miércoles, 14 de mayo de 2014

PARA RE-LEER URIEL 12 DE MAYO DE 2013


AA. URIEL

12 de Mayo de 2013.

Soy Uriel Arcángel. Ángel de la Presencia y Arcángel del Cambio-Total. Bien-amados hijos de la Luz, habiendo brotado en el seno de la Tierra y germinado n el seno de vuestra Eternidad, vengo acompañarlos en este último pasaje, denominadas Bodas Terrestres. Vengo por lo tanto, a realizar lo que les había prometido cumplir, en estos tiempos últimos del retorno del Cristo y de la Luz Vibral.


Ha llegado el tiempo de entrar en lo más profundo de ustedes-mismos, con el fin que brote, en el seno de esta Tierra, vuestra Dimensión Nueva, ésa donde todo es Alegría, ésa donde todo esa Verdad y donde todo es Belleza.

Vengo con ustedes, a vuestro lado, como Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión-Cambio-Total, a cumplir lo que las Bodas Celestiales les prometieron, hace ya algunos años. Todos ustedes, que esperaban ese momento, atendían ese momento, y que han cultivado en ustedes las raíces de la Eternidad, como las raíces de la Intra-Tierra, yo vengo a concluir lo que ustedes han realizado, como Presencia en el seno de vuestra Eternidad.


Con todos los Arcángeles y el conjunto de los Ancianos y todas las Estrellas, así como el conjunto de la Luz Vibral, en sus diferentes componentes unificados y revelados en ustedes, vengo a alertarlos del último Llamado. Que va a ponerlos frente a lo que Son, cara a eso que han creado, para vuestra propia germinación en el seno del Pueblo de la Estrellas, vuestro retorno a lo que es Infinito y Eterno. Quien no conoce el tiempo ni el espacio. Quien no conoce ningún sufrimiento, como ninguna instancia de dirección en eso que ustedes Son.

El tiempo de la Libertad se realiza. El tiempo de la Autonomía esta delante de ustedes, en estos Tiempos benditos, en este mes de mayo, viniendo a cumplir la Promesa y el Juramento, viniendo a cumplir eso que muchos de entre nosotros, de entre los Arcángeles, como también de los pueblos Intra-Terretres, les revelaron hace ya algunos años. Es tiempo para ustedes, que los últimos velos se desgarren y dejen lugar a la Eternidad de la Belleza. Eso que ven, eso que ya perciben, muchos de ustedes, no es más que una ínfima parte de la Verdad llamada para develarse enteramente, al interior de esta Tierra, así como en el seno de la Eternidad.


Lo que ustedes están viviendo individual o a título colectivo, no en mas que el reflejo de lo que resta a cumplir en la PAZ, en la Serenidad, y sobre todo, en el seno de vuestra Eternidad. El tiempo está ahí, el de la Verdad. Ése donde nada puede ya esconderse, donde nada puede ya desviarse, donde nada puede ser dejado de lado. Ya que todo es Uno, eso, nosotros la habíamos revelado, y eso, ustedes lo han vivido, en diversos grados, con más o menos intensidad, con más o menos Verdad. Ahora, no hay ya ninguna escala de valores en esta intensidad y en esta Verdad, ya que en este sentido, todo es Uno y todo se ha realizado.
Ustedes Son todo eso, nosotros se lo habíamos dicho en múltiples ocasiones, y han tenido ocasión de verificarlo. Pronto no habrá más ni Interior, ni exterior, ya que los dos serán fundidos en el mismo Tiempo de la Eternidad de vuestra Presencia Eterna y de vuestra Verdad Eterna. A cada fase de resistencia, en ustedes, como en vuestro exterior, en estos tiempos de penetración de la Luz en vuestra Dimensión, se revela a ustedes lo que debe soltarse, lo que debe Abandonarse, lo que debe Ser, para que nunca más, sean cortados de alguna Verdad.


La Verdad es Una. La Verdad los libera, así como El Cristo se los ha dicho. Ki-Ris-Ti está de vuelta, que eso sea en vuestro Corazón, en vuestros pies, como en vuestras manos, en vuestra cabeza como en cada punto de vuestro cuerpo, como en cada Estrella, como en cada Puerta.

Ese Tiempo, es ahora. No busquen un momento, ni instante, porque ese Tiempo está ahí y él engloba todos los tiempos ilusorios de este mundo, como el Tiempo de la Eternidad, que no conoce ningún tiempo restringido y ningún tempo confinado. Sepan que cuando les dijimos que todo estaba en ustedes, tuvieron la ocasión de verificarlo. Ahora, les resta asumirlo totalmente.

Las Bodas Terrestres, durante las cuales yo oficiaré en el desgarro final de todas las envolturas aislantes, poniéndolos frente a vuestra Belleza, cara a vuestra Libertad, cara a vuestra Autonomía, frente a cualquier resistencia pudiendo aun manifestarse, en un tiempo restringido. Retengan que en estas Bodas Terrestres, lo más importante es comprender y vivir que cualquiera sea la dificultad, la respuesta estará siempre en vuestra Eternidad, porque la Eternidad esta ahí, de retorno entre ustedes. No se trata de creer, no se trata de tampoco de experimentar todos los procesos que les han sido propuestos durante estos años, sino de actualizarlos en una Continuidad intemporal, no inscrito tampoco en un espacio sino, mas bien en el Aquí y Ahora, el Hic y Nunc querido del Arcángel Anael.

En los Cuatro Pilares, en el seno de la Nueva Tri-Unidad, de la Nueva Eucaristía, se revela en ustedes esta Belleza, de manera implacable y lógica, en vuestra razón, en vuestra inteligencia limitada como Ilimitada. Los signos están ahí, en la Tierra como sobre vuestro cuerpo. Falta solo que ustedes los instalen, no de dejarlos solamente germinar, sino alargarse hacia el cielo, enraizados en el Núcleo Cristalino de la Tierra, enraizados en lo más profundo de vuestro Templo Cardiaco, con el fin de vivir eso que les ha sido prometido. En tanto que Ángel de la Presencia, hago resonar en ustedes vuestra Presencia.

Yo velaré, a vuestro lado, en la instalación sobre la Tierra en su Nueva Regeneración, en su nueva Dimensión, en la Eternidad que Es ustedes, para esta Nueva Eucaristía inicializada, hace aquí algunos años, por el Arcángel Miguel. Vuelvo por lo tanto a clausurar, con ustedes y en ustedes, a vuestro lado, todo lo que estaba por cumplirse, el conjunto de eso que les estaba prometido, y todo lo que se desarrolla ahora.

Todas vuestra noches, así como todos vuestros días, no dejarán cernerse ninguna duda sobre la Verdad de lo que es vivido, sobre la Verdad de vuestra Eternidad, y sobre la Belleza de ésta. Ningún obstáculo puede desde ahora elevarse contra la afluencia y la Verdad de la Luz Vibral de esta Eternidad. Recojan y acójanse los unos a los otros, de Corazón a Corazón, de Espíritu a Espíritu, de Estrella a Estrella, de Filiación a Filiación, de Origen a Origen Estelar: sea lo que sea que Son, ustedes lo Son, más allá de toda apariencia. El desgarro de los velos, así como el Último Pasaje, no solo ese de la Puerta Estrecha, no solo el de la garganta, sino el Pasaje Final los instala en la Eternidad del Corazón, en el Absoluto de vuestro Ser, en el Absoluto más allá de toda Conciencia, obra en ustedes desde ahora.

Como eso fue anunciado y enunciado por los Ancianos, hace algunos días, constataran en ustedes esta Verdad en cada respiración, cada noche como cada día. Ustedes constataran los efectos de esta Liberación en lo más profundo de vuestra Conciencia, en lo más profundo de vuestro Corazón, en la Eternidad reencontrada.

Recuerden que estoy aquí para eso. Llamea a mi Presencia en los momentos que puedan parecerles resistencias, pero que no lo son, hacen que los momentos en que se rompen los últimos vínculos, el momento en que se rompen los ultimas apariencias para dejar lugar a esta Verdad y a esta Belleza. En tanto que Ángel de la Presencia, estaré a vuestro lado, asistiendo no solamente a vuestro Nacimiento, sino a vuestra salida hacia la Libertad.
No crean nada, ni otra cosa que eso que viven. No crean sobre todo lo que les digan vuestros sentidos con relación a las resistencia de este mundo, sino simplemente La Fuente de eso que ustedes Son, que llama a vuestra puerta, viniendo a terminar esta preparación, esta germinación. Han brotado al fin en las Esferas de la Eternidad. Si llegan a trascender por el Abandono a la Luz, por la Rectitud y la Transparencia, por la Humildad y la Simplicidad, por la Integridad, todo eso que se presenta en vuestra ruta, desaparecerá por sí mismo. Están llamados a ser, Aquí y Ahora, lo que nosotros denominamos, los Liberadores. Por vuestra Presencia, por vuestra Eternidad, por mi Presencia al lado de vuestra Presencia, y en vuestra Presencia, vivirán todo eso con la mayor Beatitud, trascendiendo lo que se Denominó Disolución, deconstrucción, acceso al Êtreté, Infinita Presencia o también Absoluto.
Entiendan que todo sobre la Tierra, desde ahora en adelante, está en su justo lugar.
Lo que todavía puede parecerles, con el ojo de la razón o el ojo de la crítica, como injusto, no es más que la traducción de eso que debe ser revelado y develado, en estos Tiempos Últimos. Tiempos para acoger, Tiempos de Bendición, Tiempos de Presencia Infinita, Tiempos de Amor Infinito, Tiempos donde el tiempo cesa de ser un obstáculo para la Luz, poniendo fin al encierro, por el develamiento de la Luz, por eso que María les había Anunciado. También, porque la Escritura, a través en particular de que fue dado a San Juan, es hoy al fin actualizado, verificado y concretado, en el seno mismo de esta Tierra.

Todas la manifestaciones, presentes en ustedes como al exterior de este mundo, sobre este mundo, son de echo los elementos de las últimas confrontaciones de la Luz y de eso que no es de la Luz. Vean mas allá de toda apariencia. Vean mas allá de eso que vuestros sentidos les dan a percibir, a fin de Ver, con la Mirada del Corazón y la Visión del Corazón, la Verdad de vuestra Presencia, la Verdad de la Eternidad. Ya no queda más que Ser, más que nunca, en esta Acogida y este Recogimiento, de volver a ser el Vaso donde el Cristo hace Su Morada, a fin de devenir todos, reunidos en la misma Danza, en la misma Eternidad, al fin eso que han percibido, y que debe ser ahora vivido en su totalidad.

Los habíamos prevenido que, durante este periodo de las Bodas Terrestres, muchos de entre ustedes serian llamados a vivir momentos de Recogimiento y Recepción, que sobrepasaran muy lejos, los momentos de stase y de ausencia que puedan haber vivido.
Abandónense ustedes a eso, sean eso, ya que es la sola Verdad. Más que nunca, ustedes deben definir vuestras prioridades. Más que nunca, ustedes deben hacer frente a eso que pueda quedar de resistencias en el seno de vuestra Presencia. No acusen a nadie, no acusen nada, ya que no hay nada a que acusar, no hay nada que denunciar en el Retorno de la Luz, en este Último Pasaje revelándolos a vuestra Presencia Eterna e intemporal, en el seno de la Eternidad, en vuestras Moradas de Eternidad respectivas.
El desarrollo de lo que pasará en vuestra vida, como en la vida de esta Tierra, no debe ser un obstáculo, de ninguna manera, a lo que ustedes Son. Y lo que será vivido durante estas Bodas Terrestres, les permitirá darse cuenta, por si mismos, de la Verdad de lo que esta ahí.


Es así, que apelo a ustedes para que me hagan resonar, les pido llamarme desde vuestro Templo al mismo tiempo que se desarrollan las Bodas Terrestres, que les permitirán vivir esta Eternidad en la Simplicidad, el Absoluto, y por supuesto, en la sola Verdad reconocible en estos Tiempos de disolución de la Ilusión. Así que, desde el primer día de las Bodas Terrestres, los invito, antes de entrar en resonancia con la Luz vertiéndose a raudales en vuestro mundo, a llamar mi Presencia, y a todos los Ancianos, al conjunto de la Estrellas, así como a los Arcángeles. Les recuerdo que todos los Cónclaves serán disueltos, al fin de este periodo, permitiendo el libre curso hacia la Libertad, a la Autonomía, para cada uno.

Este será un mensaje corto, de este instante, que resonará en ustedes a cada momento, en cada Alineamiento, desde ahora. Por lo tanto prepárense.


Ya que Él, se los había dicho, Él vendrá como un ladrón en la noche. Nadie conoce la hora, nadie conoce el día, durante este periodo que se abre ante ustedes, en este tiempo lineal que resta sobre la superficie de este mundo. Estén vigilantes, manténgase atentos, permanezcan en la intención de Estar en la Verdad, y observen simplemente eso que se desarrolla en ustedes, ya que ahí está lo más importante, ya que ahí está lo esencial de eso que tienen a clausurar.

Eso que estaba ligado a la Tierra será desligado sobre la Tierra, con el fin de que quien ha estado ligado al Cielo sea revelado, es decir el Juramento y la Promesa de vuestra Eternidad, el Juramento y la Promesa de LA FUENTE, de hacerlos volver a vuestra Eternidad, si tal es vuestro destino, si tal es vuestra Verdad. No hay dos caminos, solo hay uno. Ustedes pueden emprenderlo en un sentido o en el otro. Hay numerosas Moradas en la Casa del Padre, pero hay un solo camino para retornar a LA FUENTE. Es el que les ofrezco desde esta noche. Es el que les es abierto, de ahora en adelante. Y que se reforzará en cada una de vuestra jornadas, cada una de las noches, para confortarlos en la Fe, la Esperanza, la Caridad y el Amor.

Yo soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel del Cambio Total. Bien-amadas Simientes de Estrellas, habiendo germinado a la Luz del Nuevo Sol, están invitados a dejar crecer, totalmente lo que ustedes Son. Así, que yo les doy cita, como también, el conjunto de las Fuerzas de la Confederación Galáctica de Luz, en estos momento de Bendición donde nosotros nos acogemos mutualmente los unos a los otros, en la misma Unidad, en la misma Alegría, en la misma Verdad y en la misma Belleza.
a
Yo soy URIEL y les doy mi Paz, Soy URIEL y les doy la Verdad. Soy URIEL, y soy el Ángel de vuestra Presencia, en vuestra Presencia

Que la Paz, el Amor, y la Verdad, estallen de manera formal, y definitiva, en el seno de lo que Son, como en el seno de esta Tierra. Gaia ha decidido Liberarse. El mes de mayo y de octubre son los más importantes sobreviniendo a cada Ciclo, en creación como en disolución. Pero la finalidad, esta vez es conocida: fin de la reclusión, fin de la ilusión, y Retorno a eso que no tiene fin.

Sean benditos, y les digo hasta pronto. Transmitido por El Colectivo de los hijos de la ley de Uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario