martes, 9 de diciembre de 2014

LI SHEN 25 DE NOVIEMBRE DE 2014


LI SHEN
25-11-2014

- El Arte Vibral o El movimiento del Silencio -
Transmitido por Joseph

Los movimientos de la Vida sólo son vistos en la inmovilidad y el Silencio …

El Silencio es la base donde se despliega el movimiento de la Vida …

El Centro permite vivir todas las periferias y todos los intermediarios. Sin Centro, no hay movimiento armonioso de la Vida. Pero retengan que el Centro sólo existe porque hay la periferia.

El Silencio es el taller de las Creaciones … ciertos movimientos hacen resonar el cuerpo y la Consciencia más allá de las apariencias …

El movimiento viene del Silencio, el Ser viene del No-Ser, el No-Ser engloba entonces al Ser. Aquí, estar vacío y llenarse, sin movimiento y sin petición. La voz que enuncias no es la Vía. Resolver la dualidad de la vida sólo puede hacerse en el Centro. El Centro es el vacío donde se apoya la Vida y donde se manifiesta el despliegue de la Vida. Ser y No-Ser son como las dos caras del Vestido.

El interior y el exterior sólo existen porque hay límites. El límite es el límite del cuerpo. El Ser creo los límites, el No-Ser es Ilimitado. Él es potencial en ser pero también potencial y actualización del Regreso.

El Centro siendo lo previo a la manifestación de toda vida y de toda forma, el Centro no tiene que ser buscado o probado, está en la Evidencia de su manifestación.

No hay nada de ser, no hay nada que no pueda ser ya aquí …

Sólo el movimiento contrario a la Vida proporciona la resistencia. Ser en el Centro procura el no-desear, el no-actuar, el Ser y el No-Ser al mismo tiempo y el mismo espacio. La materia bruta, animada o no, lleva la Esencia del Centro. Hay movimientos que facilitan esto …

Ciertos movimientos devuelven al Centro, al Silencio y la Inmovilidad. Ciertos movimientos son la trascendencia del movimiento mismo. Esto se llama "Arte Vibral", donde el cuerpo y la Conciencia danzan juntos el Silencio, en un movimiento donde ni interior ni exterior es presente. No hay más un cara y cruz, el exterior y el interior, hay Evidencia. Ni el mental, ni la emoción pueden seguir la Danza del Silencio. La causalidad es disuelta por el arte del movimiento del Arte Vibral. En estos tiempos, en que toda palabra es superflua, el movimiento del Silencio quema toda causa, puesto que eres sin causa y sin consecuencias.

Cada una de mis palabras es puesta en vuestro Silencio, cada movimiento de vuestro cuerpo, cuando se trata del movimiento justo, les devuelve inexorablemente al lugar donde nada nunca nació, donde no hay nada que cumplir, donde nada puede aparecer. El movimiento justo es libre del tiempo porque ocupa el espacio exterior como interior en la misma realidad.

- Rompo, en estos días y en estos tiempos, doce siglos de Silencio con el fin de darles, a vosotros-mismos(as) y libraros de vosotros-mismos(as).

El Arte Vibral, practicado en la ligereza, sin meta y sin intención, os libera definitivamente de vosotros-mismos(as). En el movimiento del Silencio, no puede existir el menor ruido. En el Silencio del Sí, como del Ser, como en el silencio del ego, se encuentra lo que está en ti, que no necesita de alguna causa ni consecuencia. Tu Vida está entre tus manos. ¿Qué hacen tus manos y qué hace tu cuerpo en la Evidencia del Silencio?

Tu cuerpo es la herramienta que pone fin a su propia división.

El Silencio baila la Eternidad y la Infinidad porque es del No-Ser de quien nace el Ser. La confusión no Ser y nace el ego. El movimiento justo es Danza de la vida … pero mucho más que esto. Dominar la materia no es nada más que dejar actuar el Silencio, porque en la no-acción se encuentra la primera acción, de la primera acción deriva la última acción. Entonces, la cara se hace el revés y el revés se hace cara, como las dos caras de una moneda. En el movimiento del Silencio, te revuelves tú mismo en tú-mismo …

El movimiento del Silencio te da a vivir la Danza de la Vida y al mismo tiempo, te muestra el Silencio de la Vida donde nada puede ser des-armonioso o confrontado. El Arte Vibral es el Arte de la Evidencia y de la última posibilidad porque no hay nada a coger sino solamente a vivir. La Danza del Silencio te muestra la imagen de la piedra, bruta, que se vuelve perfección pero sin pasar por el desbaste y el corte de la piedra. La perspectiva ya no es más la misma.

El movimiento, y la Danza Vibral, ponen fin al encerramiento, porque este tiempo es propicio a esto, a esta demostración, a esta Evidencia que esta por vivir. El Arte Vibral, utilizando este cuerpo, sólo concierne que el Ser y el No-Ser. El Arte Vibral es trascendencia inmediata del ego, e instantáneo. Que atraviesa este cuerpo en el que vives, montante o descendente, está percibido y vivido en el momento en que aceptas el Centro. No hay ni negro ni blanco que no tenga en él el blanco y el negro. Esto concierne la manifestación de la Vida. La Danza del Silencio o el Arte Vibral os da a vivir el soporte de la Vida y el apoyo de la Vida.

El Arte Vibral propone el movimiento justo …
poniendo fin al movimiento.

El Arte Vibral es el movimiento que conduce a la cesación de todo lo que no es El. No hay nada a ser o adquirir porque ya viniste y todo está en ti. La detención del sufrimiento es obtenido por el Arte Vibral, sin dificultad, sin dualidad.

El Arte Vibral es la Evidencia del juego entre No-Ser y Ser, en el cual el ego se pierde porque no es ni el Ser ni el No-Ser, siendo recorrido e investido en ellos. Hay pues reconocimiento, en el Silencio.

El Arte Vibral es el Arte del Silencio y el arte de desaparecer a su propia aparición, dejando al Ser desnudo, primordial y final.

Así hablo pero estas palabras no sirven de nada, mientras que no las vivan. El movimiento del Silencio o Arte Vibral pone fin a la búsqueda y da el equilibrio en toda cosa. En el equilibrio, no hay lugar para el bueno y el "no bueno" porque todo es justo.


El Arte Vibral, que inscribí en la materia de este cuerpo hace mucho tiempo, os vuelve a vuestra perfección, solamente presente anteriormente a toda manifestación.

Todo es ritmo en la manifestación, el Arte Vibral es el último ritmo que restituye a lo Esencial la totalidad del Ser, la totalidad del ego, en la misma Verdad del No-Ser. La voz que pronunciamos es la Vía, la voz que renuncia es la Vía.

En el Arte Vibral, no puede existir la menor duda, porque justamente las palabras se borran. Porque justamente, el movimiento del Silencio es Evidencia, vuestro cuerpo es la herramienta.

Li Shen habló, habló ya bastante …

Les confío a vosotros-mismos(a) como confié a mi alumno; no vean allí ninguna noción de superioridad pero de afiliación en el sentido más noble. Afiliación de Libertad y de independencia con el fin de darles, en estos tiempos, allí donde vuestras palabras nada pueden, ahí donde vuestros sufrimientos no pueden nada, excepto mostraros a vosotros-mismos(a), ahí donde nada más es necesario el Silencio, preparando la acogida de lo que ya esta ahí.

A vosotros de verlo, a vosotros de vivir-lo, a vosotros de darlo a conocer, a vosotros de hacerlo practicar, porque esto no depende de ninguna adhesión en ningún concepto, de ninguna palabra y de ninguna teoría. Es la puesta en práctica de la Evidencia, independientemente de toda causalidad y de toda construcción.

El Arte Vibral es escucha, el Silencio es escucha, una escucha estéril pero sin embargo vital para el No-Ser, haciéndoles descubrir la escucha del Silencio.

… Silencio …

Li Shen regresa a su Silencio. Mi nombre, que fue a conciencia "La Palma asesina del Buda", resume lo que es el Arte Vibral.

Entonces, en el Silencio interior y desde mi Silencio interior, saludo la Gracia de vuestra Eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario