domingo, 18 de agosto de 2013

RECOMENDADO LEER ANAËL 29 DE OCTUBRE DE 2012

AA.  ANAEL
29 de Octubre de 2012

Soy Anael, Arcángel. Bien amados Hijos de la Luz, que la Paz, el Amor y la Verdad se establezcan en ustedes. Permítanme, primeramente, establecerme, en un momento de Comunión y de Fusión.

 ... Compartir del don de la Gracia ...

Por las palabras y la Vibración, trataré de expresar una serie de elementos con respecto a lo que llaman la vida y la muerte. La conciencia del ser humano en encarnación en este mundo, resulta de la aparición en el mundo (llamado nacimiento) y por la desaparición de éste (llamado muerte).  Acostumbran a llamar "la vida" lo que se desarrolla entre vuestro nacimiento y vuestra muerte. El mundo es la Vida. Hay (a través de la historia, y la memoria) un mundo, donde la vida parece permanente, expresándose a través de ciclos sin importar su duración (anual,  mensual, semanal, diario) o mucho más largos, llamados ciclos de precesión de los equinoccios. La Tierra se está acercando al final de un ciclo procesional, que dará lugar al pasaje de todo el sistema solar, por un alineamiento con el centro galáctico llamado Alcyone o La Fuente. El impacto de un alineamiento, sea el que sea, es un reajuste que se produce también en ustedes (en vuestros propios  Alineamientos), como en todo el sistema solar que está preparando  su Alineación.  Esta Alineación siempre ha reflejado el fin y el principio, concomitante, de otro ciclo. Tienen el hábito, en encarnación, de denominar "vida" a lo que les parece animado, lo que parece crecer y decrecer, aparecer y desaparecer en la escala de un día (por el sol), a nivel de una vida animal, vegetal o humana.

Desde hace más de "uno" de vuestros siglos, existen en esta Tierra, muchos testimonios del Más allá. Esto comenzó hace más de cien años, con la aparición de testimonios sobre el Más allá. Este Más allá, no es tan diferente del vuestro, es decir del espacio donde ustedes viven. Algunas personas incluso han traído la memoria consciente, de contactos consciente con el Más Allá. Durante el siglo 19 y el siglo 20, aparecieron una serie de procedimientos (uno de ellos, llamado espiritismo), que permitió hacer intervenir  y expresarse de diferentes maneras, a los espíritus desprovistos de cuerpos (como ustedes lo entienden), para entregarles una serie de informaciones. En esa época, la comunicación difícil, con este Más allá concernía (hasta tiempos muy recientes, alrededor de los años 80), única y específicamente, al plano astral. Este plano astral pertenece a la matriz falsificada. Se trata simplemente de una gama de frecuencias que son inaccesibles a los sentidos como a la conciencia (al menos por lo general). Progresivamente, muchos seres, en el curso de los siglos 19 y 20, han contactado estas entidades, estos espíritus y seres (a través de estos contactos y comunicación), y traído información acerca de la persistencia de la conciencia más allá de lo que denominan muerte. Estos testimonios han sido, hasta hace poco tiempo, la evidencia de una vida posterior, que corresponde a un sentimiento y a una percepción, mucho más importante, de los mecanismos de la vida al interior de un cuerpo. Existía una forma de continuación después de la muerte, en una identidad que persistía, haciendo que algunos humanos en contacto con estos planos, fueron capaces de reunirse, de comunicarse con personas muertas de su propia familia, o con entidades que abandonaron el plano de Terrestre visible, pero en evolución en un mundo más ligero, más agradable, así descrito, o descritos con frecuencia por personas habiendo experimentado una " muerte inminente" . Los recuerdos reportados por estos viajeros, han insistido en que la muerte no es una desaparición de nada, sino simplemente un cambio de ambiente Vibratorio, sin cambio previo de identidad. Existe por lo tanto una forma de continuidad entre lo que para ustedes es visible y lo que les es invisible , llamado "astral".

Hemos insistido (desde el inicio de la reunión del Cónclave Arcangélico hasta su disolución), sobre la existencia, más allá de esta continuidad, de otras esferas, incluso en la década de 1950 y especialmente en 1980, que eran inaccesibles para la gran mayoría de la humanidad, e incluso para aquellos que habían muerto y que evolucionaban en lo que ustedes denominan el Mas allá.  Ciertos Seres (muchos de los cuales, son ahora Ancianos o Estrellas), han traído recuerdos importantes, de mucho más allá de estas esferas astrales, insistiendo en la noción de discontinuidad, de una  identidad no fija, con posibilidades para la conciencia, que no se encuentran en la Tierra como en el plano del Más Allá astral.  Otros de ustedes, desde hace algunos años viven (por diversos manifestaciones que han sido ampliamente explicadas), encuentros con otros planos situados más allá del astral.  Algunos elementos que pueden servir para diferenciar el tipo de contacto, han sido expresados por Sri Aurobindo, hace unos meses, dándoles referencias en cuanto a lo que perciben, no visible, y en que se convierten hoy (ver: su discurso del 21 de Mayo de 2012). Lo que existe más allá del astral, cualquiera que sea el estado Dimensional,  les da cuenta de mundos desconocidos e inaccesibles a los sentidos, e inaccesibles para la conciencia ordinaria, así sea la del Sí. La destrucción de un número de factores de aislamiento (en el sistema solar, como en este planeta, al igual que vuestras propias envolturas sutiles), hicieron posible un modo de comunicación diferente, más allá de que este Plano en el que ustedes están, mucho más allá, del Más allá astral. Esto tenía por objetivo preparar vuestra conciencia a esta noción de discontinuidad, para que pudieran encontrar o rencontrar lo que Son, más allá de toda Ilusión, de toda encarnación, de cualquier Dimensión y de toda Eternidad. Les fueron comunicados numerosos elementos, muchas experiencias han vivido, han enfocado  muchos estados  o estabilizado.

Eso que llega a esta Tierra, lo que se desarrolla ante vuestros ojos, y en vuestra carne, no es otra cosa que la desaparición de las zonas más densas que ustedes han denominado "vida" y "muerte". Esta desaparición se acompaña de una traslación de la conciencia al interior de otro ambiente, que no tiene estrictamente nada que ver con este mundo y su Más allá astral. Lo que se va a vivir es un nacimiento. Muchas  imágenes has sido tomadas. Les fueron dadas muchas parábolas, en este mundo en el que están (calificado de Maya por muchas enseñanzas védicas, auténticas y las más antiguas históricamente), se les propuso desolidarizarse, sin rechazar ninguna parte de lo que aparece en vuestra conciencia, por los sentidos y por la vida como ustedes mismo la nombran. Muchos de ustedes han tocado estos estados, los han experimentado y los han integrado. De la misma forma quién hizo la experiencia de la muerte inminente trae, de su experiencia, la inmortalidad, poniendo fin el miedo a la muerte en sí, ya que la muerte no es un fin, sino la continuación, en un otro nivel de Vibración. De lo que estoy hablando, no es ni de la vida ni la muerte, y mucho menos de alternancia o de ciclos, sino de la inmutabilidad de lo que ustedes Son, más allá de todo ciclo, de todo sistema solar y de toda Dimensión. Esto fue llamado Absoluto. En primer lugar, les fue propuesto vivir una serie de estados de conciencia, poniendo fin a la propia ilusión. Para algunos de ustedes, la ilusión de que el mundo ha desaparecido. Para la colectividad humana encarnada la Ilusión  del mundo está, por supuesto, siempre presente. Las distintas fases propuestas para el Cónclave Arcangélico (Bodas Celestiales, Marchas, Fusión de los Éteres, Liberación del Sol, Liberación de la Tierra y vuestra Liberación), con el objetivo de poner fin, de manera colectiva, a la Ilusión. La Liberación de la Tierra (previamente, la Liberación del Sol), señala la Liberación del sistema solar, previo y concomitante, de cierto modo, con la alineación galáctica y con Alcyone. Eso que ha de vivirse, no es por lo tanto ni la vida, ni la muerte, ni una experiencia, ni un estado, sino la desaparición de la ilusión colectiva, la desaparición de los sistemas de creencias, la desaparición de los sistemas de depredación, como anunciados y realizados por Sereti (ver: su discurso del 30 de Septiembre de 2012).

Hoy en día, en esta Tierra, no existe ningún obstáculo a la realidad de la Ascensión misma, con el objetivo,  si así lo desean de hacerlos salir de todo ciclo, de todo nacimiento y todo renacimiento. La etapa actual de la Tierra, que comienza mañana, y sobre todo pasado mañana, cuando el Arcángel Miguel haya terminado definitivamente su acción, dejará su lugar a la acción, terminal y final del Arcángel URIEL, correspondientes a la reunión de los cuatro Jinetes del Apocalipsis en el Éter, correspondientes, en vuestro Templo, al despliegue completo del Corazón Ascensional.  De la misma manera que ustedes olvidan el sueño al despertar por la mañana, así como olvidan vuestros sueños después de un cierto tiempo, así los recuerdos de vuestro pasado se desvanecerán progresivamente con el tiempo, del mismo modo, el último trabajo del Arcángel URIEL, es velar por la estabilidad de vuestra Presencia permitiendo,  por la tranquilidad, la Paz, la serenidad de vivir el alineamiento galáctico, y la modificación de vuestros Cielos, sin aprensión, sin angustia y sin inquietud.  Las únicas preocupaciones posibles poniendo fin a la sucesión de: vida - muerte - de nacimiento - renacimiento, son simplemente los último apegos de la personalidad, a sí misma, no resultante ya, de la existencia de Líneas de depredación, sino exclusivamente, de un mecanismo denominado costumbre.

El ser humano en encarnación está obligado, por las condiciones mismas de su vida, de someterse a los hábitos. Estos hábitos o costumbres  (todos las conocen, ya sean vuestras necesidades fisiológicas, ya se trate de las actividades más comunes como de las más habituales) se repiten sin cesar, día tras día, mes tras mes, año tras año, a lo largo de lo que ustedes llaman "vuestra vida". Esta sucesión y repetición de elementos cíclicos corresponden al confinamiento en un tiempo lineal: pasado, presente y futuro. Vuestra conciencia (mientras no se encuentre en su Absoluto) va a considerar, en un sentido particular, esta linealidad presente, incluso en el más allá del Más allá astral. Esto simplemente no es posible. No hay hábitos en el seno del Absoluto. Las circunstancias y las condiciones de vida, como ustedes las conocen (ya sea en viva, aquí o en los mundos astrales, después de la muerte), simplemente no existirán más, y descubrirán, una vez que el choque haya pasado, lo que ustedes Son en Verdad. El propósito de lo que fue denominado en su momento, por el Comendador de los Ancianos (OM AÏVAHNOV), "los chicos malos" (o, si  prefieren, algunas pueblos de las Estrellas que realizaron el confinamiento), ha sido, más allá de las técnicas empleadas en el sistema solar, de mantener (en vuestra individualidad, y personalidad), ciertos Velos ocultándoles la Verdad.  La ocultación de la Verdad induce a la carencia, induce a la repetición e induce el miedo. El miedo es el resultado de la costumbre. Contrariamente a lo que puedan imaginar, suponer o pensar, ustedes buscan la costumbre, como un medio de protegerse contra el miedo, y es así, la costumbre misma, crea el miedo. Una costumbre, la que sea, no hace otra cosa que ponerlos en actos automáticos, actos repetitivos, cuya única estrategia es ayudarlos a evitar lo desconocido y a protegerse. Esto no puede existir dentro de los Mundos Libres, que no están sujetos a ninguna linealidad del tiempo, ni a ninguna fuerza llamada gravitacional.

Lo que les espera no es la muerte.  Lo que les espera no es un nacimiento más, sino realmente, una traslación Dimensional. De la misma manera que se encuentran en ciertas circunstancias, frente a un desconocido, cara a lo imprevisto o a algo que no esperaban, les queda,  pasado el momento de asombro, asumir lo que ustedes Son, para toda la colectividad humana. Después de haber asumido lo que Son, cada uno permanecerá Libre de proseguir los ciclos de vida y de muerte, pero sin interrupción de la conciencia. El enfoque en la Luz (realizado durante una generación), permitió los procesos de experiencias vividas, ayudando a preparar la llegada de la Luz. El que abandona  sus miedos y ve claramente lo que está sucediendo ahora, en esta Tierra, sólo puede captar lo que está sucediendo enteramente, en su Realidad y en su Verdad. La acción de los Jinetes, la acción de los Elementos, vienen por lo tanto a completar el trabajo de disolución de la matriz, la disolución de las Líneas temporales, como de las Líneas de depredación.

Existe en cada ser humano encarnado presente este mundo, la posibilidad inherente a la propia estructura, para reconectarse a estos Mundos, más allá del astral.  Recuerden que sólo la noción de costumbre (creado por el propio miedo), les impide ver, lo que nos interesa, si bien para un número importante de entre ustedes, existen manifestaciones que no engañan. El contacto con otras Dimensiones es cada vez más frecuente. La presencia y la revelación de vuestros Linajes, directamente relacionados con los cuatro Jinetes, los informan de vuestra Vibración esencial. Los contactos por el  Canal Marial, así como la Ascensión de la Onda de la Vida, los lleva a entender que ustedes no son, ni lo que vive y ni lo que muere. Esta deslocalización de la conciencia en relación con el concepto de persona y de individuo, es un componente importante (que ocurrió, está ocurriendo o va a ocurrir en vuestra conciencia), permitiendo, por la vivencia misma de esto, extraerse de la noción de vida y de muerte, de la costumbre y del miedo.

Sólo lo que está atado, en ustedes (especifico; por costumbre, por herida, por recuerdo), sólo la costumbre, desde ahora en adelante, los mantiene en la perpetuación de los reflejos normales entre la vida y la muerte, tales como ustedes lo conciben. Las necesidades fisiológicas, tales como las definen, se modifican. La Estrella Hildegarde de Bingen, evocó ampliamente  lo relacionado con la alimentación (ver: su discurso del 3 de Octubre de 2012). Es lo mismo para todas las funciones fisiológicas, como psicológicas que van a vivir. Los síndromes de pérdida, y síndromes de miedo (que aún están experimentando algunos de ustedes), son sólo las sacudidas de vuestras más profundas convicciones, y vuestras creencias más intimas. La Traslación Dimensional (como hemos explicado) no puede realizarse por el miedo, ni ser alcanzado por la costumbre. El Amor, la Luz Vibracional, ponen fin al miedo y a la costumbre. No son ustedes los que luchan contra el miedo y contra los hábitos: ellos desaparecen por sí solos. Y su desaparición se produce mediante (en vuestra conciencia como en el cuerpo), por una serie de cambios, a veces muy marcados en las necesidades y deseos, con respecto a la evolución misma de la conciencia ordinaria. Esto, en efecto, tiende a desaparecer con el tiempo, independiente de vuestro sueño, produciéndose de forma inesperada o durante vuestras Alineaciones. No son momentos, para interrogar en cuanto a su significación, o a su eventual sentido, pero sepan, que ellos muestran realmente la ocultación de lo efímero, como de los temores.

Estos tiempos que se abren (terminando la intervención de Miguel, al Alinearse con él), dará lugar a un grupo, cada vez más importante de ustedes, a ocultaciones totales de la conciencia ordinaria. Este ocultamiento de la conciencia ordinaria (que no es una fase de sueño, ni de una fase de vigilia, o de Comunión con otras Dimensiones), representa la ruptura de vuestros últimos hábitos con respecto a este cuerpo y a esta  vida. Es un proceso normal en la Traslación Dimensional, debiendo desembocar en el mecanismo llamado "la estase". El preámbulo que ustedes viven (un preámbulo que se produce como por bocados, están cada vez más separados de vuestros Alineamientos), y en ningún caso debe alarmarlos. Constataran, más fácilmente, que estos momentos de ocultación de la conciencia ordinaria (todo esto, sabiendo que no duermen, sabiendo que no están en otra parte, ni incluso aquí), esta deslocalización total sin posibilidad de relocalización, es exactamente lo que corresponde, a esos momentos que yo calificaría de finales, de la Última Presencia, permitiéndoles en el momento oportuno, encontrar el Absoluto y establecerse allí (si esa es vuestra conciencia, en un cuerpo o sin cuerpo, en una Dimensión o sin Dimensión).  Por lo tanto, la calidad y cantidad de ocultación de la conciencia dará lugar a vuestro retorno, por modificaciones más sensibles de vuestra  vida y la vida de  ese cuerpo, ya se refiera a las necesidades, o a los polos de interés, así como a las concepciones, a las preocupaciones e incluso vuestra forma de ver la vida y de vivirla. Por lo tanto, este proceso de pérdida de costumbres y de ocultación de la conciencia, pondrá fin, para muchos de ustedes, el cuestionamiento del sentido de la vida y el significado de la muerte. Así pasaran de un sistema binario (alternando vida - muerte) a un sistema Unitario, o sistema Absoluto, a través de éste. Esto representa los elementos principales, que debía comunicarles acerca de la vida y de la muerte, relacionados al período en que viven. Por supuesto, la desaparición de las franjas de interferencia, la desaparición de los sistemas de control de la mente humana, así como la desaparición de los últimos Velos (personal y colectivos), los llevará progresiva o abruptamente a alcanzar estas ocultaciones de conciencia.

Lo que conviene hacer, es precisamente, permitir que esto se desarrolle. No hay mejor manera de preparar el momento final de la Tierra, que darse cuenta de lo que está ocurriendo, dejándolo actuar en ustedes. Si se atreven, en esta fase particular, de no buscar sentido, ni significado, sino de sumergirse totalmente, en lo que se produce, verán fácilmente que no sólo desaparecen, sino que están más alerta, más conscientes, y diría, como nunca lo han estado, tanto en el mundo visible, como en su contraparte astral invisible. Incluso aquellos con alguna experiencia llamada "muerte inminente" que trajeron consigo un sentimiento de Amor indecible, ésta coloración particular del mundo astral, quedaran boquiabiertos y estupefactos por la intensidad de lo que se revela de arriba, en nada parecido, con las experiencias de muerte inminente. Esto cumplirá entonces el Juramento y la Promesa de La Fuente, que algunos de ustedes han comenzado a vivir y que se generalizará, en el término correspondiente a la Alineación galáctica. Esto es lo que tenía que entregarles. Si hay algunas preguntas específicas con lo que he mencionado, entonces los escucho.

Pregunta: ¿Toda la humanidad atravesar esto o sólo aquellos que estén preparados?

De acuerdo a lo que La Fuente les ha comunicado durante las Bodas Celestiales, y más recientemente (ver: su participación del 2 de Octubre de 2012), la travesía de esta etapa es esencial para la Liberación. No hablo, por supuesto, de vuestro devenir (que les es personal), sino de un momento colectivo y común a toda la humanidad, es decir, en el mismo espacio de tiempo.

No tenemos más preguntas. Muchas gracias.

Bien amados Hijos de la Luz, bien amados Liberadores de la Tierra, bien amado pueblo humano, en su totalidad, les ruego, querer y recibir mi Presencia y mi Radiación.

Yo soy Anael, Arcángel. Estén en Paz. Hasta pronto.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario