jueves, 22 de enero de 2015

Para Re-Leer Gema Galgani 11 de Noviembre de 2011

GEMMA GALGANI
12 noviembre 2011
Yo soy GEMMA GALGANI. Hermanas y Hermanos, que la Paz sea y la Luz vibren en nuestros Corazones. Vengo hoy, para expresarme como portadora de la Vibración Unidad, a fin de dar ciertos, no detalles sino generalidades concernientes al proceso llamado Ascensión. Trataré de daros las palabras más adecuadas para un proceso que está eminentemente ligado a la experiencia y a la vivencia que difícilmente puede traducirse con palabras. Pero yo plantearé de alguna forma, las bases de lo que se dará y desarrollará ulteriormente, por los Ancianos, por otras Estrellas o por los Arcángeles en función, si lo puedo decir, del grado de avance de establecimiento de la Luz, en este mundo.
En resumen, podría decir que existen tantos mecanismos ascensionales como seres humanos y podría decir también, en resumen, que la Ascensión es un mecanismo único concerniente a la totalidad de la humanidad. Comprenderéis igualmente que todo depende del punto de vista en el que os situéis para hablar de tal fenómeno y de tal mecanismo. El punto de vista colectivo corresponde efectivamente, a un momento dado preciso, reconocible, legitimado por toda la colectividad humana, sea en este cuerpo o aun en lo que queda de la matriz astral para aquellos que nosotros nos hemos acostumbrado a llamar los desencarnados, que han formado parte de este ciclo de experimentación, ese ciclo de encierro (poco importa el nombre que le demos). Justo antes de mí, nuestra hermana MA (ndr: intervención de MA ANANDA MOYI), ha evocado algunos procesos relativos a la alternancia de dos conciencias. El proceso de Ascensión en sí mismo, es justamente el momento en que esta alternancia a título individual, llega al final para vosotros de forma individual. Permitiéndoos entonces, estableceros en vuestro devenir Vibratorio, de alguna forma, esperando (y esta palabra no es anodina) el proceso colectivo que en sí, por supuesto, es sincrónico para todas las conciencias, presentes de este lado del velo como del otro lado del velo (en las puertas de la muerte astral, para los hermanos y hermanas que están sin cuerpo, por el momento).
De forma muy pertinente, muchos seres humanos hoy, viven los estados que les hacen pasar, como decía MA, de un estado a otro. Llegará un momento (quizá ya ha llegado para algunos de vosotros) donde, cualesquiera que sean las fluctuaciones de la Luz que se puedan presentar a vosotros (sea en los Alineamientos, en vuestras meditaciones o en actos totalmente cotidianos), donde esta fluctuación, ese balanceo de un estado a otro, sencillamente, no existirá más. Es decir que estaréis de manera constante y en gran parte de vuestra vida, en un estado dado. Ese estado dado corresponderá primero, a la permanencia más o menos completa, de los mecanismos de las Coronas (Corona Radiante de la Cabeza y Corona Radiante del Corazón). Llegará un momento en que las fluctuaciones ligadas a esos momentos, verificables o la intensificación de la Luz Vibral estén manifiestas, en que no veréis la diferencia entre esos momentos y los momentos ordinarios. Repito una vez más, que esto concierne a la Corona de la Cabeza, la Corona del Corazón o el Sacro.
Paralelamente a esto, constataréis muy exactamente que lo que constituye el cuerpo de deseos (sea a través del cuerpo, a través de las emociones, a través mismo de la mente y de la razón), que no hay más oscilación que vuestro humor, que vuestro estado permanecerá en una cierta estabilidad. En esta estabilidad, no habrá más manifestación de cualquier cuestión, de cualquier deseo. En ese momento, os sorprenderéis a vosotros mismos de no desear nada y estar simplemente, en la aceptación total de lo que estáis a punto de vivir sin exaltación, sin posibilidad de plantearos la mínima cuestión, sobre el futuro, sobre el pasado o sobre el sentido mismo de lo que hay que vivir en ese instante.
En resumen se puede decir que en un momento dado, el mecanismo mismo de los vasos comunicantes, palabras empleadas por MA, simplemente no existirán más porque la conciencia estará en un equilibrio. Este equilibrio es un equilibrio que no es aun el mecanismo de la Ascensión colectiva final, sino que contribuye grandemente a título individual, a establecerlo para la Tierra, en el momento de su elección. A través de ese estado (en el que estaréis, repito, a vuestra hora, si puedo emplear estas palabras) será de alguna forma (y también tomo la expresión de MA), la sentencia Vibratoria. Esta sentencia que no es un juicio porque la Luz es justa y no puede juzgar, no puede más que constatar. Y esto os permitirá constatar a vosotros mismos lo que permanece en ese estado estable. Así pues, lo habéis comprendido, existe una amplitud de movimientos y de oscilaciones que acabará (a su término que es el vuestro) por una estabilidad y por lo tanto una forma de permanencia de la conciencia en sí misma, en un estado o en otro. Cualquiera que sea ese momento, en lo que acabe, será muy exactamente, para vosotros lo que es justo y la sentencia más adaptada a vuestra conciencia. También y según el estado de vuestra conciencia (a su término que es el vuestro), derivarán los diferentes mecanismos posibles de la Ascensión. A algunos de vosotros se os han mostrado, sea porque ya se han percibido, sea porque son objeto de especulación, de diversas maneras.
Lo que hay que retener y que es esencial, es que en ese momento colectivo, del que nadie conoce la fecha, estaréis todos, (de manera milagrosa, si se puede decir) absolutamente sincronizados con vuestro propio Devenir. No puede ser de otra forma y no podrá ser de otra forma, en ese momento. La inteligencia de la Luz es total. Ella respeta totalmente vuestra Libertad de Ser. Vuestra Libertad de Ser pasa por la libertad total de cada ser y por la aceptación total durante ese momento colectivo, que cada conciencia es, muy precisamente, transportada a su justo lugar, que este justo lugar toma uno de los aspectos posibles de las diferentes ascensiones. ¿Cuáles son esos diferentes aspectos posibles? Serán los siguientes, siempre insistiendo sobre el hecho de que no habrá interrupción de la conciencia en sí misma. Es decir lo que conocéis todavía hoy, como la alternancia vigilia-sueño, por ejemplo (donde más allá del estado de sueño, ningún recuerdo consciente emerge durante la noche), simplemente no existirá más. Llegará un momento en que la conciencia no podrá ser obliterada o interrumpida, de ninguna forma posible. Sea por la alternancia vigilia-sueño, sea por las fluctuaciones (hasta cierto punto normales) de la integración de la Luz, en esos momentos la conciencia será Una, permanente e indivisible, traduciéndose por diferentes consecuencias, para cada uno según precisamente, esta famosa sentencia Vibratoria.
Algunos verán su conciencia y el cuerpo en los que están, elevarse real y concretamente del suelo para ser llevados y transportados por rayos de Luz blanca, a su destino. Esto concierne tanto a las conciencias que hicieron la elección hace mucho tiempo, más allá de la sentencia, de acompañar esta Dimensión hasta su extremo límite, para recibir los códigos que yo llamaré de inseminación (que serán explicados ulteriormente) de la nueva Dimensión de vida, llamada quinta Dimensión o más allá.
Retened que el proceso que os he descrito será simultáneo y sincrónico, por supuesto, tanto si existe y ha existido a partir de las Bodas Celestiales, la posibilidad para algunas conciencias (y en particular, en otros continentes que el vuestro), de experimentar la plena conciencia sin el cuerpo, siempre permaneciendo en esta Dimensión y de convertirse en lo que la mirada de la personalidad podría llamar de manera divertida, un fantasma (pero que no lo es).
Otras conciencias elegirán, por sentencia Vibratoria, dejar que la Luz disuelva totalmente, la totalidad de las últimas ilusiones, poniendo al desnudo la conciencia en su nuevo cuerpo: la oruga se hace entonces mariposa, totalmente. La oruga no será más un despojo, sino de alguna forma, transmutada y fagocitada directamente, por la Luz. La conciencia se encontrará entonces en disolución, en la Luz, en el cuerpo de Êtreté, sin ninguna interrupción de conciencia, sin ninguna dificultad. El choque de la humanidad para estas conciencias, será reducido a su más simple expresión, como en el momento de despertar después de un sueño, directamente de un estado a otro sin poder, en el primer momento, establecer la diferencia entre el antes y el después de este acontecimiento.
Para las conciencias en que la sentencia Vibratoria es la perpetuación del alma, durante un cierto tiempo, la perpetuación de este cuerpo (cualesquiera sean las razones que ninguna conciencia puede juzgar), entonces el camino podrá ser diferente. Podrá haber el embarque de este cuerpo (de manera amplia, y es voluntaria hoy) por las Fuerzas que nosotros llamamos las Fuerzas de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, relacionadas y pertenecientes a los mundos llamados de carbono Unificados, como algunos de nuestros hermanos a los que hemos aludido: pleyadianos, vegalianos, arcturianos, por ejemplo.
Para otras conciencias llamadas, cuya libertad corresponde a la perpetuación de la conciencia más allá de este cuerpo, en una estructura carbonada, habrá en ese momento, contacto con la Luz, establecimiento de la Unificación, no disolución del alma sino conciencia del alma y de la propia conciencia, de vivir la experiencia deseada en un nuevo cuerpo. Ese nuevo cuerpo no pasa absolutamente por las puertas del olvido (llamadas nacimiento en este mundo) como hemos vivido todos, más bien como la continuación de la conciencia en lo que se ha convertido, en la edad y en la conciencia de la sentencia Vibratoria del instante, permitiendo entonces al alma perpetuarse, el tiempo necesario que juzgará adecuado afinarse, para encontrar la Libertad total.
Todos estos procesos conciernen a la vida de este lado del velo, como para las almas que están a la espera de este momento. Tenéis la posibilidad, manteniendo este cuerpo desde hoy, de acercaros más y más fácilmente a vuestra sentencia Vibratoria. Esto permitirá que estéis en la conciencia limitada o en la Conciencia Ilimitada, de vivir el mismo proceso de absorción de la Luz, con lo que la consecuencia será evidentemente, diferente según vuestra Libertad y según lo que concibáis y Vibréis de la Libertad. Entonces será hecho muy exactamente a cada uno, según su Vibración.
En lo que concierne a un número importante de conciencias que no tienen hasta el presente, si se puede decir, ninguna conciencia de los procesos en curso, o una negación incluso, absoluta de los procesos en curso, si esas personas forman parte de lo que llamáis vuestros familiares, no tengáis ninguna inquietud porque para cada conciencia, hay precisamente una plan, un justo destino que no puede de ninguna forma, ir al encuentro de la ley de Libertad. Si por supuesto, la Libertad de una conciencia es permanecer en la acción-reacción, esa será su Libertad, pero en toda conciencia de lo que es la Luz y lo que se propone la Liberación total, en la Unidad. Desde ese instante, o desde el momento en que os hayáis concienciado (no por mis palabras, sino por vuestra propia experiencia individual que debe realizarse durante este periodo tan corto), no tendréis más, por supuesto, ninguna pregunta, ningún miedo, contrariamente a lo que pasa habitualmente con el anuncio de vuestra muerte, en este mundo. Lo que viene, repito, no es la muerte sino la Vida en su plenitud, en su Libertad y en el respeto de cada conciencia, en su totalidad.
La acción colectiva de la Luz por supuesto, pasará por ciertas desapariciones totales e instantáneas, de algunos elementos que no existen. Todo lo que se ha proyectado, construido, (como elemento de protección, como elemento no natural) será totalmente borrado de la Luz. Lo que es borrado es estrictamente lo que no existe y en absoluto lo que existe (incluso fuera de la Luz) y concerniente a la conciencia. Esta certeza se establecerá en vosotros, aunque para algunos en un primer tiempo inicial, se traduzca efectivamente por un choque y un escalofrío. Pero el choque o el escalofrío no serán más que un instante muy breve y transitorio que no puede desembocar de ninguna forma sobre la persistencia de cualquier ilusión, de cualquier sufrimiento o de cualquier alteración de la propia conciencia. En resumen (y como se os ha dicho ya), cuanto más se agote y pase el tiempo, en este mundo en el que estáis aun, más os acerca a vuestro estado de conciencia futura, y menos tiempo queda para vivir el choque de la transición.
Una vez más, os parecerá cada vez más claramente (sea en la conciencia limitada, como en la Conciencia Ilimitada) que no puede resultar ninguna pena, ningún sufrimiento de ese mecanismo de paso de la Luz, cualquiera que sea vuestro devenir Vibratorio. Aquellos de vosotros que vuelvan la espalda a la Luz (con razón porque no viven nada), vivirán exactamente la misma certeza Interior que la vuestra, concerniente a la Luz. Todo lo que se ha denominado miedo o atadura colectiva o individual está en fase de disolución. El anuncio realizado por el Arcángel Miguel corresponde en vosotros, a una nueva dinámica de vuestra conciencia, una nueva dinámica de percepción y de distanciación, o no, entre la Vibración de la conciencia Una y la Vibración si se puede expresar así, de la conciencia limitada que es, justamente, ausencia de Vibración. Sumergirse en el Supramental, hacerse Luz (cualquiera que sea vuestro mecanismo ascensional, propio e individual), se despojará y desembarazará (por el hecho mismo de la desaparición, individual y después colectiva, del sistema de control de la mente humana) de las emociones de servidumbre, de la identificación a la personalidad y os permitirá vivir esto sin miedo.
El choque, si lo hay, recordad que será más y más corto, cuanto más avance el tiempo en la Tierra. No pidáis pues absolutamente que las cosas se aceleren, no estéis, como ha explicado el Comendador, en la espera sino en la esperanza porque es eso lo que vivís en este momento. Y la esperanza no es una espera, la esperanza es un estado de Vibración en el que, situados en el centro de los Cuatro Pilares del Corazón, se realiza el Paso de la Puerta Estrecha. Habiendo realizado ese pasaje, individual y después colectivamente, os daréis cuenta de manera muy simple, que todas las aprensiones, que todas las preguntas, concernientes a la aniquilación de la personalidad o de la conciencia limitada, no tendrán ningún sentido. Cuanto más os acerquéis a ese estado (que os concierne individualmente), más constataréis esto en torno a vosotros, más sabréis de manera indudable, que os acercáis a ese choque.
Os recuerdo (y terminaré con estas palabras, sin desear abrir en este día un espacio de cuestiones, porque muchas respuestas os van a ser aportadas por vuestra propia experiencia, desde ahora) que cuanto más vayáis hacia esta Vibración, o hacia la negación de la Vibración, más constataréis que las zonas de sombra o las zonas de resistencias, que las zonas de preguntas, se alejan de vosotros, de vuestra vida, más y más rápido. Preparando entonces, por los signos del cielo y de la tierra (que no son nada más que vuestros propios signos: en efecto, el cielo se va rasgar, de igual forma que vuestra envoltura cardiaca que se va rasgar), liberando entonces la Esencia del Ser, para vivir la mariposa. Aquél que desea, por una razón que le es propia e íntima que nadie puede juzgar, permanecer siendo oruga, permanecerá sin ningún problema, la oruga que tiene ganas de transformarse. Nosotros hemos dicho que esta época es el periodo de la co-creación consciente: esto no es una palabra vacía, esto no es una expresión o una alusión a lo que sea sino más bien la verdad de lo que cada uno tiene que vivir.
La Unidad no es un estado que conquistar, es un estado que se establece, como se ha dicho, por la Gracia y la Comunión cada vez más abundante en esta Tierra, para un número de conciencias cada vez más importante. Así, solo las conciencias que deseen mantener la antítesis del Amor (es decir el miedo y el poder) vivirán, en definitiva, la confrontación con la Luz Vibral como un fuego devorador. Y esto será un fuego devorador, no por la conciencia sino por lo que, en la conciencia, se opone enconadamente a la Vida. Porque la Vida es Una, en los mundos carbonados Libres, como en los mundos multidimensionales Libres. Lo que viene es el retorno de la libertad. Lo que viene es Alegría en vosotros, como para toda la Tierra. Admitid que solo aquél que no conoce la verdadera Alegría de la Vibración del Amor y del Corazón no puede aceptar, mientras que no lo haya vivido, la luz. Pero la Luz se establece para todos: incluso aquellos que quisieran sustraerse, no podrán hacerlo, estén donde estén, cuando el momento colectivo se anuncie.
Así pues, por la acción del Arcángel MIGUEL, por vuestra acción y por nuestra acción común (dado que venimos, sobre los espacios multidimensionales, sobre los Multiversos o los Universos), la única finalidad, cualquiera que sea el punto de vista y la mirada dirigida, es únicamente la Alegría, la Libertad, el Amor y la Unidad. Cada día que tenéis que pasar, debéis llenaros de la Vibración de la Luz o de la ausencia de Vibración. Pero cada día (que concierna, una vez más, a la gran mayoría de la humanidad. No hablo, por supuesto de las fuerzas fieramente opuestas a la verdadera Luz, que son en número muy limitado en relación a la masa de la humanidad, cualquiera que sea su origen estelar, Dimensional, que hayan vivido el encierro), la sed de libertad, expresada y visible en la superficie de esta Tierra, desde el inicio de este año, cualquiera que sea el aspecto, a veces no coherente, no hace más que traducir la aspiración de la humanidad a su Libertad y su Liberación. Ya no es tiempo hoy, de dejar el mínimo miedo reemplazar la Alegría de la Libertad y de la Liberación. Solamente hay que, cualquiera que sea vuestro devenir Vibratorio, vivir plenamente la Alegría de la Luz. La forma en que viváis este periodo, entendedlo bien, no depende en definitiva y como siempre, más que de vosotros solos, pero con una agudeza de la conciencia sin ningún parecido en relación a las experiencias que hayáis podido tener hace algunos meses o algunos años de este tiempo Terrestre.
He aquí los pocos elementos que os retransmito, en nombre de las Estrellas, por la Vibración que es mía y vuestra. Otros elementos concernientes más directamente a los mecanismos Vibratorios y no solamente a la conciencia Vibratoria, serán aportados por los especialistas de la conciencia y de la Vibración. Simplemente yo he preparado el marco general de ese proceso ascensional concerniente, sin ninguna excepción a toda la humanidad. Muchos Arcángeles y Ancianos os han dicho que todo estaba cumplido en los Universos Unificados. Todo está efectivamente cumplido y todo se cumplirá, en esta Dimensión ahora, de la manera más ligera posible, cualquiera que sea el choque de la humanidad.
Hermanas y Hermanos encarnados, que la Paz de la Unidad sea para siempre, vuestra Morada. Lo hora de la resurrección es una hora de Alegría. Las angustias que vuestra conciencia pueda haber vivido en las semanas y los meses transcurridos, para aquellos de vosotros involucrados quizá, más lúcidamente en el camino de la Luz, no para ser juzgado, condenado o rechazado, puesto que ha representado para vosotros, vuestro camino y vuestro encaminamiento para acceder a esto. Que la Gracia sea entonces devuelta por el camino de cada uno, para el Amor de cada uno. La acción de Gracia y la Comunión de todos los Despiertos de la Tierra van a rendir de alguna forma, cada día, la tarea más evidente y fácil, para la Luz en su establecimiento total. Yo terminaré con estas palabras, con Amor, por el Amor y en el Amor de la Luz Una. Que la Alegría sea vuestra Morada. Hasta la próxima vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario