. Lo que has vivido es una experiencia. El Manto Azul de la Gracia contribuye a establecer el Absoluto. Eso prueba que no has desaparecido. Nada es definitivo mientras no se establezcan en el Absoluto. A eso el ego llama recaídas, porque querría tener, continuamente, el Manto (etc., etc.): la prueba. Hay, por lo tanto, un apego a la experiencia vivida, que es un obstáculo. Mientras creas y esperes que el Manto Azul de la Gracia se instale definitivamente, tú lo alejas de ti. No se liguen a vuestras experiencias: vívanlas, sin atarse. Y atraviesen lo que hay que atravesar. Es decir: no se ocupen de vuestras experiencias: vívanlas. No las juzguen. No las interroguen.

Pregunta: No puedo responder a la pregunta: ¿quién eres tú? Si bien cada vez más, pasan cosas divertidas en la bolsa.

Es, efectivamente, muy divertido. Y eso va a ser cada vez más divertido. Pues, lo que es divertido (en el sentido de raro o de humorístico) te muestra que algo pasa. Pero, este algo que pasa, obsérvalo: y no te identifiques. En cuanto a saber si eres cada vez menos una persona, y en qué grado. ¿Quién dijo eso? Serás una persona mientras esta bolsa esté allí. Repito: una vez más, es la mirada. No puedes suprimir a tu persona mientras la bolsa esté allí. Y, si la suprimes, ¿qué es lo suprimes, si no es la propia persona? Cambiar de mirada te da a ver que no está cada vez menos, sino que es radical. Ve más lejos. O más cerca.

Pregunta: ¿Cómo comprender la vastedad de lo Desconocido, con ayuda del mental reductor?

¿Pero, quién quiere comprender, aparte del mental? Él no puede comprender. Todo lo que he dicho es, precisamente, detener la comprensión. Mientras se planteen comprender cualquier cosa, no comprenderán nada. Es, justamente, cuando no hay más comprensión, que todo está allí. Es exactamente lo que dije todas las veces que vine: no pueden comprender. El que comprende, es el “Yo”. Y el “Yo” no puede comprender lo que no conoce. ¿Pues, querer colocarse, aún, desde la mirada del “Yo” para comprender lo que no conocen (y no pueden conocer) muestra qué? Un mal punto de vista. Un mal lugar. El Absoluto no puede ser comprendido: sólo puede ser vivido. Ninguna comprensión, ningún libro, puede realizar eso: es a partir del momento en que detienes la comprensión (o de querer entender), lo que siempre ha estado allí se revela a ti.

Pregunta: ¿Por qué, es necesario todavía, arrastrar un cadáver?

¿Dónde está el cadáver? Esta bolsa de comida vive. Entonces, déjala vivir. Nunca es ella el obstáculo. No es la bolsa quien es el obstáculo: eres tu cuando te colocas en el “Yo”, que es el que quiere entender, que quiere comprender, que quiere apropiarse, que busca, en alguna parte, lo que ya es, que quiere la Luz, que busca la Luz. Pero, no puedes buscar lo que ya Eres. Por lo tanto, no hay cadáver. Es una mala perspectiva.

No tenemos más preguntas. Le agradecemos.

Entonces, diría, para terminar (y es lo que ya dije, no sé cuánto veces): no se trata de un problema de comprensión. No es un problema de investigación. No es un problema de encontrar. Ni de un problema de ver cadáveres o libros. Ni de separarse de los amigos. El problema, es ustedes. Cambien de punto de vista. Suelten lo que creen tener: todos vuestros acervos, todos vuestros esfuerzos. El Absoluto no es un esfuerzo: es un Abandono. Hagan cesar toda voluntad. Cesen toda iniciativa. Que consiste, en querer apropiarse y comprender. Dejen todo. Y a la bolsa, déjenla vivir. Desde el momento en que te opongas a esa bolsa, llamándola cadáver, no has vivido realmente el Abandono. Eso no es una bolsa.

Ni es un cadáver, es una bolsa de comida. Un cadáver retorna a la tierra: y ya no tiene más vida adentro. Eso lo pueden intentar comprender, viviéndolo; es lo que quiere decir, cambiar de punto de vista. ¿Y quién es que cambia de punto de vista? La conciencia, el observador. Se los he repetido (no sé cuantas veces), con el ejemplo del teatro. Ustedes están en el escenario, y se preguntan, como ser ese que está sentado, como espectador: cambien de punto de vista. Mientras permanezcan centrados en vuestra persona, sobre vuestra Luz, vuestros amigos, vuestros cadáveres, vuestros miedos, ¿qué quiere decir eso? Que ustedes se apropian. Es exactamente lo contrario al Abandono. La necesidad de poseer, los posee. Todo está invertido. Dense la vuelta en el buen sentido. No busquen nada, ya que no hay nada que buscar. No eliminen nada: ya no hay nada que eliminar. Mientras procedan de esa manera, todo es obstáculo. ¿Y quién crea el obstáculo? ¿Quién compra libros? ¿Quién tiene un cadáver con él? Reflexionen y refuten. No eliminen nada.

Se enunciaron los principios de la refutación. Expliqué a que debía conducir eso y muy fácilmente. Y observen, lo que poseen, aún: el pasado, los libros. Reflexionen sobre eso. No dije nada de comprender. No pueden comprender mientras estén en este cuerpo limitado. Que no son este cuerpo limitado. Pero, dejen a este cuerpo limitado vivir su vida. Dense cuenta que la mayoría de los cuestionamientos contienen, siempre, los mismos: miedos al Abandono. Y, precisamente, el problema, es abandonarse. Y hablan del miedo al Abandono, de un marido, de un cadáver, de un libro o de un amigo.

No es a ellos que deben abandonar. Ellos son transitorios. Desaparecerán como vinieron: como ustedes, como nosotros todos, cuando estamos allí. Cambien de mirada y de punto de vista. Les pido observar el Centro y me hablan de la periferia. Les pido el punto de vista del que no se mueve (el observador y el Absoluto) y hablan de la persona. Agarren eso: no hay nada que comprender. Es así de simple: den vuelta vuestro punto de vista y constatarán, por si mismo los efectos. Es la misma cosa que para la Onda de Vida, para el Manto, para el Canal, para todo eso: déjenlo hacer, pero no hagan nada. Trabajar sobre las Vibraciones, eso ocupa, eso desarrolla el Sí, para permitirles alcanzar el Último Sí (o Presencia). Y, después, no se ocupen de nada más.

Entonces, si no hay más preguntas, BIDI les saluda y les Ama, ustedes, el Absoluto. Es lo que Son. Todo el resto no existe, es efímero. Eso no quiere decir que es necesario hacerlo desaparecer o considerarlo como otra cosa que lo que es. Eso, es realmente, el punto de vista. BIDI les saluda. Hasta luego.
  
LINK AL AUDIO: http://autresdimensions.info/article66e2.html


Y bien, BIDI está con ustedes. Y los saludo. Yo les había dicho, que no habrá más respuestas muy largas a vuestras preguntas preparadas porque ahora vamos a deconstruir lo que puede quedar en vuestra cabeza, traduciendo vuestra impresión de controlar, de comprender sea lo que fuere. Así, nuestros intercambios tienen por objeto facilitar, más allá de la deconstrucción, la superación de vuestro conocido y también de vuestras interrogaciones, permitiéndoles, si lo desean, poner fin, en ustedes, a lo que es efímero, Ilusorio y que puede todavía obstaculizar lo que ustedes Son, lo que nosotros Somos. Entonces, los invito a hacerme todas las preguntas que se presenten en vuestra cabeza, superando ampliamente el cuadro de vuestra persona pero instalándose en un cuadro mucho más amplio de lo que es la Vida, la Conciencia, el Absoluto, todo lo que puede parecerles un problema actualmente, ahí donde ustedes están.

Pregunta: ¿Las ciudades Intra-Terrestres están en la multidimensionalidad o en la Ilusión?

Tú debe comprender que desde que hay atribución de una forma, hay experiencia de la Conciencia, que ésta sea limitada o multidimensional. Aún así hay que saber si esas formas de vida están en una forma mutable o fija. Como lo sabes quizá (después de haberme leído o escuchado), el Absoluto puede ser con forma o sin forma. Existe, sobre este mundo, llamado la Tierra, múltiples estados imbricados de la Conciencia. Nosotros, humanos, estamos en una bolsa de alimento, en una bolsa mental, con grandes dificultades de soltar esta percepción, esta Conciencia y esta experiencia. En cambio, existen formas de Conciencia habitando formas menos rígidas que el humano y que pueden, a voluntad, extraerse de la susodicha forma para penetrar en otra forma. La palabra forma es ya una indicación de un límite, puesto que existe lo que es en esta forma y lo que no es en esta forma. Lo importante es saber si la Conciencia va más allá del observador, más allá del testigo, y pues, de algún modo, tiene acceso al Absoluto o no. Toda la diferencia está a ese nivel. Es decir que un humano, un Hermano o una Hermana, es totalmente capaz, como yo lo demostré, de penetrar el Absoluto con el fin de ser penetrado él mismo en el seno de su Ilusión. Comprende bien que la Ilusión está contenida en el Absoluto. Aquí también, es una cuestión de punto de vista, de mirada, de Conciencia, pero, ante todo, está ligado a la posibilidad de no depender de una forma sino de ser, de algún modo, capaz de experimentar toda forma, como la ausencia de forma.

La persona humana, como la persona intra Terrestre, puede ser Absoluta como no Absoluta. Existen también formas de vida que no tienen nada que ver con lo humano, que entremezclan la Ilusión y la realidad en la cual ustedes están todavía. Lo importante es vivir el hecho de que eso sea una Ilusión, no como creencia sino directamente como verificación del estado más allá de todo estado, nombrado Absoluto o Último. El encierro Dimensional, sobre esta Tierra, es lo propio del humano porque el programa (si yo puedo expresarme así) de vida ha sido amputado. Existen otras formas cuyo programa de vida no ha sido amputado, donde la Conciencia misma (si puedo expresarme así) de la Fuente, como del Brahman, como del Para Brahman, está inscrita en esta forma pero no está limitada a esta forma. Tomé el ejemplo (hace algún tiempo) de la cebolla con sus diferentes capas. Una capa está en un lugar, puede tener conciencia de los otros lugares, es decir de las otras capas, pero puede también extraerse de todas las capas y constatar que la cebolla no existe. La única diferencia se hace por la posibilidad, o no, de transportarse de una forma a otra, hasta a la sin forma. La única diferencia es pues, aquí también, el punto de vista. Así, en lo que tú llamas los pueblos Intra Terrestres, existen diversas variedades que no son todos conscientes los unos de los otros. Aquí también, la única manera de comprender esto es el punto de vista o el emplazamiento de la mirada. Mirada, desde luego, que no tiene nada que ver con los ojos, nada que ver con una percepción sino que es el mecanismo más íntimo de la Conciencia, proyectada en tal o cual capa de la cebolla.

Pregunta: Cuando una pregunta surge, tengo una especie de soltarme de la inquietud o la curiosidad, como si en el fondo eso no tuviera ninguna importancia, a pesar de las resistencias.

¿A qué llamas resistencias?

Respuesta: Resistencias de la personalidad.

¿Cómo puedes tener resistencias si tú determinas tú mismo que las resistencias vienen de la personalidad? ¿Te pertenecen?

Respuesta: No.

Entonces efectivamente, eso no tiene ninguna importancia. Estamos mucho más allá del soltarse, porque soltarse es todavía una acción, en el hacer y en el parecer. Mientras creas que puedes soltarte, eso corresponde sólo a la persona y al juego de la persona. Desde el instante donde, como tú lo dices, frente a una pregunta aparece el “¿para qué?, has hecho ya un gran paso. Incluso si jugamos el juego de las preguntas y de las respuestas, sabemos pertinentemente que esas preguntas y esas respuestas pueden ser sin fin. Ellas no son más que un soporte que apunta a deconstruir las Ilusiones, las creencias y, como tú lo has dicho, las resistencias. Una vez que ese juego comienza a ser visto, desplazando la mirada, entonces efectivamente, te das cuenta y te dices que eso no sirve para nada porque ninguna pregunta, como ninguna respuesta, puede liberarte (en definitiva) de la ilusión, en totalidad. No es más que en esta forma de toma de conciencia, nombrada “para qué”, que se sitúa la Verdad. Como yo lo dije, deja esta bolsa de comida vivir su vida, deja esta bolsa mental vivir su vida. Conténtate, en un primer tiempo, de ser el observador, el testigo y, en ese proceso de desidentificación, constatarás por ti mismo que el “para qué” va a desaparecer, dejando lugar a lo que tú Eres, más allá del Yo Soy. Como yo lo dije: no es un juego, es el movimiento de la vida. Ahí está lo esencial.

Pregunta: ¿El estado que cada uno de nosotros va a alcanzar está determinado, ahora?

¿Hay un estado que alcanzar? De ningún modo. Hay, en efecto, lo que ustedes llaman los destinos pero que no son más que el reflejo del estado de vuestra Conciencia. ¿Vuestra Conciencia está en la experiencia? ¿Vuestra Conciencia está en el testimonio? ¿Vuestra Conciencia está en la observación? ¿Vuestra Conciencia está en el cambio de mirada? Todo eso corresponde a los procesos de exteriorización, limitados o no. La verdadera cuestión es más bien: “me quedo con una forma o no tengo más necesidad de esta apariencia” porque toda forma es un límite y una delimitación donde la Conciencia está contenida, contenida en todos los sentidos. Cuando la Conciencia se suelta, hay un proceso de deconstrucción donde nada más puede ser tenido. Es ese nuestro estado natural a todos. Puedo emplear esta imagen, sin retomar sin embargo la noción del teatro: un día, tú sales de tu estado natural que es Absoluto o Para Brahman. Tú has, de algún modo, creado la Conciencia, por un proceso de identificación. Esto es llevado cada vez más lejos pero también cada vez más limitado. La Conciencia se prendió al juego de esta limitación pero tú no eres ni la limitación, ni la Conciencia, ni el observador, ni el testigo.

Mientras que consideres que hay efectivamente un destino, para ti, o un estado, que adquirir o que manifestar, considera que eso no es más que una extensión de lo que tú Eres, llamada Conciencia. Esta Conciencia puede volver al Absoluto o decidir proseguir el límite pero con la conciencia de haber venido de alguna parte, que no es la Conciencia sino la Esencia. Eso es profundamente diferente. Así, la determinación depende, aquí también, sólo de tu propio punto de vista. No hay ningún determinismo, no hay ningún libre arbitrio, en el Absoluto. A ti te corresponde saber donde se sitúa tu Libertad, donde se sitúa tu sed de experiencia, en resumen, ¿dónde consideras estar en tu camino y sobre tu camino? Hasta el momento donde tu punto de vista te hará decir que no hay camino y que tu Esencia ha estado siempre ahí. Simplemente, tú no lo has reconocido. Mientras que hay sed de Conciencia, cualquiera sea esta Conciencia, es tu Libertad la más Absoluta. Pero, esta libertad no es ser Libre o Liberado o Absoluto puesto que desde que hay Conciencia, desde que hay forma, hay límite. Pero, es diferente estar limitado y en resonancia o en confianza con el Absoluto, que estar limitado y sin resonancia y sin confianza con el Absoluto. De ahí nace el conjunto de las ilusiones, de las experiencias y de las Dimensiones. El Absoluto contiene todo eso pero no puede ser limitado a una de esas partes. Sin juego de palabras, podría decirte que sólo el Absoluto es Absoluto, incluso si contiene todas las partes y todas las ilusiones. Si prefieres, el Absoluto es lo que sub-tiende toda manifestación, toda forma, toda Dimensión, todo estado y todo no estado. Entonces, llámalo Amor como agente soporte y vector de todas las experiencias, como de la no experiencia.

Pregunta: ¿Dónde estoy cuando vivo momentos como de inconsciencia?

Estás justamente, sin ninguna forma, sin ninguna localización. Como para el sueño, eso es Absoluto. Justamente, es en esos momentos que la personalidad desaparece. No tienes más el sentido de una identidad, no tienes más el sentido de una acción o de un hacer. Toda Conciencia, como tú lo dices, desaparece. ¿Quién quiere saber dónde está, si no es la persona que tiene necesidad de localizarse en el tiempo, en el espacio, en la experiencia o en la forma? Desde el instante donde la conciencia de la forma, la conciencia de una identidad, cualquiera sea, desaparece, lo que tú llamas ausencia, yo lo llamo Última Presencia porque mi mirada no es tu mirada. Recuerda lo que te decía el Comendador (ndr: Omraam Mikael AIVANHOV): ¿“oruga o mariposa”? ¿La mariposa conoce la oruga? ¿La oruga conoce la mariposa? Lo que es nombrado el éxtasis, lo que tú vives como ausencia, es esta Última Presencia que es el pasaje de un estado a un no estado. Esos momentos están llamados a amplificarse, en la duración y en la intensidad, porque desde el instante donde tú no puedes más localizarte, dentro de una persona, dentro del tiempo lineal de este mundo o de esta forma o de los pensamientos, tocas a lo Indecible. Solo la personalidad tiene necesidad de un testigo. El alma tiene necesidad de un observador. Pero cuando no hay más testigo, ni observador, ni identidad, ni identificación posible entonces, tú eres. Pero desde el instante donde intentas redefinirte a través de una explicación, una localización, una experiencia, sales de eso que eras y de lo que tú Eres puesto que la Conciencia se re manifiesta.

Sin embargo puedes jugar (si se puede decir), desde el punto de vista de la persona, de lo que ha sido aproximado, tocado o trascendido, a través de los efectos directos en tu vida. Porque desde el instante donde aparece el “para qué”, desde el instante donde aparece, en ti, el sentimiento de la futilidad, de la inutilidad de definir lo que es vivido, o lo que no es concientizado entonces, te aproximas de tu estado natural. La de-multiplicación de la Conciencia es un juego. Ese juego es a veces patético y terrible porque hay identidad a una forma y una forma (por definición siendo limitada) desemboca ineluctablemente en el sufrimiento de su propio fin como forma o bolsa de comida. En resumen, lo que es experiencia y experimentación, con otra mirada, se vuelve absurdo. Cuanto tú desembocas sobre esta absurdidad, sobre este “para qué” (sin renegar sino refutando esto como ilusorio entonces), este éxtasis te conduce a ser lo que tú Eres, es decir Absoluto. Comprende bien que es siempre la Conciencia y la experiencia que quieren definir un emplazamiento, un sujeto, un objeto, una escena de teatro pero que más allá de la Conciencia, no hay ni escena de teatro, ni espectador, ni actor, ni incluso teatro. Si aceptas eso, en el momento donde eso se te presenta, poco a poco, te va a dar cuenta de lo que yo te dije.

Pregunta: Vuestro canal dijo que cuando se era Absoluto, se tenía una forma de consciencia aguda de ese estado. Ahora bien, usted evoca el Absoluto como una forma de a-consciencia.

La a-consciencia (que no es la no Consciencia) les permite tomar lo que ustedes Son. Pero ya, definiendo o tomando lo que ustedes Son, lo que expresa eso será siempre la Consciencia. Es una agudeza, es más allá de una percepción. Es, por supuesto, más allá de una concepción o de un pensamiento puesto que es el estado natural Absoluto. Simplemente, cuando eso se encuentra, o se reencuentra, hay efectivamente una conscientización, es decir que el Absoluto se revela a la consciencia porque el Absoluto siempre ha estado allí, pues se puede hablar de consciencia pero, en los hechos, eso no es más la consciencia. Pero como yo lo dije, absolutamente nada puede ser dicho por las palabras. Cuando el Absoluto con forma está aquí, no puede existir la menor interrogación, la menor duda, la menor pregunta. Es una evidencia. Reencontrar o encontrar esta evidencia es la Liberación total, aún si la bolsa de alimento, la bolsa mental, están siempre aquí. Pero la consciencia, o a-consciencia no está más limitada ni encerrada ni estructurada dentro de una forma, incluso si ésta permanece. Hay una diferencia mayor entre proclamar y declamar que este mundo es una ilusión, y de vivirlo. Mientras haya identidad, hay sufrimiento. Mientras haya identidad, hay distancia. El Absoluto no conoce ni sufrimiento, ni distancia, cualquiera sea lo que llegue a esta bolsa mental o de alimento. Esto es mucho más allá de la consciencia pero, desde el instante donde una palabra es formulada, la forma aparece, incluso si la consciencia desaparece.

Pregunta: ¿Debe haber comprensión para llegar a la evidencia?

La evidencia es todo salvo una comprensión. Mientras que haya voluntad de comprensión o comprensión, tú te alejas. La evidencia es la evidencia: no es la comprensión. Todo lo que es comprensión (que eso pase por la razón, que pase por la experiencia) no es más que un alejamiento de lo que tú Eres. Ninguna comprensión puede conducirte a lo que tú Eres, porque esta búsqueda es una estafa: puedes proseguirla indefinidiamente, no llegarás nunca. La evidencia siempre ha estado aquí, esperando sólo una cosa: que tú ceses la experiencia, que tú detengas la comprensión y que dejes Ser lo que tú Eres. Pero tú no eres el que experimenta, tú no eres el que comprende, tú no eres la persona, tú no eres los roles que juegas. Tú no eres nada de todo eso. Mientras seas absorbido por eso que juegas o lo que miras o lo que comprendes, permaneces en el teatro y pues eres prisionero de una escena, de un decorado, de experiencias. Lo que Eres no puede ser comprendido porque, justamente, es una evidencia. Mientras eso no te aparezca así, es que, en algún lugar, hay todavía prosecución de una experiencia: la experiencia que consiste en hacerte decir y a hacerte creer que vas a llegar. Ahora bien no puedes llegar, puesto que nunca te has ido. Nunca has existido: tú no has hecho más que proyectar un tiempo, un espacio, una forma, dentro de una linealidad que no existe.

Lo que tú Eres, escapa a toda descripción, a toda comprensión, a toda mirada, mientras quedas en tu teatro. La exteriorización dentro de una forma (la tuya como toda otra), encerrada o no encerrada, te entrampa por sí misma, por la existencia de esta forma, puesto que hay identidad, identificación a lo que tú has creado. Pero esta creación no existe. Mientras tu mirada es resultante de esta forma y pues de este encierro, estás limitado por la forma misma. Pero no creas que es renegando esta forma que vas a salir. El principio de la refutación no es eso. Así pues, desde el instante donde aceptes que no puedes comprender, que no puedes experimentar el Absoluto, aceptarás que tú lo Eres, de toda eternidad, de toda forma, de toda Dimensión, de todo tiempo y de todo espacio. Eso te aparecerá, en ese momento, tan evidente que podrás reír de ti y de todas esas formas y de todas esas ilusiones, pero no antes.

Pregunta: La refutación, la renunciación parecen ser tanto trabajo que a veces me gustaría mejor volver como antes, sin saber nada, y vivir la Ilusión. Pero como no se puede hacer marcha atrás, ¿cómo hacer?

¿Quién te dice que has avanzado? ¿Quién te dice que te has desplazado, si no es el mental y el ego? Lo que tú llamas la inocencia no es una. Quieres decir simplemente que en un momento dado, esta bolsa de comida no se hacía preguntas y que hoy, se hizo demasiadas preguntas y le gustaría no hacerse más preguntas. Y entonces hablas de marcha atrás o de volver a un estado anterior. Pero tú no eres un estado, ni anterior, ni este de hoy. Mientras que consideres que estás sobre un camino y que recorres ese camino, que tienes ganas de dar media vuelta o de llegar no cambia nada, puesto que lo que tú Eres nunca se movió, ni nunca se desplazó. Tú eres simplemente la inquilina de una forma, que vino de la tierra y que regresará a la tierra, sirviendo, a su turno, de comida a otra cosa.

Como lo he dicho, la refutación no es un ejercicio mental, todavía menos un trabajo. Mientras consideres que es un trabajo, te cansarás y además, tú lo estás, puesto que hablas de dar media vuelta o de hacer marcha atrás. Acepta pues, que nada cambió nunca y velo claramente. Tú no eres la que anda sobre un camino, tú no eres la que quiere dar media vuelta. Eso, no son más que las gesticulaciones de lo efímero, de lo ilusorio. Tú Eres lo que nunca se movió, tú Eres el cubo de la rueda, el centro del centro, en todos los puntos. Acepta lo que tú Eres y no tendrás necesidad ni de avanzar, ni de retroceder, ni de dar media vuelta, porque tú no te moviste nunca. Lo que se mueve, es lo que gesticula. ¿Quién gesticula? La bolsa de comida o la bolsa mental, nada más. Tú Eres lo que nunca se movió, nunca se desplazó, nunca experimentó, nunca sufrió. Eres más allá de todo eso y sin embargo contienes todo eso. Hay que superar, efectivamente la noción de juego o la noción de trabajo. Eso no es ni lo uno ni lo otro. Hazte la pregunta de lo que tú Eres. Y cuando digo “lo que tú Eres”, no es “quien eres tú”, porque ahí me puedes responder: “yo soy tal persona”, “tengo tal edad”. Pero tú no eres nada de todo eso, porque tú Eres quien nunca se movió, quien nunca se desplazó, quien nunca recorrió, quien no tiene necesidad de avanzar, ni de dar media vuelta.

Pregunta: ¿Se puede decir que los minerales, los vegetales, los animales viven el Absoluto?

Ellos son el Absoluto. No puedes vivir el Absoluto, tú lo Eres. Ellos no pueden vivir el Absoluto, ellos lo son. El átomo, un sol, un planeta, un ser humano, una forma demoníaca, una forma de luz, eso no hace ninguna diferencia. Solo la mirada dividida, fragmentada, ve una diferencia y vive esta diferencia. Si paras todo lo que es vivido, si paras de ver las formas diferentes, las estructuras diferentes, los programas diferentes, entonces te aproximas de lo que tú Eres. Comprende bien que todas las experimentaciones, todas las experiencias, no son más que el reflejo de lo que tú Eres. El día donde esta bolsa de alimento, esta bolsa mental, desaparezca definitivamente, ¿qué queda? Lo que tú Eres. Y en lo que tú Eres, ¿existe la conciencia de una hormiga, de un ser demoníaco o de un ser de luz? No, no hay nada más, es decir que hay todo. Comprende que toda experiencia no es más que una proyección alrededor del centro que tú Eres. Solo la conciencia separa y limita y reunifica, también. Pero reunificar no ser Absoluto. Recuerda lo que dije, hay dos cuestiones: cuando el Absoluto es, ninguna duda puede existir, porque vives más allá de esta forma, más allá de toda bolsa, más allá de este mundo, más allá de todo mundo, más allá de toda Dimensión, en lo que algunas Estrellas llamaron “Shantinylaya” (la Morada de Paz Suprema). Cuando eres eso, comprendes que el resto no son más que proyecciones desde el centro que tú Eres: la hormiga, como el sol, como el planeta, como un ser llamado demoníaco, o como un ser llamado de luz. Aquí también y no puedo más que repetirme, todo es cuestión de mirada y de punto de vista. ¿Dónde te ubicas? ¿Dónde te sitúas? ¿Eres tú esta bolsa? ¿Eres esta conciencia? ¿Eres esta experiencia? Hazte la buena pregunta.

Pregunta: ¿El universo también no es más que una proyección del centro de nosotros mismos?

Exactamente.

Pregunta: ¿Por qué el canal debe gritar muy fuerte para servirlo a usted?

Te remito para eso a lo que dije hace dos entrevistas. No es gritar que es importante, es el impacto a nivel de lo que ustedes llaman vuestros oídos. La vibración obtenida satura vuestros sentidos, porque los sentidos, cualesquiera sean, pertenecen a la experiencia. Se trata de una empresa de deconstrucción. Emprender eso permite, justamente, para ti, acercarte a lo que tú Eres. El impacto sobre tu conciencia, como sobre tu estado nombrado Vibratorio, es profundamente diferente, según que me oigas, incluso sin oir nada, sin comprender nada de lo que puede ser leído después. Haz la experiencia y lo captarás por ti misma. La vibración de lo que tú llamas grito, se inscribe en la lógica que tú llamas Vibratoria, del estado multidimensional. Como lo dije, menos comprendes o más te sientes percutida, mejor eso es. Recuerda que el fin de nuestras diversas entrevistas y entre-nosotros tiene por objeto o por función, de algún modo, de acercarte de lo que tú Eres. La saturación de ese sentido, entre los cinco sentidos es un elemento importante que permite captar eso. El límite de vuestra forma, de cada forma humana, está inscrito en lo que es nombrado un cuerpo ilusorio que se llama el cuerpo causal. Ese cuerpo causal, o último cuerpo de la ilusión, es sensible al sonido. He aquí por qué.


Pregunta: ¿Puede haber sonidos, en la vida cotidiana, que hacen el efecto inverso, es decir que nos vuelven a pegar, de algún modo, a nuestra personalidad?

Cuando hablas, se expresa la personalidad, que tú la expreses bajo forma de palabras eruditas o cualesquiera sean las palabras empleadas. Desde hace algún tiempo, uno de los Ancianos les habló de las imágenes. Es lo mismo para todos los sentidos, porque los sentidos permiten apropiarse de la experiencia, a través de la conciencia. Es por eso que muchos seres en camino, o creyendo estarlo, les han hablado de meditación, a fin de que los sentidos estén en reposo, a fin de encontrar el “yo soy”. Mi objetivo no es ése: es superar el “yo soy” y pues no imponer silencio a los sentidos, sino saturar los sentidos. El cuerpo causal está ligado a los sonidos. La toma de forma, la bolsa de comida, está ligada a un programa. Ese programa, antes de estar en la célula, está en la organización de una forma. Esta organización de forma depende del sonido. El silencio de los sentidos (y pues el silencio de los sonidos) los coloca en la posición del testigo o del observador. Es una etapa. El Absoluto no es una etapa: es la desaparición incluso del observador y del testigo, del sujeto como del objeto. Es el fin de la ilusión.

Pregunta: ¿Alguien podría emitir sonidos que tengan el mismo efecto de saturación?

Tú puedes hacerlo tanto como yo, porque (desde el instante donde te saturas tú misma), prueba: si oyes hablar como yo lo hago, ¿qué pasa? Constataras, por ti misma, que los pensamientos no pueden nacer más. El sonido (no todos los sonidos pero ese sonido) es desestructurante y permite la deconstrucción del mental, y te hace, de algún modo, salir de la escena, te hace tomar conciencia que no eres el que juega sobre la escena, pero que eres el espectador o el testigo o todavía el observador. Cuando tu atención asiste o juega una escena de teatro, ¿qué pasa? ¿En ese momento, olvidas qué? Tus preocupaciones, tu persona. Estás, como se dice, sumergida en un espectáculo. En un momento dado, el espectáculo te molesta. ¿Qué haces, en ese momento? Dejas el teatro. Es lo mismo para el testigo, para el observador, para el sujeto, para el objeto, para el teatro, en totalidad. Lo que puede parecer detestable, que puede exasperar, basta con hacerse la pregunta: ¿qué es detestable, qué es exasperado, si no es la persona misma? Pero ve más allá de la persona. La conciencia es Vibración, eso se les dijo. Pero la conciencia es también un sonido. Hay sonidos que vuelven pesada la conciencia, hay sonidos que hacen desaparecer la conciencia, más allá de lo agradable o más allá de lo desagradable.

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre Luz y Absoluto?

La Luz es una emanación. La Luz es Fuente. El Absoluto es el vector y el soporte de la Luz y de la Fuente. El Absoluto no puede ser limitado a una Luz. El Absoluto no puede ser limitado a la Fuente. Porque quien dice Fuente dice origen y pues propagación de la Luz, como del sonido. Pero esta propagación se puede hacer solo por el Absoluto. El Absoluto contiene la Luz. Se puede decir que la sostiene, que la transmite, y que incluso la Inteligencia de la Luz solo puede estar presente porque está sostenida, llevada, transportada por el Absoluto. El Absoluto está más allá de toda definición, más allá de toda Luz, como de toda Sombra, de todo límite como de lo ilimitado, de lo finito como de lo infinito. Todo lo que se puede decir es que el Absoluto es indefinido. La luz es un calificativo, sea la luz visible a los ojos de esta bolsa, como la Luz que les es invisible: Luz Vibral que, a vuestros ojos, les aparece como no luz, como agujero negro, debido incluso a la inversión, debido incluso a la experiencia. Porque toda proyección en una forma necesita una iluminación. Si no hubiera iluminación, no habría ninguna forma. Yo tomé el ejemplo, hace algún tiempo, de alguien que entraba en una habitación sombría, no iluminada, y que tomaba una soga por una serpiente. Cuando la Luz llega, la confusión termina. Esta es la acción de la Luz Vibral. La iluminación de la soga muestra que no era una serpiente. Pues, sin Luz, no hay experiencia. El Amor lleva la Luz. No puede existir conciencia, experiencia, sin el juego de la Sombra y de la Luz. El Absoluto contiene la Luz como la Sombra, como lo oscuro, cualquiera sea el calificativo de esta Luz.

Pregunta: Con respecto a esta imagen de la serpiente y de la soga, ¿se puede decir que la comprensión sería la serpiente que se ilumina con la luz?

Ni lo uno ni lo otro. De hecho no hay ni cuerda ni serpiente, ni Luz ni observador. Esto es todavía un juego de proyección de la conciencia, pero la etapa de puesta en luz puede efectivamente ser un previo a ese Último. Pero te repito que comprender que la soga no era una serpiente, suprime la emoción pero no suprime la ilusión. Me parece que entre ustedes, en occidente, EL CRISTO había dicho que podías tener todas las explicaciones, el conocimiento de todos los misterios, manifestar todos los carismas, producir todos los milagros, si te faltaba el Amor, eso no servía para nada. Pero no el Amor en el sentido como el humano lo entendería y lo querría, sino el Amor en el sentido Absoluto: lo que lleva, lo que sostiene y lo que transporta la Luz, Vibral como física. Mientras creas que comprender va a llevarte al Absoluto, no has comprendido nada.

Pregunta: El sonido de un gong o de un cuenco de Cristal ¿puede llevar a la saturación de la cual usted hablaba?

¿Ya has observado muchos seres humanos que habiendo oído eso de lo que tú hablas, son Absoluto? No. El Sonido es Vibración, el Sonido puede ser abertura, pero la saturación del Sonido, tal como yo lo hago es necesariamente producido por la voz (ni por el canto ni por un instrumento). No existe ninguna máquina, ningún instrumento, ninguna técnica, para Ser lo que tú Eres. Recuerden ustedes que es siempre la persona que pone a punto las estrategias, las estratagemas, los simulacros para creerse haber llegado a algo. Pero ustedes no pueden llegar a ninguna parte. Cuando todo lo que es conocido desaparece, entonces son lo que ustedes Son. El problema es que ustedes creen todavía que tienen que hacer la experiencia, que tienen que caminar, que tienen que recorrer, que tienen que comprender, que tienen que trabajar, para ser lo que ustedes Son. Es justamente la detención de todo eso que los hace realmente ser lo que ustedes Son, no como un concepto, no como una idea, no como una comprensión, sino como la única verdad posible.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Entonces, yo tengo preguntas. Si tenemos vuestro tiempo y el tiempo. Entonces, el que quiera responder a mis preguntas, lo hace.

Pregunta de BIDI: ¿Qué es el Absoluto? :

Respuesta de un(a) participante: Lo que contiene todo.

Pregunta de BIDI: y ¿qué es “que” que contiene todo?

Respuesta de un(a) participante: Soy yo.

Pregunta de BIDI: ¿Quién eres tú?

Respuesta de un(a) participante: Absoluto.

Respuesta de BIDI: Recuerden, el Absoluto no puede ser definido, está más allá de todo estado, de toda experiencia, lo que está al centro del centro. Pues ustedes no pueden definir, de ninguna manera, el Absoluto. No pueden, efectivamente, más que serlo, y, siéndolo, tienen no una certeza, no una demostración, no una comprensión, sino ustedes se instalan, realmente, en lo que somos, todos. Y eso no puede ser sujeto a la menor interrogación, a la menor duda, al menor cuestionamiento. Eso no es pues una experiencia, eso no es pues un estado, eso no es pues una definición, es algo que está más allá de la conciencia, más allá de la experiencia, más allá del placer, más allá del sufrimiento. Es realmente Ser, aunque sea en una forma, Ser en la sin forma.

Pregunta de BIDI: ¿Cuál es el mejor modo de vivir Absoluto? ¿La mejor aproximación, si ustedes prefieren? ¿Quién quiere responder?

Respuesta de un(a) participante: Por la refutación de todo lo que es conocido.

Respuesta de un(a) participante: Dormir.

Respuesta de BIDI: Se puede decirlo. Cuando el mundo desaparece, cuando el sentido de una identidad (en una persona, en un rol, en las ideas) no está más, entonces, tú eres Absoluto. No hay diferencia sensible, perceptible, entre ser Absoluto y dormir. La diferencia sobreviene después y tú puedes además imaginar que desde los primeros instantes donde sales del sueño, te preguntas dónde estás, quién eres. Ahí, tú eres Absoluto. Pero desde el instante donde te despiertas, te pones la ropa, la forma, la idea y la identidad. Y ahí, no hay más Absoluto. El instante preciso del pasaje del sueño al despertar, antes de que aparezca el sentido de lo que tú Eres, en este mundo, es exactamente el estado más allá de todo estado, en el cual es el que es Absoluto en una forma, y eso, en permanencia. Él no es más entrampado por los sentidos, por la identidad o por sea lo que fuere de ese mundo, sin embargo, desde luego, sin rechazar este mundo. No es una indiferencia, es mucho más que un desapego, es el Absoluto.

Pregunta de BIDI: ¿Quién puede decirme lo que es el “Yo Soy? Preciso no obstante antes de vuestras respuestas que el “Yo Soy” es válido únicamente si no le añaden detrás: “Yo Soy esto o Yo Soy aquello”. Porque cuando ustedes dicen: “Yo soy esto o Yo Soy aquello”, están en el Yo, en la persona, no están más en el “Yo Soy”. ¿Qué es el “Yo Soy?

Respuesta de un(a) participante: Es el Sí.

Respuesta de un(a) participante: Es lo que observa.

Respuesta de BIDI: Es el observador. Cuando ustedes hacen callar los pensamientos, cuando la bolsa de comida no tiene necesidad de ustedes, sin sin embargo desaparecer, cuando no existe más percepción de esta bolsa de comida, del mental, de los pensamientos, de las ideas, entonces el Sí está ahí. Pero el Sí no es el Absoluto, del mismo modo que el “Yo Soy” no es el Absoluto. Son aproximaciones. Si ustedes dicen: “Yo soy ni esto, ni aquello”, entonces ustedes son Absoluto. Es un principio, como la refutación, que se emparenta a una desidentificación de todo lo que es efímero.

Pregunta de BIDI: ¿Cómo puede ser calificado lo que más se aproxima a la conciencia del Absoluto?

Respuesta de un(a) participante: La Infinita Presencia.

Respuesta de BIDI: Ese es el estadio Último anterior. Pero el Absoluto puede ser calificado de a-conciencia, que es diferente de la inconciencia.

Pregunta de BIDI: ¿Qué es el conocimiento?

Respuesta de un(a) participante: La ignorancia.

Pregunta de BIDI: ¿Qué es la ignorancia?

Respuesta de un(a) participante: Buscar.

Respuesta de BIDI: La ignorancia Es Absoluto. “Felices los simples de espíritu”, había dicho (ndr: Cristo).

Pregunta de BIDI: ¿Tienen otras preguntas?

Pregunta: El “Yo Soy Uno” es el Sí o el Absoluto?

El “Yo Soy Uno” puede emparentarse a la Última Presencia, precediendo al Absoluto, de algún modo.

Pregunta: ¿Cómo vivir el “Yo Soy Uno” sin pronunciarlo?

Olvidándotelo tú mismo.

Pregunta: ¿Qué puede hacer bascular los momentos donde se vive este borrado, con los momentos donde se vive esta identificación?

La desaparición del Sí. Algunas Estrellas han testimoniado de lo que ellas han llamado la Humildad y la Simplicidad. Ustedes tienen todos los elementos en lo que ellas les han dicho. Mientras exista una voluntad personal, eso traduce la existencia del Yo y pues del ego. El ego quiere jugar a buscar la Luz, el ego quiere jugar a recorrer un camino. Recuerden que el Absoluto nunca se movió.

Pregunta: Si el Absoluto nunca se movió, ¿eso significa que nunca creó una ley?

El Absoluto no puede creer ninguna ley. La Fuente creó una sola ley: la Ley de la Gracia o de Acción de Gracia, que no depende de ninguna reacción. Pero el Absoluto no puede ser una ley, ni incluso crear la menor ley.

Pregunta: ¿Qué hace pasar de la a-consciencia a la consciencia?

No es un pasaje. No hay solución de continuidad. A-consciencia y consciencia: se puede decir simplemente que a-consciencia se revela ella misma cuando la consciencia no es más. Es pues la deconstrucción, la refutación, de todo lo que es efímero. La consciencia, si tú prefieres, nació de a-consciencia. Pero la consciencia no puede conducir a a-consciencia: no hay pasaje. Para eso, la consciencia debe desaparecer. Es el Abandono a la Luz, el Abandono de la personalidad, el renunciamiento, la refutación, el cambio de mirada, que permiten, si se puede decir, eso. En cambio, desde luego, existió un pasaje de a-consciencia a consciencia, puesto que es así que nació el observador, el testigo, el sujeto y el objeto. La desaparición del objeto, del sujeto, del testigo, del observador, pone fin a la consciencia y, en ese momento, la a-consciencia aparece, no antes. Es el ejemplo del cubo de la rueda y de la rueda que gira alrededor de un punto fijo.

Pregunta: Si la refutación no es un acto mental, ¿quién refuta o qué refuta?

La personalidad. Eso no es una acción mental. Eso no es un juego. Es un proceso de liberación que apunta a hacer desaparecer la lógica de la personalidad. Ustedes no pueden oponerse a lo efímero, está ahí. Ustedes no pueden resolver, de algún modo, la ecuación del Absoluto, por la persona misma que ustedes creen ser. La refutación se sirve de la personalidad. No es un juego mental, porque justamente, hace desaparecer el mental. Porque el mental no puede apoyarse sobre las suposiciones falsas. Si ustedes ponen fin a esas suposiciones falsas, el mental no puede más apoyarse sobre nada. Ese es el principio de la refutación. Entonces desde luego, mientras vuestra mirada no haya cambiado, ustedes van a llamar a eso mentalerías, un poco como dirían santurronerías. Pero no es más que un punto de vista. Llegará un momento (que quizá ya ha venido) donde el Absoluto estalla, porque la personalidad no puede más refrenar, en cierta manera, este Absoluto. La refutación es el medio. Desde luego que al principio eso puede parecerles un trabajo, eso puede parecerles fastidioso, pero es la personalidad que dice eso. Porque efectivamente, para ella, es agotador, pero ese es el objetivo.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Entonces BIDI les agradece también. Yo preciso que tendré la Alegría y el placer de estar en Ustedes, para lo que ustedes nombran Alineamiento y pues estarán en Mí. Yo les digo pues hasta dentro de algunos instantes de vuestro tiempo. BIDI los saluda. Hasta luego.


LINK AL AUDIO: http://autresdimensions.info/articleef39.html




BIDI
23 agosto 2012

Y bien BIDI está con ustedes. Yo los saludo. En la medida en que este entre-nosotros no es personal, yo hablaré menos fuerte. Podemos comenzar.

Pregunta: ¿si se conecta con usted por la Comunión, hay una acción sobre nuestras resistencias por la simple Presencia del Absoluto o hay que hacer la petición?

Yo responderé que eso es profundamente diferente para cada uno. Pero, de una manera general, eso es totalmente cierto. Los que han escuchado mi voz han podido ser profundamente desestabilizados, en un primer tiempo, hasta que la lógica de la razón y de los sentidos ordinarios hayan sido superados. No es pues necesario hacer una petición. Pero ustedes se pueden beneficiar de la acción Vibratoria, escuchándome, incluso si ustedes duermen, incluso si no comprenden nada, es tanto mejor. Lo que ustedes nombran mi Presencia los remite a lo que yo expresé, sobre la Tierra, en el momento de mi pasaje. Ustedes desembocan pues, llevando lo que ustedes son, en intención, sobre lo que yo fui o lo que yo soy, más allá de toda forma. El Absoluto puede ponerse en una forma de resonancia, apuntando, efectivamente, a empujar vuestras resistencias, a apagar el mental, más allá de toda meditación y de toda voluntad.

Pregunta: ¿es posible pasar de la personalidad al Absoluto, sin pasar por las etapas que llevan a la Infinita Presencia (Comunión, Fusión, Disolución)?

Yo lo hice, en mi vida. Sobre esta Tierra, presente en una bolsa de comida, pasé de una vida ordinaria al Absoluto. Yo no viví ninguno de los estados a los que están quizá acostumbrados durante este período. Yo no viví ninguna iniciación, ningún Despertar de la Kundalini, ninguna Corona Radiante, ningún chakra. Y eso ha sido el caso para numerosos testimonios que ustedes tuvieron, por algunas Estrellas. Más ustedes penetran en la Humildad verdadera, y el Amor (que, yo les recuerdo, no es simplemente servir sea lo que fuere o sea quien fuere, ni dar todos vuestros bienes, sino Ser Amor), desde ese instante, ustedes lo son, Absoluto. Es lo que se ha llamado el Abandono del Sí. Cada vez más, ustedes observarán, alrededor de ustedes, los humanos que pasan de la personalidad al Absoluto, sin conocer nada de lo que sea que ustedes conocen. Yo les he dicho siempre, que en el Absoluto, todo conocimiento de este mundo encarnado es ignorancia. Es por eso que el Absoluto no puede serles conocido. Reconocer eso es la más grande de las sabidurías y necesita una gran humildad. Y sobre todo, darse, a sí mismo, en totalidad, no solamente en el Bhakti Yoga (o en el Yoga de la Devoción), sino, más bien, siendo lo que ustedes Son, en el Absoluto, es decir Amor. Es pues totalmente posible pasar de la personalidad y de encontrarse Absoluto. Como lo dije, el trabajo de la refutación no es un juego mental pero apunta, justamente, a hacer cesar toda ilusión, toda proyección, toda idea. Cuando todo lo conocido es refutado, entonces el Absoluto está ahí.

Pregunta: puesto que todo lo que es exterior a mí es una proyección del centro de mí mismo, ¿mi cuerpo y mi personalidad son también una proyección del centro de mí mismo, lo mismo que una proyección de toda persona real, imaginaria o virtual, cruzada en mi camino?

Sí, en totalidad, mientras creas que tienes un camino, mientras creas ser una persona separada de otras personas. Ustedes participan del mismo sueño, la misma estafa. Este mundo no existe. Lo que lo es, es la bolsa de comida y una excrecencia de la conciencia que se encontró para estar aquí. La justificación de las experiencias es la ilusión del karma, la ilusión de un camino, la ilusión de la espiritualidad. Ustedes no son nada de todo eso pero mientras que ustedes no lo Son, eso les parece inaccesible y eso lo es. Hay que, para eso, refutar todo lo conocido. No hay mejores palabras que Amor y Humildad. Es por eso que no hay diferencia, desde la Infinita o Última Presencia, entre el exterior y el Interior. No puede existir ni Interior, ni exterior, en Absoluto. La palabra que se aproxima es o Parabrahman, o Shantinilaya, poniendo fin a Ishvara. Es decir al juego de las personalidades dentro de una escena de teatro. Y ese juego es sin fin puesto que no hay ninguna perspectiva, mientras ustedes acepten el juego, de poner fin al juego.

Pregunta: ¿cada persona no sería entonces más que un tejido de proyecciones de una multitud de individuos, e incluido él mismo?

Eso se llama un holograma. Mientras que ustedes no están en el centro, en todo punto, sino que vuestro centro está considerado como la persona, como la bolsa de alimento y la bolsa mental, ustedes no pueden ser lo que ustedes Son, Absolutos. No obstante, la comprensión intelectual, la aceptación del principio del holograma, no lo hace desaparecer. La razón y la comprensión, igual que el conocimiento, no les permite estrictamente nada. Hacer cesar el holograma, es estar en el centro, en todo centro: es, de algún modo, el renunciamiento supremo a la ilusión. Viviendo eso, desde luego, la bolsa de comida está siempre ahí. Ella irá hasta su término, o hasta lo que la Tierra haya decidido, pero ustedes no serán más afectados, ni por el estado de este cuerpo, ni por el estado de vuestros pensamientos, porque ustedes no son ni los pensamientos, ni el cuerpo. Comprender el principio del holograma, y afirmar la ilusión, no los hace salir sin embargo. Eso va mucho más allá y necesita, en alguna parte, que ustedes sean Liberados Vivientes, cual un Jnani, es decir que, por la refutación, por el Abandono del Sí, ustedes se establezcan en la Morada de Paz Suprema. El testigo es la Morada de Paz Suprema. El que sale de la Maya (más allá de todos los melindres Vibratorios y energéticos que han sido sin embargo los medios indispensables, para la Tierra), entonces, en ese momento, el “Yo Soy” se establece Absoluto. No se puede de ningún modo dudarlo. Eso no es una suposición, y todavía menos una proposición, porque la particularidad del Absoluto (siendo lo que ustedes Son): desde que ustedes lo son, ustedes lo saben. El testigo es la Morada de Paz Suprema pero sobre todo, ustedes no son más afectados lo que sea. No es un desapego, no es el Sí, ni el Yo Soy, es otra cosa.

Pregunta: ¿el Absoluto corresponde a la disolución dentro de la Fuente y a la afirmación del Cristo:“Yo y mi Padre no hacen más que Uno”?

En Absoluto, hay, en primer lugar, disolución de la creencia en la ilusión. Y disolución de lo vivido de la ilusión, aunque estando inscrito en ella pero sin ser dependiente de sea lo que fuere. Decir: “Yo y mi Padre somos Uno”, es Fusionar y Disolverse en la Fuente. Pero la Fuente no es el Absoluto, como yo tuve la ocasión de decirlo. La Fuente es una emanación del Absoluto, de la misma manera que ustedes son una emanación de la Fuente. En ese pseudo camino de regreso, existe la posibilidad de vivir la disolución en la Fuente, permitiéndoles entonces afirmar: “Yo y mi Padre somos Uno”. Pero queda una etapa: “No hay ni yo, ni Padre”.

Pregunta: ¿después de las refutaciones, hay que afirmar el “Yo Soy” o el “Yo Soy Uno”?

Cuando la refutación ha sido llevada y conducida a su término, ninguna afirmación es necesaria, ni incluso indispensable, ni incluso deseable. Puesto que no estando más sobre la escena de teatro, no siendo más el espectador, no siendo más una de las mondas o de las capas de la cebolla, tú no tienes más necesidad de afirmar sea lo que fuere. Ni de demostrar sea lo que fuere. Y eso, tú lo sabes instantáneamente.

Pregunta: ¿Se puede llamarlo, para nuestra deconstrucción, como a María y Miguel?

La mejor forma de llamarme no pasa por el mismo proceso que les ha sido comunicado para las estructuras todavía, de una cierta manera, individualizadas. O también, Comulgar por ultra temporalidad a lo que yo he sido en un cuerpo de carne. Sírvete de lo que yo he dicho entendiéndolo y leyéndolo. El proceso que se desarrolla entonces es un poquito diferente de lo que les ha sido descrito por las Estrellas y los Ancianos. Porque la resonancia (a falta de mejor término) que tú vas a establecer conmigo, pasa siempre por la ira y luego por el sueño, por el Absoluto: tú desapareces. Los mecanismos que ustedes nombran Vibratorios o energéticos no son semejantes pero desembocan en la misma cosa. El testigo, en ese momento, no es solamente la Disolución, la Comunión, la Fusión o Shantinilaya, pero es lo que tú podrías nombrar la desaparición, a veces precedida, efectivamente, por la Vibración del Supramental (no localizado). Pero nadie puede llevarlos (ni proporcionarles) el Absoluto. Ustedes no pueden volverse lo que ustedes son, imaginando llevar sea lo que fuere de vuestro conocido (en vuestros pensamientos, en esta bolsa, en vuestra historia o en la historia de este mundo). Es en ese sentido que no existe ningún conocido, ningún elemento, sobre el cual apoyarse. Hay que renunciar a todo eso. Desde luego, el ego y el Sí van a decirles, ambos, que no es verdad (como para el ego, como para el Sí). El Absoluto es ausencia total de toda proyección, dentro de un ego o en la contemplación del Sí él mismo.

Pregunta: ¿El Fuego del Cielo basta para hacer emerger el Absoluto?

El Fuego del Cielo hace emerger una forma de reconexión y, una forma de re-identificación a la Fuente, dándoles la certeza de la naturaleza de vuestro “Yo Soy”, que es Luz. El Absoluto puede derivarse (o no) de ahí. Pero el Fuego del Cielo, en sí mismo, no activa lo que ustedes son y no activa el Absoluto. Para el que está en el terror, el Fuego del Cielo, será un terror. El que es “Yo Soy”, el Fuego del Cielo completará el “Yo Soy” en la Infinita Presencia (y, en algunos casos, al Absoluto). Recuerden que el Absoluto no es ni un objetivo ni un destino sino nuestra naturaleza.

Pregunta: ¿Hay que refutar el miedo globalmente o precisar el objeto de este miedo?

No. El proceso no apunta a hacerles llevar la atención o vuestra conciencia (esa del Yo o esa del Sí) sobre los elementos de vuestra vida sino sobre el principio en sí mismo: el miedo a secas, no el miedo de esto o de aquello, porque corren peligro de mantener una identificación. Refutar el miedo se basta a sí mismo. Ustedes no son el miedo: el miedo es una secreción de la bolsa de comida, sustentada por los pensamientos. Nada más. Y además, ustedes no pueden resolver ninguna ecuación mientras persistan en creer que son el resultado de un pasado (que ese pasado sea ayer, en la infancia, o en las otras vidas). Lo más exacto es por supuesto mirar de frente lo que se manifiesta. ¿Cómo lo que no existe podría afectar lo que ustedes Son? Lo que es afectado, es el Yo o el Sí. Nada más. Vamos a proseguir ¿pero? después de cada respuesta, yo les pido simplemente, de llevar el “Yo Soy” sobre el Absoluto que Yo Soy, sin pedir nada (ni Comunión, ni Fusión, ni Disolución, simplemente una atención). Yo dejaré el tiempo necesario y luego, yo diré: “prosigamos”. Podemos empezar: primera pregunta, de esta manera.

Pregunta: ¿qué se vuelve un ser humano que pone fin a su vida sobre la Tierra?

No hay que (y esto no es una conducta moral) poner fin a la ilusión de esta manera. Desde luego, las circunstancias de la Tierra son profundamente diferentes, hoy. Pero, de una manera general, el Absoluto no teniendo que hacer de esta bolsa, hay que dejarla proseguir su vida. El suicidio resulta siempre (cualquiera sea el sufrimiento), necesariamente, de una identificación a la ilusión. Esta identificación es tal que hay, efectivamente, una imposibilidad de continuar. Pero es un acto dual. Y, como todo acto dual, hasta el presente, él mantenía la ilusión. Porque, recuerden ustedes, como dice el Comendador de los Ancianos (ndr. O.M.AIVANHOV), hay dos tarros. Pasar de un tarro a otro, se llama el nacimiento y la muerte, pero de ninguna manera pone fin a la ilusión. Sin eso, haría muy mucho tiempo que no habría más teatro. El sueño colectivo es muy tenaz. El suicidio no aporta nada. No alivia la ilusión, incluso si está justificado, justificable, incluso si no es (y no lo es nunca), condenable. Pero, no es, nunca, una solución definitiva, contrariamente a las apariencias.

… Silencio…

Pregunta: En un momento, la refutación se vuelve repetitiva, porque demasiado general, y parece perder todo efecto. ¿Hay que refutar lo conocido hasta en los actos más anodinos de la vida ordinaria?

Para responder a esta pregunta, yo diría que, para refutar la escena de teatro, hay ya que salir del rol, sino no sirve de nada analizar y ver todos los detalles del decorado (puesto que eso es solo un decorado). Cuando existe un sentimiento que deviene repetitivo, entonces, en ese momento, si no ha habido ira o adormecimiento, conviene (de una manera o de otra) olvidarse a Sí-mismo, en la meditación sin objeto, o en el Don de Sí. El Don de Sí, no es repartir sus bienes: eso ha sido nombrado la Transparencia. Una cosa es cierta: cuando la Refutación es conducida a su término (que es diferente para cada uno), la etapa última de la Infinita Presencia, está presente. Renuncien a eso y, ustedes son Absoluto.

…Silencio…

Pregunta: ¿existen muchas Fuentes? ¿Qué es la Fuente y cuál es su vínculo con el Absoluto?

Yo responderé de esta manera: la Fuente, cualquiera sea la Dimensión, está afectada a un sector de universo y de multiverso. Yo puedo decir, simplemente, que cada Fuente no sería más que la imagen de otra, con una distinción posible. Pero, fundamentalmente, no hay más que una: es la difracción que da esta apariencia de copia.

…Silencio…

Pregunta: ¿qué diferencia hay entre el despertar de la Kundalini y la aparición o la subida de la Onda de Vida?

Existe una diferencia esencial. Las descripciones de la Kundalini son conocidas, en oriente, desde siglos. La Onda de Vida ha sido muy poco conocida, y por tanto vivida. El canal de la columna es llamado, como ustedes lo saben quizá, Canal del Éter. Ese Canal del Éter, tapizado de Partículas Adamantinas, es la más exacta copia de METATRON, que es una especificidad, u otra copia de LA FUENTE. La Onda de Vida proporciona una cualidad intrínseca, que no tiene nada que ver con las descripciones anteriores de la Kundalini. Porque la Kundalini no los Libera, solo el Centro, el corazón del Corazón, Libera. La Onda de Vida, como el despertar del Canal del Éter, permeabiliza el conjunto de las esferas Ilusorias, llamadas los diferentes Velos, o los diferentes cuerpos sutiles, o Kosha. Pero eso es siempre un testigo. El despertar de la Kundalini, antes del Canal del Éter, podía enviarlos, o en el 2do. Tarro (es decir en la ilusión astral) y, raramente, en la Última Presencia. Además, en el despertar de la Kundalini (que es una estafa) aparecen las imágenes, todo un mundo, que no tiene más realidad que ahí donde está esa bolsa de alimento. Es simplemente más iluminada, hay más colores, hay lleno de conciencias, pero que no existen más que la escena de teatro: es como si ustedes pasaran del teatro a una sala de cine en tres dimensiones, pero que es siempre un espectáculo. La Onda de Vida, y la cualidad de Radiación del Sol Central, aportan una dinámica inédita, que no tiene nada más que ver con las descripciones viejas de varios centenares de años, incluso de millones de años, puesto que las circunstancias de la ilusión no son más las mismas. El Fuego del Éter quema las estructuras ilusorias del astral, poniendo fin a la Atracción del alma en la materia, y fin a todo mecanismo visual, sea la visión astral, la visión de los ojos, la visión Etérica. Y los establece en la Verdadera Visión, que no tiene nada que ver con un órgano, y nada que ver con la percepción de los velos Etéricos. Incluso si, efectivamente, por las razones que el Comendador llamaría pedagógicas o didácticas, ustedes pasaron por ahí, para muchos, para, justamente, Anclar y Sembrar la Luz: hacer todo lo posible para que las conciencias viviendo su sueño no se detengan en el 2do. sueño de la ilusión astral. Eso ha sido Realizado y ustedes lo saben. Era, si se puede decir, una misión o una función. Ser Absoluto, es no ser más afectado, ni por una misión, ni por una función. Eso no quiere decir que lo que haga la bolsa de alimento o la bolsa de pensamientos se detenga, pero la manera de hacerlo ya no es la misma.

…Silencio…

Pregunta: ¿Es el Sí que tiene esta Tensión hacia el Absoluto?

Eso puede ser, también, la personalidad. Pero esta Tensión hacia el Absoluto de la personalidad solo puede existir antes que ustedes sean parte interesada del teatro. Es por eso que los que ustedes nombran místicos, para algunos de ellos, vivieron esta Tensión, esta Infinita Presencia o este Absoluto, jóvenes. Porque, desde luego, más la bolsa de pensamientos se implica en una voluntad cualquiera, en su vida (que eso sean los hijos, la profesión, el hábito, e incluso la búsqueda espiritual), eso crea un casco mental mucho más difícil de traspasar. El Sí puede ser por tanto considerado, a partir de una cierta rigidificación del mental, como, quizá, generalmente deseable.

Silencio…

Pregunta: ¿el hecho de ser llamado por su nombre, en sueño, es el Llamado? ¿O es necesario que eso pase obligatoriamente en el oído izquierdo?

Como eso ha sido explicado, oír su nombre del otro costado no es el Llamado de la Luz, ni el llamado de la Sombra, además. Es simplemente el llamado de alguien que está en el 2do. Tarro, para conservar la expresión del Comendador. El Llamado se produce, generalmente, en la noche, en el momento donde ustedes duermen, porque el Absoluto y el Canal Marial están presentes. Pero el nombre es oído por la izquierda, sin ninguna excepción.

…Silencio…

Pregunta: ¿Cómo se esparce la Onda de Vida, a nivel de los brazos y de las manos?

Entonces aquí, no puedo más que remitir a lo que había sido explicado, y perfectamente detallado, por algún Anciano, evitando repetir las mismas cosas (ndr: ver en particular las intervenciones de UN AMIGO del 7 mayo 2012 y de O.M.AIVANHOV del 8 junio 2012).

…Silencio…

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Entonces, prosigamos también el Silencio, algunos instantes, en las condiciones que yo les he explicitado.

…Silencio…

Y bien, BIDI va a saludarlos, decirles hasta un próximo entre-nosotros, en el Amor. Adiós.



BIDI  



28 agosto 2012

Y bien, BIDI está con vosotros y os saluda. Vamos a continuar de igual manera que lo que he explicado la vez anterior: vamos a intercambiar de manera rápida, pero pronunciaré mis frases de manera más lenta, dejando un espacio después de mi respuesta, de forma que os haga vivir, lo que es posible manifestar por vuestra simple Presencia y mi Presencia, dentro del mismo espacio. Vamos a comenzar.

Pregunta: ¿es mejor refutar los miedos conocidos, o el miedo por regla general?

En el plano didáctico, el primer elemento a realizar es la refutación de los miedos que os son aparentes, conocidos y manifestados. Porque son esos los que dentro del saco mental, se manifiestan a vosotros y os impiden la Libertad. Hay una segunda etapa, en que el miedo no tiene necesidad de estar ligado a una vivencia, a una experiencia de ese saco de alimento sino más bien, se orienta a denunciar, refutar, la existencia misma de esa emoción. Porque lo que subyace en cualquier búsqueda y toda Ilusión, de un camino (espiritual o no), está siempre liberado, estimulado por el miedo. El miedo es lo que paraliza. El miedo es muy exactamente, lo que evita y os impide vivir el Centro y sobre todo, el centro del Centro, presente en cada punto. El miedo, dicho de otra forma, es lo que paraliza el punto de vista en el saco de comida, en el saco mental y os da la Ilusión de ser ese saco de comida o mental puesto que, os lo recuerdo, ese saco de comida, ese saco mental, está construido, edificado y mantenido por el miedo. Así pues, el primer círculo vicioso es la refutación de los miedos conocidos ligados a la experiencia de esta encarnación. En una segunda etapa, será necesario actuar, no sobre vuestros miedos conocidos, sino más bien sobre lo que representa realmente, la emoción "miedo" para toda conciencia, viviendo la ilusión como la única verdad. El miedo, dicho de otra forma, mantiene el teatro, mantiene una historia sin fin, haciéndoos participar en la propia Ilusión de este mundo.

Sin miedo, es muy sencillo: no habría mundo, en el sentido en que vosotros lo percibís, en el sentido en que lo vivís como única realidad posible. Como han dicho muchos Ancianos, en definitiva, la última Dualidad así como el último Sí, se resumen en dos opuestos y contrarios y es la última visión del punto de vista limitado: el miedo o el Amor. Porque el Amor Absoluto no es el amor humano, que está siempre en resonancia con el miedo (y subyacente de manera permanente). El miedo existe precisamente, porque hay separación, porque hay el sentimiento de estar separado, dividido y en definitiva, el miedo no es más que la expresión ligada al control de la Ilusión sobre la Verdad. Si dais cuerpo a vuestros miedos, si los aceptáis, si los vivís (en el saco mental como en el saco de comida), este miedo es lo que vela el Amor y la Luz. Todo miedo solo es en definitiva, el reflejo de la falta de Amor y de la Luz. el miedo no es solamente una Sombra, no es solamente lo que molesta o hace mal sino es más bien, un principio constitutivo de la Ilusión y de lo efímero. La refutación por partes pequeñas, de lo que se conoce, favorece la refutación del miedo, de manera general, global, colectiva, impersonal. El miedo crea, a nivel de los cuerpos sutiles, a nivel de lo que se llama la trama de vida (el Éter Unificado), líneas de encierro y por tanto, un estancamiento del libre movimiento de la Vida en vosotros. Esto supera ampliamente el marco de los miedos (personales, históricos) que os son propios.

El miedo, lo he dicho, es una secreción de la mente que apunta a haceros evitar, por las proyecciones y construcciones, a encontraros confrontados a una experiencia pasada de vuestra propia historia. Pero detrás de esto, se oculta otra cosa que supera ampliamente el marco de vuestra historia, de vuestras vidas pasadas (también ilusorias), y que os mantienen en las estrategias que se dirigen a evitaros encontrar el mismo miedo. Pero no haréis más en toda vuestra vida, bajo una forma u otra, que encontrar sistemáticamente, los mismos miedos. Ninguna estrategia de evitación puede transcender y refutar el miedo: solo en la forma de ver, de aceptar vuestros miedos, es decir aceptar verlos. Ninguna explicación, incluso de vuestra historia presenta el mínimo interés, porque no podéis dentro de lo Conocido, oponeros a lo que os mantiene en el encierro. Porque son estrategias que no pueden resolverse puesto que llaman a la acción y a la reacción permanentes, existentes dentro de la Ilusión. Creer, suponer o agarrarse al hecho de que esto es la única realidad (cualesquiera sean los sistemas de conocimiento que activéis, cualesquiera sean las percepciones que afinéis), solo son en definitiva, ilusiones. Reconocer esto, es reconocer que ningún conocimiento puede llegar al extremo de cualquier Ilusión. He aquí como debéis salir, en relación a los miedos. Si hay miedo, aunque desde vuestro punto de vista, esto no venga de vosotros sino de cualquier preservación de la Ilusión, no puede aparecer ninguna Libertad en la experiencia de la Conciencia, es decir del "Yo Soy" o de "Yo Soy UNO" y por supuesto, esto es aun más difícil para ser lo que vosotros Sois.

Pregunta: ¿es posible ser Absoluto, definitivamente en la forma que se está?

Aquél que es Absoluto es por tanto un Jnani, es decir un Liberado Viviente. No rechaza la vida de la personalidad pero su punto de vista no es ya el mismo. No está ya sometido a la Ilusión. Sea lo que le ocurra a este cuerpo, sea en lo que se transformen los pensamientos, lo que se transforme la personalidad, no está ya concernido, efectivamente y realmente, por la vida de este saco. Por supuesto, esto no es una negación de la vida o un rechazo de la vida porque es en este saco (mental y de comida) donde existe lo que sois vosotros, por el momento. Ser Absoluto con forma, precisamente hace desaparecer definitivamente y de manera más y más flagrante, todo miedo, toda duda y todo cuestionamiento. Esto reúne lo que los Ancianos y las Estrellas han denominado la Transparencia, es decir dejarse atravesar totalmente por la Luz, no verse más y no vivirse más como persona, como camino, como miedo, como localización, precisamente en el seno de la Ilusión. El Absoluto es un reconocimiento formal. Aquél que no es, no puede ni explicarlo, ni racionalizarlo: puede justamente dar su propio testimonio. Pero en todo caso, la certeza de la Verdad Absoluta está inscrita de manera indeleble, en aquél que de manera temporal, puede permanecer (quedar encerrado) en este cuerpo, que ha tenido acceso a lo que vosotros habéis llamado el Êtreté. Esto no representa ninguna diferencia. Aquél que es Absoluto, sea en otro cuerpo, en otra conciencia encarnada, en otro sistema solar, en el Absoluto í mismo, no ve ninguna diferencia. Lo que explica que este cuerpo pueda desaparecer, que esta mente desaparecerá pero que eso no puede interferir ya, de ninguna manera, con aquél que está Liberado. Eso no hace cesar la vida pero Libera la Vida. Esta Libertad no puede de ninguna forma suponerse, imaginarse, crearse de manera artificial.

Porque el Absoluto, aun dentro de una forma, os demuestra lo que Sois. Ninguna Ilusión, ningún karma (que solo concierne a la personalidad) puede alcanzar al Liberado Viviente.

Esto no transforma la condición de efímero de este saco, pero en cualquier caso, aquél que es Absoluto ya no puede ser afectado, de ninguna manera, por otra cosa de lo que Es, o sea, Amor y Luz. Ningún sufrimiento, ninguna enfermedad puede hacer desaparecer lo que ha sido establecido y de eso, incluso el "Yo Soy", incluso el Sí, están totalmente conscientes, embebidos, penetrados. Toda la diferencia está ahí. Sea lo que le ocurra a este saco, sea lo que ocurra a este mundo, sea lo que ocurra con los pensamientos, las relaciones y las interacciones, aquél que es Absoluto es la Verdad. Y esta Verdad es Absoluta. Porque no está inserta en una de las capas de cebolla, haciendo ver la capa de debajo y la de arriba. El Absoluto recorre todas las capas de cebolla, totalmente, como un juego, sabiendo siempre (porque lo vive) que no hay cebolla. Esto es muy difícil de percibir, de conceptualizar por la conciencia. Es incluso imposible puesto que solo cuando hay extinción total de todo sentido de ser un cuerpo, una forma, una vida, un camino, un espíritu, es cuando cesa el principio de identificación a la Ilusión. Esto no puede dejar ninguna incertidumbre. La incertidumbre es Ilusoria. La certeza es el Absoluto. Por supuesto, visto desde el exterior por el que está aun en la personalidad, o que vive el Sí pero no el Absoluto, eso no puede existir. Y para él, esto no existe. De ahí pueden venir todas las reflexiones, las interrogaciones, las dudas, el poner en igualdad lo que es el Sí. El Absoluto no es más una cuestión. El Absoluto, incluso dentro de una forma, es el fin de los sistemas de conocimiento. Aquél que es Absoluto es ignorante de todo conocimiento. Aquél que es verdaderamente el Conocimiento con una "C" mayúscula, o el Liberado Viviente (el Jnani) porque ninguno de los sacos (físicos como sutiles) puede imponeros ya, o dictaros reflejos, cualesquiera sean los niveles donde se sitúen esos reflejos que se inscriben definitivamente, en la acción y reacción.

El que es Absoluto, más allá de los marcadores Ilusorios presentes en este cuerpo, no puede ya, ser afectado por lo que sea. Esto no es negar la vida sino Ser la Vida: no esa limitada entre el nacimiento y la muerte, ni de cualquier encarnación sino en la Verdad, no solamente el Instante Presente (o Aquí y Ahora) sino, más allá del nivel de la Eternidad y del Éter Liberado que vosotros llamáis el Punto ER. Hay por tanto, un desplazamiento de la Conciencia del Sí (representado por lo que vosotros llamáis el chakra del Corazón) a una zona que le es inmediatamente superior, que es lo que vosotros llamáis la Puerta ER. Porque el Corazón no tiene necesidad de cabeza. Porque el Corazón es la evidencia última, devolviéndoos a la Verdad de la Inmortalidad, más allá de cualquier Conciencia, de toda forma, de todo rol o de toda atribución a una función más allá de la forma. Vivir esto permite como sabéis, realizar a voluntad, el Pasaje entre la personalidad, el Sí y el Absoluto. Vosotros sois a la vez, el que juega la escena de teatro. Sois a la vez, el observador y el testigo y el que está sentado en el sillón, pero sois también el que sabe que el teatro no existe. No dependéis más de un centro localizado (el saco de comida o vuestra historia) sino que Sois el Centro de todo Centro.

En el Absoluto, no existe ninguna diferencia de percepción entre el Silencio y la palabra porque la palabra se ha convertido en el Verbo. Y el Verbo no es únicamente palabra sino la característica (más esencial) de la Morada de Paz Suprema. Es justamente, el momento donde no existe ya (en el saco mental como en la Ilusión del mundo) necesidad de buscar sentido, necesidad de buscar una explicación, de buscar cualquier linealidad de tiempo y aun menos, justificación de lo que sea. Eso desencadena, si se puede decir, esa famosa certeza absoluta, no como creencia, tampoco como experiencia, sino más bien Revelación Última, más allá de cualquier Pasaje de la naturaleza esencial de lo que Somos, más allá de la Conciencia.

Pregunta: ¿el efecto Vibratorio de escucharos puede ejercerse durante el sueño profundo?

Tal como he dicho: dormir, borrarse de este mundo (en el sueño sin soñar, sin pesadilla, sin conciencia personal o del "Yo Soy"), es Absoluto. Así pues, el sueño profundo, de igual forma que no comprender nada de lo que yo haya podido decir, es ya una gran etapa entre las últimas etapas. Lo que he dicho tiene un sentido. Ese sentido apunta a saturar, hacer derrapar la mente y el saco, poniendo de alguna forma, en suspenso, la Ilusión. Es exactamente lo que puede ocurrir al escuchar, no ya mis palabras sino mi voz, en meditación o en sueño profundo. La comprensión es (y seguirá siendo) una etapa. La incomprensión es una etapa aun más evolucionada. El adormecimiento es la ante-última etapa. Y por supuesto, no comprender nada y no captar nada de lo que digo permite que la Transparencia os alcance. Es el instante en que la Conciencia del Si se da cuenta de que, de alguna forma, no mantiene nada y que solo el observador del Sí hace que continúe la escena de teatro. Una vez que se ve esto, no se plantea jamás la cuestión de comprender lo que sea. El saco de comida y el saco mental van a continuar diciendo, respetando las obligaciones, las reglas de conducción de un automóvil, las reglas sean las que sean. Pero no estáis ya sometidos a las reglas, no porque hayáis rechazado las reglas sino, porque también, vuestro punto de vista no es el de una persona, ni de una personalidad, ni del Sí. La dificultad es que efectivamente, en el funcionamiento de la conciencia (sea separada o unificada) aparecerá siempre la noción de proyección dentro de una experiencia. Pero vosotros no Sois la experiencia. Mientras que no hayáis entendido esto, mientras que no hayáis hecho vuestra esta Verdad, por la vivencia, permaneceréis separados. El silencio, el sueño, no son, si pudiera expresarme así, el mejor de los yogas porque no hacéis presa de nada: ni a la voluntad de vivir las experiencias, ni a una voluntad de meditación, ni a una voluntad de acción, ni a lo que sea que tenga una traducción y una aplicación en lo efímero.

Cuando captáis lo que se ha llamado el Abandono a la Luz, la Fluidez de la Unidad, la Sincronicidad y el Absoluto, que están aquí, rigen vuestra vida (incluso en este saco) según lo que se ha denominado: la Gracia. Pero ¿cómo queréis vivir la Gracia, mientras queráis mantener lo que sea? Es imposible. Por supuesto, la mente os va a decir que es al revés. Os va a hacer creer con numerosas justificaciones y razonamientos, que os hace falta continuar manteniendo las cosas, que hace falta continuar viviendo. Es ahí donde os equivocáis, porque esa clase de estrategia unida al miedo, os impedirá sistemáticamente, ser Absoluto. Esto os confinará en el "Yo Soy" que efectivamente, es una etapa esencial, pero no es el objetivo. Mientras que consideréis esto como un objetivo, estáis sometidos (incluso dentro de la Gracia vivida en esta conciencia) al principio de la Ilusión. La dificultad más grande es precisamente, más allá de cualquier comprensión racional, entender el calado de lo que representa el Abandono de Sí, de vivirlo y realizarlo. Es lo que han intentado mostraros todas las Hermanas y Hermanos que vivían en Unidad. Y más allá del proceso de la Unidad, algunos de ellos han vivido lo que vosotros denomináis Shantinilaya, la Morada de Paz Suprema. Pero eso no impide la vida dentro de la Ilusión, aunque la mente y el orgullo espiritual os harán creer que es imposible: es su rol. Entonces, dicho con otras palabras, esto podría llamarse la Humildad y la Simplicidad, pero no la humildad y simplicidad del orgullo espiritual que quiere desaparecer, sino ese que se vive realmente por Transparencia total y cuyos signos son conocidos. La Transparencia no será jamás una convención social, una convención moral que obedece a las reglas de la Ilusión, sino lo que está más allá de cualquier estado. Y cuando lo estáis, no podéis ni equivocaros, ni ser engañado.

No olvidéis nunca que es la mente, los pensamientos y el alma los que siempre os llevan a más y más proyección, de ideal, de Amor y de Luz, pero que no pueden, en definitiva, estar totalmente presentes, mientras que esto permanezca inscrito en un ideal o una proyección de Amor y de Luz. Porque no podéis proyectar dentro de lo que Sois y al exterior, cualquier Amor, cualquier satisfacción, porque eso son y seguirán siendo proyecciones. Lo que es Absoluto es Amor, más allá de cualquier contingencia, de cualquier referencia, de cualquier encierro y de cualquier Ilusión. ¿Por qué habría necesidad de cualquier justificación, en la propia mente o en otra mirada, considerada exterior, en cualquier Hermano o Hermana que sea? Cuando descubrís que vuestro estatuto es Absoluto, no tenéis ya necesidad de proyectar lo que sea (ni ideal, ni Amor, ni Luz, ni nada) porque os habéis vuelto la Fuente de vosotros mismos, que se sitúa más allá de este saco, más allá de vuestras interacciones, más allá de vuestra vida, aquí, sobre la Tierra. Vosotros sois la Vida, ya no sois vuestra vida. Es profundamente diferente. Porque ¿os pertenece vuestra vida? ahí está la Ilusión, mientras que la Vida, ya lo Sois. Pero para Ser, no hace falta más que esté vuestra vida. Entended bien el "no hace falta más", no como una creencia a adoptar, aun menos una experiencia que llevar, sino una renuncia total y absoluta, a todo lo que es efímero. Mientras que lo tengáis en vuestra piel (en todos los sentidos del término) estáis atrapados. Como se ha dicho, todo lo que os imagináis tener (en el nivel que sea y de manera definitiva) os atrapará siempre. Entonces, el ego os va a decir que no podéis abandonar tal cosa o tal otra, pero os engaña. ¿Quién habla de abandonar lo que sea? ¿Por qué razón un Absoluto con forma, tendría que abandonar lo que sea?

La frase clave (más allá de la refutación), es el cambio de punto de vista. Pero no un punto de vista como una idea o una creencia, sino más bien un desplazamiento del observador primero (que se ha encontrado), y la desaparición misma del observador, siempre dejando desarrollarse el saco de alimento, ese saco de ideas y las interacciones de la vida dentro de la Ilusión. Esto, creo que se ha llamado (en Occidente) la Divina Providencia. ¿Sois capaces? Esto no pide coraje, ni una decisión cualquiera. No hay ningún camino para esto, ninguna evolución para esto, ninguna espiritualidad para esto, sino precisamente estableceros en ello. Y no puede ser una experiencia, es decir que no podéis probar esto como el Sí y volver después, tranquilamente a este saco. Es así como se ha dicho, esta especie de transformación última, terminando en la no conciencia, la no separación, y yo diría incluso, más allá, en la transcendencia del "Yo Soy UNO", haciéndoos descubrir la naturaleza que Sois. Como he dicho: ¿qué es lo que sabéis de lo que Erais, antes de nacer? ¿Qué sabéis de lo que Sois, después de la muerte? No tenéis más que retazos, sea según vuestras propias experiencias o vuestras propias lecturas. Pero mientras que permanezcáis clausurados en una forma (ya fuera la más vasta posible: un sol), estáis aun, proyectados. El Absoluto no puede en ningún caso, ser una proyección de lo que sea, porque ese centro del Centro, aunque haya movimiento de la Vida, siempre ha estado ahí, en todos los puntos y por tanto, inmóvil. Es la rueda de Samsara la que os hace creer que erais una sucesión lógica de encarnaciones, que debían responder permanentemente a la ley de acción y reacción. Eso es una creencia para los estafadores espirituales. El Absoluto no es nada de todo eso.

Pregunta: después de haberos escuchado en el momento del adormecimiento, he tenido pérdidas seminales, pero no asociadas a una actividad sexual.

El Absoluto es un Éxtasis y un Intasis. Lo que pasa a nivel de lo que yo llamé (en mi encarnación) los Pies del Señor, es decir lo que vosotros llamáis hoy, la Onda de Vida, por supuesto, atraviesa los lugares donde están situados en este saco, los diferentes miedos. Los miedos tienen una resonancia directa con el sexo, pero el sexo sin sexo. Es decir que pueden darse y es a menudo el caso, fenómenos de éxtasis que toman su fuente efectivamente, sea en los Pies del Señor, sea a nivel del primer chakra. Esto puede inducir lo que tú llamas "perdidas seminales", que son, de hecho, evacuaciones también, de ciertos programas, de ciertos enquistamientos ligados al miedo a la muerte que representa el sexo. El sexo hasta que se pruebe lo contrario, (más allá de todo placer y de todo gozo) es ciertamente el órgano más proclive a mantener la Ilusión y el sueño colectivo, a través de lo que vosotros llamáis la fecundación. Así pues, vivir un Éxtasis (que sin embargo no te puede despertar completamente, o despertarte, o sobrevenir permanentemente) solo es el reflejo a nivel de saco de comida, del despliegue (si se puede decir) de tu propia naturaleza. Este proceso no es ni una polución nocturna, ni un sueño (en sentido fantasma), sino es realmente una alquimia que puede producirse (en el hombre o en la mujer) sin ninguna estimulación sexual. Oír mi voz puede (por Vibración y resonancia) empujarte, con la ocultación de la conciencia ordinaria o del Sí, a dejar que este saco viva lo que tiene que vivir. Esas pérdidas seminales, existentes también en las mujeres (aunque lleve otro nombre), solo es el reflejo de la acción de la Onda de Vida. Si mi órgano vocal desencadena esto, entonces es perfecto.

Pregunta: ¿el ascenso de la Onda de Vida puede provocar dolores como calambres, en las piernas?

Es posible. Puede estar también ligado, no a resistencias, sino más bien, a la intensificación del Absoluto de la Tierra. De todas formas, esos procesos de calambres u otros (en las piernas) no deben atraer vuestra atención o vuestra acción. Aquí también, beneficiaros de lo que se manifiesta en el saco, no para estar en la negación del dolor, sino para verlo tal como es: en ese momento, no es una negación, es pasar al observador o el testigo. El pasaje al observador y el testigo, es ciertamente, una etapa importante que os permite no ser afectado ya por lo que se juega en la escena de teatro. Continuemos.

Pregunta: ¿la Comunión de Presencia a Presencia, con una Conciencia Absoluta, nos permite ser Absoluto?

Ninguna conciencia puede ser Absoluta, puesto que es justamente la desaparición de la conciencia misma, lo que realiza, si se puede decir el Absoluto. Como han dicho los Arcángeles: establecer las Comuniones puede mostraros, de manera velada, el Absoluto. Se puede decir que el conjunto de los procesos que se os han detallado por aquellos que se ocupan de vosotros, desde hace mucho tiempo, son una invitación a ir más allá (ndr: las Conciencias de otros Planos Dimensionales de los que encontráis las intervenciones, en particular en la rúbrica "mensajes para leer"). Los procesos llamados deslocalizaciones, que precisamente, os hacen cambiar de mirada y de punto de vista, son ciertamente los estimulantes al Abandono de Sí. Porque, con una Comunión con un Hermano o una Hermana, con lo que se ha llamado comúnmente un Doble, sea el que sea, se puede decir efectivamente, que hay como una antesala de la desaparición. Justamente es esta desaparición de la propia conciencia, la que es favorecida, pero que solo vosotros podéis liberar. Las resistencias a la liberación no son más que ignorancia: eso que vosotros llamáis vuestro punto de vista, vuestros propios conocimientos de vosotros mismos, de vuestra historia, de vuestras vidas pasadas, de vuestras creencias, de vuestras ideas y de vuestros marcos. Mientras que uno de estos elementos así llamados, esté presente, no os quedáis más que en la antesala. Renunciando y refutando todo esto es como podéis vivir el Absoluto. Pero por supuesto, es quizá más fácil pasar por esta Infinita Presencia (sin que haya realmente un pasaje) para ser Absoluto. De igual forma que podéis adheriros a doctrinas de la Unidad, sin vivir de ninguna manera, la quintaesencia. ¿Cuál será la diferencia entre aquél que proyecta el Absoluto y aquél que es Absoluto? Aquél que proyecta el Absoluto puede vivir el Sí, puede sentir Vibraciones. Pero caerá siempre en la duda y la pregunta. Aquél que se ha establecido Absoluto, no puede ya estar sometido, de ninguna forma, a cualquier pregunta que sea. Por supuesto, pueden quedar preguntas sobre el tiempo que va a hacer mañana, pero en ningún caso, sobre la naturaleza de lo que él Es.

Pregunta: ¿qué hacer para no sentirse más impotente y poder avanzar?

¿Qué es lo que se siente impotente? ¿Qué es lo que quiere avanzar? ¿Avanzar hacia dónde? ¿Para ir, adónde? No hay ninguna parte adónde ir. Todo movimiento de un punto al otro de la conciencia mantiene la Ilusión. El sentimiento de impotencia, la necesidad de avanzar, solo es el reflejo de la acción del miedo o del Sí. Dormir o morir es Absoluto. Es la mente discursiva (la de la razón y las ideas) la que te va a hacer creer que hace falta avanzar, o creer avanzar, entonces, ya es un gran paso. Porque ¿Quién más que el ego cree avanzar? Por supuesto, el tiempo avanza y vuestra vida se despliega. Pero ningún elemento de esta vida, ningún adelanto puede existir, exceptuado para lo efímero. Justamente si te mantienes tranquilo en esos momentos y no tienes complacencia o sumisión con ese sentimiento de impotencia, si tú aceptas que el hecho de avanzar no quiere decir nada (y, de hecho, te hace recular), si ves esto claramente (sin hacer juicio, sin condenar, si buscar reaccionar, simplemente ser el observador), entonces constatarás muy rápido, que algo para de avanzar, que algo cambia sin que haya habido la expresión de la mínima voluntad personal, del mínimo deseo personal. Y ahí, tú te mantendrás cerca del Último, pero no antes. Mientras que tú consideres que es necesario eliminar esta impotencia, mientras que tú consideres que debes avanzar hacia un objetivo, no haces más que alejarte de tu propio objetivo, porque no hay objetivo. Todo esto solo son juegos de la conciencia, llamados Leilas. Pero estos Leilas no tienen ningún sentido. Solo son distracciones, ocupaciones, cuyo único objetivo es impedirte vivir lo que tú Eres. Y por lo tanto, la mayoría de los seres humanos alimentan su vida de esta esperanza, de esta idea de avanzar, para ir a alguna parte. La más grande de las fuerzas ya es, reconocer su impotencia total, a cualquier idea, a cualquier pensamiento, a cualquier conocimiento, a toda vivencia apta a liberar lo que sea que otra Ilusión. Si tú ves claramente esto, entonces el punto de vista cambiará por sí mismo, sin que tengas que buscar o rebuscar lo que sea.

Esta forma de capitulación, una vez más, no es una renuncia a lo que sea, sino que es precisamente, el hecho de abrazarse a esto, no como a ilusiones sino a la verdad. Mientras que tú te sometas a ti mismo, a esa clase de creencia, o a esa clase de experiencia, no puedes ser Libre. Y no puedes, en consecuencia, Liberarte de ninguna forma. Porque todo lo que te es conocido debe ser Liberado. Y Liberarse de todo lo que es conocido ya es aceptar su propia ignorancia. Puesto que nada efímero (sea la personalidad, sea este saco de comida, sea el Sí) no permanece, una vez que has pasado al otro lado de las puertas de la muerte. ¿De qué serviría? ¿Qué harás con la Kundalini, cuando este cuerpo no exista más? ¿Qué harán con el Fuego del Corazón, cuando este cuerpo haya desaparecido? Hay que ir al corazón del Corazón. No es más ni el Fuego del Corazón, ni la Corona Radiante del Corazón, ni los Tres Fuegos, ni siquiera el Canal del Éter, ni siquiera el Manto Azul de la Gracia: está más allá. Nosotros os hemos mostrado una escala. Vosotros tenéis dificultades, habéis ascendido la escala. Necesitáis aceptar ahora, que no hay escala, que no hay nadie que ascienda esta escala. Aceptar y vivir esto, es el Absoluto.

Pregunta: ¿por qué mantener el saco de comida en vida, cuando se está Liberado?

Toda acción orientada a hacer desaparecer este saco, solo consigue hacer reaparecer la Ilusión. Porque si tú das importancia y si quieres poner fin a la ilusión suprimiendo un saco de comida, de una forma o de otra, tú le creas otra existencia. La ilusión precisamente tiene que Verse. Batirse contra una ilusión solo la refuerza. Entonces, querer considerar intervenir en el saco de comida, de una manera o de otra, no puede más que perjudicar y reforzar la ilusión. El que es Absoluto no tiene nada que hacer con la desaparición, o no, del saco de comida: ya no es una fuente de sinsabor, ni una fuente de preocupación. Ni siquiera la mente puede llegar a ser una causa de preocupación. Ahí está la diferencia con el que es Absoluto, que jamás contemplará poner fin a este saco de comida, antes de su fin natural. No porque tenga placer o displacer, sino porque real y concretamente, su punto de vista y su mirada no tienen nada que hacer con cualquier límite. Toda la diferencia se sitúa en este nivel. El que no es Absoluto dirá que esto es absurdo. Y, desde su punto de vista, limitado y relativo, es efectivamente absurdo. No hay posibilidad de pasaje o de comunicación. Mientras que no haya habido Abandono total del Sí, el Absoluto no puede ser. Entonces, aun dentro del Sí, del que el orgullo puede mofarse, está necesariamente el miedo, está necesariamente en alguna parte, la voluntad de abrazar cualquier ilusión. Pero el que es Absoluto en la forma, no le vendrá jamás a la mente, no podrá nunca aparecer una idea sobre el sentido mismo de la existencia de este saco. Un día aparece, otro día desaparece. Solo lo que Es, más allá de cualquier Ser, más allá de todo "Yo Soy", más allá de toda conciencia, ni aparece, ni desaparece, ni se desplaza. Como he dicho, el Absoluto no es una búsqueda y no puede ser una búsqueda. Mientras que busquéis, mientras que investiguéis, estáis en la ilusión. Porque toda búsqueda, incluso la más loable, incluso la más honorable, solo es un miedo de la muerte y una búsqueda (en otra parte que ahí donde está) de la inmortalidad. La inmortalidad no puede estar dentro de ninguna forma. Vosotros estáis en este mundo, habéis aparecido, habéis actuado, habéis buscado. Cambiar de mirada y de punto de vista, es no estar ya sometido de ninguna manera, a este cuerpo, a esta vida. No es un rechazo de la vida, puesto que justamente, no hay más servidumbre a una forma, sino una forma de transubstanciación de toda forma, como de toda conciencia.

Pregunta: ¿haría falta llegar a la pasividad?

Mientras que haya acción, dirigida por la persona o por el Sí, hay ilusión. Hablar de pasividad da a entender por lo que dices, que hay actividad y pasividad. El Absoluto no es ni pasividad ni actividad: es precisamente, la pérdida de cualquier identificación a lo que sea. Puesto que hablar de pasividad, como de actividad solo se refiere a tu persona, en el ego o en el Sí, pero a tu persona. Ahora, la expresión que fue empleada: "permanecer Tranquilo", quiere decir lo que quiere decir (ndr: ver en particular sobre este tema la intervención de UN AMIGO del 2 julio 2012). Tú puedes "permanecer Tranquilo" estando tanto pasivo como activo. La pasividad no es una dimisión de cualquiera de los aspectos de vuestra vida: una vez más, es la mirada la que cambia, el punto de vista y no el hecho de estar activo o pasivo. Porque la actividad como la pasividad os remiten a un movimiento. Permanecer Tranquilo no tiene nada que ver con el movimiento: es de antemano, situarse ahí donde podáis considerar otra cosa: situándose en la Infinita Presencia. No se os pide que seáis vegetales, sino no ser nada de lo que conocéis. Es decir que vuestra mirada, vuestro punto de vista, no esté situado en ninguna parte en la ilusión. Esto no quiere decir, ni estar activo ni pasivo, no quiere decir estar en algún sitio sin hacer nada. Es cambiar de mirada. Cambiar de mirada no se puede hacer, mientras que miréis con los mismos ojos, por el reducido agujerito del anteojo que corresponde a vuestra vida. El Absoluto con forma, puede de manera no jerárquica, pasar los años en Maha Samadhi o en Shantinilaya, como ejercer las actividades más frustrantes y devaluadas para la personalidad. En un caso como en el otro, el Absoluto no puede ser afectado, porque no hay diferencia entre Shantinilaya y limpiar los váteres: la Conciencia no está ya ni en los váteres, ni en Shantinilaya. Sois tributarios de la mirada, porque establecéis una diferencia entre limpiar los lavabos y vivir la Paz Suprema. Podéis muy bien en Absoluto, hacer exactamente lo mismo, en el mismo estado, como hacer cosas diametralmente opuestas, sin perder nada.

Pregunta: ¿lo que se llama un inocente (por ejemplo, un niño siempre contento, que no parezca muy inteligente) es Absoluto?

Se dice en occidente: "felices, los simples de espíritu, porque no conocen el pecado". Entonces, aun si esto tiene connotaciones religiosas, el que es Transparencia en una forma, cualquiera que sea esa forma, no está jamás separado de lo que sea. Se dice también: volverse como un niño, es decir la Espontaneidad, el Instante Presente que permiten vivir el "Yo Soy". Pero hay que poner atención en no ser subyugado por la Ilusión del "Yo Soy": ¿qué quedará del "Yo Soy", cuando este cuerpo no exista? Aunque exista otro Cuerpo, un conjunto de Cuerpos, de los que uno puede ser el Doble, o el Cuerpo de Êtreté, o sea el que sea, ese Doble. Esto está destinado simplemente, a haceros vivir que no Sois ni este cuerpo, ni ningún otro cuerpo, ya que podéis estar en cualquier otro cuerpo. ¿Qué es lo que cambia en este caso? Mientras se desplace la Conciencia, está el Sí, o Última Presencia. Desde que cesáis cualquier identificación a cualquier forma, Sois Absoluto. Esto no impide viajar, sin desplazarse de forma en forma, pero sabéis pertinentemente que no Sois nada de todo esto. Porque todas esas formas, todas esas conciencias, solo son proyecciones separadas o unificadas de otra cosa distinta: de LA FUENTE, en un primer momento, pero la FUENTE misma, solo es una emanación de Ella misma en Absoluto. Es esta palabra que se ha empleado, Doble, la que está destinada a mostrároslo y no a haceros buscar cualquier Doble, sino a que el Doble llegue a vosotros. Por vuestra vacuidad, por el hecho de permanecer Tranquilo, por el hecho de no buscar nada, porque habéis comprendido que no hay nada que buscar, que ninguna experiencia no puede llevaros a lo que Sois. Es la ilusión suprema de creer que un sistema de conocimientos, o de experiencias, va a llevaros a lo Último. No podéis ser llevados o transportados a lo Último por nadie, ni por vosotros mismos, porque es precisamente, ese vosotros mismos, lo que desaparece, cuando el Absoluto está ahí. Y siempre ha estado ahí.

Pregunta: ¿de qué sirve entonces la Merkabah?

Para construir la escala. Para iluminar de manera diferente, la escena de teatro y el teatro. Para hacerte tomar conciencia de que tú no Estás en la escena, que tú no Eres ni actor, ni espectador. Es una estructura de Vibración que, como toda Vibración es una emanación del Absoluto. No tanto como emanación o proyección, como para la conciencia, sino como bastidor (si puedo emplear esta palabra) del Absoluto.

Pregunta: ¿es verdaderamente grave, si el Absoluto no llega a nosotros?

Pero no va a llegar. Considerar que debe llegar, ya es un error. Expresar esto: considerar que algo debe llegar te sitúa de antemano, a distancia de lo que Eres. ¿Qué es lo que puede ser grave, en la ilusión? Exceptuado lo que mantenéis, sea la que sea esa atadura. ¿Quién es el que considera que es grave? Si no es por el lugar donde te sitúas. Entonces, cambia de lugar. No lo consideres como un desplazamiento, o un movimiento: no es ni lo uno ni lo otro. Este mundo es Maya, el tiempo es Maya, por tanto ¿Cómo podría esto ser grave, de otra forma que como lo concibe o percibe la persona? Preguntas si es grave. De igual forma, si miramos lo que conocéis, la personalidad y el Sí: ese cuya vida está vertida solamente sobre lo efímero y lo ilusorio (por tanto sobre la personalidad) va a buscar de una manera como de otra, una forma de satisfacción, en cualquier elemento. Con más o menos intensidad, más o menos agudeza, según un programa que es el programa del alma y del karma. El que realiza el Sí (que vive las Coronas Radiantes, los diferentes elementos, los diferentes signos y estigmas del Despertar) es un loco para el que corre detrás de sus deseos. ¿Cuál de los dos tiene razón? Ni uno, ni otro. El que está en el Sí, considerará que es grave actuar de tal forma, o de tal otra. Igual que el que está en la personalidad, aun el más equilibrado, considerará que el que le habla del Instante Presente, y de la no separación, es un loco. Y tendrá razón. Porque no cambiáis de punto de vista. Y todo lo que no entra en vuestro punto de vista, en vuestro marco de referencia, está excluido de oficio. Entonces no hay nada grave, excepto para el que lo cree.

Pregunta: ¿en el momento del Choque de la Humanidad, todo el mundo Ascenderá?

Todo está Liberado. Como ha dicho el Comendador (ndr; O. M. AIVANHOV), y es ciertamente la mejor frase; "no sois vosotros los que desaparecéis, es el mundo". Vosotros no podéis desaparecer por lo que Sois. Lo que aparece y desaparece es este cuerpo, este saco de comida y este saco mental, que está delimitado por el nacimiento y la muerte. Todo está Liberado, donde estéis: en la persona, como en el Sí, como Absoluto. Ahora, lo más importante, es dejar al otro, ser lo que él quiere. No podéis convencer a nadie, no podéis llevaros a nadie. Por tanto, la cuestión de lo que se llama la Ascensión, es una respuesta de geometría variable. ¿En nombre de qué, si tú quieres ir de vacaciones a la montaña, llevarás a todo el mundo a la montaña? Los hay que prefieren el mar. Respetad esto: cada uno de vosotros es libre. La mejor respuesta es ésta: lo que desaparece es el mundo, no vosotros. La conciencia que juega, sea el que sea el juego, en una relación íntima, en los juegos de vuestra pantalla de vídeo, es el mismo juego, es la misma satisfacción de una curiosidad. Es el sentido mismo de carencia, que está presente en la no actualización del Absoluto Último. Pero cuando el Absoluto Último está ahí, veis claramente la Verdad. Y la única Verdad, que no sufre excepción, es la Libertad de cada uno, de ir adonde quiere, de pensar como quiere, de creer lo que quiere y de actuar e interactuar sobre todas las otras ilusiones. El principio de la Liberación se os ha explicado, se os ha dado a vivir, a través de la Unidad y el Sí, a través de la Última Presencia y los diferentes marcadores. Pero también, yo os he dado ciertos elementos que deben permitiros, si es vuestra Libertad y vuestra elección, Ser Absoluto. Continuemos.

No tenemos más preguntas, os damos las gracias.

Entonces, BIDI os saluda.
  


BIDI
5 setiembre 2012


Y bien, BIDI está con ustedes. Y vamos a proseguir, a través de vuestras preguntas. Yo los saludo y los escucho.

Pregunta: ¿cómo se pudo caer en la trampa de los falsificadores? ¿Cuál es su rol?


Responder a eso, desde el punto de vista del Absoluto, es una dualidad. Desde luego, eso ha existido. Desde luego, eso existe. Pero, en ningún caso, eso corresponde a la Verdad y todavía menos al Absoluto. No hay más falsificadores que seres que han vivido una historia. Esta historia es real, a un nivel de la personalidad y del alma. Lo que tú Eres, en definitiva, no tiene ninguna relación con ninguna historia. El que Es Absoluto, dentro de una forma, como en la sin-forma, posee el verdadero conocimiento. Todo el resto y todos esos conocimientos, desde el punto de vista del Absoluto, no son más que ignorancia, mantienen el principio de Dualidad, muy lejos de la Unidad. Conocer eso puede ser importante para la personalidad, para el alma, y para el que se siente encerrado. El Absoluto no conoce ningún encierro en cualquier historia que sea. El fin de nuestras entrevistas y entre-nosotros, es justamente hacer cesar eso, no de responderlo porque toda respuesta necesitaría recaer en un principio de dualidad, de oposición de bien y de mal, concerniendo las historias. Al Absoluto no le importa en nada una historia, de la suya como de todo otro. Al Absoluto, como Centro presente en todo punto, no le importa nada de eso. Así pues, esos datos les han sido dados con el fin de hacerlos acercar a un punto de Basculación. En lo que nos concierne, en nuestras entrevistas y entre-nosotros, eso no tiene ninguna especie de importancia. Podrías leer todos los libros de historia del mundo, que eso no te haría cambiar, ni una jota, la personalidad. No está en mi propósito, durante estas entrevistas, alimentar eso o aportar alguna respuesta. Con más razón por cuanto eso ha sido dado, numerosas veces, por todos los que están reunidos, para, justamente, permitirles de no estar más inscritos en una historia. Entonces, permíteme de no extenderme en esta especie de ignorancia. Yo no les he ocultado nunca que, cualquiera sea el sistema de conocimiento que ustedes busquen, toda esa búsqueda no es más que vanidad y muestra simplemente vuestra ignorancia para Ser la Verdad. Es una huida en adelante, una huida de sí, una huida del Absoluto. Todos esos conocimientos, en definitiva, no son más que ignorancia. Corresponden a una capa profunda de la cebolla que no conoce ninguna de las otras capas y todavía menos la cebolla. Participan a la escena de teatro. ¿Quieres quedar en el teatro? ¿Quieres continuar jugando la historia sin fin? Que tendrá un fin, un día, pero ella es repetitiva. La única Verdad, es reconocer que todos vuestros conocimientos, de este conocido, sólo son ignorancia. Ahí, está el Verdadero Conocimiento. Todo el resto no son más que diversiones, estafas, pérdidas de tiempo. Todo lo que los inscribe en el tiempo, los hace perder el tiempo. Desde luego, si tu objetivo es el conocimiento, entonces sumérgete en los libros. Pero ningún libro te hará vivir lo que ha sido vivido. Todo eso solo hace mantener la ilusión de una lógica, la ilusión de una acción-reacción y no participa, en ningún caso, a lo que tú Eres. Eso solo puede alejarte de ti y llevarte a otro lugar que ahí donde tú Eres. Todo lo que yo les digo, desde mi primer intervención aquí, como ilustración de lo que he vivido, estaba destinado a hacer romper el círculo vicioso de lo que ustedes nombran conocimiento. Hazte la pregunta, más bien, ¿qué es lo que eso alimenta en ti? ¿Quién tiene necesidad de ser alimentado, si no es la bolsa de alimento y la bolsa mental? ¿Lo que tú Eres tiene necesidad de algún alimento? A menos que tú te compares con una bolsa, que tiene necesidad de ser llenada hasta explotar (como la rana). Nada de todo eso puede llevarte a la Verdad. Esa clase de pregunta está hecha para distraer y para nublar la Verdad. La falsificación concierne la precipitación del alma y las circunstancias de lo que algunos ignorantes han llamado la Caída. ¿Pero cuál caída? ¿Quién cae? ¿Cómo lo que nunca se movió, y no se moverá nunca, puede caer en alguna parte? Es una anomalía de punto de vista. El emplazamiento de donde está situada esta pregunta no es más que el reflejo de las cogitaciones del mental, que busca nublar la Verdad, que busca alejar lo que tú Eres. ¿Quién manda, quién dirige, en ti? ¿Quién te hace creer que esa clase de respuesta va a llevarte a alguna Verdad? Detrás de toda pregunta y detrás de toda respuesta, hay un ida y vuelta. Ese ida y vuelta es la Vida. No en el contenido, o en la respuesta, tampoco en la pregunta. Sino más bien, para permitirles ver que nada de todo eso concierne lo que ustedes Son. Les recuerdo a pesar de todo (incluso si eso no concierne el Absoluto que yo Soy, pero concierne, sin embargo, el Absoluto que ustedes Son), que la historia sin fin se termina, por si acaso no lo hayan comprendido. La historia sin fin que se termina, es como para el teatro: cuando el espectáculo se terminó, hay que salir. Nadie volverá a encender la luz ni la pantalla de proyección. Nadie animará la escena. Inclínense sobre lo esencial, inclínense sobre la única cosa que es útil, hoy.





Pregunta: ¿la separación de los seres amados va a acarrear desgarro, en particular sus hijos?


Pero el desgarro no concierne más que a la personalidad y a los lazos establecidos dentro del teatro. Hubo quien dijo: “vuestros hijos no son vuestros hijos”. El que es vuestro hijo, hoy, en otro teatro, en un pasado, los ha matado o ustedes lo han matado. ¿Por qué limitarse a amar vuestros hijos? Ustedes son, todos, los hijos, los unos de los otros. Ustedes son, todos, los padres, los unos de los otros. Mientras hagan una diferencia entre vuestro hijo y no importa qué hijo, muestran también, por eso, cuál es vuestro apego y así pues, lo que los tiene y los encierra. El sufrimiento no concierne más que a la personalidad, más que a lo ilusorio. El Absoluto no presenta ningún sufrimiento. Cuando yo he vivido sobre esta Tierra, yo fui afectado por una enfermedad muy grave al final de mi vida. ¿Eso cambió el Absoluto? Mientras queden clavados a vuestras emociones y las vean, ahí dentro, del Amor, ustedes están en la ignorancia del Amor, están en la proyección del Amor, y están en la dependencia de la Ilusión. ¿Ustedes creen verdaderamente que cuando la bolsa de comida desaparece en una escena de teatro anterior, queda algo de lo que ustedes crearon como lazo? Queda simplemente el apego sin afecto, es eso que ustedes viven. Y, mientras sean dependientes de eso, están encadenados. No pueden pretender ser Libres y quedar encerrados. Hablar de desgarro, muestra simplemente que es la personalidad que se expresa porque el Absoluto ve el teatro, ve el juego de los actores. El Sí no participa en eso. Todas las estrategias de lo que ha sido nombrado la falsificación y el encierro, han sido justamente para hacerlos vivir esto como la única realidad, como la única verdad. Y de esta verdad totalmente relativa, ustedes hacen leyes absolutas. No se les pidió rechazar quienquiera sea pero ¿por qué hacer una diferencia entre un niño que ustedes han concebido y todos los otros niños? ¿Dónde está el Amor? Mientras queden en ese punto de vista, no pretendan vivir el Amor. ¿Qué desgarro, cuando la Luz está aquí? Cuando la Luz está aquí, todo el resto no existe más. Solo el Amor y el Absoluto Es. Y este Amor Absoluto no toma en consideración nada de lo que es efímero. Es la personalidad y el alma, que creen que eso va a continuar. Eso no continuará. Queden encerrados, si lo desean, pero vean bien, realmente, lo que se juega, en ustedes, en ese momento mismo, de manera mucho más importante que cuando la escena de teatro estaba tranquila. Cuando una escena de teatro es trastornada, cuando la luz se apaga o cuando la luz está muy fuerte (lo que es lo mismo), cuando hay elementos que vienen a perturbar el teatro, ¿qué hacen ustedes? ¿Ustedes continúan jugando la escena de teatro? ¿Continúan proyectando el amor y los miedos? ¿O se vuelven realmente lo que ustedes Son? Considerar la separación, muestra que ustedes están separados y que el punto de vista que se expresa, del amor, es partidista, es función de lo conocido. El Absoluto no puede ser conocido. Todo lo que se expresará siempre, será siempre, a través de la falta, la personalidad y el alma, que juegan roles, funciones, atribuciones. Que se apegan, ellas mismas, al sueño del otro. Que adhieren al sueño común. Pero, si ustedes quieren proseguirlo, son libres: pero no hablen de Libertad, no hablen de Amor. Hablen de apego, de proyección del amor, de personalidad, de carne. Mientras vean una diferencia entre una bolsa de comida que ustedes han creado y otra bolsa de comida, no ven más que las personas, es decir las máscaras que no existen. Lo que yo digo los llama a situarse y a asumirlo. Pero no puedo, acá tampoco, responder a esta pregunta porque concierne la personalidad, lo efímero, el encierro. Entonces no se asombren de haber sufrido el encierro, de querer la Liberación, ser Liberados (Viviente o no, en una forma o sin una forma) y preguntarse sobre la persistencia de los lazos. Sé perfectamente que el amor considera siempre, cuando un humano lo vive, que será eterno. Y nosotros todos lo hemos vivido. Pero ¿qué amor es eterno? Es eterno y es pensado verdaderamente eterno, en el instante. Pero no puede ser eterno puesto que es una proyección, un ideal. Este ideal no puede ser creado, ahí donde ustedes están, porque, justamente, hay una bolsa de comida y una bolsa mental que los encierran y que les hacen creer en una libertad. ¿Qué libertad hay cuando se está en una bolsa, cualquiera sea? La única verdadera Libertad es la del Absoluto, de la Consciencia, como de la a-Consciencia. Todo el resto no son más que juegos de roles, a veces dramáticos, a veces felices, pero que no duran nunca. La memoria puede sobrevivir, pero cuando esta memoria no está más alimentada, en el sentido de una historia, todo eso se derrumba. Les toca a ustedes ver.





Pregunta: ¿las relaciones sexuales seguidas pueden frenar las evoluciones en curso?


¿Qué se llama las relaciones sexuales seguidas, en primer lugar? Después, la bolsa de comida debe vivir su vida. Apareció un día. Desaparecerá otro día. ¿Lo que hagan de esta bolsa, en qué eso afectaría al Absoluto? Es solo una cuestión de punto de vista y de lugar donde ustedes ponen lo que ustedes hacen. Cuando yo estaba en una bolsa, yo fumaba, y sin embargo, puedo decir a algunos que fumar es nefasto para ellos, y para otros, que eso no cambia nada. Así pues es lo mismo: todo depende de lo que expresa la sexualidad. Generalmente, no expresa más que una falta porque el que vive el Éxtasis, está en la sexualidad a cada minuto, está en el goce permanente. Entonces ¿Qué vendría a hacer el sexo, en todo esto? Es un chisme. Incluso si existen los seres que viven una sexualidad que los transporta, todo depende lo que expresa esta sexualidad: ¿es una falta del otro? ¿De la Unidad? Vuélvete Absoluto, Sé lo que tú Eres, y la pregunta de la sexualidad no te ocurrirá más, que sea excesiva o que no exista más. Ella concierne solamente la bolsa de alimento y sobre todo la bolsa mental. Al Absoluto no le importa nada la escena de teatro. E incluso la sexualidad, dicha sagrada, es una escena de teatro particular. Mientras ustedes no cambien de punto de vista, pueden siempre correr detrás del Absoluto, o incluso la Última Presencia, eso no podrá ser. Hay que cambiar ya de mirada y después, hagan lo que quieran. Pero hacer la pregunta del tabaco, del sexo, de una relación madre-hijo, es ya engañarse. Había uno que dijo (y terminó mal): “busquen el Reino de los Cielos y el resto les será dado”. Ahora bien el ser humano pasa su tiempo para buscar todo, salvo lo que él Es. Son las distracciones. Que sean sexuales, que sean espirituales, que sea la Kundalini, que sea la política, son las mismas distracciones con las mismas consecuencias: el encierro, la pérdida de libertad cada vez más profunda. ¿Quién puede decir, hoy, que este Mundo está en buena salud? ¿Quién puede decir que el progreso ha traído la libertad? ¿Dónde está la libertad, en el mundo? Ustedes están subyugados por el sexo de uno, por la pantalla de la tele del otro, por la posesión de un marido, de un hijo. Encuentren lo que ustedes Son, lo que Son desde siempre, y el resto se desarrollará sin ninguna emoción, sin ningún pensamiento y, verdaderamente, en el Amor. Mientras jueguen a parloteos pueriles, no son la Verdad, ustedes juegan un rol. Salgan de todo rol y dejen los roles desarrollarse. Menos interfieran ustedes en la bolsa de comida y en la bolsa mental, más vuestra vida será armoniosa, plena, serena, sin pregunta, sin duda. Serán Liberados. Pero mientras crean interferir, en algún sector que sea, están entrampados. No les pido encerrarse en una gruta pero mirarse jugar. Así pues (la sexualidad, como el tabaco, como la carne), mientras que ustedes crean que hay que elevar vuestras Vibraciones (y es verdad, en un momento dado), hay que hacer atención a todo lo que entra en ustedes (a cualquier nivel que sea). Pero, en un momento dado, van a darse cuenta que lo más importante no es nada de todo eso. Ahí está la Libertad. Lo que no quiere decir que hay que comer carne todos los días, eso no quiere decir que hay que fumar paquetes de cigarrillos todos los días, o hacer del sexo un acto sagrado o una ocupación. Ni lo uno, ni lo otro. Mientras jueguen esos juegos, están en la escena de teatro. Cambien de mirada, cambien de punto de vista y verán. Más sueltan su propia vida, más la Luz actuará. Son ustedes que obstaculizan, por los comportamientos, por los prejuicios, por los pensamientos preconcebidos, por los apegos. Todo lo que ustedes tienen, todo a lo que se tienen, los tiene. Sea vuestro cuerpo, vuestro marido, vuestra sexualidad o vuestro cigarrillo. Si ustedes no lo tienen, observarán eso, como una fuente de satisfacción o de enfermedad, pero, poco importa, eso no los afectará.





Pregunta: ¿cuando la voluntad persiste, a pesar de todo, qué hacer para abandonarse?


Y bien, olvídate. Si tienes la impresión de luchar, efectivamente, mucho, eso refuerza la voluntad. Olvidarse, Abandonarse, es justamente la ausencia de voluntad. Es el momento donde aceptas no participar más en la escena de teatro, de no ser tampoco el espectador, de salir del teatro para darte cuenta que eso no existe, por lo que tú Eres. El que dice: “yo no puedo Abandonarme”, significa, por tanto, que está todavía en su personalidad. No es la personalidad que se Abandona, es el Sí. Es excepcional que una personalidad Abandone, Se Abandone. Es por eso que les han hablado, los Ancianos, del Abandono del Sí. La personalidad está concernida por el Abandono a la Luz, que induce las transformaciones, una satisfacción, una ilusión, más ligeras. Toda la problemática que ustedes me someten, por el instante (sea el sexo, sean los niños, la mamá), y esta pregunta, muestran simplemente que no cambian de punto de vista. Ustedes reducen todo a la Ilusión. Reducen todo a lo efímero, es decir a lo personal, a la persona o a la sociedad, a lo social. No hay ninguna solución ahí adentro. Mientras ustedes no hayan comprendido esto, no podrán Ser Absoluto, solo podrán pasar de la personalidad al Sí y darán vueltas en círculo ahí dentro. Pero es vuestra libertad. Pero esta libertad no es la Libertad. No puedo mostrarles ningún camino porque, desde que hay un camino, desde que ustedes creen recorrer un camino, no son más lo que ustedes Son, son una proyección. Dicho de otra manera, confunden Roma con Santiago, o, en el ejemplo que yo ya tomé, confunden, en la noche, una soga con una serpiente. Hay ya que iluminar la escena y ver que es una soga, y no una serpiente. Todos los miedos están condicionados por las creencias y por las proyecciones. Si ustedes cesan toda proyección, todo “yo”, todo “yo Soy” (después de haberlo encontrado), ahí ustedes Son la Verdad, este Absoluto del cual nada puede ser dicho. Pero no pueden trabajar, estando sobre la escena de teatro, para hacer desaparecer el teatro. Es imposible. Incluso cuando yo digo que esta bolsa de alimento, aunque sea un Templo, volverá a la Tierra. ¿Esta bolsa de alimento va a alguna parte? ¿Un afecto va a alguna parte? ¿Una relación sexual va a alguna parte, cuando se terminó? Excepto vivir en el pasado, en la memoria, y sobre todo en la necesidad de rehacer lo mismo. No hay ninguna satisfacción que puede salir de ahí. La satisfacción será efímera. Si no, si ustedes estuvieran satisfechos, una sola vez bastaría. Todo lo que reproducen no muestra más que vuestros límites, vuestra ausencia de punto de vista que ha cambiado, vuestra adhesión a lo limitado, a lo reproducible, al movimiento. Entonces desde luego, se puede decir que la vida es movimiento. Para el Absoluto, no hay ningún movimiento. Solo el que penetra este Estado, más allá de todo estado, percibe que no hay ni cuerpo ni bolsa de alimento, ni mental, ni identidad, ni historia, ni incluso conciencia. Ahí está la beatitud. Y esta, es permanente, contrariamente a todo lo que se reproduce, sean las bolsas de alimento o las acciones. Ustedes están en un sueño colectivo y han creado reglas, y todos nosotros hemos creado reglas, en ese sueño colectivo. Pero ninguna regla puede depender del Absoluto. El Absoluto no es una regla.





Pregunta: ¿por qué es difícil permanecer en el momento presente?


Pero porque todo, en la vida, está hecho para eso. Sea la bolsa de alimento con sus necesidades, sean las relaciones, cualesquiera sean y sus necesidades. Sean, justamente, las memorias, la vuestra como la de todos los que han soñado y que continúan soñando. En el Presente, no hay ni futuro, ni pasado, ni mañana, ni ayer, ni nadie. Se puede decir que ustedes Son el Presente. Pero cuando yo digo el Presente, no es solamente el tiempo presente o el instante presente. Es mucho más allá del tiempo. Esto concierne directamente el “yo Soy” y el Absoluto, porque la experiencia conduce a la experiencia y reproduce las experiencias. Miren lo que ustedes hacen con los afectos, con los casamientos, con los niños, con los divorcios: no es más que reproducción. ¿Dónde está la Libertad? Puede haber placer, pero el placer no es una libertad. Es un encadenamiento. Reflexionen. ¿Dónde se sitúan? La cosa más importante, es salir de la idea de que hay un mundo, que hay una persona, que hay una historia, que hay una memoria. Todo el resto deriva de ahí. Pero no busquen, sobre un camino que no existe en otro lugar que en vuestra cabeza, la verdad. Mientras estén sometidos a eso, ninguna puerta de salida. Y por cierto, es la prueba.





Pregunta: ¿las personas que quieren permanecer para sembrar la nueva Tierra, están ya en el Absoluto? ¿Cómo sucederá eso para ellas?


¿Creen verdaderamente que el Absoluto tiene ganas de sembrar lo que sea? ¿Qué quiere decir eso: “sembrar”? Es sembrar nuevas granos, es crear nuevos marcos. Eso es posible pero en la Libertad del Absoluto. El Absoluto no está concernido, ni por una nueva Tierra, ni por una vieja Tierra. Ni por este Sol, ni por el futuro Sol. Ni por este cuerpo, ni por todo otro cuerpo. Les toca a ustedes ver pero no hablaré de esto. Este no es mi objetivo. Si ustedes consideran que es vuestro objetivo, entonces háganse la pregunta de ¿por qué consideran que es un objetivo? Porque ustedes quieren proseguir un camino y una historia. Una historia sin fin se termina y ustedes quieren reinicializar una nueva historia. Más bonita, desde luego, que la precedente, más ligera. Es vuestra libertad, pero eso no es la Libertad. Tienen siempre necesidad de creer que es necesario tener una Tierra, un Planeta, que es necesario tener un cuerpo, que es necesario tener un Sol, que es necesario tener un guía, un Maestro, un padre, una madre, un hijo. Pero dense cuenta de ese condicionamiento. Dense cuenta de eso. Y ustedes reclaman la Libertad. Miren objetivamente. ¿Cómo quieren encontrar el Presente, cómo quieren ser Liberados Vivientes, si ya están proyectándose en una nueva Tierra, en un nuevo Sol, en un nuevo cuerpo? ¿Dónde está el Absoluto ahí? Ustedes están todavía en un camino. Creen que hay un camino, creen que hay una evolución. Es vuestra libertad, pero eso no será nunca la Libertad. Cambien de punto de vista y, en ese momento, verán las cosas claramente. No antes. Antes, eso no queda más que en proyecciones o interrogaciones, ilusiones. Están persuadidos de recorrer un camino, sea del nacimiento hacia la muerte, o en un nuevo Mundo o en una nueva Tierra, que, desde luego, existirán para los que quedarán en la cebolla. Pero yo no soy apto para responder a esta clase de interrogaciones. No puedo meterles el dedo, poner un alfiler, ahí donde están: que no es ustedes, que es la ilusión de un camino, la ilusión de un Mundo nuevo pero ¿qué Mundo? Salgan incluso de ese condicionamiento. Incluso los Ancianos les han dicho, ellos tienen una forma temporaria para realizar algo, quedaron en la historia, en la periferia de la historia, pero es todo.





Pregunta: ¿Cuándo se vive en pareja, la refutación de las relaciones sexuales es suficiente para superar los apegos?


Pero ciertamente no. Deja esta bolsa expresar lo que tiene necesidad, pero tú no eres eso. Quieres cambiar las reglas de la personalidad, aunque yo les dije, sin parar, de cambiar de punto de vista. Nadie les dijo de hacer esto o aquello, excepto de cambiar de punto de vista. No es porque prives esta bolsa de alimento o esta bolsa mental, de alimento o de una relación, que tú vas a ser Absoluto. Al Absoluto no le importan nada las circunstancias del “yo”. Al Absoluto no le importa nada lo que tú vives con tus hijos, con tus padres, o con quien sea. Mientras creas eso, es todavía un punto de vista del “yo”, de la persona. Creer que cambiando una circunstancia, cualquiera sea, de vuestra vida, de esta bolsa, prueba simplemente que ustedes están identificados a esta bolsa. Yo les haría notar que en cada entrevista y cada entre-nosotros, ustedes se vuelven a colocar, sistemáticamente, en la persona. Cambiar las reglas del juego sobre la escena de teatro, cambiar el escenario, no cambia nada al teatro. La refutación no es para rechazar hijos, marido o lo que sea. Es tomar conciencia de lo efímero. Nadie les pidió nunca dejar a quien sea. Eso no es más que el reflejo del ego que intenta apropiarse del Absoluto. Es imposible. Aunque, tú seas consciente que no sueñas más, el otro soñará siempre. Lo que hay que, es no romper lo que sea, es tomar conciencia, cambiar de mirada y de punto de vista, observar eso por lo que es: una escena de teatro. Dejar la escena desarrollarse. Imaginen que están ya en el Sí, y que ustedes se dirigen a todos los otros que están ahí, mirando la escena de teatro o los actores, y que tú les dices: “ya basta, esto no existe”. ¿Qué va a suceder? Lo sabes muy bien: va a haber reacciones. Así pues, no hay nada que cambiar, hay solo que cambiar de mirada, de punto de vista. Son ustedes que se desplazan, no la escena de teatro. Es una visión egocéntrica, que trae todo al “yo” y al Sí. No es cambiando de “yo” o cambiando de Sí, que ustedes van a cambiar de mirada. Es simple, tan simple que el ego hará todo para no verlo y encontrar estrategias para intentar evitar esa nada de sí mismo. Así pues va a cambiar las reglas del juego, cambiar de compañero, parar esto, proseguir aquello. Pero eso se desarrolla siempre sobre la escena de teatro, eso. No hay ningún cambio de punto de vista. La refutación no es separarse de. Está destinada a mostrarles lo fútil e ilusorio de lo que es efímero, de todo lo que es pasajero. Ustedes no son eso: es justo eso que hay que comprender, que realizar, pero nada más. Todo el resto no son más que proyecciones de interpretaciones de mis palabras.





Pregunta: ¿hay un cristal que facilita la estase, durante su duración?


¿Qué es un cristal? Un objeto. ¿Un objeto que encuentra un sujeto pone fin al sujeto y al objeto? No me concierne esta clase de pregunta. Todavía menos al Absoluto. Desde luego que existen interacciones entre sujetos (marido y mujer, madre-hijo). La prueba, han hecho preguntas sobre eso. Del mismo modo, existen interacciones entre un objeto y un sujeto. Pero mientras que hay objeto, mientras hay sujeto, hay distancia, aunque haya resonancia. Entonces yo no les pido tirar los objetos pero ver, realmente las cosas. Y luego, cuando ustedes hablan de un objeto, cualquiera sea, natural o fabricado, van a decir, por ejemplo: este objeto es de oro. Van a definir no el oro, van a definir la naturaleza del objeto, es decir la forma. Un anillo de oro, no es un collar de oro, pero sin embargo es siempre de oro. Mientras identifiquen, nombren, separen y dividan (sea mamá, papá, mi hijo y un hijo), ustedes están sometidos a la forma, a los objetos, a las imágenes. Están sometidos a lo efímero, a lo que vuestros sentidos perciben. El Absoluto no tiene ningún sentido. Entonces no puedo responder a esta clase de pregunta.





Pregunta. ¿Se recomienda ir a una gruta, como Sereti lo había dicho?


Pero la gruta, está en tu Corazón: es la gruta Interior. No es una gruta exterior. ¿Para hacer qué? No hay ninguna parte donde ir, salvo extraerse del “yo”, de la persona y del Sí, es decir de la Ilusión. Mientras ustedes crean que una circunstancia exterior, un objeto, un sujeto cualquiera sea, va a cambiar lo que sea, se engañan. Ningún cambio de percepción, ningún cambio de decorado, ningún cambio de iluminación, cambiará sea lo que fuere. Mientras dependan de una circunstancia, de un sujeto o de un objeto, de una historia, no son Libres. Entonces desde luego, una gruta, ustedes están solos. No hay más el sueño de los otros que viene a interferir con el vuestro. Pero ustedes continúan soñando. ¿Ustedes provocan qué? Una experiencia mística. O ustedes, eventualmente, van a espejearse en el Sí, en la proyección de este Amor, haciendo una felicidad y un objetivo. Error: aunque sea satisfactorio, es todavía el ego, es todavía la acción de una persona o del Sí. Pero quien dice Sí, dice forma, dice identidad. Ustedes no superan la identidad, sea en una gruta o en una bolsa (ndt: referente a lo bursátil), es lo mismo. No hay nada que huir, no hay nada que cortar, no hay nada que separar, excepto cambiar de punto de vista. ¿Cuando cambian de punto de vista y de mirada, cambian sea lo que fuere de la escena? No. Ustedes quieren a todo coste cambiar la escena, el “yo”. Tranquilícense: el “yo” cambiará por la Luz, piensen lo que ustedes piensen. Vuestra estrategia no debe ser querer cambiar las reglas sino simplemente cambiar de punto de vista y de mirada. El Absoluto es lo que ustedes Son. ¿Cómo es que cambiar una circunstancia, una situación, va a hacer desaparecer la Ilusión? Es una ilusión. Ustedes creen que deben ir de un punto a otro, creen que deben cambiar el decorado porque hay cosas molestas, en ese decorado, sea el marido, la mujer o sea quien sea. Pero ustedes no entendieron nada. Trasladan la falta sobre el otro. ¿Qué otro? No hay más otro que ustedes. Por eso, hay que cambiar de mirada, no cambiar las cosas. Dejen las cosas desarrollarse, ellas no tienen necesidad de ustedes, hagan lo que hagan. Estoy contento de ver que las últimas resistencias se expresan a pleno día.





Pregunta: ¿qué significan estos 3 sueños? 1. Yo rechazo que un peluquero incompetente, me corte los cabellos. 2. Yo y una chica rechazamos un presupuesto propuesto por un contratista para redecorar nuestra cocina. 3. Yo rechazo lo que un hombre quiere imponerme.


Pero da igual: no son más que sueños. Lo que tú piensas, lo que tú vives, es un sueño. Y en ese sueño, hay otros sueños. ¿Qué viene a hacer el sueño, en el Absoluto? El sueño está tan alejado del Absoluto como lo que tú juegas cuanto estás despierta. Inclínate más bien sobre lo que eras, antes de ser una persona, y antes de soñar. ¿Qué buscas como explicación? ¿Quién busca la explicación? ¿Quién quiere una respuesta a eso? ¿Decirte que es lo mismo, porque todos esos sueños no hablan más que de adorno, de decoración (sean los cabellos, la cocina, el hombre)? No son más que elementos del decorado. ¿Quieres estar sometida al decorado? ¿Quieres continuar manteniendo tus quimeras, la apariencia? A discriminar lo que es bueno o no bueno, incluso en una cocina. Lo importante no es la explicación sino por qué eso existe. ¿Qué traduce eso, más allá de la explicación? Un juego, una quimera. Incluso un sueño profético que se revela ser verdadero, ¿qué sentido tiene? ¿Qué satisface? ¿Qué implica? Que tú estás insertada en la persona, en una trayectoria, en una historia. Pero no hay ninguna solución en el sueño. No hay ninguna solución en la persona.





Pregunta: sentir un adormecimiento como si la piel se volviera de cartón a nivel de la parte alta de la mejilla izquierda, irradiando hacia lo alto y hacia la nariz, ¿corresponde a la apertura del canal marial?


Dentro de la persona, los Ancianos se han deslomado para darles las referencias dentro de esta persona, dentro de este teatro (las referencias formales), sobre la escena de teatro. La mesa no está en la cama, está en el comedor. Saber que la mesa está en el comedor pone las cosas en orden y permite, para algunos puentes (ndt: cabezas de puente), comprender bien que es una escena de teatro. Entonces, sí, efectivamente, la mesa está bien en el comedor y la cama en el dormitorio. El posicionamiento de los objetos de la persona, en ese marco, permite extraerse de él. No es la misma cosa que, por ejemplo, querer saber quién está en el Canal Marial y por qué les habla, y por qué les da tal sensación. Así pues expresar, en alguna parte, sobre esta escena de teatro, un emplazamiento, no es adherir a la persona, sino, justamente, ver que la persona es permeable, totalmente permeable. Es, ya, cambiar de punto de vista. Es más allá de toda explicación, de toda comprensión porque no es un juicio: “yo lo siento bien, yo lo siento mal, yo no lo siento”. Sino es la percepción, justa, del buen emplazamiento. Y es eso que es importante. Es lo que permite, justamente, salir de todo emplazamiento.





Pregunta: recientemente, durante una buena semana, en el primer instante del despertar, yo podía ver como al ralentí, mi mental ponerse en marcha. Una primera imagen y una película cualquiera aparece. Una segunda más compacta es pegada. Después la sucesión de imágenes son vueltas a añadir sin ninguna lógica o inteligencia aparente. Después la labor de punto comienza y la película se vuelve más coherente. Si en esos primeros momentos yo me vuelvo a dormir, aparece un sueño que se sirve de los elementos precedentes y que no tiene ni pies ni cabeza. La toma de consciencia de esos elementos es una gran fuerza para la refutación del mental en la sucesión del día. Desde una buena semana, yo no vivo más el proceso y el mental parece querer recuperar el tiempo perdido. ¿Un consejo para volver a tener ese estado?


Lo que has descrito es exactamente lo que debe llegar. Al momento donde ustedes se despiertan del sueño, están vírgenes de todo pensamiento, de toda bolsa. Y es ahí que pueden tomar conciencia de la aparición del cuerpo, como de la aparición del mental. Tomar conciencia de ese momento es capital, como tú lo dices. Porque es lo que te ha dado a ver, justamente, cuando tú has cambiado de punto de vista y de mirada. Cuando ese momento es identificado, es encontrar, realmente, lo que tú Eres, aunque eso no se instale duraderamente. Pero haber tomado la conciencia, y haberlo vivido, es la única verdad, el único lugar donde puedes encontrar lo que tú Eres, incluso si eso no dura. Porque es necesario que la bolsa de comida y la bolsa mental continúen viviendo. Pero vivir eso, es ya tomar una forma de distancia con lo ilusorio y lo efímero. Eso se reproducirá, sin ninguna duda. Pero más te impregnes de lo que Eres, antes de que el cuerpo se mueva, antes de que el mental llegue: es exactamente eso que es tu naturaleza. El Absoluto está ahí. Después, viene el observador, el que observa incluso lo que se desarrolla. Pero el momento donde tú te despiertas, y donde vives eso, es la ausencia de observador que está oculto detrás. Tú eres. Así pues, no te inquietes, no te apegues, tampoco, a la desaparición de ese estado. Volverá. Porque desde el instante donde, la primera vez, ese cambio de mirada es vivido, tú sabes pertinentemente que es la Verdad. Tú ves, por cierto, los efectos, como lo dices, en el desarrollo de tu día. Es exactamente ese estado, más allá de todo estado, que llega al despertar, cuando no sabes más si estás en un cuerpo, cuando no hay pensamiento y cuando, sin embargo, tú Estás ahí. Pero tú Estás, ahí, despojado de todo lo efímero. Ahí, es el Absoluto. Ahí es lo que tú Eres. Demostrando, por esto mismo, que los que quieren cambiar eso o aquello, no han comprendido estrictamente nada. El mental / ego obstaculiza: quiere continuar jugando: Esos momentos son esenciales, porque son ellos que te conducen a lo que tú Eres, cuando te das cuenta que tú Eres, independientemente de un cuerpo, de una historia, de una memoria y de un mental. Pero eso no impide a este cuerpo existir, ni incluso al mental ser, ni los objetos y los sujetos, alrededor de ustedes, de estar. Simplemente, ahí, efectivamente, la mirada, el punto de vista, ha cambiado y así pues toda la vida ha cambiado, aunque, efectivamente, hay la posibilidad de volver en la personalidad o en el Sí: pero eso es realmente vivido como un juego. No hay más ningún apego, no puede haber más sufrimiento, sino simplemente un juego. Es ese momento que ustedes deben buscar e identificar. No como una búsqueda, Interior o exterior, sino aprovechar que la bolsa de alimento y mental no existen. Cuando cierras los ojos, ¿el mundo existe? No. Cuando duermes, ¿sabes dónde están tus hijos? No. A menos que tengas sueños recurrentes. ¿Cuando duermes, te haces la pregunta del sexo o del tabaco? El Absoluto, es la interfaz entre el sueño y el despertar de la mañana. Si ustedes llegan a ser ahí, ustedes Son y toda vuestra vida será diferente, sin querer cambiar nada. Porque eso no es más vuestra voluntad personal, o el espejeo del Sí que va a actuar, es otra cosa.





Pregunta: ¿la seducción forma parte de las líneas de depredación de los 1er y 2do chakras o es un aspecto de la personalidad?


Yo diría, los tres, a la vez. Toda noción de seducción pasa por uno de los sentidos o por una idea. Es virtual. Eso acarrea, necesariamente, todos los cuerpos groseros. La seducción consiste en traer para sí. ¿Cuál es el objetivo de la seducción, cualquiera sea? Es de proseguir la Ilusión. El Amor no es una seducción. Es un estado, más allá de todo estado. Eso no será nunca una proyección de un ideal, hacia una persona, hacia una sociedad, o hacia lo que sea o quien fuera. La seducción, cualesquiera sean los aspectos agradables, solo conduce a la ilusión porque lo que ha sido seducido un día, será rechazado, otro día. Es ineluctable. Solo una idea puede seducirlos mucho más tiempo que un objeto o un sujeto, que una persona. Y la seducción, por un ideal (que es también una proyección), puede durar toda la vida, incluso todas las vidas. Pero eso no cambia nada. Porque toda seducción, en definitiva, no es más que el reflejo de la falta de Amor, y de la incomprensión del Amor y de no haber vivido el Amor. El Amor Es. No se compone de ninguna seducción, de ningún lazo, de ninguna posesión, de ningún camino. Es la proyección del Amor que crea eso. Pero la proyección del Amor no es más que la proyección de las carencias. Porque el que Es Amor, que Es Absoluto, no tiene estrictamente nada que proyectar, ni que seducir. Siendo Amor, tienes justo que Ser este Amor. El hecho de amar, es ya una proyección: es considerar que hay emisión. Es considerar que hay una acción. Es considerar que hay una carencia. Yo les recuerdo que ustedes son lo que buscan. Yo les recuerdo que no hay camino. Les recuerdo que ustedes Son Amor. Es eso, cambiar de punto de vista y vivirlo e incluso, encarnarlo, si ustedes quieren.





Pregunta: ¿tendremos todavía necesidad de órganos sensoriales?


He aquí todavía el ejemplo típico de una persona que cree que va a volver a tener sus minusvalías, sus amores, su casa, sus ropas, sus alimentos. ¿Cómo imaginar una cosa semejante? ¿Cómo osar pensar que eso se puede proseguir? Nada se lleva, después del Pasaje. Nada en absoluto. Es ya el caso cuando la bolsa de comida desparece normalmente. ¿Qué creen ustedes llevarse? ¿Un órgano, un marido, una mujer, un hijo, un vestido, cualquier objeto que sea? Son los fantasmas. Solo el que es Absoluto lo sabe, porque lo vive. Sabe que está en una bolsa de alimento y mental. Sabe que hay otras bolsas, interacciones de bolsas, a todos los niveles. Pero él no es eso. ¿Por qué llevaría lo que no es? ¿Por qué pensar esa clase de cosas? ¿Por qué imaginar, incluso, esa clase de cosas? ¿Cómo quieren ser Absoluto, o cómo quieren vivir este Desconocido, (porque ustedes no lo conocen), llevando sea lo que fuere que les es conocido, puesto que todo lo que les es conocido es efímero? ¿Creen que van a llevar vuestros collares, vuestros anillos? ¿Creen que van a llevar vuestros afectos, vuestros lazos? ¿Quién piensa esto? Quién imagina esto, si no es, justamente, lo que es limitado, pero limitado en todos los sentidos, profundamente limitado. Y sin embargo, ustedes tienen la experiencia, por los que los han dejado (que están muertos): ¿han llevado el menor objeto, la menor persona? ¿Qué queda? La pena, el recuerdo, la memoria. Pero en ustedes, no en ellos. ¿Quién quiere, en ustedes, aferrarse a lo conocido? ¿Quién quiere, en ustedes, imaginar una solución de continuidad? Háganse esta pregunta y mírense. Prosigamos.





Pregunta: ¿”del otro lado”, nos beneficiaremos de un aprendizaje?


Pero la Luz es Inteligencia, Total, Absoluta, Instantánea, sin tiempo, sin futuro y sin pasado. El único aprendizaje, es reconocer eso, es decir que el condicionamiento de lo ilusorio ha sido tal, que (miren, a través de vuestras preguntas) ustedes imaginan llevar las minusvalías, imaginan llevar los recuerdos. Es la persona que considera eso. Así pues el único aprendizaje, es como cuando ustedes quedan en lo oscuro demasiado tiempo: cuando salen de lo oscuro, la luz los ciega. Es exactamente lo mismo. Todo a lo que ustedes den una cierta forma de persistencia, en vuestras ilusiones, en vuestras creencias, podrá molestarlos, un cierto tiempo. Esto puede ser llamado un aprendizaje. Pero el que es Absoluto en una forma no tiene necesidad de ningún aprendizaje, porque conoce la Verdad. Él es la Verdad. En el período donde están en esta bolsa de comida y mental, lo que ustedes creen, a lo que ustedes adhieran, los tiene. E incluso cuando eso no los tiene más, ustedes persistirán en tenerlo. Ahí está el aprendizaje: comprender que no hay joyas, no hay casas, no hay tubos, no hay maridos. Ustedes saben, es como los actores: no hay nadie que mira el teatro, todo el mundo ha salido y ellos quieren continuar actuando. Están tan absorbidos en su propia creación ilusoria que es necesario, yo diría, no un aprendizaje, sino un de-condicionamiento. Hay, efectivamente, una forma de aprendizaje, yo diría, de los códigos de la Luz, que no son reglas ni leyes. Imaginar que llegando en la Luz, pasan vuestro tiempo en recrear los lazos, los objetos, los hijos, las casas y qué se yo todavía. Hay quienes lo hacen. Ahí, hay que de-condicionarse. Ustedes están tan absorbidos en los juegos, que creen que los juegos están presentes en todas partes. Es como para los ojos o los sentidos: ¿cuántas veces los Ancianos, las Estrellas, les han dicho que no tienen necesidad de los ojos para ver? Eso les parece tan incongruente, tan imposible, y sin embargo, es la estricta Verdad. Ustedes están sujetos a vuestros sentidos, en esta bolsa. Los sentidos son limitados y los limitan. El Absoluto es Ilimitado, como la Luz. Ustedes no tienen necesidad de sentidos en la Luz, porque la Luz Es el sentido. No tienen necesidad de apéndices: no tienen necesidad de manos ni de cerebro. Dense cuenta del condicionamiento que es el vuestro: están en un cuerpo perecedero e imaginan que hay cosas (de este cuerpo, de este mental, de esta persona) que van a persistir. Es maravilloso. Es más bien una pesadilla. Cambien de punto de vista. Paren de imaginar que hay alguna persistencia de lo que sea. Recuerden el momento del despertar, la mañana, cuando no hay todavía Conciencia del cuerpo, ni del pensamiento: ustedes son eso.





Pregunta: ¿”del otro lado”, habrá reagrupamientos por afinidades?


Pero no tienen necesidad de reagruparse, del otro lado, puesto que ustedes se comunican más allá del tiempo y del espacio. No están atribuidos a una forma, a ningún límite, a ninguna percepción, tal como ustedes los conciben. Así pues, si quieren reagruparse con todos los planetas, con todos los sistemas solares, con todas las Dimensiones, ustedes lo Son, sin esfuerzo, espontáneamente. No hay ningún movimiento.





Pregunta: ¿en el momento de la “partida”, estaremos conscientes?


Pero, no solamente estarán conscientes, sino se Despertarán. Es ahora que ustedes duermen. Es ahora que están muertos. En el momento de lo que ustedes llaman la Ascensión, pero ustedes se volverán Conscientes. No lo son, lo creen ser. Ustedes sueñan. Están proyectados en una bolsa, que apareció un día, que desaparecerá otro día. Es, justamente, cuando la ilusión desaparece que el Yo Soy aparece, en su Gloria y que el Absoluto puede ser vivido, como la Única y Última Verdad. Así pues serán Conscientes de lo que ustedes Son, y no de lo que creen. Si, no obstante, lo que creen es más fuerte que la Consciencia de lo que Son, ahí, habrá de-condicionamiento. Saben, de este lado, en la encarnación, no hay nada peor que el que no puede ver, o que no quiere ver. Pero no hablo de ver con los ojos, hablo siempre del cambio de punto de vista y de mirada. La prueba está en las preguntas. Ustedes imaginan, todos, una solución de continuidad, pero nada puede continuar, puesto que nada nunca empezó. ¿Qué quieren que continúe? Ahí está la Consciencia, no en las proyecciones y en el sueño.





Pregunta: ¿Cómo explica usted la necesidad irreprimible de jugar a los juegos en la computadora y de mirar películas, para ocupar el mental?


Eso se llama el eje ATRACCIÓN – VISIÓN. Es la falsificación, la seducción, lo que es visto, el goce inmediato, el placer inmediato. No hay otra solución que de no adherir más y no hay más medio para llegar. Entonces ustedes tienen, desde luego, las drogas, tienen los de-condicionamientos, los lugares especializados para eso. Dense cuenta del nivel de condicionamiento. Lo que ustedes Son, Absoluto, que se entrega a un juego ilusorio, puesto que es una imagen. Eso muestra simplemente el miedo, a un nivel extremo. Y además, los Ancianos les han dicho: todo lo que existe aquí, ahí donde ustedes están, solo está edificado sobre el miedo, sobre la carencia, la ignorancia. Entonces, los sistemas de conocimientos han sido edificados para rodear la ignorancia, como para los principios de seducción, las películas, los ojos. ¿Y ustedes quieren que eso continúe? Pero yo no tengo solución. Hay que dirigirse a una persona que tiene la autoridad sobre esto, lo que ustedes llaman un médico, un terapeuta. Pero yo no puedo nada para el que hace eso. Está sometido, él mismo, a sus más grandes miedos, los de la desaparición de la persona. La única solución, aquí también, la más lógica, es de no estar más en el punto de vista de la persona. ¿A qué le dan cuerpo, ustedes? ¿A cuál deseo sucumben? ¿A qué se entregan? Miren. Osen mirarse. Sin juzgarse, sin condenar. ¿Cómo pueden juzgar o condenar lo que no existe? Es absurdo.





No tenemos más preguntas, le agradecemos.
Entonces BIDI les agradece vuestra Atención, vuestra benévola escucha. Y vivamos un momento en la Nada, que, para ustedes, es nada. Cambien de mirada. Hagamos esto, juntos.
… Compartiendo el Don de la gracia…
Y bien, BIDI los saluda. Hasta pronto.

LINK AL AUDIO: http://autresdimensions.info/article4d05.html

BIDI



17 setiembre 2012

Bueno, BIDI está con ustedes. Yo los saludo y vamos a intercambiar. Entonces, los escucho.

Pregunta: ¿cómo llevar una refutación eficaz sin que el ego encuentre estrategias para evitar la puesta en marcha del cambio de punto de vista que eso puede implicar?

El principio de la refutación consiste simplemente en refutar, como yo lo dije, lo que es efímero. Dirígete a tu ego y pregúntale cómo puede ser capaz de mantenerse más allá de lo Efímero. ¿Cuál es su persistencia, más allá de lo que se llama la muerte? ¿Qué queda de él? Hacerlo capitular no es renegar de él. El principio de la refutación, en ese caso, se aplica exclusivamente a la noción de Efímero. Cualquiera sea el ego, cualquiera sea su poder, cualquiera sea la bolsa de comida, cualquiera sea la bolsa mental, eso desaparecerá, en un momento dado. Ver claro y ver eso, es un gran paso hacia la Liberación. El ego solo se mantiene por el principio de una creencia, que es su persistencia más allá de la desaparición de la bolsa mental y de la bolsa de comida. Cuando esto es aceptado por la conciencia, el ego no puede, cada vez menos, interferir en el recorrido de la conciencia misma, para desembocar en la a-conciencia. Así pues, hacer aceptar al ego su principio de no-permanencia es un paso esencial. Eso no debería plantear problema. Basta simplemente acordarse, cuando él levanta la punta de su nariz, que es efímero. La aceptación de lo efímero del ego, es por esencia misma, la vía real permitiendo desenmascarar lo que es Eterno. El ego no puede desaparecer mientras la bolsa está aquí, mientras las bolsas están aquí. Es simplemente ese cambio de mirada y de punto de vista, que no tiene nada que ver con una comprensión o una aceptación intelectual sino bien, realmente, lo que eso quiere decir. Eso depende de dónde tú te colocas. ¿Te colocas dentro del ego? Recuerda que la característica esencial del ego es ese costado efímero que se cree Eterno. A partir del momento donde la refutación va a poner el dedo y la conciencia sobre esta noción y este principio de efímero, entonces eso deja el lugar, en totalidad, a lo que tú Eres. Toda identificación a un efímero, cualquiera sea (que esto sea dentro de una relación, de una profesión, de una interacción social), es efímero. Haceraceptar esto no es ni una imposición ni una negación sino eso participa, efectivamente, del principio de la refutación. Lo que es para refutar (y sobre todo hoy) es lo que es efímero pues, como les dicen los Ancianos, las Estrellas, los Arcángeles, lo que es efímero siempre tiene un fin. ¿Qué es efímero? Es el mundo, que solo es una proyección, una excrecencia, del mental. No existe, por principio, más que por la presencia de la interacción entre las ilusiones mismas. Poner al día esto, es ya extraerse a sí mismo del principio de adhesión a un efímero. No adherir más a lo efímero, no es rechazarlo: no hay nada que rechazar. La refutación no es un rechazo sino una comprensión (real, total, ineluctable) de la diferencia entre lo efímero y lo Eterno.

Pregunta: ¿la etapa después de la refutación es el olvido del sí?

Olvidarse de sí mismo, es la mejor manera de cambiar de punto de vista. Te recuerdo que toda persona, sobre esta Tierra, es efímera. Cuando ella desaparece, no queda estrictamente nada, si no son sus obras (inscritas en una memoria, en una historia) pero que no conciernen de ningún modo la conciencia. Incluso el más grande de los compositores de música no existe más. Lo que existe, es lo que se nombra su obra, porque ella está recuperada como un elemento de memoria para todos los que se sirven de ella. Pero esta memoria nunca está viva. De la misma manera, cuando yo he pronunciado estas palabras de “olvidarse”, es realmente olvidarse. Mientras en los mecanismos de tu vida, estés identificado a ti mismo, no puedes ser Absoluto. Toda identificación es una estafa creada por la excrecencia nombrada mental. Excrecencia que cada uno mantiene y que es nombrada el mundo, con un fin de mejora. Y, como ustedes lo ven, no puede existir mejora de alguna Ilusión porque la Ilusión se auto mantiene por el hecho mismo de la estafa, es decir de creerse permanente. ¿Qué puede representar, para el que muere, la persistencia de una obra, cualquiera sea? Es el mantenimiento de la memoria, el mantenimiento de las obras, que mantiene la ilusión misma. Olvidarse de sí mismo, es no ser víctima y no ser más víctima de cualquier juego, de cualquier interacción. Una vez más, eso no quiere decir meterse en una gruta o poner fin a esta bolsa. Es simplemente dejar esta bolsa actuar, como tal, cambiando de mirada: verla actuar. Ahí está el verdadero desapego. Desapego incluso con respecto a una obra porque, cualquiera sea la obra, si hay ese desapego, o hay ego y hay desinterés, o no hay ego y la obra se creará de todos modos (por el genio o por el don, cualquiera sea). Es la implicación dentro de la ilusión, de apropiarse de su propia obra como continuidad de una personalidad, que mantiene los lazos. Hay que, como eso ha sido dicho, estar desapegado del fruto mismo de vuestras acciones. Eso no quiere decir no actuar más, sino ser lúcido sobre esta acción. Olvidarse, es no colocarse más al interior de la excrecencia y de la bolsa. Sin embargo, la excrecencia y la bolsa no desaparecerán pero es la conciencia, en un primer tiempo, que pasa de lo limitado a la Infinita Presencia, que permite (más fácilmente, yo diría) el estado de Absoluto: Parabrahmán. Mientras estén apegados a una noción de posesión, a una noción de depredación, como lo decía el Comendador, no pueden ser Libres. Como se dijo, lo que ustedes tienen, los tiene, sea lo que sea que tengan. Eso no hace más que ilustrar el principio de la ley de Atracción y de Resonancia. ¿Cómo pueden ustedes ser Libres teniendo lo que sea? Eso no quiere decir dar todo. Eso no quiere decir liberarse de todo lo que ustedes tienen, pero no tenerlo más. ¿Cuando ustedes no tienen más una persona, un objeto, una posesión, acaso éste desaparece? Desde luego que no. Pero el resultado es estrictamente lo opuesto, entre el hecho de tener algo y no tenerlo más. No se les pide, en el principio de la refutación y del olvido, de hacer desaparecer todo lo que está bajo vuestros ojos sino de ser lúcido sobre lo que los tiene, y que de hecho creen tener. Ahí está la gran diferencia. El ego va a creer que hay que cambiar de profesión, abandonar toda actividad. Nunca se dijo eso. Eso, es lo que el ego les hace creer. Hay que estar desapegado del fruto de vuestras acciones, cualesquiera sean, porque yo les recuerdo que hay lo que se ha nombrado una Inteligencia de la Luz. Llevando una Intención y una Atención, si ustedes están Abandonados a la Luz, si abandonan el Si, la simple Intención permite la concretización. Pero ustedes no están más afectados, ni bien, ni mal, por el resultado de vuestra acción. Esta toma de distancia es el resultado de la refutación o del olvido de sí. Mientras que tengan lo que sea, concerniente vuestra identidad que es efímera, ustedes se engañan. Mientras crean que están en un camino, se engañan ustedes mismos. Creer que hay un camino, es ya poner una distancia. Es inscribir una meta en lo efímero de vuestra vida. Lo que ustedes Son no tiene necesidad de meta, no tiene necesidad de camino, sino simplemente necesidad de ser reconocido. Ahí está la refutación. No se les pidió nunca (salvo para vuestro ego) abandonar sea quien sea o sea lo que sea más que a ustedes mismos. Es eso que permite la Infinita Presencia y liberarse de todo lo que es ilusorio y efímero, como elemento que los mantiene en la ilusión. Es el ego que va a hacerles creer que no pueden tener más un objeto o una persona, y que crea el sentimiento de falta o de miedo de la falta. Cuando ustedes son lo que ustedes Son, eso no puede incluso aflorarles, ni incluso aflorar. Ahí está el real desapego y no en el que va a ir a encerrarse en una gruta. Él estará todavía más apegado que los otros: a su gruta. Es un error.

Pregunta: ¿podría dar las indicaciones prácticas para vivir el olvido de si?

El olvido de sí, es no ver más las cosas de manera proyectiva. No poseer nada permite poseer y ser Todo. Mientras haya, como lo he dicho, una proyección, una apropiación de lo que sea, ustedes no son Libres porque toda apropiación, incluso la más agradable, los remite necesariamente a lo efímero. Mientras crean que hay un camino, mientras crean que hay un cuerpo, mientras crean que hay chakras, mientras crean que hay una Kundalini, no han superado lo efímero. Como lo he dicho, ¿qué se vuelve vuestra Kundalini cuando este cuerpo no existe más? ¿Qué se vuelven vuestros chakras cuando ustedes mueren? Cómo pueden reivindicar una Liberación cualquiera, con respecto a la apertura de lo que sea, puesto que ustedes están más allá del cierre o de la apertura. Es el punto de vista que hay que cambiar. Salir de ustedes mismos no es rechazar la vida sino es comprender y captar el sentido de lo efímero. Cuando la conciencia desaparece, cuando este cuerpo desaparece, cuando esta bolsa mental desaparece, ¿desparecen ustedes? La pregunta principal está ahí. ¿Quién desaparece y quién queda? Háganse la pregunta. Una cosa es segura, que, cuando ustedes duermen o cuando mueren, el mundo desaparece totalmente para ustedes. Ahí se sitúa la verdadera aproximación de la refutación y del olvido. Todo lo que ustedes tienen, un día u otro, los tendrá. Es ineluctable, debido incluso a la ley de Atención e Intención. Porque lo que ustedes tienen procede de una huella. Esta huella de posesión o de apropiación ha sido nombrada línea de depredación. Mientras la menor línea de depredación exista, ustedes no pueden ser Libres. Es una ilusión y una estafa. La única manera de ser Libre, es estar desapegado. Pero desapegado no quiere decir renegar o encerrarse en alguna parte: es ver claramente las cosas. Y eso desemboca en la refutación de todo lo que es efímero. Este cuerpo es efímero, esta persona es efímera. Lo que ustedes Son, es eterno. Hay pues que distanciarse de lo que es efímero. Eso corresponde a preguntarse: ¿quién manda en ustedes? ¿Quién dirige en ustedes? Cuando ustedes compran un vehículo, les pertenece pero no le vendría nunca al espíritu identificarse a ese vehículo. Hay que actuar del mismo modo con todo lo que ustedes creen poseer y eso, a todos los niveles. Pero no se les ha pedido nunca dejar marido y mujer, o hijo: es una estupidez, es absurdo. El apego resulta directamente de lo efímero.

Pregunta: ¿cuál es la relación entre Atención/Intención y Atracción/Resonancia?

La Intención precede a la acción. Cuando ustedes actúan, dentro de esta bolsa, ustedes definen una Intención. El problema, es que se identifican con esta Intención: casarse con tal persona, aprobar tal actividad, tal profesión o tal relación. La Atención es hacia lo que ustedes se dirigen, en conciencia, para sacar adelante una Intención y una acción. De ahí deriva la Atracción y la Resonancia. Pero la Atracción y la Resonancia pueden ser resultantes, justamente, de la Atención y de la Intención pero van a depender también de la calidad de vuestra Atención y de vuestra Intención. Abandonándose a la Luz, abandonando el Sí, hay que definir una Atención y una Intención pero no sentirse más concernido y dejar obrar la Vida, por sí misma. La Vida actuará siempre mejor que el ego: es una característica fundamental. La Atracción y la Resonancia van a manifestar, dentro de la Ilusión, eso a lo que ustedes se han opuesto, o eso a lo que ustedes han proyectado una Intención y una Atención. Pero, en definitiva, cualquiera sea el tipo de resultado (que colme vuestras expectativas o que sea lo opuesto de vuestras expectativas), no deben estar concernidos, ni por lo uno ni por el otro. Mientras se sientan concernidos, ustedes se colocan irremediablemente del lado de lo efímero. El Observador no es de ningún modo concernido por la dirección de un resultado. Él graba simplemente, como la cámara, lo que se desarrolla. ¿Acaso el funcionamiento de la cámara es afectado por el escenario? Felizmente no. Y ustedes, como Observador, si son afectados por el resultado, no son Libres. La cámara filma, sin preguntarles vuestra opinión. El Observador observa. Colocarse a nivel del Observador, es ya salir de la Acción/Reacción, de la Dualidad y no estar sometido a sea lo que fuere de la relación con este mundo. No hay otra manera de ver la ilusión de este mundo. Existe un momento, reconocible, donde el Observador mismo (o la cámara) desaparece. ¿Qué sucede en ese momento? Nada más es grabado. No hay más mundo, no hay más Observador: hay Absoluto. Mientras ustedes persistan en la observación, mientras persistan en la Acción/Reacción, no pueden ser Libres. Las leyes de la Acción/Reacción, las leyes del Observador y del Absoluto, no tienen nada que ver unas con las otras, incluso si el Absoluto comprende tanto al Observador como la escena de teatro. Todo apego a un Yo, a una observación, a un resultado, los pone en distancia de lo que ustedes Son. Es el ego que cree siempre que hay una meta que alcanzar, un camino que recorrer. Mientras no vean esto claramente, no pueden ser Libres. Se puede decir que ustedes no pueden reivindicar la Libertad y conducirse como seres que impiden la Libertad. En resumen, la sed de Libertad y de Liberación aleja la Liberación porque esta sed misma pone una distancia, que no existe, salvo para el ego. Es una estratagema del ego o del Sí.

Pregunta: ¿cuál es la diferencia entre Infinita Presencia, Última Presencia y Absoluto?

La Infinita Presencia y la Última Presencia son lo que puede ser llamado, desde el punto de vista de la Unidad, del Sí, como el momento de una basculación, donde la conciencia se prepara para diluirse y para desaparecer ella misma. El Absoluto los desidentifica de un cuerpo, de un mental, de una identidad, de un mundo. Yo les recuerdo que nada puede ser dicho de lo que ustedes Son, porque decirlo es ya salir. El que vive Absoluto, lo sabe instantáneamente, porque no está identificado a sea lo que fuere, ni a este mundo, ni a un cuerpo, ni a una bolsa mental. Pero este Absoluto con forma sabe que este cuerpo debe vivir y llevar su experiencia, pero no es afectado, de ninguna manera, por lo que sea. Es realmente Libre, llegue lo que llegue a esa bolsa, llegue lo que llegue a este mundo. Si ustedes están afectados por lo que llega a este cuerpo, a este mental, a esta identidad o a este mundo, no son Libres. Cuando son Libres, lo saben instantáneamente porque encuentran vuestra naturaleza, Real y Eterna. Mientras ustedes se hagan la pregunta, es que no lo son, porque la Libertad no puede ser poseída, de ninguna manera. Es algo que está ya ahí, que no se ha movido nunca, y no se moverá nunca. Son ustedes que se han alejado. Poco importan las razones porque incluso encontrar la razón, no resuelve nada. Explicar cómo funciona un órgano, no resuelve nada, incluso si se le puede aportar una solución o una terapia. Eso quedará en el orden de lo Efímero porque ese órgano desaparecerá él también, en el momento donde este cuerpo desaparecerá. Esta bolsa de alimento alimentará la Tierra, piensen lo que ustedes piensen.

Pregunta: ¿podría redefinir lo que es la Última Presencia y la Infinita Presencia?

Pero acabo de hacerlo: es el momento donde la conciencia siente su propia desaparición. Es el momento donde la conciencia del Sí (dicha Realizada) bascula. Si puedo expresarme así, es el momento donde el espectador que mira la escena de teatro, se da cuenta que puede levantarse de su asiento, salir del teatro y ver que él está siempre ahí. Esto no es una definición, es un emplazamiento. Mientras seas dependiente de definiciones, te alejas. Ningún concepto mental, ninguna explicación (científica, religiosa, mística) puede rendir cuentas de lo que tú Eres. Es todo eso que, justamente, conviene soltar. Querer apropiarse de lo que tú Eres, es imposible. Querer comprender lo que tú Eres, es todavía más imposible. Solo el que es Absoluto, vive eso. No puede existir ninguna duda, para el que es Absoluto, porque sabe que él Es, que existe, más allá de todo cuerpo, de todo concepto, de todo mundo, de toda forma, de toda Dimensión. Mientras haya una voluntad de comprensión o de posesión o de explicación, te quedas en la limitación. Es justamente el momento donde decides abandonar todos los conceptos, todas las identificaciones, todas las concepciones y todas las proyecciones, que tú puedes realmente salir del teatro. Mientras estés en el teatro, no tendrás ninguna respuesta, tanto para el espectador (u Observador), como para el que cree jugar un rol. El Absoluto es a-conciencia. Es por eso que yo he tomado el mejor ejemplo: es el momento donde hay sueño sin sueños. ¿Dónde estás, en ese momento? ¿Quién eres, en ese momento? ¿Quién puede responder a eso? Mientras exista una persona, es imposible responderlo. Hay que soltar todo y, una vez más, no confundan el sentido de la palabra “soltar”. Se trata simplemente de soltar todo lo que tienen. Y salir de toda identidad, de toda identificación, de todo rol, de toda función, de toda pregunta. No se puede decir nada sobre el Absoluto pero el que vive el Absoluto no está más condicionado, ni por el mundo, ni por una forma. Ha comprendido la superchería, no como explicación sino él concibe y vive el hecho de que incluso la conciencia del Sí es una estafa. Pero, para eso, hay que cambiar de punto de vista, cambiar de mirada, olvidar toda definición de sí o del mundo. En otras terminologías, se podría llamar eso el Renunciamiento pero no el Renunciamiento para estar encerrado sino para estar, justamente, nunca más encerrado en lo que fuera. Ahora bien, mientras exista una forma, una Dimensión, un sol, un planeta: hay una forma. Ustedes no pueden, ni con el ego, ni con el Sí, comprender eso. A lo sumo el Sí realiza la ilusión temporal pero no resuelve de ningún modo la ilusión espacial. El Absoluto no está ni en el espacio, ni en el tiempo, ni incluso localizado.

Pregunta: ¿es agradable Ser Absoluto?

Esta clase de pregunta no tiene razón de ser. Para el que es Absoluto, incluso dentro de una forma, la palabra “agradable” no representa nada. Todo lo que sale de un tiempo, todo lo que sale de una forma y de un espacio, vive lo que ha sido nombrado, por las Estrellas: Shantinilaya. Es mucho más que agradable o desagradable: es la Verdad, la única. La noción de agradable remite a una emoción del cuerpo del deseo. Ningún calificativo puede incluso intentar aproximarse al Parabrahmán, incluso con una forma. Incluso la expresión Shantinilaya, con la palabra Morada, es, para ustedes, demasiado limitante, porque no hay Morada, ni donde morar. Pero la expresión es ciertamente la que está más próxima de esta Verdad. Yo había nombrado esto, en cuanto a mí, los Pies del Señor. Pero, ahí también, no hay pies, ni Señor. Es una metáfora. Porque mientras una forma exista, hay que aunque esta forma pueda (por la vía metafórica, imaginada, de algún modo) intentar traducir lo que es el Parabrahmán, del cual nada puede ser dicho. Pero, una vez más, el que lo es, lo sabe, porque ustedes encuentran vuestra naturaleza Real, no antes. Incluso el Sí (si puedo expresarme así), con respecto al Absoluto, es una estafa. Es una auto-contemplación, una auto-satisfacción, que no tiene ningún sentido, salido de lo efímero. ¿Qué se vuelve la Realización cuando la persona no está más acá? ¿Qué queda? Nada, excepto la historia o la memoria, que va a ser después transformada, desde luego. El Absoluto no es ni agradable, ni desagradable: es la esencia de la Verdad.

Pregunta: entre la conciencia en la personalidad y la a-conciencia en el Absoluto, ¿qué es continuo y qué es discontinuo?

Pero la conciencia de la personalidad es discontinua. La única cosa continua, es lo que nunca se ha movido: es el centro de todo centro, presente en todo punto. Solo el movimiento es existencia, proyección, exteriorización, toma de forma, cualquiera sea la Dimensión. Al Absoluto no le importa todo eso. No depende de ningún tiempo, de ningún espacio, de ninguna Dimensión, de ninguna forma, de ninguna apropiación, de nada de lo que pueda ser conocido. Ustedes no pueden agarrarse de lo que Son. No pueden imaginarlo al final de un camino, porque no hay camino, no hay ruta. Hay lo que Es, antes de que esta excrecencia, esta bolsa de comida, esta bolsa mental aparezca, es lo que tú Eres. Todo el resto es discontinuo, efímero, ilusorio, engañoso. No existe, para el Absoluto, ninguna representación posible, porque toda representación (cualquiera sea el soporte) es ilusoria. Como yo lo he dicho: intenta encontrar lo que tú Eras, incluso antes que el sentido del “yo” apareciera, antes de los 3 años. En ese momento, eso no será más un recuerdo, ni una reminiscencia, sino la Verdad. No olvides que todo conocimiento, sobre este mundo, es ilusorio. Como lo he dicho: todo conocimiento es fatuidad e ignorancia. El único verdadero conocimiento consiste en reconocer que el conocimiento, tal como ustedes lo llaman, no es más que ignorancia, porque el que es el Jnani sabe pertinentemente lo que él Es, y ve el juego ilusorio de todos los sistemas de conocimientos (científicos, morales, sociales, psicológicos) en los mecanismos íntimos de esta bolsa, como de esa bolsa llamada Universo. Es una Ilusión. Ustedes no pueden comprender eso. No pueden aprehenderlo. La única manera, es la refutación: extraerse de todas las ilusiones, sin rechazar. Refutar, no es renegar. Refutar, es ver más allá de lo que los ojos dejan ver, más allá de lo que el mental comprende, más allá de lo que la conciencia, incluso, puede vivir. Mientras jueguen el juego de la conciencia, no pueden ser a-consciente. La conciencia es una proyección. La conciencia (se les dijo) es una Vibración. El Absoluto no es ninguna Vibración, igual que no es ninguna conciencia. Es Parabrahmán, es anterior a la creación de este mundo, como de este cuerpo, como de toda vida. Ahí, está la verdadera Vida. El que sabe y descubre que no se ha movido nunca, que siempre ha estado ahí, para eso, desde luego, hay que salir de todo efímero, en el sentido de “salir”que es extraerse de todas las Ilusiones. Pero toda voluntad de acción contra la ilusión mantiene la ilusión. Es por eso que no puede haber ningún camino. La concepción misma de un camino es una ilusión. ¿Se hacen la pregunta, cuando duermen, de lo que ustedes Son? ¿Queda algo, a nivel de lo efímero, de ese sueño sin sueños? Incluso el que es Turiya mantiene la ilusión, incluso en el Samadhi, porque niega apagarse: quiere mantener una perennidad de lo que es ilusorio. Es imposible. Solo, encontrar lo que tú no has dejado nunca, lo que tú Eres (más allá de toda forma y de todo mundo), te libera. Todo el resto te encierra, a niveles, como se puede decirlo, más o menos agradables.

Pregunta: ¿por qué el Absoluto ha permitido todas esas experiencias más bien penosas?

Pero, él no ha permitido nada. Él Es, de toda Eternidad. Toda experiencia, incluso penosa, es efímera. Son los mecanismos de la conciencia misma, que crean la exteriorización, la proyección, la ilusión. Mientras creas que es penosa, tú estás sometida a ella. El Absoluto no está concernido, ni por lo penoso, ni por lo ligero. Contiene todo, soporta todo, pero no está concernido. Es la conciencia que está concernida.

Pregunta: ¿cuál es la naturaleza de la Conciencia con respecto al Absoluto?

Pero vengo de decirlo: es una proyección, en una forma o en un espacio, en un tiempo o en una Dimensión. Es una experiencia. Pero al Absoluto no le importa nada la experiencia: él no se ha movido nunca. Tú no puedes definir el Absoluto, ni incluso intentar definirlo, con respecto a la conciencia. Mientras haya conciencia, hay ilusión. El Absoluto no se apropia. Y puedo incluso decir que él no se descubre, puesto que siempre ha estado allí. Eres tú que te has alejado de él. Mientras que haya conciencia (limitada o ilimitada) hay identidad, hay proyección, hay agradable y desagradable, hay experiencia, hay tiempo, hay espacio, hay Dimensión. Pero el Absoluto no está concernido por eso. Mientras creas ser una identidad, en una persona, estás apegada a este cuerpo, estás apegada a esta conciencia. El que es Absoluto está Liberado, de todas sus creencias, de todas sus experiencias, de todas sus ilusiones, las suyas, como las de los otros. El Absoluto no es ni una creación, ni una re-creación, ni una de-creación. No está concernido por el movimiento, ni por el tiempo, ni por el espacio, ni por la conciencia. Ser Absoluto, dentro de una forma, es el momento donde no existe más percepción, más concepción, más ningún sentido de la menor identidad, ni de la menor palabra. El que lo vive, lo sabe. En ningún momento, puede dudarlo. Porque ha encontrado lo que él nunca ha perdido y lo que él ha sido siempre. Solo, la conciencia juega a querer comprender o a querer vivir algo. Mientras exista esta voluntad de vivir algo, hay una distancia que está puesta, igualmente ilusoria, pero que es vivida como real por la conciencia, que ésta sea dividida o Unificada. Hay que hacer cesar todo “yo”, toda identidad, toda experiencia. No interrumpiéndolas, porque si tú interrumpes (por una voluntad cualquiera), la experiencia, la refuerzas, en otro tiempo, en otra forma.

Pregunta: ¿si la conciencia es proyección, es ella una proyección del Absoluto?

Pero el Absoluto no puede proyectarse, puesto que es Absoluto.

Pregunta: ¿de qué la conciencia es, entonces, la proyección?

De ella misma. De la Fuente. De la Unidad. El Absoluto no está concernido por ninguna conciencia. Solo el que lo Es, lo sabe. Porque no tiene más ninguna duda, no tiene más ninguna pregunta, ninguna interrogación. No está más localizado a una conciencia, a un cuerpo, a un mundo, a una Dimensión, a un estado, o a lo que fuere. El problema, es que la conciencia (cualquiera sea, separada y dividida, como Unificada) se definirá siempre con respecto a ella misma, con respecto a una percepción, con respecto a una concepción, con respecto a una vivencia. El Absoluto no está concernido por eso. Solo, el que se extrae de toda manifestación, de toda conciencia, de toda proyección, de toda identidad, de todo mundo, de todo tiempo, de todo espacio (en resumen, de todo lo que puede ser reconocido o conocido) es Absoluto. Pero mientras quedes en la conciencia, la tuya (sea Unificada o dividida), el Absoluto te queda inaccesible. Y sin embargo, es lo que tú Eres.

Pregunta: ¿qué son la Fuente y la Unidad con respecto al Absoluto?

El Absoluto contiene (si puedo expresarme así) la Fuente y la Unidad. Pero la Unidad y la Fuente no son el Absoluto. Son una emanación, una concientización, una localización, en el espacio, en las Dimensiones. Pero el Absoluto no es un espacio, ni un tiempo, ni una Dimensión. Tú no puedes apropiártelo, ni en concepto, ni en percepción, ni en Vibración. Es justamente cuando todo eso cesa, que tú Eres Absoluto.

Pregunta: ¿en qué el Absoluto tendría “necesidad” de emanar?

Pero el Absoluto no tiene necesidad de nada, puesto que él Es, de toda Eternidad. El sub-yace la emanación, él mismo. Él no es la Fuente, no es la Unidad, pero lo permite, porque él Es (no por una acción). Mientras que haya acción, hay tiempo, espacio, Dimensión, identidad. Pero nada de todo eso es Absoluto. No puedes comprender el Absoluto. Es desde el instante donde aceptas que no hay nada que comprender, ni nada que agarrar, ni nada que experimentar, ni nada que concientizar, que tú Estás Liberado.

Pregunta: ¿cómo el Absoluto puede aparecer o revelarse, en un momento más bien que en otro, sabiendo que el tiempo no existe para él?

Pero el Absoluto no tiene que aparecer, puesto que él ha estado siempre ahí. ¿Cómo podría aparecer? Ni revelarse. Es tu conciencia que se ha alejado de él o que se cree alejada de él. Una vez más, el Absoluto no es una experiencia, ni es un tiempo, ni un tiempo, ni un estado. El que es Absoluto, lo sabe. Porque toda proyección, toda conciencia, toda identidad, todo tiempo, todo espacio, desaparece, porque es efímero. Es el momento donde no hay más ninguna percepción. Ese momento no es un momento, porque viviéndolo, te das cuenta que eso ha estado siempre ahí. ¿Cómo podría ser de otro modo? No hay un momento donde algo se revela, donde algo aparece. Es un punto de vista exterior. Esta a-conciencia se revela a ti en el momento donde toda conciencia cesa, toda identidad cesa, toda forma cesa, el mundo cesa: lo que la personalidad llamaría la nada. Lo que la conciencia de la Unidad, o el Ser Realizado no puede ver, porque se baña en la Luz. Pero, bañarse en la Luz, no es Ser la Luz. Es todavía una toma de forma, es todavía una identidad. Este estado más allá de todo estado, Parabrahmán, Absoluto, Liberado Viviente, está presente de toda Eternidad, no le importa nada una Fuente, una Dimensión, una forma, un cuerpo o una conciencia. Es lo que tú Eres. Pero no puedes apropiarte de lo que tú Eres. No puede ver lo que tú Eres. No puedes comprender lo que tú Eres. Repito que no hay otra manera de conseguirlo más que por la refutación, el Abandono del Sí, lo que yo he nombrado “olvidarse de sí mismo”. No puedes estar localizado o identificado y Ser Absoluto. Y sin embargo, es lo que tú Eres, de toda Eternidad, de todo tiempo, de todo espacio, de toda Dimensión, más allá de todo cuerpo. El que es Absoluto no lo vive como experiencia, o estado. Lo vive como la única Verdad, mucho más allá de su persona, mucho más allá de este mundo, mucho más allá de su propia conciencia.

Pregunta: ¿la refutación sería aceptar lo inaceptable para bascular en otro lugar inmediatamente?

Pero no hay otro lugar: es una ilusión de la conciencia misma, del ego que tiene miedo. Porque el ego va a llamar eso la nada. Va a llamar al Absoluto: absurdo. Porque la conciencia solo puede definirse a través de una proyección, de una identidad, una Dimensión, de coordenadas precisas. No hay otro lugar. Ustedes no pueden, de ninguna manera, representarse el Absoluto. Mientras exista una voluntad de representación, de comparación, de identidad o de identificación, ustedes se engañan ustedes mismos. Recuerden: ¿qué se vuelve esta bolsa de alimento cuando desaparece? ¿Qué se vuelven vuestros pensamientos cuando la bolsa mental desaparece? ¿Lo saben ustedes? No pueden saberlo y sin embargo está ahí. Eso siempre ha estado ahí, independientemente de esta bolsa, independientemente de este mundo, independientemente de este universo.

Pregunta: ¿los Ancianos, las Estrellas, los Arcángeles, tienen sin embargo una identidad?

No hay ninguna identidad. Hay elementos efímeros, arreglados por una razón precisa, que ellos se llaman Ancianos, Estrellas o Arcángeles. Nombrar, es ya no ser Absoluto. Hay identidad, pero ustedes no están limitados por una identidad. Cuando los Arcángeles les dicen que están en ustedes, lo están. ¿Dónde está el lugar, en ti, donde están los Arcángeles? Mientras estés en una conciencia proyectada, no puedes verlo. Un Arcángel, un Anciano, no es dependiente de una forma, ni de un tiempo, ni de un espacio, ni de una localización. Es vuestra Conciencia limitada que se imagina que es así, en lo ilimitado. Porque vuestra conciencia, en la personalidad, necesita la presencia de una forma, de un tiempo, de un espacio y de una Dimensión. Ustedes no son nada de todo eso. En Absoluto, tú puedes ser toda forma, toda Dimensión, todo espacio, todo tiempo, toda representación, toda proyección, sin por ello ser ninguna. Ninguna conciencia puede aprehender esto. Es justamente el obstáculo, que es la conciencia. Puesto que la conciencia no puede funcionar más que a través de un distanciamiento y una separación (entre un Arcángel, un Anciano, una Estrella, un cuerpo, un gato, un perro), ustedes están sometidos a la ilusión de la forma. Pero si remontas, poco a poco, la materia (como ustedes dicen) que constituye un perro es la misma que la que constituye un hombre, un átomo, un universo. Es solo un aspecto de forma, es solo una conciencia diferente. Pero nada de todo eso es Absoluto, y Es, sin embargo, Absoluto. Mientras haya dependencia, mientras sean dependientes de una definición, de una forma, de una conciencia, ustedes no son Libres.

Pregunta: ¿podría desarrollar sobre el principio de la pesquisa?

La pesquisa consiste en ver claramente lo que es ilusorio, lo que es efímero, lo que está atribuido a una forma, a un pensamiento, a una idea, a un mundo. Está destinada a mostrar todo lo que es efímero. Todo lo que cae bajo los sentidos, todo lo que cae bajo una comprensión, es efímero. No hay pregunta “¿quién soy yo?”, puesto que ustedes son Absoluto. Hacer la pregunta de “¿quién soy yo?” es ya una exteriorización. El “Yo Soy”, es ciertamente una primera etapa. El “Yo Soy Uno” es una vivencia de la Unidad de la conciencia. Pero no son más que etapas. Pero esas etapas no son lineales, ni jerárquicas, ni valorizadas. No hay que concebir el Absoluto como una finalidad. No puede haber finalidad. Es lo que ustedes Son, de toda Eternidad. Pero, una vez más, mientras no haya Abandono del Sí (ese famoso inaceptable), ustedes no pueden encontrar, realmente, lo que ustedes Son. Y, una vez más, el término “encontrar” no quiere decir nada, puesto que eso no tiene que ser encontrado. Es todo el resto que debe ser refutado, como efímero, ilusorio, tributario de un elemento o de otro, de un tiempo o de un espacio, de una forma o de otra forma. El problema de la conciencia es que ella funciona, incluso en Unidad, como una forma de distancia. La Unidad pone fin al distanciamiento pero no pone fin a la forma y a la distinción de formas. El que está en Unidad, en el Sí, puede Fusionar con el Sol, con un Arcángel, volverse ese Arcángel: pero hay todavía una forma. Al Absoluto no le importa nada de todos esos juegos. Es el Centro, presente en todo punto. Pero, una vez más, ustedes no pueden aprehenderlo, de ninguna manera. En cambio, pueden ver claramente, comprender y captar todo lo que es efímero. Ahí está la refutación, ahí está el cambio de punto de vista, de mirada. No antes.

Pregunta: ¿el Absoluto sería también el fin de las palabras, del habla?

Pero el habla no existe más que en esta Dimensión donde ustedes están. En las Dimensiones que ustedes nombran Unificadas, no hay palabra: hay Radiación y Vibración. La palabra es una separación, una proyección, un concepto adaptado a un mundo dado, del mismo modo que el ojo está adaptado a este mundo. Pero, a partir del momento donde ustedes ven más allá de la Ilusión, ¿para qué sirve el ojo, excepto sobre este mundo? ¿Creen tener ojos cuando están muertos? ¿Un cerebro? ¿Una bomba cardíaca? Dense cuenta de la estupidez. Proyectan los marcos de referencia a partir de ahí donde ustedes están. Eso es estúpido porque parten del principio que lo que ustedes prueban, lo que viven, continuará en otro lugar. Ahí está la Ilusión. Cuando ustedes no tienen más forma, cuando la bolsa de alimento desaparece, cuando la bolsa mental desaparece, ¿qué queda? Nada. ¿Tienen necesidad de los sentidos para ver, para oír, para tocar? De ningún modo. Así pues ustedes ven bien que vuestra manera de ver y de percibir está ligada a vuestra condición actual. Y esta condición los lleva a plantear el principio de una continuación que no existe más que en el mental. Cuando la bolsa de alimento vuelva a la tierra, ¿Qué se llevan? Reflexionen. No tienen la respuesta: no puede haberla. Ustedes no se llevan nada. Ahora bien, la personalidad, como el Sí, van, ambos, a negar este principio y declararse inmortales. ¿Qué queda cuando ustedes desaparecen? No se llevan ni vuestros ojos, ni vuestro Corazón, ni vuestras manos, ni vuestros pies, ni vuestros sentidos. Entonces, ¿qué queda de lo que ustedes conocen? Estrictamente nada. ¿Tienen una respuesta a esto? No pueden tenerla, es como para el Absoluto.

Pregunta: ¿por qué algunos refutan todo después de una tragedia y otros después de una forma de ascesis alegre?

Pero eso no tiene ninguna diferencia. Hay que comprender y aceptar que, para una forma efímera que es esta bolsa (mental o de alimento), no hay nada peor que su propia desaparición. Porque eso la pone frente a la fatuidad de sus creencias, a la fatuidad de su inmortalidad: y es ciertamente el choque más importante. Porque no es más que en esta situación de choque que ustedes se dan cuenta que todo eso es una tragedia, incluso alegre. Eso no quiere decir nada. Poco importa el camino: no hay camino. No es más que en una forma de urgencia, cualquiera sea esta urgencia, que, generalmente, el Absoluto se revela. Porque ustedes se revelan, ustedes mismos, en la estafa. Mientras lo efímero no es puesto frente, justamente, a su efímero, se cree eterno. Mientras se crea eterno, se estafa a sí mismo.

Pregunta: ¿al Absoluto no le importa nada de lo que sea, en realidad?

Al Absoluto efectivamente no le importa nada de lo que sea porque Él no es nada de lo que sea. Mientras creas que hay algo que hacer, te engañas, mantienes tu propia Ilusión. Todo el problema viene de la identidad a una forma, a una bolsa, a una vida, a una idea. Mientras eso exista, te estafas tú mismo y no cambias de punto de vista. Hazte la única pregunta, no de dónde vienes (porque tú vienes de ninguna parte) sino lo que tú Eres, cuando duermes. Mientras tu punto de vista está centrado en una forma, en un tiempo, en un espacio, en un destino, en una historia, en una percepción, hay estafa. Ninguna Verdad puede existir en todo esto. Y entiendo por Verdad, lo que no es afectado ni por un tiempo, ni por un espacio, ni por una idea, ni por un concepto, ni por una percepción: por ningún sentido y por ninguna conciencia. El que es capaz, no de meditar, sino de no interferir más en un cuerpo, en una forma, en un mundo, en una idea, en un concepto, en un sentido de propiedad, cualquiera sea, es Absoluto. No está más afectado por la forma, no está más afectado por el mundo, incluso si esta forma le está sometida. Es así pues un cambio de punto de vista y de mirada: es la pérdida de toda vanidad, de todo orgullo, de creerse lo que sea.

Pregunta: ¿qué es lo Eterno con respecto al Absoluto?

El Absoluto es la Eternidad. La Fuente no es la Eternidad. Puesto que ella parte de un punto, ella se nombra: La Fuente. Todos los procesos, espaciales y temporales, que ustedes viven (sean las Vibraciones, sea la percepción de lo que nombran Canal Marial), no tienen más que un solo objetivo: hacer cesar toda distancia y toda separación. Ahí está la Eternidad. La Eternidad no se apoya sobre nada efímero, sobre ningún movimiento ni sobre un finito, ni sobre un infinito, sino sobre un indefinido. No es la misma cosa. Porque desde que hay definido, finito o infinito, definición, hay separación.

Pregunta: los protocolos cristalinos, los ejercicios respiratorios que son propuestos actualmente por los otros intervinientes, ¿son facilitantes en el descubrimiento del Absoluto?

Pero el Absoluto no puede ser descubierto. Todo lo que ustedes utilicen (el cuerpo, los chakras, los cristales) no son más que diversiones. A fuerza de divertirse, llegará un momento donde el Absoluto se revele. Pero no son ustedes que van a alguna parte. La Conciencia (eso ha sido machacado en todos los sentidos), Es una Vibración. En el Universo, todo es Vibración. En las Dimensiones, todo es Vibración. En la Conciencia, las conciencias, todo es Vibración. El Absoluto no es una Vibración. Pero les es necesario experimentar lo que son las Vibraciones, para acercarse a la Infinita Presencia. Todo está en su lugar. Pero si ustedes son capaces de salir de toda identidad, efectivamente, no tendrían necesidad de nada más: si no es instantáneo. Ahora bien ustedes rechazan la instantaneidad, porque, para ustedes, lo instantáneo, desde vuestro punto de vista, es efímero. Yo hablo de lo instantáneo, y no del tiempo presente. Ahora bien justamente, es en lo instantáneo (desprovisto de toda percepción, de toda Vibración, de toda identidad y de todo mundo) que es el Absoluto que ustedes Son. Pero es más fácil a un observador que observa la escena de teatro, de pensar en salir del teatro, para ver que éste no existe, que para el que juega la misma escena sobre el escenario del teatro. Porque éste no puede concebir, imaginar, percibir o considerar que esto no existe. Si ustedes fueran capaces de dormir todo el tiempo, sin sueño, sin muerte, serían Absoluto, instantáneamente. Es lo que ustedes Son. Toda la problemática concierne a la conciencia y a la identidad. Una vez más, recuerden que están condicionados por una forma, están condicionados por un mundo. Pero ustedes no son ni un mundo, ni una forma. Es un error de apreciación. Ustedes no pueden encontrar lo que ustedes Son, de otra forma que por la refutación. Es al momento donde cesa toda señal, toda conciencia, toda Vibración, toda percepción, toda identidad y todo mundo, que ustedes son Absoluto. Es cuando se dan cuenta (y es una metáfora) que, no habiendo más forma, no habiendo más pensamientos, no habiendo más identidad, no habiendo más referencia, no habiendo más conciencia, ustedes Son, en ese momento, Absoluto. Ahí está el Absoluto. Pero mientras exista la menor referencia, el menor sentido de un “yo”o de un Sí, ustedes no son Libres, puesto que son dependientes de ese “yo”, de ese Sí. La instantaneidad no puede ser encontrada en esas circunstancias.

No tenemos más pregunta, le agradecemos.

Entonces BIDI los saluda. Y les recuerdo que más allá de la comprensión de mis palabras habladas, hay otro estadio de comprensión que es leer. Pero no hablo de comprender mis palabras, oídas o leídas, sino de ir más allá. Tuve la ocasión de decir que, cuando ustedes no comprenden, está ya el tres cuarto del trabajo hecho. El último cuarto es el de comprender que no hay trabajo. Mientras comprendan, solo hay ignorancia porque toda comprensión se refiere necesariamente a lo que ustedes conocen. Justamente, es cuando no puede existir la menor comprensión, la menor percepción, la menor identidad, que ustedes se acercan a ustedes mismos. No es un desplazamiento. Si aceptan eso, constatarán, por ustedes mismos, que no hay ningún trabajo, ningún esfuerzo. Lo que yo llamo, sin cesar, cambiar de mirada o cambiar de punto de vista. Porque vuestro punto de vista, mientras esté definido por lo conocido, lo conocible, lo explicable (que los vuelve a llevar a una experiencia conocida), quedará y permanecerá siempre una ilusión. Entonces, BIDI, los saluda. Adiós.

LINK AL AUDIO: http://autresdimensions.info/article00bd.html



BIDI
29 de Septiembre de 2012
Bueno, BIDI está con ustedes. Los saludo y si lo desean vamos a proseguir, nuestros debates. Escucho lo que tienen a someterme y a preguntarme.
Pregunta: Siendo Absoluto sin forma, en a-conciencia-, ¿cómo podrá usted comunicarse con nosotros a través de este canal?

Esto ya lo he dicho, es un principio que podría parecerse y que podríamos denominar, donde ustedes están, un mecanismo de ultra-temporalidad. Hay conexiones posibles que de algún modo derivan, del bucle espacio-tiempo, lo que permite escapar a la ilusión, mientras se es una persona, comunicando desde este espacio-tiempo particular, en este tiempo. El problema es que, como siempre, la linealidad, la ubicación (dentro de una persona, o el sujeto), es inexorable. Esto sólo se aplica a la conciencia, ya sea limitada, separada o Unificada. Tú estás tratando de representarte los mecanismos de funcionamiento que no están vigentes más allá de un cierto límite, este límite es comparable a la Infinita Presencia. No hay por lo tanto, ni linealidad, ni localización, no existe un mecanismo (en el sentido que te gustaría entenderlo), acerca de la posibilidad de un Absoluto sin forma (más allá de toda persona y de toda identidad), de expresarse dentro de lo limitado. Pero el Absoluto está más allá del ser, está más allá del no-ser. El Absoluto contiene tanto a La Fuente, que a la conciencia limitada o no limitada y la no manifestación. En el Absoluto, el tiempo, el espacio, la linealidad, no existen. Sólo la percepción de tu propia conciencia te limita a la posibilidad de comprensión, así como a la experiencia de este mecanismo. Pero no se trata de una entidad existente, en algún lugar, en un espacio o una Dimensión, llegando a expresarse más allá de las personas, de una persona a otra. Eso no funciona así.

Pregunta: ¿Cuándo uno está en los brazos del Padre, con el amor del Padre, a dónde ir?

¿Alguna vez has visto los brazos del Padre? ¿Qué tipo de representación puede existir a través de estas palabras, si no es la existencia de una limitación? Reposar en los brazos del Padre, detenerse en el Fusión de la Luz, es aun un acto de la conciencia y un estado de la conciencia. El Absoluto no tiene nada que ver con eso. Por supuesto, tú eres libre de reposar en lo que concibes o llamas "los brazos del Padre." ¿Cuál es el Padre? y ¿qué es lo que los brazos del Padre tienen a hacer allí? si no una creencia o una metáfora expresada por tu cerebro. Si se trata de un sujeto, muéstramelo. Si se trata de un objeto o una parte del sujeto, descríbemelo. Tú serías incapaz de hacerlo, demostrando, por lo tanto, que lo que llamas los brazos del Padre, es un ideal, un sentimiento, una percepción, pero necesariamente limitado. Tu sobreentiendes, con eso, que hay un objetivo a alcanzar, separado al exterior de ti, denominado el Padre. Muéstramelo. Descríbemelo.

Pregunta: Estar en los brazos del Padre, quizá el Hijo, eso muestra, entonces la Dualidad.
Pero el Absoluto no tiene nada que ver con la Dualidad, ni con la Unidad. El Padre y el Hijo son dos, ellos necesitan un tercer término, para de nuevo ser Uno. ¿Dónde está el tercer término, descríbemelo, lo has visto tú?
Pregunta: ¿El tercer término es el Amor?

El Amor es lo que subyace en la manifestación. Toda manifestación es un acto de Amor. Toda manifestación es una separación. Considerar que hay un Padre, un Hijo, el Amor, la identidad o la Fusión entre el Padre y el Hijo por el Amor, es una fusión con La Fuente. Eso puede confinar a la auto-observación de la beatitud, encontrado en el último Samadhi. Pero eso no es, de ninguna manera, Absoluto. Mientras haya un deseo de sensación, de representación, de identificación, de personalización, no hay Absoluto, incluso si eso un ideal. Mientras hay separación, incluso apoyado en el Amor, hay manifestación, y a la vez, un espacio dado. Quiero enfatizar que es extremadamente peligroso dar apelaciones no experimentadas por uno mismo, pero que representan de alguna manera, un ideal proyectado. Mientras haya identificación con un Padre, una Fuente, hay una distancia. La distancia proviene de la identificación, ya sea en tu propia persona, proyectando un ideal sobre otra, teniendo para ti, carga emocional o protectora. Mientras este tipo de enfoque no se detiene (por cuestionamiento o, por refutación), hay una aceptación, por convención, de expresiones de ese género. Así, desde que tu lo nombras el Padre, Brahma, Visnú, cualquiera que sea la apelación, tan pronto hay un nombre, hay ideación, proyección, y separación. El Absoluto no está de ninguna manera involucrado en los juegos de manifestaciones, ya que es precisamente un estado de no-conciencia (cuando no existe manifestación del mundo, de identidad, de representación, de ideal, y de objetivo), que tú eres Absoluto. Por supuesto, cada uno es libre de contemplarse en una forma, de adherir a otra forma, o a otro ideal. Pero mientras eso exista, el Absoluto no puede ser o no ser. El Absoluto no es eso
Pregunta: ¿Los vértigos relacionados a la Onda de Vida significa que subió al Bindu?

¿Quién hizo esta afirmación? Los vértigos, sean lo que sean, nunca pueden ser un testigo fiable en el ascenso de la Onda de Vida, porque cuando la Onda de Vida (o el néctar de los Dioses), está instalada en totalidad, la conciencia no puede identificarse a un cuerpo. Cualesquiera que sean los síntomas, o las manifestaciones (pueden ser múltiples), el Absoluto no se ve afectado por eso. El vértigo no es testimonio de la Onda de Vida. El único testimonio fiable, es cuando la Onda de Vida se lanza y atraviesa las bolsas de comida (como el mental). Entonces, la conciencia pasa a ser primero Libre, en Ultima Presencia o en Êtreté, y seguidamente se establece más allá de todas las bolsas, más allá de todos los mundos y de todas las dimensiones, allí donde nada puede ser dicho. Pero cualquiera que sea el síntoma en cualquier parte de la bolsa, el Absoluto no es afectado en modo alguno por esto. Como ustedes lo han experimentado, hay muchas manifestaciones que son el resultado de un encuentro entre lo limitado y confinado, la bolsa mental y la bolsa de comida, con (si puedo decirlo así) una parte de ustedes que no es limitada. Resultando de esta encuentro, lo que fue denominado Conciencia - Vibración o Luz Vibral. Pero ahí todavía hay, una distancia entre ustedes y la Luz Vibracional, precisamente porque la perciben. La percepción está vinculada precisamente a la presencia de ambos: del encuentro entre la bolsa ilusoria (de comida y mente), y la bolsa sirviendo de vehículo, de acuerdo con determinada Dimensión. La reapropiación del "Yo Soy", enlaza la conciencia Ilimitada, con la conciencia limitada. Pero ninguna de estas conciencias es Absoluto. Ningún síntoma (en la conciencia, la bolsa de comida o mental), concierne al Absoluto. El Absoluto con forma es un mecanismo, más allá de lo que puede ser descrito. Es el que no tiene necesidad de nada, porque está más allá de todo ser y de todo no-ser.

Pregunta: ¿Puede haber conjuntamente una subida de la Onda de Vida y un descenso del Manto Azul de la Gracia?

Esto es muy posible. Muchas manifestaciones relacionadas con la Luz Vibral, pueden impactar a la bolsa de comida y a la bolsa mental. Todo lo que les fue descrito (en especial por los Ancianos y las Estrellas), puede encontrarse activo de manera consecutiva o al mismo tiempo, según el ojo de la conciencia. Estos testimonios, registrados en la bolsa de comida y el saco mental, son puntos de referencia, pero mientras mantengan estas referencias, el Absoluto no puede establecerse.

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre el cuerpo de Êtreté y el cuerpo Etérico?

El cuerpo etérico es la primera estructura sutil ilusoria, duplicando la bolsa de comida. Éste Etérico esta amputado, ya que no tiene la conciencia y la capacidad de ir más allá de ciertos límites. El cuerpo de Êtreté es una forma plástica, móvil no identificable, no fijada precisamente en una forma determinada, sirviendo de vehículo en todos los estratos intermedios, llamados Dimensiones. La interacción de esta forma móvil, con el cuerpo etérico, manifiesta, de alguna manera, una unión entre dos niveles de realidad ilusoria. El Absoluto, guardando las proporciones, podría representar, de alguna manera, un soporte no limitado y no limitante de formas plásticas y móviles de todas Dimensiones.

Pregunta: ¿Cuándo uno siente un agujero negro en el chakra del Corazón, en todo el pecho, se debe refutar o caer adentro?

En primer lugar, tendrías que decirme a que llamas un agujero negro. ¿Cuál es tu percepción, o tu representación?

Pregunta: Un turbillón, un poco como los agujeros negros de las estrellas.

¿Ya has estado allí? El Absoluto no puede ser definido por ninguna percepción. Toda percepción pertenece a una experiencia. Existen espacios más localizados, pudiendo ser previos al pasaje a ese no-estado, que no es un pasaje, es el Absoluto. Estos diferentes testimonios, no de estado Absoluto, pueden indicar una forma de preparación a este estado más allá de todo estado, quizá representado por una percepción (percepción en el Corazón, los dedos de los pies, la espalda en todas sus partes), pero como he dicho, todo eso es sólo espectáculo. Mientras permanezcas en la observación (incluso de los mecanismos más sutiles), acompañados incluso con intensa Alegría, hay percepción, hay manifestación y el Ser Absoluto no puede Ser. Porque para que haya percepción y observación, tiene que haber un observador. Y si hay un observador es que todavía existe un teatro. El observador también debe desaparecer. Por lo tanto, sea un agujero negro, sea un Fuego, ya sea una Luz, cualquiera que sea la percepción, puede ser por supuesto, la evidencia indirecta del sentido de un camino, una dirección, pero siempre y mientras exista vía o dirección, el Absoluto no está allí, sin embargo él, siempre ha estado ahí. El único obstáculo es siempre la persona en su confinamiento, en sus limitaciones, o en los mecanismos de la Supra-conciencia o Supra-mental. Todo esto son sólo agitaciones, haciendo creer a la conciencia misma, que se dirige hacia una meta. El Absoluto no es una meta. Es lo que ustedes Son, y que nunca se ha movido, que está presente en cualquier punto y en todo centro, que nunca se ha manifestado, que nunca se ha identificado, ni proyectado. El único obstáculo para el Absoluto, son ustedes mismos, a través de la identidad, a través de la proyección a través del ideal. Mientras la persona cree tener algo, es un obstáculo para el Absoluto. Recuerden: todo eso que ustedes tienen, los tiene. Y no estoy hablando de vínculos e interacciones: hablo de vuestra propia conciencia.

Pregunta: Tengo la impresión que el agujero negro debe conducir al punto cero.

Pero todo esto son conceptos. Son solo ideas. Estas son proyecciones. Incluso si eso fuera perfectamente correcto, dependiendo de tu punto de vista, el problema no es ver bien o mal, sino dejar de ver. Para olvidarse de sí mismo. Desaparecer. Si quieres conocer al Todo, entonces, sé nada. Mientras exista la expresión de una representación mental, que lo llames a eso punto cero, o que tú me des la ecuación, no cambiará nada. Sólo el Absoluto cambia el Todo. Y Ser Absoluto no puede estar presente, mientras tú, no desaparezcas. Mientras haya observación, descripción, comparación, puedes estar seguro que eso es sólo mental. Porque la experiencia del Absoluto no se obstaculiza con ninguna descripción y no puede ser descrita. Toda justificación, toda imagen, cualquier percepción, es un obstáculo a lo que Eres. Yo te invito a releer lo que concierne al teatro. Cualquier representación mental, cualquier identificación, cualquier analogía (sea ella la más adecuada y más justificada) es, y representara, siempre, un obstáculo para lo que Eres. Trata de entender que éste es siempre el juego de la conciencia. Ya sea en la observación de un paisaje, ya sea en la vivencia del paisaje, a nivel Vibratorio, todo eso son sólo proyecciones, exteriorizaciones, ya sea en la conciencia limitada o Ilimitada. Solo es una serie de experiencias, una sucesión de observaciones. No es el hecho de creer seguir un camino, que libera el camino. Sólo el "Yo Soy", sólo "el yo Soy Uno", puede ser un requisito previo. Sin embargo, lo previo no es indispensable ni obligatorio ni testigo de progreso. Esto puede, a lo sumo, representar un impulso para ir más lejos, puesto que no hay más lejos, es decir, parar de ver un camino y de creer que hay algún camino. La evolución concierne sólo a la persona y la personalidad. Pero la personalidad no encontrará nunca una salida, mientras ella exista.

Pregunta: En la ilustración de la pieza de teatro, donde se sitúan el alma y el Espíritu?

La personalidad es la que actúa en el escenario. El alma seria el observador quién cree que es el destinatario de lo que observa, de un principio alterado de alguna evolución, o de alguna mejora. El Espíritu es todo el teatro. El Absoluto Es, a partir del momento en que no hay más teatro. Mientras creas ser tributario, dependiente de un alma, estás atrapado. Mientras haya un observador, hay una infinidad de experiencias, que nunca pueden terminar. En tanto, la experiencia no llegue a su fin, el Absoluto no puede ser experimentado o visto. El alma es un intermediario. El Espíritu es un vehículo. Todo esto es temporal, efímero. Mientras haya voluntad (o idea), en un cuerpo, un alma y un Espíritu, hay limitación. La conciencia, conectada a la observación, es siempre tributaria de una condición. Y si hay una condición, no hay Absoluto.

Pregunta: ¿Cuál es la relación entre el Espíritu y la Última Presencia?
De la misma manera que el alma puede volverse hacia la materia, hacia la materialidad o hacia el Espíritu, de la misma manera el Espíritu puede girar (incluso si la palabra no es adecuada), orientado hacia el alma u orientado hacia las primicias del Absoluto. Desde la orientación hacia las primicias del Absoluto, es la Infinita Presencia o Ultima Presencia. La Presencia (o el "o Soy", como "el yo soy Uno") refleja, en cierta medida, la reunificación de las tres partes distintas e ilusorias, cuerpo, alma y Espíritu.

Pregunta: ¿La Disolución, es Ser Todo, Nada, o los dos a la vez?

Todo depende del punto de vista donde tú te coloques, de ahí donde tú estés, inscrito en una forma, en una conciencia. Hay que ser Nada, para Ser Todo: Nada, aquí, insignificante en el sentido, no de una desvalorización, sino de una clara conciencia de la Ilusión y de lo efímero. La Disolución, desde tu punto de vista y de ahí donde tú estás, es necesariamente el hecho de no ser Nada. Tú eres Nada, desde el instante donde has rechazado, como desprovisto de sentido, todo lo que es ilusorio, todo lo que no hace más que pasar. Un pensamiento pasa. Tú no eres tus pensamientos. Tu vida, incluso, pasa. Tú no eres tu vida. Así pues, el mecanismo de la Disolución es mucho más que la ausencia de separación (como es vivido en la Fusión), sino, más bien, un mecanismo que yo calificaría de aceptación, después de refutación, de la ilusión. Es haber, realmente, cambiado de punto de vista para ver, realmente, las cosas más allá de los sentidos, más allá de las ideas y de los pensamientos, por lo que ellos son realmente. De aquí donde yo estoy, de mi punto de vista, puedo ser toda forma, toda Dimensión, toda identificación, como ausencia total de identificación o de identidad. Pero no existe ningún medio, para tu conciencia, como para tu cerebro, de intentar comprender lo que es eso, o de considerar cualquier mecanismo que (conduciendo el principio de las preguntas, de la pesquisa, de la refutación) permita ver claro. Desde el instante donde has visto claro, el sentido de una identidad, en una persona, se reduce hasta desaparecer.

Pregunta: En un estado meditativo, oír la conciencia como decir: “aquí, yo estoy perdida”, ¿a qué puede corresponder eso?

A la conciencia que lo dice. Cuando la conciencia no puede observar más, qué le queda: admitirse pérdida. No hay ni despertar, ni pensamientos, ni sueño, ni cuerpo, ni mundo. Eso significa que está estableciéndose el centro de todo Centro, presente en todo punto. Es justamente lo que precede la a-conciencia, el no-ser. El ser está ligado a la percepción, al sentido de una identidad. Desde que la conciencia se dice perdida, ella no tiene más elemento para localizarse o identificarse. Detrás de eso, si puedo decirlo así, está el Absoluto.

Pregunta: Usted dice que no conviene refutar una emoción, sino su manifestación en el mental. ¿Podría desarrollar eso?

No es totalmente lo que he dicho. Una emoción está ahí. Ella traduce una reacción con respecto a una historia, con respecto a un acontecimiento vivido, llevando una reacción de la persona. Ver la emoción es ya una primera etapa, en general, fácil. No es porque van a refutar las cóleras que se manifiestan sin parar, que esas cóleras van a desaparecer, ni aceptándolas, ni rechazándolas, ni refutándolas. No es más tiempo, por un lado, en lo que ustedes viven, donde estén, de pasar este tiempo a jugar todavía demasiado tiempo al observador. El conjunto de lo que ha sido vivido debería al menos permitirles no ser más el que juega la escena de teatro, sino, como mínimo, el espectador u observador de la obra. Esto permite ya un cambio de punto de vista que no es más el del actor sino el del espectador o del observador. El observador o el espectador puede vivir, sentir o traducir una emoción, en relación con lo que sucede en el juego del actor. Pero, en ningún momento, el observador se toma por el actor. Es ese el cambio de punto de vista. En ese cambio de punto de vista, concerniente las emociones, el observador puede sentir y vivir las emociones, por simpatía o antipatía, por resonancia, si prefieres. Es así pues una emoción que es observada desde el observador, es decir desde el mental. Es así pues más fácil ver las emociones desarrollarse desde el observador y el “yo soy” en vez del punto de vista del actor. El actor juega una emoción, sugiere una emoción, que va a ser (por simpatía, por resonancia o por antipatía) vivida por un proceso de impregnación por el observador. Pero llega un momento donde el que observa debe también desaparecer. La etapa de este día: después de haber visto, después de haber observado, después de haber vivido, háganse la pregunta de la permanencia de todo eso. Una emoción aparece y desaparece. Una reacción, o un acompañamiento mental de la emoción, aparece y nace en alguna parte y desaparece también. Ninguno de esos elementos, ligados al desarrollo de la obra o a la observación de la obra, es Absoluto. Ahí está la manera correcta de cambiar de punto de vista y, en definitiva, de superar el cuestionamiento, la refutación, de desembocar, de algún modo, al no-movimiento, al no-estado, al no-“yo soy”.

Pregunta: ¿Es el mismo proceso para aplicar sobre las perturbaciones psíquicas?

Hay un peligro: es negar la existencia de la bolsa y de uno de sus síntomas. Simplemente, si ustedes cambian de punto de vista, sin negar la falibilidad de este cuerpo, a través incluso de la aparición de una enfermedad. ¿Porque ustedes acepten no ver la enfermedad, va a desaparecer? No. Hay que ser lúcido que lo que se desarrolla en la bolsa (incluso su fin) no les concierne. Mientras ustedes son parte interesada, ustedes interaccionan con la bolsa y mantienen, a través del sufrimiento, la presencia incluso del sufrimiento, cualquiera sea. El cambio de punto de vista, sin negar una enfermedad o un trastorno, no es poner de lado o dejar fuera sino simplemente aceptar que ustedes no están concernidos. En ese momento, cualquiera sea la manifestación del sufrimiento, de su minusvalía, ustedes no están más afectados. El sufrimiento no puede afectar más lo que ustedes Son. El sufrimiento es una resistencia ligada a las fuerzas de confrontación, presentes en este cuerpo, en esta bolsa, en este mundo, que está, por supuesto, totalmente ausente desde que no hay más separación, más allá pues de este mundo. Cambiar de punto de vista, también, con respecto a esto, con respecto a este sufrimiento, permite, justamente (sin negar lo que está ahí), no ser más afectado de ninguna manera. Mientras ustedes se crean dependientes de cualquier límite, ustedes lo están. Porque ser dependiente de un límite muestra que la conciencia está en esos límites. Pero, como ustedes lo saben, existe una conciencia no limitada. Es la primera etapa, pero no es todo.

Pregunta: ¿Existe el Ser sin conciencia de identidad?

Al igual que tú, el Absoluto no puede existir. Existir, es ya limitado. La vida se desarrolla sin tu intervención. Esta bolsa apareció, un día, y partirá, un día. ¿Qué quedará de ella? Nada. ¿Eres tú quien desaparece? ¿Eres tú quien se mueve? ¿Eres tú quien observa? Puedes elegir todos los lugares pero mientras ocupes un lugar, no eres Absoluto. Comprendan bien el sentido de mis palabras. El Absoluto no puede ser definido, localizado, contemporizado, ser dependiente de lo que fuere y sobre todo de un comienzo y de un fin. Hay siempre un comienzo y un fin, para esta bolsa en la cual están, para los pensamientos, para las emociones, para las relaciones, para lo que entra y que sale, donde sea, en la actividad que sea. Todo lo que puede quedar como problemática está siempre ligado al sentido de una identidad. Mientras exista la percepción de una identidad, mientras exista la percepción de un devenir, ustedes no son Libres. Lo que ustedes Son, en Verdad, es Libertad. Siendo lo que Son, si pretenden buscarlo, se alejan. Así es la conciencia, sea limitada o ilimitada. No escapa a sus propias reglas. Sin conciencia, no hay observación, no hay Ser, no hay “yo soy”. Cambiar su emplazamiento y su punto de vista pone fin al juego de la conciencia. No hay otra posibilidad de salir de este efímero sin fin, pero que solo será siempre un efímero. Eliminen todo lo que tiene un comienzo y un fin (es decir el conjunto de lo manifestado), y serán Absoluto. Esta eliminación no es, una vez más, el hecho de negar lo que es sino, más bien, de colocarse fuera de lo que nació, fuera de lo que interactua, fuera de lo que aparece y desaparece. Es lo que ustedes Son. Tengan la humildad de reconocer que toda forma de conocimiento sobre este mundo no es más que una vanidad y una ignorancia. No hay otra elección posible para el Absoluto.

Pregunta: ¿La Alegría inefable y el Amor infinito forman parte del juego de la conciencia?

Sí. El Absoluto es lo que permite todo eso. Pero no es todo eso: es mucho más que todo eso. En definitiva, y para repetir lo que ya expresé, en numerosas veces: el que es Absoluto con forma lo sabe instantáneamente porque pierde todo sentido de una identificación a este cuerpo, a esta persona, a este mundo y a toda conciencia. Ahí, está la Paz suprema, y en ninguna otra parte.

Pregunta: ¿Qué sucedería si todas las conciencias se volvieran Absolutas?

Pero, ustedes lo son, todos, ya, Absolutos. Se produciría exactamente lo mismo que se produce cuando tú duermes. No hay más interacción con este mundo. Este mundo desaparece. Es a veces reemplazado por lo que ustedes nombran el mundo del sueño. ¿Cuándo todas las conciencias que interactúan duermen, se puede llevar una acción? No: el mundo ha desaparecido para todas las conciencias, al momento donde ellas duermen. El mundo no resulta más que de la interacción de los sueños y de las proyecciones de cada uno, a los cuales ustedes han dado peso, a las cuales han adherido, hasta negar o desconocer vuestro estado real. Es eso que induce la noción de búsqueda, unida al miedo. ¿Cómo lo que nunca ha nacido, lo que nunca desaparecerá, puede tener miedo? Eso les muestra, justamente, que cuando ustedes ignoran lo que Son, buscan, creen buscar, creen sufrir. El que para todos esos movimientos, todas esas manifestaciones (saliendo de esta bolsa mental, como de esta bolsa de alimento, como de toda conciencia) realiza lo que Es. Es Liberado. Es el Conocedor. Todo el resto no son más que proyecciones. El que es Jnani no puede hacerse la menor pregunta sobre el sentido de su identidad, sobre el sentido de cualquier sufrimiento, de cualquier mundo. Él lo es, pero no está concernido. Eso no quiere decir que ha renunciado al mundo. Él deja este mundo por lo que es, deja esta bolsa de comida alimentarse, deja esta bolsa mental intercambiar, deja al espectador mirar, deja al actor jugar. Pero el hecho de no estar más identificado cambia todo. La única Paz está ahí, no está en otro lugar. Porque, ustedes sean espectador o actor, siempre estarán afectados, de una manera o de otra, por el comienzo y el fin del espectáculo y por el conjunto de las interacciones. El que está Liberado no está más afectado por eso, incluso si eso se vive. Y el que es Absoluto no puede dudar un segundo, ni hacerse la menor pregunta sobre el “yo soy”, sobre lo limitado y lo ilimitado, sobre el Absoluto. En resumen, podría decir que la conciencia es lo que enmascara el Absoluto, pero ustedes son libres de experimentar todas las conciencias. Pero todas las conciencias no serán Absolutas. Ellas están incluidas, ser como no-ser. Ser Absoluto (ese estado más allá de todo estado) confiere Shantinilaya. Shantinilaya no puede ser afectado por ninguna contingencia, de este cuerpo como de este mundo. Desde luego, hay obligaciones en la forma, hay obligaciones en la interacción de las diferentes bolsas. Pero eso es vivido sin ninguna identificación, sin ninguna posibilidad de alterar el Absoluto.

Pregunta: ¿La parrilla-planeta forma parte del sueño? ¿Provocaría este estado de a-conciencia para la humanidad entera?

El encuentro con la Luz Vibral es el encuentro con lo que ustedes podrían nombrar el Padre o la Fuente o el Espíritu Santo. Es el encuentro con el Brahman. Pero Brahmann no es Parabrahman. Es, simplemente, la reinserción, en la conciencia, de su ilimitación, como posibilidad de observación. El Absoluto no puede venir: está ya ahí. El Absoluto no es algo que viene a vuestro encuentro: está ya ahí. Al Absoluto no le importa nada la parrilla-planeta, ni la explosión de este planeta, ni su alienación, ni la desaparición de todos los universos, como de toda Dimensión. Así pues, lo que ustedes nombran parrilla-planeta no es el Absoluto. Es el encuentro con la Fuente.

Pregunta: Cuando se está en el estado de “quedar tranquilo”, ¿habría una técnica a excepción de olvidarse de sí mismo para poner la conciencia en ninguna parte?

La conciencia se apagará por sí sola. Se apaga ya, cuando tú duermes. Aparte de la conciencia del sueño, ¿tu conciencia, tiene conciencia, si puedo decir, de lo que tú hacías cuando dormías, fuera del sueño? No. Así pues, la conciencia observa, de ahí donde está, la desaparición del cuerpo, de los pensamientos, de las emociones. Pero ella está ahí, observa. Salir del observador, es desenmascarar lo que ha estado siempre ahí, que nunca se ha movido, nunca se ha manifestado, como ustedes lo conciben. La acción incluso de querer hacer cesar la observación es una reacción. Más allá de “quedar tranquilo”, cuando el conjunto de signos y señales (de la conciencia, del cuerpo o de la bolsa mental o de las emociones, o de las funciones fisiológicas) desaparecen, cuando la conciencia, como ha sido dicho luego, se pierde, entonces te encuentras. Pero querer actuar sobre el observador, no sirve de nada. Hay que dejar la fase, que podrían llamar de adormecimiento, o de sueño, a la mañana, producirse. El misterio, si puedo hablar así, está ahí. En el instante preciso donde la identidad desaparece en el sueño, al adormecimiento o al despertar, cuando el sentido de identidad no está todavía presente. Ahí, es lo que yo nombré, la Basculación.

Pregunta: ¿La Infinita Presencia es también el Absoluto?

Si es la Infinita Presencia, está pues calificada. Todo lo que está calificado no puede ser absoluto. Hay todavía un observador que observa la infinita Presencia. Así pues el Absoluto es Absoluto. No es el Absoluto o última Presencia, mientras haya Presencia. Mientras haya “yo soy”, no hay Absoluto. Incluso si el “yo soy”, como lo he dicho, puede representar una condición previa, pero no es una obligación. Así pues, la última Presencia no tiene nada que ver con el Absoluto, incluso si hay (si puedo emplear esta expresión) costados parecidos. El Absoluto no está en el Ser, ni en el no-Ser. Igual que el Absoluto no es ni la Unidad, ni la dualidad, ni la no-dualidad, pero engloba todo eso y mucho más.

Pregunta: ¿A qué corresponde el hecho de despertarse a la noche sin saber más, ni dónde uno se encuentra ni quién se es?

Como yo lo he dicho: menos comprendes, mejor eso es. La desidentificación, la pérdida de lo ilusorio y de lo efímero, inducidos por la Luz (lo que ustedes han nombrado la parrilla-planeta), es ya vivido, en ciertos momentos por ustedes. Es cuando desaparecen, cuando no saben más quiénes son, dónde están, sobre cuál mundo están, que se acercan de lo que han sido siempre. Salir de Maya, de la ilusión de este mundo, no es, hablando con propiedad, despertarse en otra ilusión, incluso más vasta. Es, justamente, el momento donde no comprendes más, el momento donde no sabes más, que se produce el acercamiento de lo que tú Eres. En esos momentos de desaparición puntuales, o en el momento de desaparición último, hay la posibilidad de restablecer lo que ustedes Son, en el Absoluto. Para el Absoluto que ustedes Son, no hay diferencia, en estos tiempos que viven, entre ver aparecer una enfermedad fulminante, que despertarse a la noche sin saber más quién son ni dónde están. Si ustedes conocieran una mejor manera de desaparecer de la ilusión, entonces la habrían adoptado. Pero no hay otra.

Pregunta: Esos momentos son puntuales y a pesar del hecho que la conciencia busca establecerse en ese estado, no llega.

Pero la conciencia no puede llegar. La persona, todavía menos. Es, justamente, el momento donde eres liberado de la persona que eres Libre. No es nunca una persona que busca la Liberación. Ella no puede nunca encontrarla. Es justamente, lo que debe desaparecer para ser Absoluto. El Absoluto no puede ser una búsqueda, ni incluso un esfuerzo. Así pues, ¿cómo puedes llegar puesto que no hay ninguna parte adonde llegar? Mientras creas que hay un camino o una distancia, esta creencia es efectiva. He hablado largamente de la estafa de la espiritualidad que no representa más que la materialización de la suma de los miedos ya que cómo el que es Absoluto podría expresar el menor miedo. Lo que tiene miedo, es lo efímero, la persona, porque ella sabe que desaparecerá y amaría encontrar bien la eternidad. Pero ninguna persona puede encontrar la eternidad. ¿Qué queda de tu identidad cuando dejas este cuerpo y este mundo? Nada. Entonces, cómo lo que es efímero podría llegar. Es imposible. Es, justamente, en la aceptación de esta imposibilidad, para la persona, que hay la capitulación definitiva de toda búsqueda, de toda pesquisa, de toda investigación y toda ilusión, no antes.

Pregunta: ¿Es lo mismo si se mira en un espejo sin reconocerse?

Pero tú ves, sin embargo, una persona. Luego no es eso. Al Absoluto no le importa nada del espejo, que se reconozca o no, puesto que, justamente, el Absoluto, es la ausencia de todo reconocimiento posible.

Pregunta: ¿Por qué vivir experiencias de deslocalización y luego nada más?

Como lo has dicho por ti mismo: son las experiencias. Esos estados alcanzados no son, de algún modo, más que recompensas. Nada más. Una vez que la experiencia es vivida, una vez que el sentido es integrado, ¿de qué te serviría reproducirlas? La deslocalización permite darse cuenta que no están más limitados por esta bolsa de comida o mental, que hay algo más. Eso les ha sido muy bien explicado por las Estrellas. El fin de nuestros encuentros está más allá de intercambiar palabras y preguntas-respuestas. Deslocalizarse te pone en otro lugar, pero otro lugar no es el Absoluto. No puede haber regresión, no puede haber progresión: hay, eventualmente, experiencias. Hay, eventualmente, estados. Pero ni las experiencias ni los estados son Absoluto.

Pregunta: ¿En Presencia última, por qué se desaparece justo durante un cierto tiempo? ¿Qué explica que ese tiempo sea definido, circunscrito?

Por la presencia de una forma, que no eres, pero que está ahí. Esta bolsa tiene necesidades. Incluso los Samadhis más largos tienen un fin, en un momento dado, porque hay que mantener, de una manera o de otra, esta bolsa. Incluso si los espacios de mantenimiento, los intervalos son muy largos, como por ejemplo para algunas Estrellas. El Absoluto con forma no es el Absoluto sin forma. Y, sin embargo, es el mismo Absoluto. En el primer caso, la conciencia es todavía dependiente de una aplicación. En el Absoluto sin forma, puede existir una conciencia pero ella es libre de toda aplicación, de todo límite. Pero el Absoluto sin forma puede representar el primer juego de la creación que es el pasaje de conciencia a a-conciencia y de a-conciencia a conciencia, sin dificultad, sin pregunta, como una evidencia. Pero cuando una forma está presente, ahí donde ustedes están, es en esta forma que ustedes están. Ustedes no son esta forma, pero están dentro. Si prefieren, el Ser es el manto del no-ser, como para la cebolla, pero ustedes no son ni la envoltura de la cebolla, ni una de cualquiera de sus capas. Del mismo modo, ustedes no Son, ni el ser, ni el no-ser. Ustedes son el Absoluto, que permite el Ser, como el no-Ser.

Pregunta: ¿Lo que viven las personas afectadas del mal de Alzheimer está en relación con los juegos de la conciencia tal como usted acaba de describirlos?

Pero toda enfermedad, cualquiera sea, es una expresión de la conciencia, ella también. Simplemente, desde vuestro punto de vista, el que tiene trastornos particulares puede parecerles no tener conciencia. Es decir que, simplemente, su capacidad de acción y de interacción con el sueño común está alterada. Pero hay todavía la expresión de una conciencia, totalmente limitada, incluso alterada. No puede existir correlación posible entre el Absoluto y cualquier enfermedad.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Entonces, Bidi los saluda y les dice hasta una próxima vez.

LINK AL AUDIO: http://autresdimensions.info/articlea133.html



BIDI











5 de Octubre de 2012
Y bien, BIDI está con ustedes. Los saludo. Y vamos a continuar, nuestros intercambios, si así lo desean.

Pregunta: ¿Qué ejercicios de respiración de Yoga puede pacificar la mente y lo emocional?

Hay innumerables. En cada Yoga se describen ejercicios de respiración, e incluso fuera del Pranayama. Ahora, considerar que el mental y lo emocional, que son parte de la Ilusión, estén calmados, muestra ya, que es la personalidad misma la quiere actuar contra sí misma: esto es posible. Pero la primera cosa a entender, es exactamente lo que acabo de decir: quejarse de su mente, quejarse de su emocional, refleja la implicación de la persona en los procesos molestos que se experimentan. Lo primero a realizar es un distanciamiento de estas emociones, estas actividades, que no pertenecen a lo que Eres. Esto es lo más importante. En un segundo lugar, puedes usar lo que mejor te parezca para actuar sobre ellos. Pero, ten en cuenta que, actuando sobre ellos, es darle algún tipo de importancia. El Yo, siempre está molesto por las emociones y la mente. Pero esto demuestra, que la conciencia está instalada en esta persona. Así que hay una identificación con tu mente y tus emociones. Hagas lo que hagas, ten en cuenta, desde ya, que no te pertenecen: ellos están ahí. Y estando allí, ellos se manifiestan. El que ha superado las emociones no es insensible pero, mira las emociones nacer y desaparecer, sin conservarlas, y sin ser afectado de ninguna manera. Está claro que necesitas reposicionarte al Interior de ti mismo. Esto significa que toda tu vida ha sido a menudo dirigida por las emociones y la mente (tanto en las alegrías como en las penas). Lo que perturba es la alternancia y las variaciones. Lo que perturba, es ser consciente de que algo es perturbado. Pero lo que será perturbado, es siempre la persona. Mientras la toma de distancia no se haga a este nivel, se necesita una experiencia importante en la meditación, tales como técnicas respiratorias,para desincrustarse de algo que dirigió, con frecuencia, la vida de las personas. Cualquiera que sea la técnica, lo más importante no será jamás la técnica, sino ver realmente, lo emocional y mental, por lo que son. El distanciamiento, es un requisito previo para cualquier técnica. De lo contrario, por la dualidad misma: queriendo actuar sobre algo, tú actúas en contra. Y actuado en contra, te colocas de golpe, dentro de tu conciencia, y dentro de la dualidad. El Absoluto no tiene nada que ver con las técnicas de las diferentes bolsas en la Ilusión. Lo mejor es verificar por ti mismo, y constatar que desde que no alimentas algo, y pones distancia entre lo que tú Eres, las emociones así como de la mente, ellas desaparecerán como lo que son, es decir: exteriores a lo que tú Eres y sin ninguna consistencia. Toda emoción, toda sensación de ser invadido por la mente, no es de hecho, más que uno solo y mismo miedo: el de lo Desconocido.

Pregunta: ¿La Virtud de la Gracia es trascender la mente, las emociones e incluso el Sí?

Yo diría, simplemente, que la Gracia te hace darte cuenta de tu Naturaleza, tu Esencia, y el Absoluto. Cuando la Gracia está ahí, no hay lugar posible para el emocional y el mental. No puedes Ser, vivir una Gracia, y la Morada de Paz Suprema, y expresar o manifestar, al mismo tiempo, un elemento de la mente o las emociones en el seno de lo que Eres. La Gracia toma el lugar, todo el lugar. Ella no lucha contra la mente, no trasciende la mente, ella la aniquila por completo. La Gracia no puede ser concurrente, añadirse o manifestarse al mismo tiempo y en el mismo espacio, que las emociones y la mente: es una o la otra.

Pregunta: En meditación, llegar a dormir sin soñar, estando consciente, es acercarse al Absoluto?

Eso es estar en la Ultima Presencia. Cuando estás ahí, nada más, y sólo existe esa Paz y esa Beatitud, sin visión, sin meditación, sin percepción, entonces, hay Infinita Presencia. Pero no podemos acercarnos al Absoluto: ¿Él Es o no. La gran diferencia entre la Infinita Presencia y el Absoluto con forma es que, en la Infinita Presencia, hay oscilaciones experimentadas como desagradables. El Absoluto sin forma pasa de un estado a otro sin ninguna dificultad. Lo que tú Eres en Absoluto, no puede ser afectado, perturbado, alterado por ninguna actividad de la persona. Lo que haga la persona, lo que haga esa bolsa, tú permaneces en el mismo Absoluto. Este no es el caso en Infinita Presencia. La meditación no permite ser Absoluto. Incluso dejar la meditación para aquellos que la practican, es lo que crea el Absoluto. La meditación concierne al Sí, y a veces al Yo, por desgracia. Pero el Absoluto no puede ser afectado por ninguna meditación. Esto no significa, por supuesto, no darte placer meditando. Pero la meditación nunca permitirá ser Absoluto, ya que precisamente el Absoluto Es, cuando hay abandono del Sí. Entonces, ¿cómo meditar sobre el Sí, vivir el Sí, en meditación, y Ser Absoluto? Es imposible. La investigación sobre quién Eres, traer a la conciencia los primeros momentos de Unidad en la infancia, son mucho más importantes que cualquier meditación. La meditación, después de un cierto tiempo, o la práctica habitual, siempre es narcisismo exagerado: la necesidad de contemplarse en esta Paz. Es la Ilusión espiritual. Hasta que se demuestre lo contrario, nadie, en cualquier lugar, ha sido Absoluto con forma, en el trascurso o después de una meditación. El Sí se logra a través de la meditación, pero ciertamente no el Absoluto que Es, justamente el abandono del Sí. La meditación, es considerar que hay un Yo y un Sí. Y por lo tanto la meditación permite encontrar el Sí: es el Despertar, pero en ningún caso, la Liberación.

Pregunta: ¿Cómo podemos profundizar en la conciencia del corazón del Corazón?

Este es el momento donde la Infinita Presencia descubre, en Sí, y para el Sí, y por el Sí, que el Centro está presente en todo lugar, no hay ninguna diferencia entre tal Centro y tal Centro, porque en definitiva son el mismo Centro, que es el Centro de Todo. El corazón del Corazón es inmediato al Abandono del Sí, se puede decir, es tocado: y queda para vivirlo. A partir de ese punto, no hay más posibilidad para la Conciencia Unificada, para el Sí, de identificarse con nada. También se produce una desidentificación del Sí. El Yo trae todo al centro de sí mismo. El Sí hace irradiar en el Centro, un elemento nuevo, donde el Yo ya no está. El Centro del Centro, es cuando el Sí comienza a no estar identificado en el centro de Sí. Es eso, el abandono del Sí y el descubrimiento (o redescubrimiento) del centro del Centro o del corazón del Corazón. Es a partir de ese momento, que se vive el Néctar.

Pregunta: ¿Qué hay que abandonar para encontrar el Absoluto?

¿Quién dijo de abandonar algo, excepto el Sí? El problema es, de perspectiva y de identidad, así como de identificación. Desde que el punto de vista cambia, desde que tú, ya no te identificas con nada, entonces el Absoluto está ahí. Pero, no se puede luchar contra el "yo", o incluso considerar combatir al Sí. El Sí desaparece por Abandono de toda reivindicación y toda justificación. Este cuerpo, esta mente, estas emociones son efímeras: déjalas vivir, ellas nada te han pedido. Eso no corresponde en realidad con abandonar todo. Abandonarse, no es abandonar las cosas externas.

Pregunta: Una experiencia de Unidad vivida tras haber obtenido una Gracia, es el preludio a la Infinita Presencia, ¿o es la Infinita Presencia?

Ambas son posibles. Pero a menudo, lo cual es característico de vuestro tiempo encarnado, es precisamente estas experiencias de Presencia o de Infinita Presencia, surgiendo por la Gracia, o por las primicias del Abandono del Sí. Esto se logra por la acción del Sí, por la Comunión con otros planos, o por un momento de angustia, el resultado es el mismo: el Núcleo Inmortal se localiza en el centro del Centro. Es de este fulgor, o de esta Gracia, que se hacen hitos o puntos de referencia. Que deben, ellos también desaparecer.

Pregunta: ¿Si uno se siente morir, no estando enfermo, se trata del pasaje en el Abandono del Sí?

Todas las condiciones para la Luz, son buenas, para empujarte a reconectarte a lo que Eres: como ya he dicho, sea eso la impresión de morir, la angustia, una Gracia, una Vibración, poco importa. La Luz actuará, de manera y por la forma, que sea más adecuada para ti. Como lo que han dicho los Ancianos, ustedes pasan de un estado a otro y, para algunos, de un estado a todos los estados. Todo paso requiere una muerte de lo viejo, que no tiene existencia en la Eternidad, si bien el Absoluto, subyace y engloba, al ser como al no ser. Debido a que uno u otro (ser y no ser), siempre se definen con relación al otro, manifestado o no manifestado: eso no relaciona al Absoluto. Hay una ruptura en alguna parte. Esta ruptura siempre será de vuestro lado, una ruptura de lo efímero, sin importar como suceda. Ya se trate de una angustia, una enfermedad real (o también ilusoria, pero que afecta a la bolsa), que esa bolsa esté presente o que la bolsa desaparezca, como tú lo verás, no cambia en nada lo que Eres. Sólo el apego narcisista a una identidad de evolución espiritual (que es una estafa), es el freno más poderoso a lo que tú Eres. La perfección no es mañana. La perfección no es de ayer. La perfección no tiene nada que ver con este mundo. Este mundo desaparece, es lo que hacen en meditación, pero esto es mucho más que la desaparición en meditación, yo diría, que es una desaparición lúcida, aceptada y Trascendida. Depende, en realidad, de ese mecanismo de aceptación, que precede al abandono del Sí. A medida que estos mecanismos relacionados con la conciencia, no parecen tan obvios, hay resistencia a lo que Eres, es decir, Absoluto.

Pregunta: ¿Qué pensar de una situación en la que uno no sabe quién es, o lo que debe hacer, o no hacer?

Justamente, no pensar nada. Porque, ¿quién quiere pensar algo, respecto a eso? "El Yo". Desde que hay des-identificación, como tú lo describes, sobre todo, no pienses. Vive lo que es. Sé lo que Eres. Precisamente cuando no hay más referencia, persona, identidad, acción, es el momento en que tu Eres. Así que, por encima de todo, no pienses nada. Porque el pensamiento no tiene que ver con el Absoluto. El siempre concernirá a la creación y a la manifestación del ser. Como ya he dicho, el momento en que no entiendes, el momento en que no sabes a que agarrarte, y que la mente no encuentras una explicación, entonces has llegado. Y lo que llama a este estado, donde el sentido de la identidad ha desaparecido, es sólo a vivirlo. La prueba está aquí, ya sabes, y expresa el hecho de que has experimentado esto, en un punto determinado: y demuestra que puedes existir fuera de toda Presencia de ti, y de cualquier acción en este mundo. Esta es la diferencia entre el sueño y lo que puede ser la Infinita Presencia. En estos momentos, no pienses: conténtate de vivir lo que está ahí, que es lo que Eres. Y no cuando pienses, ni cuando expliques, ni cuando comprendas. Es muy simple: la conciencia está ávida de percepciones, experiencias, de identidad, de unión, de Unidad, como de división y de separación. Lo que Eres es independiente del juego de la conciencia. Si, en algún momento, la conciencia desaparece, no hay más identidad, no hay más persona, ni más actor, ni más espectador. Esto es lo que tú Eres.

Pregunta: ¿El centro del Centro puede ser llamado el punto cero?

No. El punto cero puede ser definido y localizado. En el límite, el punto cero sería el momento del Absoluto o Infinita Presencia, dándose cuenta del Absoluto. Querer encontrar un significado a las palabras que les damos, unos y otros (en Asamblea o no), para que pegue en tu propia experiencia, o en tu propia comprensión, no te hará moverte ni un ápice. Está ahí, es el mental, que tiene necesidad de estar tranquilo con lo conocido, con un punto de comparación. Mientras comparares, es la mente la que elabora estrategias. Es eso que se debes ver claramente. Todo lo que puedas decir, todo lo que puedas comparar, no es Absoluto.

Pregunta: ¿La Última Presencia debe ser experimentada con regularidad, o el hecho de tocar la Última Presencia es suficiente en sí?

¿Comparado con qué? Si consideras que hay una meta, te equivocas. La Absoluta Presencia o Infinita Presencia, se experimenta una o mil veces, y no cambia nada lo que Eres. Puede haber una forma de auto-satisfacción del Sí, alimentado por el ego espiritual. Mientras tanto no seas nada, no puedes ser el Todo. Mientras hay una presencia, el Absoluto no Es, para ti (cada bolsa es diferente). Esto no es un pasaje: la Absoluta Presencia, o la Infinita Presencia, no es el Absoluto, así que esto no es un acercamiento. Algunas personas necesitan esta experiencia para abandonar toda experiencia. Otros vivirán múltiple veces la misma experiencia, sin cambiar nada en la experiencia. Pero el contenido de este tipo de experiencia no permite acercar lo que es inaccesible, excepto por la desaparición, por el Abandono del Sí, por la acción de la Gracia, y la aceptación de la desaparición. Acoger con beneplácito la Luz, aceptar la Luz, no es prueba de que se hicieron Luz. Hay un desarrollo temporal (y ustedes lo vivieron), la recepción de la Luz, de la Conciencia, del despertar del Sí. Pero Ser Absoluto, con forma, es ver claramente que lo que se desarrollaba, era una pieza de teatro. Entonces es cuando tú dices "eso basta". Es el momento en que llegas a esa noción de madurez, donde entiendes y captas perfectamente, que una experiencia en última instancia, no conduce a ninguna parte, excepto que mantener una forma u otra conciencia. Pero eres libre de seguir los experimentos hasta el infinito. Pero el infinito no es el Absoluto. El Absoluto no es el resultado de una acumulación de experiencias, o la intensidad de las experiencias. Ser Absoluto es salir de la persona, de toda personalidad, de todo Sí, de toda referencia, porque todo eso ha sido percibido y experimentado como efímero. Una sucesión de efímeros no hará jamás la Eternidad, de ninguna manera.

Pregunta: ¿Vivir estados de disolución corresponde a vivir el Absoluto?

No harías la pregunta, ya que aquel que es Absoluto lo sabe al instante. No se pregunta para saber si tal desaparición a tal experiencia, es el Absoluto. Debido a que el Absoluto no puede dejan lugar a duda y a ninguna pregunta, cuando estás allí. Recuerda: tú has salido del personaje, estás fuera del teatro, del sillón de observador, has salido del teatro y te das cuenta de que no hay más teatro. Esto sobrepasa toda observación y cualquier cuestionamiento de lo que Eres. Todas las experiencias que están haciendo, y han sido explicadas (por los Ancianos, por las Estrellas, por los Arcángeles), los acerca a la Absoluta Presencia, los acercas al Sí. Pero vivir la Libertad y Ser Liberado, está más allá de todo esto, no como un rechazo sino, y lo repito indefinidamente, como un cambio de punto de vista.

Pregunta: Pasar de un punto de conciencia a un momento de no-conciencia, refutando este punto de conciencia, es una experiencia de Absoluto?

No puede haber una experiencia de Absoluto. Tu Eres, o no. Eso, no es en ningún caso, una experiencia. Es una certeza. Mucho más que una creencia, más que una fe. Has encontrado, en totalidad, lo que Eres. El Absoluto no será una experiencia, ni jamás un estado. Todo eso participa, como tú dices, de una experiencia. Las experiencias pertenecen al Sí. Y son incontables. Si durante la refutación, hay experiencia, y si la experiencia se mantiene, estés donde estés (en el yo, en el Sí o en ningún lugar), entonces el Absoluto está ahí. El Absoluto no puede confundirse con ninguna experiencia. Lo que sabes, es que cuando Eres Absoluto con forma, pasas a voluntad, en el Yo, en el Sí, sin alterar el Absoluto. Esto no corresponde a experiencias.

Pregunta: ¿Es el Sí que dice "es suficiente"?

Esto no cambia nada: ya sea el Yo o el Sí, hay un retroceso (si se puede decir), necesario. Es en este punto, que a menudo puede sobrevenir la angustia de la desaparición de la conciencia. En realidad, el Yo, el Sí o el observador, todavía están allí, pero eres tú quien has salido. ¿Es qué cuando sales del teatro y te das cuenta que el teatro no existe, y que el que actuaba en el escenario en algún lugar, ha, desaparecido? No. Todavía estás dónde estás. Y eso es vivido por el Yo o el Sí, de hecho, como una angustia o aniquilación a veces extremas. Eso te muestra, justamente, que estás cambiando el punto de vista: es decir, que dejas la experiencia para entrar en la Verdad. Y cuando has entrado en la Verdad, en tu Verdad, no deja ninguna duda. Debido a que todas las experiencias vividas, todo lo que has experimentado en el Yo, no puede alterar lo que Eres. Antes, estabas sujeto al cuerpo, sujeto en el juego de la Acción/Reacción, y descubres la Gracia, y te das cuenta de que ambos no son la Verdad, pero que una te distancia, y la otra, puede producir, de manera aparente, un acercamiento. Pero cuando eres Absoluto, te das cuenta de que el acercamiento no ha existido jamás. Ya que eso, siempre ha estado ahí.

Pregunta: ¿La angustia del Choque de la Humanidad puede causar este reconocimiento de su estado Absoluto?

Pero, ¿qué es la angustia, si no una proyección de tu mente, porque tu defines la angustia del Choque de la Humanidad. El que espera, se prepara. El que sabe que va a morir de una enfermedad larga y dolorosa, tiene tiempo para prepararse para su muerte. El que muere en una vida normal, por la desaparición brutal de la bolsa, ¿se da cuenta siempre, que está muerto? No. Pero, ¿qué es lo que muere? La bolsa. Y qué subsiste por un tiempo: lo que se llama emociones, la mente, los pensamientos, las ideas. Las condiciones de estas emociones, esta mente, estas ideas, los condiciona (lo has adivinado), a eso que te enfrentas, es decir, lo que has creado o decretado. La angustia no puede ser definida como una aprensión de algo por venir. Puedo diferenciar formalmente: el miedo a la desaparición (cuando la experiencia del Sí o de la desaparición), no es una proyección de esta desaparición. El miedo es una secreción de esa bolsa, como la angustia, real, vivida en el momento de un evento determinado. Pero no de la proyección mental sobre un acontecimiento futuro. Incluso si tienes miedo a la muerte, si tienes un miedo real de la muerte, no sabes cuándo vas a morir, salvo si te anuncian una enfermedad, que pone en juego tu vida. Una vez allí, comienzas a preguntarte por la angustia de tu desaparición, porque lo vives, no porque la hayas proyectado. Esta es la diferencia. La angustia de la que hablo no es sólo una secreción de una proyección, sino la secreción de una experiencia, que va a derrotar (por lo menos, ese es su punto de vista), al Yo. Y que hace desaparecer el Sí, que es intolerable para el Yo, como para el Sí. El Absoluto no es, sin embargo, el resultado de la angustia, sino de entender y vivir esta angustia, proyectada o real, no tiene ningún sentido. Precisamente porque es proyectada o experimentada. Ver esto puede ser llamado: un paso hacia la libertad.

BIDI









14 octubre 2012

Y bien, BIDI está con vosotros y os saludo. Vamos si os parece bien, a continuar nuestros diálogos y os escucho.

Pregunta: ¿los dolores fuertes en la espalda a nivel de las Puertas, son la consecuencia de algo que se instala?

Todo lo que toca a este saco de comida no me concierne de ninguna forma. Por supuesto que existen respuestas a tu cuestión, pero ¿quién plantea la cuestión? ¿Qué es lo que en ti, tiene necesidad de identificar, de referenciar, de definir, localizar, de comprender? Hay que entender que mientras que exista una pregunta relativa a este saco, incluso a través de aspectos llamados Vibratorios o energéticos, cualquiera que sea el elemento concernido (lo llaméis Kundalini, lo llaméis Shakti, cualesquiera que sean los nombres que existen a nivel de realidad) eso no concierne en forma alguna lo que sois en realidad. Recuerdo que no existe ninguna solución de continuidad entre la Unidad y el Absoluto, incluso en una forma. Todos los mecanismos (denominados Vibratorios, vividos de diferentes formas hoy, como antes en el pasado), no tienen ninguna realidad fuera de lo que vosotros vivís en este tiempo. Lo que hay que vivir hay que vivirlo. La búsqueda de sentido de lo que se vive mostrará siempre la pregunta de la conciencia. Esté separada o unificada, no cambia nada: cualquier conciencia solo es una proyección. Mientras que exista una conciencia, sea la que sea, no podéis estar en la a-conciencia.

Así que te invito a superar la búsqueda de sentido y es preferible entrar en la vivencia del instante más allá de cualquier sentido buscado por la propia conciencia, porque no hay otra forma de ser Absoluto. Mientras que exista la conciencia, hay de una manera como de otra, proyección, y por tanto percepción, y por tanto sentido sea el que sea.Ahora cualquiera que sea el sentido, mientras que no hay proceso de tranquilidad, de meditación si quieres, mientras que haya un observador, no hay Absoluto. Sea lo que se instale o no. Por supuesto, existen leyes propias a este saco y a la interacción de este saco con la conciencia, ya esa conciencia esté separada en relación con la persona, o Unificada, esto no cambia el sentido. Cualquier explicación, cualquier búsqueda de sentido solo proyecta la conciencia, sea la que sea, aun más lejos del Absoluto.

El Absoluto contiene a la conciencia. Os recuerdo que es el Centro, presente en todos los puntos y todos los lugares, que no tiene nada que hacer con cualquier proyección. Es lo que jamás ha aparecido y jamás desaparecerá y es lo que vosotros Sois en Verdad. Situar, situarse en el punto de vista del sentido y la explicación, no hará más reafirmar la mente, el ego, la persona, pero no compete en nada, al Absoluto que tú Eres. La única forma de entender, más allá de la mente, lo que significa, más allá de cualquier sentido, lo que se vive, es hacer desaparecer el observador mismo, que observa lo que se vive. No retomaré el ejemplo del teatro, pero es como si, en tanto que observador, tú me preguntaras por qué, en el escena de teatro, tal persona siente tal cosa. O, eventualmente, por qué el observador siente tal cosa. Te invito pues, y os invito pues, de manera cada vez más insistente, a superar la observación de lo que sea.Porque mientras que observéis, mientras que percibáis, mientras que haya conciencia, hay interacción dentro de una capa de realidad o de una capa de cebolla que no es la cebolla en su totalidad. Sentir un dolor en ese lugar del saco, revela por supuesto, la interacción entre la conciencia limitada y la conciencia llamada unificada. Pero una como la otra no son Absolutas. Recuerda que todo conocimiento solo es ignorancia. El verdadero conocer reconoce esto. Porque sabe que todo lo que es observado, incluso de manera importante, como el denominado proceso espiritual, como el despertar de la Kundalini, solo es una espectáculo que no conduce a ninguna parte, porque está dirigido a este mundo. Mientras que no hayas encontrado lo que Eres, ante cualquier sentido de identidad, sea la que sea (es decir una localización y una proyección de la conciencia), tú no puedes estar tranquila y aun menos, Liberada. Porque lo que tú Eres, está Liberado desde la Eternidad. Acordaros: no es nunca una persona o un ego lo que es liberado, sino vosotros, lo que Sois, que es Liberado del ego de la persona. También es una cuestión de punto de vista, pero ese punto de vista no es un parecer, ni siquiera un posicionamiento de la conciencia, sino realmente lo que tú Eres en Verdad.

Remataré diciendo que cualquier percepción solo está ligada a una modificación del equilibrio. Sea el desplazamiento del cuerpo, el desplazamiento de una idea, el desplazamiento de lo que sea, todo esto no revela más que una proyección de la conciencia, dentro de un efímero. Hay que superar la noción de movimiento, la noción de percepción, la noción de sentido, incluso de lo que se vive. Es, si puedo llamarlo así, el estado más indispensable, porque encontrar ese estado de Inmovilidad (lo que tú Eres, en Verdad), da sentido y explica, más allá de la mente, las razones de ser o de no ser de tal manifestación. Pero no hace de la manifestación una finalidad, aunque fuera el despertar de la Kundalini. Porque en ese caso, os equivocáis. ¿Quién busca? ¿Quién investiga? ¿Quién es la conciencia que observa, que separa o que unifica? Existe un punto en que tú estás presente, en todos los puntos. Es desde ese emplazamiento (que está más allá de cualquier sitio y de cualquier punto) es como vives lo que tú Eres. Lo que tú Eres no puede, de ninguna forma, ser conocido, sea la que sea la percepción o el conocimientos de lo que os es conocido. Es imposible.

Pregunta: ¿la compasión tiene un lugar en Absoluto?

El Absoluto es la compasión, pero no la compasión expresada desde el punto de vista del ego, de la persona o de este mundo. La compasión concierne a una conciencia y a otra conciencia y una transferencia que se efectúa de esta conciencia a la segunda conciencia, y por supuesto, de la segunda conciencia a la primera. Hay por tanto movimiento. Hay por tanto, percepción. Esto no cambia de ninguna forma el punto de vista y no concierne de ninguna forma al Absoluto que contiene el Todo, la Nada, todas las experiencias, el total de las conciencias, la FUENTE, todo lo que es efímero. Pero si tu punto de vista te sitúa solamente en la expresión de la compasión, de la empatía, del carisma e incluso del amor, en el sentido de la persona, esto no resuelve nada. Lo que soporta y porta el Absoluto y el Amor, el Éter, lo que transporta el Amor y el Éter (en su forma armoniosa o no-armoniosa) concierne a la conciencia. El Absoluto no puede experimentar nada. No está, sin embargo, ausente, sino al contrario, totalmente presente a la Verdad Última: es el estado de Jnani, el estado de conocedor, que ha reconocido que cualquier conocimiento de este mundo, donde estáis, no representa en definitiva, más que una Ilusión, que una verdad volátil, que no tiene ningún sentido de lo que tú Eres. El Absoluto, si puedo decirlo así, se reconoce a sí mismo. Y no puede existir en un Absoluto con forma (incluso manifestado en una persona o en un Corazón), pregunta sobre el estado Último que es vivido. El Absoluto con forma, el Jnani, observa la compasión, observa el desarrollo de la conciencia, pero puede también pasar de cualquier observación sumergiéndose en la Morada de Paz Suprema que, ciertamente es una compasión que yo calificaría de total, que no tiene necesidad de ser expresada y manifestada hacia otra conciencia, sino más bien, sobre el total de conciencias. Hay por tanto, una despersonalización en Shantinilaya, que os pone en estado de plenitud. Esta Infinita Presencia o Plenitud se conduce por sí misma, desde el instante en que el observador desaparece, y por tanto la conciencia desaparece, y os sitúa de antemano en el Parabrahmán, en ese Absoluto y ese Último, que os recuerdo, no se ha movido jamás, jamás ha sido desplazado, no ha aparecido nunca y no desaparecerá nunca: eso es lo que Sois. Solo la Ilusión de la atribución a una forma, solo la Ilusión de ser una conciencia, de alguna forma, ha dado la espalda a lo que vosotros Sois.

Pregunta: ¿qué es de la dulzura dentro del Absoluto?

La dulzura es diferente para cada uno. Cada uno tiene una escala de valores propia que concierne tanto al la dulzura, como al Amor, como a la Verdad, a la Ilusión o a la mentira. Cada uno, cada persona, en un saco, tiene su propia escala. ¿Su escala en función de qué? De sus experiencias y por tanto, de su propia conciencia. En Shantinilaya (que se ha traducido por Morada de Paz Suprema) no hay lugar más que para el Absoluto. No se puede decir que el Absoluto está lleno (o desprovisto) de dulzura, no se puede decir que esté lleno (o vacío) de eso, puesto que está más allá de todo esto. El deseo mismo de dulzura, como el deseo de amor en este mundo, no revela más que la carencia, porque aquél que es dulce no se plantea jamás la cuestión de la dulzura. El que es violento no se plantea jamás la cuestión de la violencia. La dulzura como la violencia, solo son coloraciones de la conciencia, cierto, definidas como agradables o desagradables, pero solo conciernen a lo efímero. Mientras que haya identificación a este saco, mientras que la refutación y la encuesta no se han llevado a término, por supuesto, se planteará la cuestión de la compasión, de la dulzura, de la Vibración emitida, de la Vibración recibida, de la conciencia percibida. Pero, en ningún caso concierne al Absoluto. No podéis expresar en este mundo (y por tanto manifestar una conciencia, inscrita en un cuerpo), más que si vosotros mismos conocéis ese principio de carencia, ese principio de ausencia que os conduce a buscar la dulzura, el amor, la violencia, la amistad. Poco importa. Mientras que consideréis esto como verdadero, estáis en búsqueda. Pero el que busca, muestra igualmente su ignorancia de lo que Es. Porque lo que tú Eres, lo Eres. No puedes entonces, buscar ni en la dulzura, ni en la plenitud, ni en la no-plenitud de quien sea, o de lo qué sea. Porque a través de esto, no harás más que expresar un movimiento de una búsqueda, ligado a un vacío o a una plenitud. Mientras que esa clase de búsqueda y de encuesta exista, el Absoluto no está revelado. Yo os recuerdo que el Absoluto no puede ser de ninguna forma calificado, porque desde que hay calificación, emoción, definición, sentido, hay proyección, hay conciencia. Y mientras que la conciencia esté presente, sea una vez más (separada o Unificada), no cambia estrictamente nada el problema de la propia conciencia. Mientras que haya movimiento, no sois lo que Sois, cualquiera que sea el movimiento. El movimiento revela una búsqueda, sea la que sea, en este saco de comida o en el saco mental. Es precisamente esto lo que debéis percibir antes de dar la espalda, incluso de esta percepción. Es el ejemplo que he expresado muchas veces, relativo a la escena de teatro, el espectador, el teatro en sí mismo y el que ha salido de todo esto. Dicho de otra forma, la conciencia puede ser sin fin, sin por eso alcanzar jamás ningún Absoluto. Ninguna conciencia, ninguna Vibración puede conduciros a ser lo que Sois. Es precisamente lo que algunos Ancianos han llamado la madurez espiritual que os hace vivir y comprender, más allá de la mente, la estupidez y la ineptitud de toda búsqueda. No podéis buscar lo que Sois, puesto que ya lo Sois, desde siempre.

Pregunta: ¿si fuéramos Absoluto, cuál es entonces el interés de cualquier creación de Ilusión?

Observase a sí mismo. Son los juegos de la creación y de la manifestación, cualquiera que sea lo que denomináis las Dimensiones. Es un juego de roles, más o menos agradable, más o menos detestable, que no conduce a ninguna parte. La Ilusión es precisamente creer en cualquier evolución. Lo que es perfecto no puede evolucionar. Lo que Sois, Es desde siempre. Solo el ego cree en una evolución. Solo el conocimiento de aquél que cree, le hace percibir un sentimiento de evolución. Lo que Sois no tiene necesidad de tiempo. Lo que Sois no tiene necesidad de experiencias. Creer que necesitáis experimentar (o evolucionar) es una ilusión de la persona, de un conjunto de personas, de una comunidad de personas, o de un mundo mismo. Mientras que estéis encadenados a ese principio temporal de evolución, no podéis ser Libres. Ahora, lo que Sois, Es la Libertad. El interés solo se define por la conciencia, cualquiera que sea su forma de manifestación. Para el Absoluto que Sois, esto no tiene ningún interés en absoluto, ninguna ventaja, ningún fin, ninguna finalidad si no es mantener permanentemente, la rueda de la Ilusión o Samsara. Esta rueda no se para jamás, porque vosotros la alimentáis. Estáis en un sueño común, que no tiene ninguna realidad absoluta, ninguna substancia, aunque tengáis una percepción diametralmente opuesta. Pero, para realizar esto, para Ser ese Absoluto, necesitáis aceptar cambiar de punto de vista, refutar todo efímero, haber hecho vuestra encuesta. Y vuestra madurez llegará a la conclusión que todo esto no es más que error, mantenido por un sueño común y por unas leyes que no tienen nada que ver con lo que llamáis la Gracia. Es una trampa.

Pregunta: ¿Es importante Ser Absoluto en el momento del Asa Planeta?

El Absoluto que tu Eres, no tiene que ver nada con el Asa-planeta. Te voy a hacer entender a través de las imágenes. Voy a retomar otra imagen: Hay una marioneta que se mueve a través de los hilos. Hay una mano que tiene los hilos. Aquí, sobre este mundo, tú eres una marioneta. No ves ni los hilos ni la mano, ni lo que está más allá de la mano que mueve a la marioneta. Y ustedes son la marioneta. Viene un momento en el tiempo (que da la impresión de una linealidad) donde ustedes perciben el hilo y la mano. ¿Qué es lo que pasa en este momento? Como para el teatro, toman conciencia que no son ni la marioneta, ni los hilos que hacen mover a la marioneta. Pero no se detiene allí. Lo que viene con el asa-planeta, como lo ha dicho el que llaman el Comendador (Ndr: O. M. AIVANHOV), es el regreso del Éter Primordial, del Fuego Original, del Fuego de Amor, que es una calificación y un calificativo de la manifestación de LA FUENTE. El asa-planeta corresponde a la Unidad, a LA FUENTE, a la Luz. Pero mientras que no estén Despiertos a lo que ustedes Son (que es mas allá de LA FUENTE), no son Libres. El asa-planeta es la reminiscencia, no del Absoluto, sino de la Fuente. Mientras que vivan este evento como exterior a ustedes o como exterior a este saco, viviéndose en cualquier parte (como el Corazón, la Kundalini, el chakra coronario o cualquier otro chakra), ustedes están aún en distancia. Ven los hilos que se queman y la marioneta que cae (que no está ya animada) pero no son nada de todo esto porque existen aún en una proyección. Todo el problema viene del mantenimiento de lo efímero. El Absoluto no es la Fuente. El Absoluto contiene (si se puede decir así) LA FUENTE. Yo diría que LA FUENTE se manifiesta y se despliega gracias al Absoluto. Lo que pasa, en ese momento en ustedes como sobre la tierra, como en lo que ustedes llamas profecías, logros, eventos, cualesquiera que ellos sean, solo son los juegos de la conciencia. El Absoluto no es una conciencia. Algunas conciencias, inscritas en un saco de alimento, para la ocasión de un movimiento diferente, de una transformación de un entorno bajo la acción del Fuego, desencadenan un desplazamiento y por lo tanto, un movimiento. Algunas veces este movimiento puede parecer como una retracción, una sideración que puede, efectivamente, hacer desaparecer la conciencia y por lo tanto Ser Absoluto. El interés se define solo por relación a la conciencia. Pero si tú experimentas esto, esto muestra simplemente que tu punto de vista es el de la persona. Porque el Absoluto nada tiene que hacer de lo que devenga este mundo, este saco de comida o mental. No está concernido por esto. La Morada de la Paz Suprema no puede ser alterada por alguna modificación del medio ambiente, del mundo o incluso de este cuerpo. Es siempre el ego que aspira a ser Liberado. Ustedes, no tienen que Ser Liberados, desde el momento donde salen del juego de la conciencia. Porque decir “Ser Liberados” es por lo tanto admitir que no son Libres. Todo viene, simplemente, del emplazamiento de vuestra conciencia, o de una conciencia, en la marioneta, en los hilos, sobre la escena de teatro, o en la butaca del espectador, o entonces fuera de todo esto. Pero un movimiento brutal, violento, desemboca (por fenómeno de contracción o de sideración) en el escape fuera de la conciencia. En este momento allí, el Absoluto con forma está presente. Siempre ha estado allí. Esto no es un objetivo a realizar, a concretizar, sino es simplemente Ser lo que tú Eres, más allá de toda forma, de toda identidad, de todo mundo y de toda dimensión. Uno de los Ancianos les había explicado el juego de la Luz, el juego de la Sombra y de Luz, de la proyección de la Luz a través de una forma (Ndr: ver las intervenciones de HERMANO K.). El sufrimiento de este cuerpo, el fin de este cuerpo no conciernen más que a la conciencia que está inscrita dentro. Pero desde el instante donde la conciencia no está ya inscrita dentro y deviene por lo tanto Unificada, manifestando la Presencia o incluso la Infinita Presencia, el único obstáculo para el Absoluto es el propio observador. El observador tiene necesidad de sentir, de Vibrar. Cuando esto desaparece es que tu Eres Absoluto. En ese momento, pasas de un estado a otro sin ningún problema, sin ninguna dificultad y sobre todo, no te haces nunca la pregunta de lo que eres, de lo que serás o de lo que has sido, porque esto solo concierne a la persona y nada más.

Pregunta: ¿el Absoluto se revela cuando la Merkabah desciende hasta el corazón?

Esto puede ser posible, pero no es una consecuencia. Lo que ustedes llaman movimiento de forma, de Vibración, de un lugar a otro de este cuerpo, concierne, por supuesto a la conciencia Unificada. Pero el Absoluto no es esto. La Ascensión, como la llaman, o la muerte, o la aparición en el seno de este mundo por el nacimiento, no cambia estrictamente nada a tu naturaleza. Una vez más, es el punto de vista. Mientras que te coloques en la persona, te haces la pregunta del devenir de esta persona o de esta conciencia. Pero no eres ni esta persona, ni esta conciencia manifiesta. Estás más allá. Lo repito, en este día una tercera vez: Nunca eres tu el que es Liberado, como ego, sino es que tu Eres quien es Liberado del ego, y por lo tanto de la aventura del saco de comida, o mental. Cuando eres Liberado de la aventura del saco de alimento, o del saco mental, cuando tu eres Liberado de la propia conciencia, entonces tu recobras realmente lo que Eres. No puede existir, en este nivel allí, ninguna duda. Esto no es ni una certeza ni una evidencia, aún menos un sentido o un significado, sino mas bien la totalidad de lo que eres.

Pregunta: ¿Cómo puede haber Absoluto con forma ya que la forma se acompaña de una localización de la conciencia?

El que es Absoluto con forma está consciente que hay un cuerpo, una actividad del pensamiento, una historia. Pero no está identificado a todo esto. El problema más grande que mencionas, desde hace muchos meses, concierne únicamente a esto. Es vuestro punto de vista que está mal. No puedes mantener la perspectiva de una persona, de un ego, de un Ser Despierto a la Luz, y ser lo que Eres. Esto es imposible. La cuestión, incluso puesta de esta forma muestra que estás tratando de comprender como no estar localizada, estando en una forma. Yo te respondería: “sal de esta forma”. No en una quimera, no en una fuga, no en una proyección, sino deteniendo toda conciencia. Y allí se revela lo que tú Eres, sin ninguna dificultad, sin ninguna interrogación, sin ninguna duda, sin ninguna proyección, y sin ninguna ilusión. Pero mientras que no seas este Absoluto, ¿cómo puedes serlo mientras que no lo has vivido por ti misma, como la Última realidad, como única verdad? Absoluto con forma, o sin forma, no cambia estrictamente nada. Simplemente, el que ha cambiado su punto de vista (porque su conciencia está inscrita en una persona, en un saco), allí vive el Absoluto, independientemente del devenir de este saco, independientemente del devenir de esta forma, de este cuerpo como de este mundo. Esto no es una negación de la vida, sino más bien entrar en la Verdadera Vida y no en el reflejo de la vida. Ustedes toman el reflejo por la Verdad. Como el que observa los juegos de sombra y de luz proyectados por la Luz. El Absoluto no es ni una cuestión de forma ni de conciencia, cualquiera que ella sea. He diferenciado Absoluto con forma, del Absoluto sin forma por razones didácticas. Pero el que descubre lo que él Es, de toda Eternidad, no está ya afectado por este cuerpo, por alguna interacción de este mundo, incluso si él puede jugar. Pero el está consciente que esto es un juego, que esto no es la Verdad. El no está sometido ni a su propia forma, ni a su propia conciencia. El problema viene del hecho que ustedes definen todo en relación a la conciencia. O, efectivamente, todo puede definirse a través de la conciencia, más no el Absoluto. Ser Absoluto con forma, es desaparecer a sí mismo. Es el Abandono del Sí. Es aceptar desaparecer, en totalidad. Lo que no quiere decir poner fin, de cualquier manera a este saco o a estos sacos, sino verdaderamente, no ya estar identificado ni localizado. Por supuesto, el ego y la conciencia van a creer que es la muerte, porque efectivamente, es su muerte. Pero su muerte no significa tu muerte. ¿Quién muere? El saco de alimento. ¿Quién muere? las ideas, los pensamientos. Pero lo que tú eres no puede morir, ni incluso nacer.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Entonces, BIDI los saluda. Y vamos a vivir, juntos mas allá de la percepción, más allá de vuestro saco, más allá de vuestras Vibraciones, lo que se sitúa en el centro del Centro, lejos de todo movimiento, de todo lugar y de toda conciencia.

...Comparto del Don de la gracia...

No observen nada, no hagan nada. Como se los dijo UN AMIGO: “permanezcan tranquilos”. Desaparezcan a ustedes mismos. No observen nada. No decidan nada.

...Comparto del Don de la gracia...

Como se los ha dicho otro Anciano, acepten no ser Nada, para Ser Todo, más allá del Todo.

...Comparto del Don de la gracia...

Si se olvidan de ustedes mismos, como forma, como historia, como memoria, como identidad.

...Comparto del Don de la gracia...

Y bien BIDI les dijo: Adiós y hasta una próxima vez.



BIDI
19 octubre 2012

Y bien, BIDI está con vosotros. Os saludo y vamos a dialogar. Os escucho.

Pregunta: ¿por qué siento siempre como una agresión en vuestra expresión?

Porque en ti hay una necesidad de comprender y, como he dicho, lo que yo expreso no hay que comprenderlo. Te propongo entonces, dormirte completamente: es la única forma que lo que queda de personalidad, no pueda hacerte reaccionar. La vibración de mi voz abre algunas puertas y como muchos han constatado, lo que es esencial en el tiempo de la escucha, no es una comprensión. Te recuerdo que tú no puedes comprender lo que Eres. Así lo que se opone a lo que tú Eres, a nivel de la persona, puede traducirse por una cólera, un rechazo, una negación o, como tú dices, una risa nerviosa. Pasado ese estado, desde el instante en que hay una forma de aclimatación a lo que yo expreso, en ese momento, puede realizarse lo que debe realizarse, en ti. No olvides que el Amor, que vosotros llamáis Vibral, no se dirige a los sentimientos humanos y, aun menos, a la persona sino a lo que está detrás de la persona. ¿Acaso el espectador que mira la a escena de teatro va a ir a ver a un actor para preguntarle cómo habla? La mejor forma de darse cuenta de la escena de teatro y del espectador, es por tanto salir del teatro. Esos mecanismos se desarrollan exactamente, en el Interior de vosotros. Ya he expresado que adormecimientos es la prueba de lo que ocurre. Calificar el amor (a través de una voz, a través de una actitud, a través de una seducción) es lo propio de las personas. Superar la persona, es no jugar más a esos juegos. Mientras estés sujeto o sometido a cualquier reactividad, lo que se expresará será siempre la persona. Es por eso que yo he manifestado que el hecho de dormirse era ciertamente, la mejor forma de acercarse a lo que tú Eres. Así pues, en lugar de plantearte la cuestión de mi voz, pregúntate lo que ríe, en ti. ¿Quién duerme? ¿Quién está medio presente? Observa realmente lo que emerge en ese momento, y tendrás tus propias respuestas. Lo que expresas revela una forma de atadura moderada a los modos de expresión, a las intenciones, a los comportamientos que tú traduces a través del filtro de tu persona, como amor o como otra cosa. Pero el Amor Vibral no es eso. El Absoluto aun menos.

Pregunta: ¿si aconsejáis dormir, por qué demandáis entonces cuestiones?

Siempre están los que no duermen. Porque si durmierais todo, la Ilusión no existiría más. Lo que yo llamo sueño, es lo que os permite precisamente, comprender que lo que Sois no es nada de lo que vigila, no es nada de lo que se expresa y nada de lo que pasa. Cuando dormís (aparte de los sueños y las pesadillas) ¿os acordáis que habéis dormido, exceptuado mirar el reloj? ¿Qué pasa durante ese tiempo? Y bien, el mundo no existía ya, para vosotros: nada de marido, ni de mujer, ni de niños, ninguna preocupación. Y sin embargo ¿habéis desaparecido? Lo que ha desaparecido, es el mundo. No vosotros. El sueño es un medio, por ejemplo, de acercarse a lo que tú Eres. Preciso, como he tenido muchas veces la ocasión de decirlo, aquí como en mi casa, cuando yo recibía individuos: los momentos más intensos eran aquellos en que no había ni pregunta ni respuesta. Como una suspensión del tiempo, en el sueño. Y cuando llegamos todos, a dormir, todo estaba transformado. Así que podéis calificar esto: podéis llamarlo la Gracia, el Espíritu Santo, la Unidad, el Absoluto. Poco importa. Lo que observáis, es que hay en la desaparición de la conciencia, un mecanismo fundamental. Porque, cuando vuelve la conciencia, a través de los silencios, entonces sois diferentes. De igual forma que cuando dormís, esto pone fin, en general, a la fatiga del cuerpo, por la noche. Y sin embargo estabais ausentes de ese cuerpo. Esto para mostraros y haceros vivir que, desde el instante en que paráis de hacer jugar a la persona, desde el instante en que se oculta, entonces todo solo puede ir perfectamente bien. Acordaros que lo que hace mal, será siempre la persona, o la interacción de las personas. El Amor no es una interacción, el Absoluto aun menos. He aquí por qué hablo del sueño. Como he dicho también, y lo repito hoy: el impacto de mi voz se hace sobre una de las bolsas sutiles que vosotros denomináis cuerpo causal. Relaja de alguna forma, los lazos que mantenéis con la persona que creéis ser. Por supuesto, la persona se rebela: puede encontrar mi voz desagradable, puede encontrar que digo barbaridades. Cualquier persona tendrá siempre razón frente a mí. Porque yo me dirijo a lo que hay detrás o delante de la persona.

Pregunta: ¿pasar de la personalidad o del Sí, al Absoluto, resulta de un contrato del alma o es independiente de lo que somos en esta vida?

El contrato del alma solo concierne al alma. El alma no puede ser Absoluto. El alma es efímera, en otra escala de tiempo que la persona. El Absoluto no es un fin que conquistar, ni un paso. No se puede pasar de la persona al Absoluto y, aun menos, del Sí al Absoluto. Solo en el Abandono a la Luz y en el Abandono de Sí, el Absoluto Es. Tu punto de vista es falso. El Absoluto es tu naturaleza, mucho antes de la encarnación, mucho antes de la falsificación, mucho antes de los juegos de sombra y Luz. Mientras que tú consideres que el Absoluto es un paso, una continuidad, un contrato, o algo que depende de otra cosa, te equivocas. Es siempre la persona (instalada incluso en el Sí) la que te hace creer que el Absoluto es un fin, que hay una distancia, que hay algo lejos, que adquirir. Tú no puedes adquirir lo que tú Eres. Solo el ego te hace creer esto. Como he dicho también, remonta en tu memoria hasta tu más tierna infancia. Trata de encontrar los primeros momentos en que tú has perdido ese Absoluto. Pero el Absoluto siempre ha estado ahí. Sois vosotros los que habéis creado una distancia, como yo mismo he creado una distancia a través de una búsqueda, una ascesis. Es cuando desapareces en el sueño, que el Absoluto está ahí. El contrato de alma solo concierne al alma. ¿Has visto ya a un alma? Dame la prueba del ama. El Absoluto no tiene necesidad de prueba y no es una prueba. Es lo que siempre está ahí. Lo que yo he llamado centro en cada Centro, en cada punto. Mientras que tu punto de vista sea parcelario, dependiendo de tu historia, de una suposición de ama, de un supuesto contrato, de una supuesta persona, tú no puedes ser lo que Eres. Porque tú te sitúas tú mismo, según las leyes. El Absoluto no está concernido por ninguna ley.

Pregunta: ¿hay una forma de aburrimiento en el Absoluto? me gustaría comprender.

No hay nada que comprender. Precisamente, mientras que trates d comprender, no puedes ser lo que Eres. Porque partes de una suposición o de una pregunta preguntándote cuál es el sentido de todo eso. Es un problema de perspectiva y de punto de vista. Mientras que te quedes en la persona, mientras que te quedes en el “yo” que crees ser, no puede haber ningún Absoluto. Por tanto es eso que tú Eres. Hablo de cambiar de punto de vista: pienso que es la frase que he repetido más desde que intervengo. Cambia de punto de vista y, después verás por ti mismo. Pero si permaneces en el mismo lugar para intentar comprender lo que Eres, no podrá nunca. Abandónate, no reflexiones más, y verás tú mismo. Pero mientras que permanezcas ahí donde estás (sea en el ego o en el Sí), con una necesidad de referencia, de comparación, de comprensión, de definición, permaneces en lo efímero. Tú quieres hacer jugar la conciencia, aun extremadamente ampliada, para comprender lo que no puedes comprender. Cambia de emplazamiento, de perspectiva, de punto de vista y eso te aparecerá claramente. Es por eso que yo hablo de sueño. La manifestación reemplaza a la conciencia. La expresión de la manifestación reemplaza a LA FUENTE. El soporte de cualquier manifestación es el Amor. Pero tú no puedes ser la manifestación y tomar conciencia del soporte que Eres. Es un problema de punto de vista y de perspectiva, y no una ecuación que resolver, ahí donde estás. Tú puedes dar vueltas durante miles de años, al cuestionamiento, leer todo lo que quieras sobre el Absoluto, pero no te acercarás jamás, mientras que reflexiones. Solo el abandono de Sí, que algunos han alcanzado (a través de las expresiones que se os han comunicado: Infinita Presencia, Absoluta Presencia, Última Presencia. Poco importa, son simplemente estados de la conciencia que se manifiestan antes de su propia desaparición), os lleva por tanto, al Absoluto y a la conciencia. Pero si tú permaneces todo el tiempo en tu conciencia, no percibirás nada. El Absoluto contiene la conciencia y LA FUENTE. Pero el Absoluto se revela desde el instante en que la conciencia no está ya. Por supuesto, estando en una forma, cuando se vive esto, no hay ninguna duda posible. Toda interrogación se hace estéril. No hay ya ningún sentido que buscar, no hay reacción que manifestar, ni capitulación en relación a su propia vida, sino simplemente ver las cosas desde el Centro, habiendo cambiado de punto de vista. En ese momento, no podrás dudar jamás, un segundo de lo que ha pasado. Y toda la conciencia, toda tu vida (aun manteniendo esta forma), no tendrá jamás la misma coloración, ni el mismo punto de vista. Es siempre el ego el que busca, es siempre el Sí el que se mira a sí mismo pero no es el Absoluto. Solo la conciencia puede encontrar un aburrimiento cuando no lo ha vivido. Pero desde que la conciencia desaparece (y tú constatas que hay algo que no es del orden consciente, volviendo a la conciencia), entonces la conciencia es diferente, no antes. Todo esto se une al miedo. El miedo de desaparecer, el miedo del fin. El miedo de no saber, de no entender, de no comprender. Esto solo concierne definitivamente, a la persona, al ego y al Sí.

Pregunta: ¿vivir el despliegue de la Gracia, permite ser Absoluto?

El despliegue de la Gracia os conduce al último estado posible. Pero el sacrificio de la conciencia, sois vosotros los que lo realizáis, nadie más. El Absoluto no es el despliegue de lo que sea. El Absoluto no resulta de una práctica: resulta simplemente de un abandono total del Sí. Es la condición sine qua non para que la Onda de Vida se lance, recorra el conjunto de los sacos efímeros. En ese momento, tú eres Absoluto, lo que has sido siempre. Existen muchos ejemplos. He tomado el del teatro. Vosotros podéis tomar ese de la cebolla, que ya he dado. Podéis tomar el ejemplo de la cuerda (que he dado) que se toma por una serpiente. Todo esto solo son juegos de apariencia, proyecciones fuera de lo que tú Eres. Mientras que esto exista, mientras que tú creas depender de un elemento llamado exterior o Interior, vas por un camino falso. Precisamente cuando todos los elementos, exteriores e interiores desaparecen, es cuando tú eres Absoluto. Existe un estado antes del Absoluto donde la conciencia pierde sus referencias. No sabe ya donde está, en qué cuerpo está. Se duerme. Ahí, tú eres Absoluto. Tú Eres. Pero desde el instante en que en tu cabeza, tú piensas que esto o aquello va a establecer el Absoluto para ti, te equivocas. Y por otra parte, puntualizo que en el espacio en que algunos buscan una cuestión, como observáis, ese tiempo se alarga. Aprovechad esos espacios en que el tiempo se alarga, para salir del tiempo. Así pues, más allá de las palabras y de mis respuestas, más allá de vuestras cuestiones, los espacios de silencio van a acercaros a ese último estado. Pero no aprovechéis para dormiros totalmente.

Pregunta: ¿qué es el Absoluto cuando se pasa la Puerta Estrecha?

La Puerta Estrecha (que está en resonancia para vosotros, según las enseñanzas de los Ancianos), corresponde, como han dicho ellos, a la Crucifixión y a la Resurrección: es la última etapa, es la Infinita Presencia, es el Último Pasaje. Después, solamente abandonando el resultado de esta Resurrección, entonces eres Absoluto.

Pregunta: habéis dado muchas claves para franquear la Puerta Estrecha, pero la cerradura parece muy complicada.

Pues, olvida todo eso. Considera que no hay ni Puerta, ni cerradura, ni llave. Yo añado que no hay nada más simple que el Absoluto. Solo la persona es complicada.

Pregunta: ¿la vivencia de la Infinita Presencia establecida, solo el Abandono de Sí permite el Absoluto?

Sí.
Pregunta: ¿el Absoluto es el único estado en que se puede estar a la vez Presente a sí mismo y olvidarse de sí mismo?

Pero el Absoluto no es un estado. Mientras que consideres que es un estado que pienses alcanzar, eso no puede ser. He calificado el Absoluto de Estado, más allá de cualquier estado. No es por tanto, un estado: es la Naturaleza. Es lo que siempre has sido, lo que serás siempre, con conciencia, sin conciencia, con cuerpo, sin cuerpo.

Pregunta: ¿aunque se sepa que no hay objetivo, cuál es el fin de un Absoluto sin cuerpo?

¿Quién plantea la cuestión? ¿Qué es lo que en ti, plantea esa clase de cuestión? Tú has entendido que el Absoluto no es un fin, y cuando menos, intentas asignarle un fin. ¿A qué juega tu conciencia? Mientras que reflexionas así, no te ocupas del Absoluto. Lo que pone los pies: es la persona. Ninguna persona es Absoluto. No es un lugar donde se entra y se sale. No es un lugar. No es un espacio. Solo tú puedes Vivirlo. Pero mientras que pongas a la persona delante (con una necesidad de sentido), tú no puedes Ser Absoluto. Creer que porque entiendas algo del Absoluto te permitirá avanzar, es un error total.

Pregunta: ¿cuándo durante el día, hay momentos en que el tiempo no existe ya, significa que el Absoluto se revela entonces?

El Sí, él mismo, no conoce el tiempo. La desaparición del tiempo nada tiene que ver con el Absoluto, sino con la Infinita Presencia (eso que uno de los Arcángeles llamaba HIC y NUNC). Daos cuenta de que todos los pensamientos que formuláis, de una manera general (no hablo de aquí), desde el instante en que decís, por ejemplo: « me va a faltar dinero o, tengo miedo de que me falte dinero”: no estáis ya ahí, no estáis en el instante presente. ¿Acaso en el instante presente, ese dinero os falta? Entended bien los mecanismos del pensamiento y de la conciencia: siempre están fuera del tiempo presente exceptuada la Infinita Presencia. Tú puedes detectar el Último Estado, cuando te duermes o cuando el ego dice: “estoy medio presente”. Acuérdate que cuando realizas lo que Eres, la cuestión del Absoluto no puede ya plantearse: es una evidencia. Y es, por otra parte, tan evidente, que no puedes comprender la dificultad del otro. Pero acuérdate: el Absoluto procede de la refutación de lo efímero, de la encuesta, que apunta a mostrar lo absurdo de la persona. Mientras estimes que tu persona debe ser la sede de tu conciencia y del Amor, te equivocas.

Pregunta: me he visto a la vez, actor de teatro, observador, teatro y en el exterior del teatro, sintiendo un gran desgarro de Amor y de dolor. ¿Qué era?

Eso concierne a la deslocalización de la conciencia, el fin de la separación, la Unidad de la conciencia, pero no al Absoluto. Ser Absoluto, es el momento en que incluso todo esto, desaparece. El Absoluto no es una experiencia. La experiencia mística se sitúa en el Sí. Sea cuál sea la belleza de la experiencia, sea cuál sea la belleza de la conciencia que lo vive: esto no es Absoluto. La trampa (y muchos han comprobado, esa trampa), es creer que, porque veis la Luz, o que porque vuestra conciencia no está ya encerrada en este cuerpo, que habéis llegado. No solamente no habéis llegado sino que para el Absoluto, desde ese punto de vista, os habéis alejado. Es la conciencia la que buscará siempre la experiencia. Pero reflexionad dos segundos: ¿bastan esas experiencias para vivir de otra forma? Si una de esas experiencias fuera suficiente, no habría más experiencia. Daros cuenta de que lo que se expresa (por vosotros como por mi), es una distancia, falsa, con el Absoluto. La experiencia concierne a la conciencia, como la manifestación. La experiencia no Libera. Os hace realizar un objetivo: el Sí. Pero, recordad que en definitiva, vosotros Sois todos, Absoluto. Estad seguros, lo viváis (o no), no cambia absolutamente nada el negocio. Pero ninguna cualidad de conciencia o de experiencia es Absoluto. Que tú Fusiones con un insecto, que tú Fusiones con un sol, con un Hermano, con una Hermana: es una experiencia. Es la conciencia que está en marcha. Solo el que Es Absoluto entiende perfectamente lo que se juega en la conciencia, como en la a-conciencia. Pero el que permanece en la conciencia no puede ni hacerse la mínima idea, de lo que Es.

Pregunta: ¿es exacto que la repetición de las experiencias de Fusión lleva al Absoluto?

Eso os lleva a la Infinita Presencia. Queda vivir el Sacrificio Último. Pero la conciencia, misma (esté separada o en el Sí), solo tiene un miedo: es su propia cesación. La cesación de la conciencia, en este mundo como en cualquier mundo, solo tú lo puedes realizar: es un Sí a Sí. Las Fusiones, la Gracia, la Onda de Vida, mientras que no son transcendidas y mientras que la Onda de Vida no ha ascendido, no hay Absoluto, porque la conciencia permanece. Es precisamente, el momento en que no tenéis ya nada, el momento en que sobreviene la desesperación y la angustia, cuando tú Eres Absoluto, pero no antes: hace falta que la conciencia haya gastado todos los cartuchos. Y, por otra parte, te recuerdo que los Ancianos, como las Estrellas, os han aportado sus testimonios de visión, de vida. Os han dado a ver, a tocar con el dedo, las condiciones de la Infinita Presencia y, yo diría, una especie de condición previa, al Absoluto. Ciertas Estrellas os han evocado lo que se ha llamado: tensión hacia el Abandono. Pero la tensión hacia el Abandono, no es el Abandono. Es el momento en que la conciencia considera que no hay otra salida que sacrificarse ella misma. Es por eso que el Absoluto que tú Eres es una madurez y no una maduración. Es en el momento en que viene el miedo de desaparecer, cuando hace falta osar desaparecer. Pero tu conciencia no puede desaparecer por sí misma, ni por voluntad, ni por cualquier experiencia. El despertar de la Kundalini, la recepción de la Shakti no es nada. Solo el Sharam Amrita confiere la Liberación. Pero tú no puedes buscar el Sharam Amrita. Aparece cuando tú desapareces. Las condiciones previas, si se las puede definir así, se os han dado de múltiples formas. El testigo formal (manifestado pues) del Absoluto que Sois, es Shantinilaya. El testigo es Sharam Amrita. Pero no sois vosotros.

Pregunta: ¿por qué sugerirnos salir del tiempo en los espacios de silencio?

Salir del tiempo requiere ya, tomar conciencia del tiempo y de los tiempos. Para completar lo que yo decía antes, si tú te sitúas Aquí y Ahora, plantearse la cuestión de una carencia, de un dolor, plantearse la mínima cuestión, hace desaparecer el Aquí y Ahora, pero no a ti. La conciencia del instante presente instala el Sí, pero hay aun un tiempo que es el tiempo presente: de ese también debes desaparecer. No por la acción de la conciencia o de la voluntad, sino por la desaparición. Es lo que precede muy exactamente, el instante en que te duermes, o el instante en que te despiertas. Es la Infinita Presencia. Salir del tiempo, es identificar el tiempo y los tiempos, ver los engranajes que te hacen salir del instante presente, instalarte en el instante presente y desaparecer. Terminaré entonces por lo que yo llamaría los consejos. Localizad el instante que vivís, en que flotáis, en que comenzáis a zozobrar. Olvidad el cuerpo. Olvidad esta conciencia. Olvidad las percepciones. Olvidad el tiempo. Y de un golpecito, emitid el pensamiento, no de rendiros, no de desplazaros, sino pensad simplemente en lo que tocan vuestros pies, sin definirlo. Porque lo que se llama el Éter de la Tierra, está ahí. No busquéis definir o percibir lo que sea, haced simplemente eso. Hagámoslo juntos, sin cuestión. En nuestros próximos intercambios y entrevistas, podré volver. Hagamos esto. Primero el silencio. No es una meditación. No es una observación.

Y bien, ahora BIDI os saluda. Y os digo hasta la próxima entrevista. Hasta pronto.


BIDI
28 octubre 2012

Bueno, BIDI está con ustedes y los saluda, y vamos a proseguir, si a ustedes les parece bien, nuestros intercambios y conversaciones. Escucho pues vuestras preguntas.

Pregunta: ¿Cuando estamos a cargo de responsabilidades espirituales y materiales debemos dejarnos llevar por los últimos sobresaltos de la vida sensual de este mundo de carbono (a riesgo de olvidar a lo que nos hemos consagrado a lo largo de nuestra vida), o bien esas últimas pruebas están ahí para permitirnos verlas, para superarlas mejor?

Tu pregunta es múltiple. Considerar que hay algo que acordarse concerniente tu vida apela pues a un proceso de memoria o de recuerdo. Ni la memoria, ni cualquier recuerdo, concierne lo que Eres. Lo que ha aparecido un día, y lo que desaparecerá un día (y que llamas tu persona, tu vida) está inscrita, necesariamente, dentro de un efímero. Por otro lado, lo que nombras “prueba”,lo que nombras “responsabilidad” no concierne, justamente, más que este efímero y de ningún modo nada más. Solo la personalidad se coloca entre un principio y un fin, correspondiendo a la aparición y a la desaparición de la vida, dentro de la conciencia. La noción de prueba, la noción de responsabilidad, concierne solo a esta bolsa de alimento y a esta bolsa mental y, en ningún caso, lo que tú Eres. Reaccionar o no reaccionar, concernirá siempre el desarrollo de lo efímero. Yo te invito pues a considerar que el conjunto de las proposiciones concierne solo lo que es efímero y pues concierne solo la persona, dentro de una creencia en una evolución, de una creencia en las pruebas, de una creencia en la perennidad de la memoria o de un recuerdo. Tú no Eres nada de todo eso. Así no te hagas la pregunta de actuar o de no actuar, pero sí de mirar actuar o no actuar, porque no estás concernido por el actuar o el no actuar. Mientras hay implicación, a través de un efímero, no puede haber Absoluto.

Pregunta: Usted ha precisado que la perennidad de la memoria no tenía razón de ser. Ahora bien, ¿a través de vuestras intervenciones, usted utiliza su memoria?

De ningún modo. Porque tú consideras que existe un tiempo lineal y que lo que se expresa es la consecuencia de una o de las encarnaciones que esta conciencia ha tomado. Por otro lado, no es de ninguna manera cuestión de alguna perennidad, de alguna memoria. Considerar la perennidad de la memoria, te mantiene, de una manera o de otra (de este lado del Velo como del otro lado del Velo), en la Ilusión de un eterno. Ninguna perennidad de memoria puede ser eterna. A lo Eterno no le importa en nada la memoria. Lo que se expresa, hoy, trasciende lo que ustedes llaman las barreras del tiempo. Lo que yo expreso, en este instante, no es la continuación lógica de lo que yo expresaba, en un momento dado, pero se inscribe en el mismo tiempo, más allá de vuestro tiempo. Es muy difícil de concebir, para el intelecto, que lo que se dice, hoy, no es una continuidad o una perpetuación pero sí la misma expresión, la misma calidad, independiente de mi vida pasada, independiente de todo tiempo. Lo que es expresado (y ese fue el caso cuando, según vuestros datos temporales, yo estuve encarnado) no tiene nada que ver, justamente, con mi memoria, o alguna encarnación. Porque lo que expreso no es una continuidad, pero se inscribe en el mismo tiempo, más allá de nuestros tiempos y de vuestros tiempos. Toda memoria está en resonancia con la ley de acción/reacción. Ninguna memoria puede existir cuando no hay más acción y reacción, sino Êtreté, o incluso Absoluto. Experimentar y establecerse en la Infinita Presencia, en el Êtreté, o en el Absoluto, pone fin a toda memoria. Dentro de la conciencia, la memoria pertenece a lo efímero. La conciencia se apoya sobre la memoria, se apoya sobre la anticipación, pero memoria y anticipación pertenecerán siempre a la acción/reacción, a la dualidad y pues a lo efímero. No puedes apoyarte sobre ninguna memoria, ningún antecedente, igual que ninguna proyección, para ser lo que tú Eres. Eso cambia el punto de vista, cambia la mirada y te coloca, de manera irremediable, en lo que Eres, y no en lo que tú crees, y no como resultado de una memoria, o anticipación de una proyección. Lo más duro, para la persona, como para la conciencia, es, justamente, parar de creerse. Ninguna conciencia puede conducir a la a-conciencia. Ninguna memoria puede conducir al Êtreté, a la Unidad, como a la Infinita Presencia o al Absoluto. Mientras la memoria exista, mientras haya una relación a un pasado, a una historia, te inscribes, dentro de la conciencia, en esta memoria y en esta historia, y no eres así pues Libre. ¿Qué queda cuando esta bolsa desaparece? ¿Qué se vuelve la memoria (que ustedes crean o no en cualquier reencarnación)? ¿Qué queda de lo que tú eras antes (que este antes sea ayer, un siglo o mil años)? Liberarse de la memoria, olvidar la memoria, es estar disponible para el presente. Si hay memoria, hay indisponibilidad para el presente.

Pregunta: ¿El pasaje en esta Dimensión de dualidad encarnada no va a servir de nada, entonces?

No ha servido para nada, no servirá para nada y no servirá nunca para nada. Esta bolsa aparece un día, desaparece otro día. La conciencia va a creer que ella es una continuación de experiencias, delimitadas en un tiempo llamado“encarnación”, pero ¿qué queda de una encarnación a la otra? Nada. Lo que Eres no se ha movido nunca, no ha existido nunca, ha Estado siempre ahí y Estará siempre ahí. Solo la mirada de la persona y de la conciencia los conduce a considerar suposiciones que no se tienen en pie. Lo que tú expresas, a través de esto, es lo que desea la conciencia: es una forma de perpetuación, una forma de infinito, una forma de eternidad, que no puede existir. La conciencia sueña con una eternidad. La persona sueña con una perennidad. Eso no puede ser. Lo que tú Eres no corresponde a ninguna de esas proposiciones. Si lo que eres, hoy, dentro de esta vida, debía servirte para una post-vida, ¿por qué eso desaparecería cuanto tú aparecerías, de nuevo, sobre este mundo? ¿Cuál es el valor del olvido, con respecto a la memoria? Explícame eso. Todos los mecanismos de lo viviente, dentro de este mundo, pasan por los mecanismos que ustedes nombran “aprendizaje”. Lo que Eres no tiene necesidad de ningún aprendizaje, de ninguna educación, de ninguna sociedad y de ningún mundo. Aceptar esto (más allá de la creencia), es ya desplazar el punto de vista, desplazar la mirada y descubrirte tal como Eres. Mientras mantengas (para la persona o la conciencia) la ilusión de una memoria, de una progresión, de una evolución, de una transformación, te inscribes tú mismo en lo efímero, lo que tú no Eres.

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre Absoluto y nada?

Para la persona y para la conciencia, el Absoluto es la nada. Para el Absoluto, la nada es una estupidez de la persona. Nada más. Mientras no puedas ser lo que tú Eres, porque existe una distorsión inducida por la persona, inducida por la conciencia, entonces estás en el error y consideras que el Absoluto es la nada. La desaparición de límites (resultante de la bolsa, de alimento como mental) crea la suposición de una identidad, de una delimitación y de un espacio limitado. Lo que tú eres, no es de ningún modo eso. ¿Cómo lo que es limitado (por las ideas, por los pensamientos, por las concepciones, por la forma misma, de la carne) puede pretender ser Absoluto? Para él, eso se llama la nada. Solo el que es Absoluto se da cuenta, de algún modo, por sí mismo, que la nada es una secreción de miedo de la bolsa. ¿Cuándo duermes, acaso el mundo está ahí? ¿Cuándo duermes, el “yo” está ahí? El Absoluto te hace ver que estás más allá de una historia, más allá de una persona, más allá de toda bolsa y más allá de toda conciencia. Pero mientras no lo hayas vivido, este Absoluto es un absurdo, una nada.

Pregunta: ¿Qué diferencia hay entre Unidad y Absoluto?

En la Unidad, la conciencia está presente, se mira ella misma en un espejo particular, sin fondo, sin azogue: es un auto-espejamiento. La Unidad es una contemplación, un estado de la conciencia con diferentes etapas (nombradas“Samadhi”) correspondiente a la conciencia Turiya. El Absoluto no es una conciencia: es lo que Eres. La conciencia existe sobre la escena de teatro, en el sillón del que mira, en el teatro mismo. El Absoluto sabe que hay un teatro pero sabe también perfectamente que no es nada de lo que constituye el teatro: dualidad como unidad. El Absoluto corresponde a la a-conciencia. La Unidad corresponde a la conciencia total o, si prefieres, una conciencia absoluta. El Absoluto no está concernido en nada por los juegos de la conciencia. Constatar la Unidad, vivir la Unidad, es un estado de la conciencia. Ser Absoluto, es estar más allá de todo estado y sobre todo no una conciencia. El Absoluto se vive después de la Disolución o durante la Disolución. La Unidad se vive como Comunión de conciencia, de Sí a Sí, o de todo Sí a otro Sí. La conciencia es experiencia. El Absoluto no está concernido por ninguna experiencia, ninguna contemplación. La conciencia no puede apropiarse del Absoluto. Es el Absoluto que contiene la conciencia. Es el Centro presente en todo centro. La Unidad, es tener conciencia del conjunto de las conciencias, pero eso no es salir de la conciencia.

Pregunta: ¿El Absoluto se mueve?

Permite todos los movimientos. Sin él, no hay movimientos. Sin él, no hay conciencia. El Absoluto es a la vez previo a todo movimiento y es todos los movimientos, así como lo inmóvil. Pero, para el Absoluto, no hay diferencia entre lo inmóvil y el movimiento. Dar un calificativo al Absoluto se volverá, muy rápido, un absurdo, es por eso que el que es Absoluto no puede, como yo lo he dicho, de ninguna manera, traducir en palabras lo que es vivido. Lo que es vivido no es una experiencia de la conciencia, pero sí la cesación total de toda conciencia que hace aparecer lo que tú Eres. Lo que tú Eres podría ser nombrado “anterior a la conciencia” y sin embargo no es nada de eso puesto que es lo que contiene todos los posibles de la conciencia.

Pregunta: Así pues es el Absoluto que viene a nosotros. En ningún caso, ¿nosotros podemos ir hacia él?

Como yo les he dicho, mientras crean buscar el Absoluto, ustedes fracasarán. El Absoluto es lo que Eres. Lo que Eres, no puede ser ni buscado, ni encontrado, puesto que está ya ahí. Mientras busques, es la persona que busca. Mientras creas, es la persona que cree. Lo que crea la dinámica de la búsqueda es, a la vez, la conciencia y, a la vez, lo que es nombrado la separación. Lo que expresa bien que la persona está separada: ella se vive como tal, inscrita en un límite temporal nombrado el nacimiento y la muerte. Ella se crea, dentro de esta vida, historias (espirituales, sociales, materiales, afectivas) de responsabilidad. ¿Acaso esta noción de responsabilidad, esta noción de evolución, cambia algo a la desaparición de lo efímero? Cualesquiera sean las creencias de esta bolsa, cualesquiera sean las experiencias de esta bolsa, se terminará un día. ¿Qué queda entonces? Eventualmente, puedes responderme: “la conciencia”, si tu conciencia en sí misma, no está más limitada y separada y dividida pero tiene acceso a sus propias memorias.

Pregunta: ¿Por qué el Absoluto disfunciona, es decir nos sumerge en este sueño que no existe?

Pero no es el Absoluto que disfunciona, eres tú.

Pregunta: ¿Ser Absoluto con forma, está programado con antelación?

¿Estaría programado según qué ley, qué plazo, y qué calendario? Es imposible. El Absoluto es lo que tú has Sido, lo que Eres, lo que Serás, más allá de todo ser, de toda persona y de toda conciencia. La conciencia no puede programarse para Ser Absoluto: es, justamente, una desprogramación total de la conciencia. En cuanto a la persona, para ella, es la nada. Desde el punto de vista de la persona, el Absoluto no puede existir, no puede ser, y no puede aparecer. Yo recuerdo que no hay pasaje de la persona al Absoluto, como de la Conciencia a la a-conciencia. Es la detención de la búsqueda misma, la detención de la prosecución de un objetivo, la detención de toda creencia, de toda suposición, que revela (por la refutación, por la pesquisa, por la madurez) el Absoluto.

Pregunta: ¿Decirse “que la Liberación sea hecha” puede ayudarnos a salir de esta ilusión?

Desde el instante donde pronuncias esta frase, consideras pues que no estás Liberada. Pones así pues una distancia con lo que tú Eres. ¿Cómo, colocando, de entrada, una distancia con lo que Eres, puedes esperar encontrar lo que Eres? Inscribes, a través de esta frase, el Absoluto, como un objetivo, como una búsqueda, como una carencia. Es un error.

Pregunta: ¿El Absoluto, es el Amor y nada más?

Cuando dices “el Absoluto, es el Amor”, defines pues el Absoluto. ¿El Absoluto puede ser definido? Volver a añadir “nada más”, quiere decir que limitas, y delimitas, el Amor y el Absoluto. El Absoluto, desde luego, contiene el Amor, es el continente del Amor, el contenido del Amor. Pero no puedes decir: “el Absoluto, es esto o aquello”. Porque buscas localizarte, sobre una definición, lo que, para ti, es el Amor, en tu ideal, en tu conciencia, en tus proyecciones, en tus fines, en tus objetivos. Intentar definir, como esto, el Absoluto, te aleja. No definir más, no dar más calificativo, no buscar más una razón, un sentido, una explicación, una lógica (la capitulación de todos los aspectos de la persona y de la conciencia), te hace Realizar lo que tú Eres, de toda Eternidad. No hay otra posibilidad. Toda definición pertenece a la conciencia. El Absoluto no es la conciencia.

Pregunta: ¿Usted nos repite que no hay nada que hacer, pero nosotros vivimos todavía sobre esta Tierra donde se está pues obligado a hacer cosas, sabiendo que es Ilusión?

Pero no he dicho nunca de no hacer nada. “Permanecer Tranquilo” concierne la conciencia. El Absoluto no es ser holgazán. El Absoluto consiste en cambiar de mirada, de punto de vista, y de conciencia. Yo no he dicho nunca que no había que hacer lo que era para hacer para esta bolsa, muy por el contrario. La persona escucha siempre lo que ella quiere. Yo no he dicho nunca eso. Nadie les ha dicho nunca eso. Había sido especificado, por algunos Ancianos, hace algunos años, que había circunstancias de vida para cambiar, con el fin de despejar la libertad. Pero nadie les ha dicho nunca (y yo, todavía menos) que no había que hacer nada. Cuando digo “no hagan nada”, no hablo de las actividades de la persona, me dirijo a lo que ustedes Son. ¿En qué el Absoluto con forma debe rechazar la encarnación? El rechazo es una oposición de la conciencia, y no concierne en nada el Absoluto. A lo que tú Eres no le importa nada de lo que se hace, de cómo lo haces, o cómo lo realizas. Las obligaciones conciernen la persona, pero no lo que tú Eres. Creer que tu persona, extrayéndose de las obligaciones, va a encontrar el Absoluto, es un error. La persona no puede comprender el Absoluto, tú tienes la prueba. Ella interpreta las declaraciones según su punto de vista, es decir la persona por sí misma. Mientras razones así, y actúes así, eso muestra que no estás “Tranquilo”.

Pregunta: ¿Hay un cambio de conciencia dándose cuenta que todo eso es de la ilusión?

Ningún cambio de conciencia conduce al Absoluto. Lo que dices es una primera etapa que pone en marcha el cambio de punto de vista. Pero si rechazas la ilusión, oponiéndote, vas a reforzarla necesariamente.

Pregunta: Yo creo que…

Lo que tú crees no tiene ninguna importancia: es lo que tú Eres, que es importante. Creer o no creer, no cambia nada a lo que tú Eres. Creer es una dinámica de la acción, del movimiento, y de la ilusión misma.

Pregunta: ¿Desinteresarse de las experiencias a vivir revela un cambio de punto de vista?

Los dos son posibles: o hay una holgazanería, o hay Absoluto. Pero solo tú conoces la respuesta. Como lo he dicho, el que es Absoluto no se hace más pregunta sobre el Absoluto. No puede hacérsela. Del mismo modo que el que hace una salida de su cuerpo, sabe que existe fuera de este cuerpo: no se hace más la pregunta de la existencia, o no, de algo después de este cuerpo, puesto que lo ha vivido. Pero el que no lo ha vivido podrá hacerse todas las preguntas del mundo, creer todas las creencias del mundo, todos los pensamientos del mundo, eso no serán más que abstracciones, porque no lo ha vivido. Mientras no estén muertos a sí mismos, no pueden Vivir lo que Son. Pero ustedes no pueden matar la persona.

Pregunta: ¿Abandonar todo esfuerzo y contentarse de vivir lo que la vida propone, día a día, es eso lo que conviene hacer?

No hay nada que hacer. Mientras consideres que existe un estado previo (a través de una búsqueda, a través de “vivir el día a día”), eso concierne la bolsa y la conciencia, pero no lo que tú Eres. Para algunas bolsas, ese modo de vida es lo que es propuesto por la Inteligencia de la Luz. Entonces, hazlo. Realízalo. Pero date cuenta que lo que haces, o lo que realizas, no te ha ni alejado, ni acercado de lo que tú Eres: ahí, está la madurez. Al Absoluto no le importa nada tu grado de actividad o de inactividad. Al Absoluto no le importa nada tu grado de evolución, de iniciación, o de cualquier otra cosa que fuera (como tu edad, o tu sexo, o no importa qué otra cosa). Ahí, está la Verdad. Te recuerdo que el Absoluto sobreviene durante la capitulación de la Conciencia. Esta capitulación no es ni un hacer, ni una acción, ni incluso un estado de ser: es espontáneo, inmediato. Desde el instante donde, de algún modo, te has extraído (sin quererlo, sin desearlo) de las ilusiones y de todo efímero, eso no pone fin a tu efímero, eso no pone fin a las responsabilidades de esta bolsa: eso es totalmente independiente. Para algunos, eso va a ser eso. Y, para otros, la Inteligencia de la Luz los pone frente a los desafíos. Lo uno como lo otro son, muy exactamente, lo que les es propuesto. Pero les recuerdo que, cualquiera sea lo que les proponga la Inteligencia de la Luz, ella está destinada a conducirlos al Sí, a la Unidad, incluso a la Última Presencia o Infinita Presencia. Pero el mecanismo Último (si puedo decirle así) sobreviene, de algún modo, cuando, incluso, todo eso es soltado, en totalidad. Es el momento donde la conciencia no reivindica nada más, incluso ni siquiera a sí misma (en el Sí o en la Unidad) emerge, en cierta manera, lo que tú Eres.

Pregunta. ¿Por qué el Sí, tan narcisista, renunciaría a sí mismo?

No puede. La conciencia no renuncia nunca a sí misma. La proyección acarrea proyección. La creatividad acarrea creación. La experiencia acarrea experiencia. Porque el conjunto de lo que es acarreado, implica una comparación: conciencia Unitaria, conciencia dualitaria, etc. Etc. Pero lo que tú Eres no está de ningún modo concernido por eso. No es del Sí que se realiza el Abandono del Sí. No es un acto de voluntad, no es un acto ligado a una práctica (todavía menos a una ascesis, todavía menos a una moral) pero sí esa famosa nada del Sí, o de la persona, ese cataclismo final de la conciencia misma, que te hace descubrir lo que Eres. De la misma manera que, cuando la mayoría de Hermanos y Hermanas humanos viven experiencias fuera del cuerpo (o de cercanía de la muerte), hay un traumatismo (cualquiera sea), una ruptura de la continuidad, y así pues, esta forma de discontinuidad que conduce a Ser lo que Eres, pero no antes. Voy a retomar otro ejemplo, que les es familiar porque fue utilizado, muchas veces, por el Comendador de los Ancianos (ndr: O.M.AIVANHOV). La Conciencia, que ustedes buscan, les parece alejada. Esta Conciencia, es el cacahuete en el frasco. Cuando ustedes ven el frasco y los cacahuetes, hay que meter la mano en el frasco, para tener los cacahuetes. ¿Qué sucede en ese momento? La mano no sale más del frasco. Conviene pues superar el cacahuete, el frasco, y la mano. Pero mientras consideres que existe un frasco, los cacahuetes, y una mano para tenerlos, no hay solución. La consideración de las refutaciones (llevadas o no, por ustedes, hasta el presente) estaba destinada a hacerlos cambiar de punto de vista. Era una forma de lógica que se dirigía a la persona y al mental. Ninguna otra actividad mental (de la persona o, incluso, de la Conciencia la más ampliada) no les es de ninguna utilidad. Realizar el Abandono del Sí, no es una Realización: es una Liberación. Eso no es un objetivo que realizar, es, muy por el contrario, algo que soltar. Pero ese algo que soltar no debe ser confundido con el hecho de no hacer nada. La conciencia es la que tiene. La a-conciencia es la que ha soltado. Lo que ustedes tengan (con la conciencia, con las ideas, con las creencias, con las memorias, con las proyecciones), mientras tengan lo que sea de eso, no son Libres. El que es Libre no ha borrado sus memorias: ellas están siempre ahí, pero no lo afectan más. La persona como la Conciencia, el ego como la Conciencia Unificada, están siempre en búsqueda de una experiencia, de un objetivo, y de un fin. Ningún objetivo, ninguna experiencia, y ningún fin, conciernen al Absoluto.

Pregunta: ¿La percepción de un movimiento aunque todo esté tranquilo revela el Abandono del Sí?

El movimiento es un proceso Vibratorio. Todo depende si ese movimiento ha nacido en algún lugar en esta bolsa, o si toma toda la bolsa de un golpe. El movimiento, la impresión de movimiento, o la percepción de un movimiento, pueden estar relacionados a una de las etapas últimas de la conciencia misma. Incluso si no existe pasaje, hablando con propiedad, entre la Infinita Presencia (o Abandono del Sí, realizado totalmente) y el Absoluto, entonces se puede decir que son las primicias, los testigos, si prefieres, que el punto de vista está cambiando. Del mismo modo que las experiencias de Comunión, de Fusión y de deslocalización los han preparado. Del mismo modo que el contacto con otros Absolutos, por el Canal Marial, los han preparado. La Onda de Vida es también un movimiento. Cuando la persona se borra, y cuando la conciencia para de observarse a sí misma (incluso en el Sí), entonces la Onda de Vida se alza. El Absoluto está entonces presente. Eso es vivido, y eso es enteramente consciente, porque ustedes tocan vuestra naturaleza, más allá de la conciencia misma. Es lo que ustedes Son.

Pregunta: ¿Tener la mirada que no ve nada más y que salta, refleja un cambio de punto de vista?

No, porque lo que es visto, en ese momento, es visto por la conciencia misma. En efecto, diferente de la de la persona, pero sí ligada a la conciencia personal, de todas formas, cualesquiera sean la clase de visión y la forma de visión. El Absoluto no es una visión. El Absoluto no es un estado. Pero, desde luego, existe, dentro de los últimos estados de la conciencia, previos al Abandono del Sí (incluso si eso no es una finalidad), la manifestación de un cierto número de elementos Vibratorios que les son conocidos pero que solo permanecen más, para el Absoluto, una ilusión. La identificación de la conciencia con las Vibraciones conduce a la expansión de la conciencia hasta la Unidad y hasta la Infinita Presencia pero nunca al Absoluto puesto que el Absoluto es la desaparición de la conciencia misma. Ahora bien, ¿cómo la conciencia que Vibra, que se expande, podría desaparecer? Eso es una experiencia de la conciencia. La verdadera mirada es, efectivamente, sin los ojos, sin discriminación, sin ninguna sensorialidad, sin ninguna percepción, sin ninguna concepción, sin ninguna lógica aparente. El mejor testigo es la Onda de Vida, que es una propagación y un movimiento, que, como ustedes lo saben, apunta a superar algunos obstáculos de la persona, y de la supervivencia de la persona, y luego está destinada a favorecer el Corazón. Estos mecanismos son los testigos de la puesta en acción, inconsciente, de la confrontación de la conciencia misma (que tú percibes), con el Absoluto. Pero eso no es todavía el Absoluto. Eso no es más que un previo, porque si empleo la palabra previo, vas a considerar que es una etapa que sobreviene, pero esta etapa no es de ningún modo indispensable, ni incluso necesaria. Ella está quizá más adaptada a las condiciones de Luz actual, ahí donde ustedes están. En mi encarnación, eso no era necesario.

Pregunta: ¿Habrá muchos Absolutos con forma antes del fin?

Puedo responder diciéndote que habrá muchísimos Absolutos con forma, como sin forma, después del fin. El fin no existe para el Absoluto.

Pregunta: ¿Qué hacer esperando el fin?

Empujo más lejos tu razonamiento. Cuando estás en edad de concebir que eres una persona (después de los tres, cuatro años), sabes íntimamente, en ese momento, que lo que apareció, dentro de esta forma (este cuerpo, este campo de conciencia) tiene un fin. ¿Sin embargo, tú decides, desde la edad de cuatro años, no hacer nada? El sentimiento de un fin, si debe conducir a un desinterés, no te lleva a ninguna parte porque se tratará siempre de una huida. El que es Absoluto no está concernido, ni por el comienzo, ni por el fin (de sí mismo, como del mundo). No hay ninguna actitud mental satisfactoria para el Absoluto porque si tú te dices que en tantas semanas, es el fin, y que esperas este fin, te equivocas. Mira: generalmente, cuando se anuncia a una bolsa de alimento que va a partir de una enfermedad grave, ¿qué sucede? Generalmente, esas personas están más vivas que antes. Ellas disfrutan cada minuto, cada día y cada hora. Es independiente de la actividad o de la no-actividad. Es, yo diría, una atmósfera Interior. Es como si, sabiendo que eres una persona (a los cuatro, cinco años) que terminará un día, te dices: “ese día siendo ineluctable, ¿para qué sirve dejar vivir esta bolsa?”. Ahora bien, el rechazo de la Ilusión mantiene la Ilusión. Del mismo modo, toda espera (incluso justificada, incluso real) de un acontecimiento real testimonia lo que tú eres. La espera pone una distancia con lo que tú Eres. Esperar que el fin de lo que sea te permita ser Absoluto, es un error. El fin de lo que sea te recuerda, simplemente, lo que Eres, más allá de la persona. Eso se llama la Liberación. El que es Absoluto, es Liberado Viviente. No tiene necesidad de esperar un eventual o un real, fin de lo que sea, para Ser eso. Preocúpense de no colocarse nunca, ustedes mismos, en un sentimiento de expectativa porque el sentimiento de expectativa (como la espera o la esperanza) pone una distancia. Hay una trampa. Como se ha dicho, vivan cada minuto, ahí donde estén, plenamente, enteramente, como si fuera el último porque, de todas maneras, apareciendo en una persona, hay la certeza y la inevitabilidad del fin de esta persona.

Pregunta: ¿Amar la ilusión, es decir amar la naturaleza, amar las flores nos aleja del Absoluto?

Pero todo depende de lo que llames amar. Hay tantos seres humanos como definiciones del amor. Si amas sin apegarte, no hay ninguna razón de que la naturaleza te aleje de lo que Eres, puesto que la naturaleza es Absoluta, más allá de la apariencia. Todo depende de lo que tú ames. ¿Es el color, es la forma, es el olor, es la apariencia o es la esencia? Toda la diferencia viene de ti, pero no de la naturaleza. Nada puede alejarte, nada puede acercarte. Hay justo circunstancias que refuerzan la ilusión, que la mantienen y la conservan. Y hay circunstancias que te Liberan. Pero las circunstancias son Interiores: no conciernen el cese de una actividad o de una responsabilidad. El hecho de estar en la naturaleza o en un departamento, en Absoluto, no cambia nada. Pero, desde luego que la naturaleza y lo que es natural permite, de manera mucho más amplia, a priori, expandir la conciencia. Pero no hay que confundir las manifestaciones de un objetivo cualquiera con el Absoluto.

Pregunta: Usted ha dicho que la naturaleza es Absoluta. ¿Puede desarrollarlo?

Más allá de la forma, de la apariencia, los olores y los colores. ¿Cómo lo que está bajo vuestros ojos podría escapar a ser Absoluto? Mientras consideren que el Absoluto es un objetivo, una meta, una finalidad, una práctica, ustedes no lo son. Un árbol es Absoluto. Hay una conciencia en el árbol. El Absoluto no hace diferencia entre una brizna de hierba, un árbol, una galaxia y un universo. Él los contiene, todos, de la misma manera. El árbol, como todo elemento de la naturaleza, obedece a un proyecto, el proyecto de la Vida: nacimiento, crecimiento, descenso, y muerte. Más allá de esta apariencia, más allá de sus movimientos, de sus formas diferentes, hay el Absoluto. ¿Acaso el árbol se hace la pregunta de ser una entidad, una conciencia o un Absoluto? No, es todo eso a la vez. Solo el mental humano es quien crea la distancia. Un árbol no puede crear distancia.

Pregunta: El cerdo que se degüella o la paloma o el pato que Hildegarde de Bingen recomienda comer, ¿cómo se sitúan con respecto al Absoluto?

De la misma manera que tú, sea un cerdo, la paloma o tú, eso no hace ninguna diferencia. El Absoluto no es dependiente de una forma de vida o de otra forma de vida. Tú buscas juicios de valor o definiciones a lo que no las tiene. El que es Absoluto con forma ve las diferentes formas, concibe que un cerdo no sea una paloma, que una paloma no sea tu persona, pero eso no cambia nada. Quieres reducir al Absoluto en tu campo de comprensión, en tu campo de percepción, en tu campo de experiencia, pero eso es imposible.

No tenemos más preguntas, le agradecemos.

Bueno BIDI los saluda, y les da cita una última vez, y les dice pues hasta pronto.








BIDI






3 noviembre 2012

Bueno, BIDI está con ustedes y los saludo. Vamos así pues a abordar nuestros últimos intercambios y conversaciones que se terminarán, si ustedes así lo quieren, por mi conclusión, concerniente a lo que hemos logrado. Pero por el instante los escucho.

Pregunta: Ser una conciencia sin cuerpo, como un punto en el Universo, ¿es eso hacia lo que se tiende?

Desde el instante donde defines un objetivo o una experiencia pasada, tú no eres más lo que tú Eres. No tienes que “tender hacia” porque “tender hacia” es ya poner una distancia, en relación a la experiencia, o en relación a un deseo, o en relación a una realidad. Desde luego que existe, dentro de la conciencia, la posibilidad de vivirse sin forma. Pero la conciencia, como tú lo dices, está siempre ahí: eso se llama la Infinita Presencia o Última Presencia. Pero no haces de lo que ha sido vivido, hace un tiempo, un objetivo: creando un objetivo, tú creas una separación. Comprende bien que solo el punto de vista de la personalidad te limita y te encierra, y te hace considerar lo que ha sido vivido como un objetivo. Mientras definas un objetivo (con respecto a una experiencia, aunque sea la más importante), no estás en el Instante Presente y no eres lo que tú Eres. Has dejado que la posta sea tomado por la personalidad. Desde el instante donde una experiencia aparece a la conciencia (cualquiera sea esta conciencia), ésta va a adueñarse de aquella. Es por eso que Ser Absoluto pone fin a toda experiencia. Lo que no quiere decir que la experiencia no es más posible pero no tiene más lugar de ser, desde el instante donde te has vuelto, realmente, lo que Eres, de toda Eternidad. La mirada ha cambiado definitivamente. Mientras exista, en la conciencia, el sentimiento de una memoria, de una experiencia (incluso la más extraordinaria que sea), vives en el pasado. Porque hay un condicionamiento que viene de sus propias experiencias y que viene a alterar, realmente, la posibilidad de Ser lo que tú Eres. Toda experiencia se resume solo a un pasado o a un futuro. Incluso la experiencia de la Unidad, o la Conciencia Turiya, no debe ser un recuerdo sino debe tender a volverse la Permanencia de lo que Eres. Y después, Turiya debe ser visto de otro punto de vista, y eso Es Absoluto. Definir un objetivo, una finalidad, un fin, concernirá, siempre, a la persona. Lo que Eres, no es un objetivo. Lo que tú Eres, no tiene necesidad de ser descrito, ni puesto en imagen, ni rememorado. Si no, eso no es lo que tú Eres.

Pregunta: ¿Usted no intervendrá más, a partir de ahora, porque tenemos todos los elementos para poder continuar trabajando o porque hemos llegado a un tiempo Último?

¿Por qué limitar a esas dos proposiciones que no hacen más que confirmar que buscas una respuesta con respecto a un fin y nada más? Permíteme responder a tu pregunta (y comprenderás el sentido del porqué he llegado y partido) durante mi conclusión. El intervalo de mi venida se ha superpuesto, a algo cerca, a la Liberación de la Tierra. Es decir, justamente, a la posibilidad de volverse lo que ustedes Son y de no estar más en el olvido, porque las condiciones eran propicias. Pero eso no es el único fin o la única indicación. Pero volveré sobre eso después.

Pregunta: ¿Quién puede elegir el Absoluto o no?

¿Pero en qué el Absoluto sería una cuestión de elección puesto que, lo repito, es lo que tú Eres? Solo el punto de vista de la personalidad puede girar en redondo, con respecto a eso, y hacerte creer que hay una elección. No es una elección puesto que es lo que has sido siempre. Solo el apego a tu persona, solo el apego a lo que se desarrolla y que te hipnotiza, te impide verlo. Así pues, no es una elección, si no es la elección de verlo o de no verlo, pero eso no cambia nada a la realidad de lo que Eres. Mientras la conciencia está inscrita en una persona, sin ninguna reminiscencia de lo que Eres, ella es dependiente de las circunstancias de la persona, incluso a nivel de una búsqueda de conocimiento de sí, como espiritual. Es un embaucamiento, una ilusión y una estafa. Porque, date cuenta: cualesquiera sean vuestras edades, desde el tiempo donde ustedes buscan, ¿qué han encontrado? La persona te hará siempre girar en redondo, haciéndote creer que vas en línea recta pero no hay que desplazarse, ni en redondo, ni en línea recta. Lo que tú Eres, lo Eres, de toda Eternidad. Solo la conciencia de la persona te hace creer que hay una elección o un objetivo. Siempre he dicho que el Absoluto no podía, en ningún caso, ser un objetivo. ¿Cómo lo que tú Eres, podría estar distante de lo que tú Eres? Solo la persona lo cree. La dinámica de la conciencia, recuerden ustedes, serán siempre la experiencia, cualquiera sea la experiencia. Ella se sirve además de eso: hacerles creer que la experiencia tomará fin, un día, para hacerles hacer, siempre, girar en redondo. La única manera de salir de eso, es acordarse lo que eran antes de ser una persona. Acordarse todas las personas que han sido, no sirve de nada. No hay nada que desplazar, salvo la mirada. Cuando comprendan eso, serán Absoluto, sin ninguna duda posible, sin ninguna interrogación, sin ningún cuestionamiento, en la felicidad más Absoluta que sea. Pero dense cuenta: la persona no puede nunca estar en la felicidad. Cualesquiera sean los placeres, buscados o encontrados, eso no dura nunca. Y ustedes lo saben. Y persisten en buscar en el campo de lo conocido de vuestra conciencia.

Pregunta: ¿Para qué habrá servido nuestro pasaje en encarnación?

Pero no hay ningún pasaje en encarnación. Es la persona que cree eso. Mientras creas que te has encarnado y así pues, que un día, esta bolsa va a desaparecer (esta bolsa de alimento), te volverás bolsa de carne para todos los gusanos. Cuando comprendas eso, habrás hecho un gran paso hacia la inmovilidad. El principio de evolución, de mejora, no se mantiene, puesto que el Espíritu es perfecto, de toda Eternidad. LA FUENTE es perfecta, de toda Eternidad, y el Absoluto no conoce el tiempo. Tú te inscribes, deliberadamente, en algo que es falso, esperando que tu encarnación te haya permitido beneficiarte de algo. ¿Pero qué? ¿Cómo lo que es perfecto, podría ser más que perfecto? De tu punto de vista, la encarnación sirve para mejorar. De mi punto de vista, la encarnación es una estafa. Les hemos dicho que las leyes de este mundo, no son las leyes de los Universos. ¿Por qué quieren trasladar lo que vuestra conciencia vive, aquí, en otro lugar que aquí? ¿Qué saben ustedes de eso? Nada. Solo el que tiene este conocimiento considera que los conocimientos de este mundo no son más que ignorancia. Cuando aceptes eso, descubrirás, realmente, lo que Eres. Es la mirada falseada que te hace creer que hay algo que mejorar. Es un punto de vista. Eso no es la Verdad. O, si prefieres, es una verdad (parcial o relativa) que no concierne más que un pequeño costado de lo que Es la Realidad. ¿Cómo es que, si este mundo es ilusión, considerar que tu presencia, dentro de la ilusión, puede modificar lo que sea a lo que Eres? La única cosa que se modificará son las leyes del karma y las leyes de la persona, pero, en ningún caso, lo que Eres. Ahora, eres libre de creer eso, por la Eternidad si tú quieres. Define tus objetivos. Mientras tu objetivo es una bonificación o una mejora, no podrás nunca encontrar lo que tú Eres. Mientras creas en el karma, estarán sometidos al karma. Todo a lo que creas, se realiza, pero ninguna creencia Realiza lo que tú Eres.

Pregunta: ¿La a-conciencia, en Absoluto, puede ser considerada como colectiva?

No hay ni colectividad, ni Unidad, ni individualidad. Buscas definir lo que no puede ser definido. Estás prisionero de un teatro. Tú no puedes realizar lo que eres en un teatro mientras no lo has visto. El problema de ese teatro, es que no se termina nunca. Hay un principio. Como si ustedes estuvieran subyugados, atraídos, por algo que se les hace espejear pero que ustedes no atrapan nunca, y por causa. Miren vuestra vida: ustedes han mejorado, quizá, la personalidad, vuestras percepciones, vuestras concepciones del mundo pero ¿ustedes han salido de él? Nunca. El que salió, sabe dónde está la Verdad. No en salir, escapando, sino viendo, claramente, las cosas. Mientras hayan creencias, ellas te fijan y te bloquean en un movimiento, lineal o redondo, del que no puedes salir. El que cree que no existe nada después de la muerte de esta bolsa, va a encontrarse confrontado a otra realidad. Dentro de esta realidad, más ligera, hay una impresión de luz, de amor, de presencia: pero eso también, es un embaucamiento. Es por eso que, Ser Absoluto, es dejar desaparecer, por sí mismas, el conjunto de creencias y, sobre todo, aquellas concernientes lo que ustedes nombran lo espiritual. Ustedes no tienen ningún medio (y no habrá nunca alguno) que les dé acceso a un conocimiento más allá de los Velos del astral porque no existe ningún conocimiento de eso. No es más que al momento donde el conjunto de los conocimientos (de este mundo, de la energía, de la espiritualidad) desaparecen, que tú eres, realmente, lo que tú Eres. No antes.

Pregunta: Así pues las personas que no creen en nada, ni durante la vida, ni después de la vida…

Pero eso no cambia nada. El que no cree a lo que no ve, será confrontado, cuando la bolsa de alimento desaparezca, a lo que será dado a ver, y a percibir, según sus sentidos. Aquí también, hay muchas ilusiones. El hecho de creer o de no creer, no cambia nada. La distancia entre el que cree en el karma, y el Absoluto, como la distancia entre el que no cree en nada, y el Absoluto, es exactamente la misma. Solo el que no cree en nada, o que es capaz de instalarse en el Instante Presente, es susceptible de encontrar lo que Es. Pero, una vez más, pasar de una conciencia, cualquiera sea, a una a-conciencia, es imposible. Solo la extinción de la conciencia misma, puede hacerlo. Ahora bien, la conciencia se observa, permanentemente. Observen lo que observen: el mundo, vuestra persona, el decorado del teatro o el teatro, ustedes no han salido del teatro. Es tan simple como eso. Cuando hay una gestión o una búsqueda espiritual, de entrada, hay consideración de un fin o de un objetivo: concebir un fin o un objetivo, es el obstáculo más importante para el Absoluto. Es como el ejemplo de la cebolla: ustedes exploran una capa de la cebolla. Solo las capas adyacentes son conocibles. Pero conocer una capa de la cebolla y las capas adyacentes no bastará nunca a ser una cebolla. El que está instalado sobre una capa, y que se define sobre esta capa, no puede, de ningún modo, ver la globalidad. La conciencia ha sido definida siempre, en la sociedad como en la espiritualidad, o como un motor, o como el elemento de acción más importante, en toda búsqueda (moral, social o espiritual). Pero no puede haber búsqueda. Solo el punto de vista de la conciencia se los hace creer, fijándolos en una identidad, en una sucesión de identidades, y en el embaucamiento de algo que mejorar.

Pregunta: Después, usted ha dejado oír que habría una persistencia de un mundo astral para las almas fallecidas. Ahora bien, yo había creído comprender que el plano astral sería disuelto.

Yo no dejé oír nada. Eres tú que lo supones. Yo hablo de las condiciones ordinarias, habituales. Cuando la bolsa de alimento se vuelva una bolsa de carne, ¿qué sucede, para la conciencia? Lo que yo he dicho no se inscribe en ninguna perspectiva de modificación, incluso si ésta existe. Pero ustedes comprenderán mucho mejor cuando me exprese, al final, del sentido y la conclusión de mis intervenciones. Puedo ya darles un ejemplo, a través de lo que les es conocido: existe, en todos los pueblos, libros de acompañamiento, para los que pasan del otro lado. Si es que los conocen. Es por eso que la lectura era hecha, tradicionalmente, a los que partían, permitiéndoles afrontar otra capa de la cebolla. Ustedes deducen ya de esto, en parte, mi conclusión. Pero volverá sobre eso, después.

Pregunta: ¿Los libros que nos hablan de la vida después de la muerte no sirven pues para nada?

Pero la vida después de la muerte no es la Vida. Es otro encierro que existía. Eso, me parece que la mayoría de los Ancianos se los han explicado. Si ustedes hacen de la post-vida, la Verdadera Vida, están, de nuevo, en una creencia, que es resultante, o de vuestras propias experiencias de supervivencia, o, justamente, sobre lo que ustedes se han documentado. Ahí, se inscribe, a la perfección, el porqué yo he intervenido. Dense cuenta: han reemplazado las religiones (por la apertura que se ha producido, desde más de un siglo) por la creencia en una supervivencia, con innumerables testimonios e innumerables documentaciones. Pero ¿qué les prueba que es verdad? ¿Quién les dice la Verdad? Desde luego que existe un mundo más ligero, menos denso, menos pesado, con reglas, con luces. Pero esto es profundamente delimitado, y yo diría, incluso, condicionado por vuestras creencias, aquí mismo. Y es para eso, no cabe duda, que tienen que libertarse de todas las creencias. Pero atención, yo no les he pedido nunca creerme. Estarían en un error. Sino, por el contrario, lo que yo he dicho (que ustedes han leído o escuchado), es que esto, para ustedes, representa una posibilidad o una desgracia, no cambiará nada. Es decir que, llegado el momento, que ustedes hayan comprendido, que hayan aceptado la posibilidad que esto sea la estricta Verdad, o que no hayan comprendido nada lo que he dicho, lo que han leído, todo eso quedará grabado, en ustedes, llegado el momento. Toda la diferencia está ahí. Y es mi conclusión: el que deje este mundo será confrontado, desde luego, a una nueva realidad. El que refuta esta nueva realidad, como estando simplemente en otra capa de la cebolla y no una finalidad, verificará, por sí mismo, lo que él Es. Pero el que no tiene incluso la ocasión, en su conciencia, de poner en duda lo que es visto, lo que es percibido, será tributario de lo que es visto y de lo que es percibido. Así pues, que me hayan comprendido o rechazado, no tiene ninguna especie de importancia. Algunos, entre ustedes, se han vuelto, de golpe, Absolutos. Otros se erigen en oposición, por la razón y por las creencias. Poco importa. Verán bien, llegado el momento. Les recuerdo que ustedes no llevan estrictamente nada cuando esta bolsa de alimento desaparece. Solo la conciencia cree llevarse, a sí misma, con sus recuerdos. Pero entonces, ¿explíquenme por qué ustedes no tienen el recuerdo del conjunto de vuestras vidas pasadas? ¿Por qué eso desaparece? Entonces, les han hecho creer que hay que ser espiritual y que la memoria de las vidas pasadas va a volver. ¿Dónde está la continuidad? Si eso no es a través de la ley de acción/reacción que ha permitido el encierro de este mundo. Todo eso no es verdad, salvo cuando ustedes lo creen. Nuestras entrevistas y entre-nosotros nunca han sido la ocasión de hacerlos adherir a lo que sea, sino simplemente, para los que no han realizado lo que ellos Son, llegado el momento, el simple hecho de tener, a la conciencia, el recuerdo de algunas de estas palabras, les permitirá, en ese momento, no ser embaucados por vuestras creencias y vuestras suposiciones. Recuerden: la conciencia de la persona está separada y dividida, es dependiente de una historia. La conciencia del Sí (o la Unidad, o uno de los Samadhi), los pone frente a la persistencia de una forma, y la vivencia que no existe ninguna separación entre todas las formas y todas las conciencias. En efecto, es mucho más seductor y agradable que esta bolsa esté en la alegría, pero eso no cambiará nada al destino de la bolsa. Y hablo de la bolsa de alimento, como de la bolsa mental. Por el contrario, haber escuchado algo que ustedes han realizado, por sí mismos, aquí, es fácil. O también, a lo cual ustedes se han opuesto, interiormente, por imposibilidad de vivirlo, los pondrá, justamente, frente a esta posibilidad, mucho más fácilmente, llegado el momento. Así pues, no es un problema de creencia sino, más bien, de impregnación de las capas periféricas de la conciencia. Yo había explicado todo eso con respecto a la acción de mi voz sobre el chakra laríngeo.

Pregunta: ¿La desaparición del astral puede ayudar a disolver las creencias y hacer de manera de que no haya otras que se registren?

Las creencias no provienen del astral: vienen de la mente. Estructurar una idea, estructurar un pensamiento (adaptado a este mundo, aporta sentido a este mundo), y todas las razones para hacerlo realidad. La desaparición de estos egrégores les ha sido explicada. En cuanto al astral, está relacionado con la visión. Es por eso, que he usado el ejemplo del teatro. Desde el momento en que ya no están sujetos a la visión (la de este mundo, al igual que a esa del otro lado, en el plano astral), entonces ustedes son Libre. No antes. Debido a que la visión física, la visión astral, incluso la visión etérica, los lleva a la distinción de formas. La visión real (que he llamado el "punto de vista") es totalmente diferente. No es un "ver" en el sentido de que lo conciben, o en el sentido que lo entienden. Este "ver" es independiente de la mirada e independiente de los ojos, independiente de la conciencia o de los órganos de los sentidos que, les recuerdo, no existen en el otro lado. Por lo tanto, los que están del otro lado ven, sin ojos. ¿Qué es lo que ven? Háganse esta pregunta.

Pregunta: ¿La conciencia, en el Absoluto, está en todas partes y en ninguna parte sin límites?

Sí. Pero no te olvides que decir "en todas partes y en ninguna parte" es ya localizarse. Esto refleja la visión de tu cerebro, porque para el cerebro, se tiene que estar en algún lugar, situado en el espacio y el tiempo. Es, por otra parte, una de las características de la conciencia, cualquiera que sea el tiempo, sean cuales sean estos espacios. El Absoluto no se ve afectado ni por el tiempo, ni por el espacio. Por lo tanto, no está en ninguna parte, ni en todas partes. Yo diría mejor: in-delimitado, o indefinido, porque si tú sugieres que es ilimitado, concibes que hay un límite posible (posiblemente un límite) y eso te lleva de vuelta a tu manera de entender las cosas, con tu conciencia. Recuerda lo que te he repetido sin cesar: el que es Absoluto, lo sabe. Eso es evidente. Para quien está envuelto en su capa de cebolla o está subyugado por el espectáculo, para él, eso no existe. Por supuesto, si eso existiera, no habría más preguntas, más espectáculo, más espectadores, ni más teatro. Es el ejercicio de la conciencia misma, que es responsable de la limitación. Por lo tanto, aplicar el término "ilimitado" no es suficiente. El infinito no puede concebirse que a través de la noción de límite, con relación a una noción de final. El término exacto, en el seno de la conciencia (que va a turbarla, al máximo), es lo indefinido, o si se prefieres, lo no delimitado, que no es lo ilimitado: uno no define al Absoluto por lo contrario.

Pregunta: ¿Para qué sirven los protocolos que hacemos?

Para ocupar la conciencia, hacer que se dirija, justamente, hacia algo menos limitado, a vivir el Ser, a acercarse a la Infinita Presencia, vivir y amplificar lo que tolerable, en este momento. Pero eso no atañe al Absoluto. Simplemente, existen capas de conciencia más accesibles (por así decirlo), incluso si no hay un Pasaje para el Absoluto. Este es el caso, para quien no está más cautivado por la escena de teatro, que se da cuenta de que hay un espectador, que es el observador, y que detrás (si bien, no es la palabra exacta) del observador, hay otra cosa: eso que tú Eres. Ser eso que tú Eres no depende de nada. Ni de una evolución, ni de un protocolo, ni de un pensamiento, ni de una idea, ni de un cuerpo, o incluso de un mundo. Es aquí, donde se encuentra la Morada de Paz Suprema. ¿Qué pregunta puede aparecer para aquel que está inmerso en esta Bienaventuranza? Ninguna. La vida continúa normalmente, la persona se ocupa de lo que debe hacer, pero tú no eres esa persona. Aquel que es Absoluto, lo sabe y lo vive.

Pregunta: ¿Existe un reciclaje de las conciencias para que ellas puedan convertirse en Absoluto?

Pero, un reciclaje de conciencia no puede hacerte Absoluto. Es imposible. No hay nada a reciclar. No hay nada a transformar. No hay nada que cambiar: sólo hay que cambiar el punto de vista. Olvídate de ti mismo. Toma conciencia, en primer lugar, del observador, del Sí, y luego, después, abandona al observador y al Sí. Y todavía estarás allí, sin ese cuerpo, sin esta conciencia, sin esta vida y sin este mundo. Ahí está la Morada de Paz Suprema. El problema es que; ustedes analizan mis palabras, por supuesto, con la conciencia. Pero recuerden que mis palabras (incluso si te ponen en reacción, incluso si te ponen en cólera o en incomprensión), estas palabras y su Vibración surgirán, a tu conciencia cuando llegue el momento. Y como ya dije, que cuanto menos comprendan, más ganan en tiempo y se arreglan, incluso sin saberlo, para dejar aflorar a la no-conciencia.

No tenemos más preguntas, muchas gracias.

Entonces, BIDI solo puede repetir la conclusión que ya ha dado: no se hagan la pregunta de si lo que dije es verdadero o falso, porque en ningún caso, eso atañe a vuestra conciencia. Recuerden que no hay estrictamente nada que comprender y que cuanto menos comprendan, más la conciencia se relaja. Y cuanto más la conciencia se relaja, más posibilidad hay de hacer aparecer al observador y sobre todo, ver quién está detrás del observador: ese que ustedes SON, sin forma, sin atribución, sin propósito, sin objetivo, sino la Morada de Paz Suprema. Qué más quieren ser, sabiendo que pueden ser cualquier forma, y cualquier conciencia que sea, en cualquier mundo que sea, excepto ahí donde ustedes Están. Retengan en vuestra conciencia (si no son Absoluto), que en definitiva, ustedes lo Son. No aporten a eso, el peso de ninguna creencia o de una certeza, y verán por ustedes mismos, en un momento dado, al final de esta bolsa, que eso va a volver. Miren, sobretodo en vuestros países occidentales, la única manera que tienen, es de seguir las reglas, las leyes o las creencias espirituales o sociales. Se les habló del paraíso, del infierno, y de una continuación de la conciencia que es exactamente lo que pasa. ¿Pero es que la continuación de la conciencia es suficiente? ¿Es qué se contentan sólo con eso? En definitiva, ¿cuál es el propósito de la conciencia? ¿Tiene ella una finalidad? ¿Tiene ella un origen y un fin? A parte de ir a comprobarlo por ustedes mismos, no hay manera de saberlo. Sólo pueden creerlo, suponerlo o compararlo con lo que ustedes viven, en conciencia, en el mundo donde Están.

Ahora bien, ningún elemento de este mundo, ningún elemento de vuestras intuiciones, ninguna de vuestras percepciones o vuestra Vibraciones, le permitirá ser Absoluto. Es lo que ustedes Son desde siempre, incluso antes de que la conciencia existiera. No se pregunten, para dilucidar lo que he dicho, porque: o, ustedes lo viven, o no lo viven. Simplemente: como la conciencia está conectada con la memoria (lo que ella sea, ya sea la experiencia en vuestra vida, aquí, u otras memorias que denominan akáshicos, poco importa), cuando llegue el momento, eso va a volver. Mientras no existieron testimonios, preguntándose sobre el Absoluto, o afirmando el Absoluto o lo que fuere, ¿de qué manera los afectó? Salvo en ciertas tradiciones, ciertas ramas de ciertos movimientos y ciertos seres que tuvieron acceso, ¿qué quedó de eso? Los testimonios del Absoluto, para quienes lo Son (porque la mirada ha cambiado, el punto de vista ha cambiado), no están ahí para demostrarles nada o demostrarle algo. Sino simplemente, para dejar la hulla de lo que les he explicado. Esta huella se basta a sí misma, porque en el momento dado, la conciencia (frente a lo nuevo, cara a un cambio de marco o de límite), se planteará la cuestión de lo no-limitado y lo indefinido. Simplemente porque estas palabras fueron pronunciadas. He aquí el significado y el propósito de estas conversaciones. Nunca fue para alimentar la mente. El principio de averiguación y de refutación (que les di al principio), sólo les permitió entender, en concreto; tocar con los dedos y de espíritu, lo que es efímero y lo que concierne a la integralidad de este mundo. Esto es lo importante. Es eso lo que regresará, cuando llegue el momento. Es por eso, también, que yo insistí en no considerar jamás al Absoluto como un objetivo o una finalidad: lo que él no Es. Que son (de alguna manera), las contra-definiciones, que por lo absurdo, harán primeramente, en encarnación, patinar, de alguna manera, a la mente, y del otro lado (cuando la bolsa ya no esté), desencadenar el estímulo necesario, para activar la consciencia. Así que, Bidi, va a saludarlos. Yo diría que, desde mi punto de vista.

Nota: (siguieron alrededor de dos minutos de silencio)

BIDI los saluda. Adiós.

LINK AL AUDIO: http://autresdimensions.info/article2559.html