miércoles, 6 de febrero de 2013

RECOMENDADO ORIONIS 30 DE OCTUBRE DE 2012


Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Susana Milán
 
 
 

ORIONIS 
30 octubre 2012


Yo soy ORIONIS. Hermanos y Hermanas humanos encarnados de la Tierra, doy gracias a vuestro Despertar y doy gracias a vuestra Liberación. Estoy aquí con vosotros, después que una ausencia que ha permitido, desde las Bodas Celestiales, llevaros a este punto preciso de vuestra Conciencia. Vibremos juntos, en la Conciencia de la Unidad, antes de que me exprese.

…Compartamos el Don de la Gracia…

Intervengo de nuevo entre vosotros. Con mi última intervención, en el mes de agosto de vuestro año 2009, después del fin de las Bodas Celestiales (ndr; ver su intervención del 4 agosto 2009, en la rúbrica “mensajes para leer” de nuestro sitio), os anunciaba el retorno de la Nave de Luz Yerushalaim. Nave de Luz que, desde hace más de 50 000 años, ha permitido llevar hasta esta Dimensión cierto número de Conciencias elevadas, que han apuntado a evitar la pérdida de vuestra Eternidad. Hoy, numerosos signos se levantan sobre la Tierra y en vuestra conciencia. El cuerpo que habitáis vive momentos particulares, que se harán cada vez más evidentes, si no lo son ya, para cada uno de vosotros, desde el inicio de vuestro mes de noviembre, desde el fin de los Alineamientos acompañados por el Arcángel MIGUEL que cede su sitio a la acción de URIEL. Lo que marca para vosotros, el acabamiento de la condición efímera y el fin de los Velos que puedan quedar aun en vuestra Conciencia. Lo que está llamado a ocurrir, en vosotros como en la Tierra, no puede dejar ninguna duda en cuanto a la metamorfosis de la Tierra y la vuestra. Los Conclaves de Ancianos y las Estrellas os han comunicado muchos elementos. Esos elementos, los habéis vivido. El conjunto de los elementos vividos os llevan a la Puerta de vuestra Resurrección. El inicio de la metamorfosis es el tiempo necesario para la adaptación de lo que Sois vosotros, más allá de los Velos de la Ilusión y más allá de este cuerpo, de los reencuentros con vuestro Cuerpo de Eternidad, con la Conciencia unificada o con el Absoluto. La Obra, completada por vosotros mismos, así como por el conjunto de Cónclaves (sin omitir el conjunto de las Fuerzas de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres), permite desencadenar esta fase particular de vuestra metamorfosis que os hace pasar de una conciencia a otra, de un cuerpo a otro, con el mínimo desequilibrio o perjuicio posible.

La acción de los Hayoth Ha Kodesh (llamados Elementos o Jinetes, por algunas Estrellas y algunos Ancianos) espera, en muy poco tiempo, en términos Terrestres, su apogeo, terminando de disolver en vosotros, todo lo que puede oponerse a la Libertad y a la Liberación. En mi última intervención, yo formaba parte de una encarnación particular, como walk-in en la entidad llamada Bença Deunov (ndr: o Peter Deunov). Os invito hoy, a buscar lo que he podido decir, muy poco tiempo antes del deceso de ese cuerpo de Bença Deunov, conocido bajo el nombre de mi última profecía. Os invito también a leer, si os interesa, lo que he podido escribir en una encarnación en vuestro mundo, más antiguo, en que fuí Michel de Notre-Dame (ndr: Nostradamus). Lo que ocurre en estos momentos, en vosotros, se ha escrito y profetizado de diferentes formas. Existe, dentro de lo que llamáis Apocalipsis de San Juan, la última visión de Peter Deunov (o Bença Deunov), así como en algunos escritos de Michel de Notre-Dame, la realidad de la metamorfosis. Algunas enseñanzas recibidas fuera del los Cónclaves, por medio de BIDI (ndr: ver sus intervenciones en la rúbrica “mensajes para leer” de nuestro sitio), os han comunicado el conjunto de posibilidades de esta metamorfosis. Constataréis si no lo habéis hecho ya, manifestaciones importantes en el cuerpo que habitáis, como en el cuerpo planetario. Éstas serán cada vez más sincrónicas, en vosotros como en la Tierra. Lo que se pone en su lugar es por tanto la finalización del trabajo que el conjunto de la Confederación Intergaláctica os ha desvelado, a lo largo de estos años.

El tiempo que se abre, en dos días (ndr: 1 de noviembre), para vosotros es, de alguna forma, la ocasión de refinar lo que debe serlo, a fin de vivir de forma serena y Libre, la metamorfosis. El paso de la oruga a mariposa no representa un drama, más que para la oruga. Os corresponde a vosotros situaros dentro de la mariposa, que no está en otra parte que en la entereza del Aquí y Ahora, del Abandono a la Luz y del Abandono del Sí. Sean las que sean, las manifestaciones que ocurran (o que van a ocurrir) en vosotros, a través de esas manifestaciones es donde se encuentra la clave. Ya no tanto en su comprensión y aun menos en sus explicaciones sino más bien, en la aceptación de esa vivencia particular, que en su momento, algunos Ancianos os comunicaron ciertos elementos. Fundiros en esas manifestaciones, olvidar el sentido, el significado y el calado, os asegurará penetrar de lleno y con plena Conciencia, sin alteración, en lo que Sois vosotros.

Cualesquiera que sean los desórdenes aparentes de este mundo, solo representan la capacidad de la Tierra para elevarse, para Trasladarse y vivir (ella misma, con vosotros encima), su metamorfosis. La metamorfosis se hace en el Interior de sí, en el Interior del capullo de Luz tejido por la oruga. El trabajo que habéis realizado permite que ese capullo se teja. No es tiempo de pensar en otra cosa que en vuestra transformación y vuestra metamorfosis. Sea lo que la vida, ahí donde estáis, os enseñe y os demande, guardad presente en el espíritu que la mejor forma de emprender esta metamorfosis es dejar, como siempre, a la inteligencia de la Luz, al Plan de la Luz devolveros a lo que Sois. Desde dónde estáis aun, no tenéis ninguna posibilidad de obrar por vuestra voluntad, por vuestro deseo, por vuestra energía o por vuestra conciencia, sobre lo que ocurre.

Todas las explicaciones dadas por el Arcángel ANAEL durante las Bodas Celestiales concernientes al Abandono a la Luz (ndr: intervenciones de ANAEL del 11 mayo, 17 mayo y 5 octubre 2009), igual que las informaciones más recientes (comunicadas entre otros, por BIDI, así como algunos Ancianos y ciertas Estrellas), deben haceros considerar que ese proceso de metamorfosis no puede, de ninguna forma de ahora en adelante, depender de vosotros. El mecanismo de sincronicidad de la Ascensión (de la Tierra y la vuestra) no puede adaptarse de ninguna forma, a un desfase temporal entre vosotros. Hasta el presente, todos habéis notado y observado que vivís los procesos, que más allá de los descensos del Supramental y los Alineamientos, o las citas dadas, se hacían de una manera que os era propia (según por supuesto, lo que quedara de miedos, de resistencias, de creencias en este cuerpo físico y en esta conciencia física). Desde pasado mañana, esto ya no será así. No tendréis ningún medio de dirigir la Luz, de ninguna manera que no sea la Luz. Hace más de tres años, expliqué ya en relación a la utilización de la Luz, ver desviación de la Luz, relativo a su propio beneficio (ndr: su intervención del 4 agosto 2009).

La intensidad de la Luz, la acción de MIGUEL, emprendida durante estas últimas semanas dentro de las capas aislantes del planeta, ha tenido el mismo efecto sobre lo que queda de vuestras capas aislantes, últimos Velos, llamados: cuerpo etérico, cuerpo astral, cuerpo mental y cuerpo causal. La acción de la Luz en la disolución de la Ilusión, es también una acción directa (y cada vez más palpable, de alguna forma) sobre las últimas capas aislantes, sobre los últimos Velos y en particular, ya no sobre el cuerpo emocional o sobre el cuerpo mental, sino más bien, sobre el cuerpo etérico que se manifiesta por signos que el Comendador de los Ancianos (ndr: O. M. AIVANHOV) os ha dado de diferentes formas. La acción de la Luz sobre el cuerpo causal se traduce por la metamorfosis y la aparición de la conjunción de los Cuatro Elementos, desarrollados en vuestro Corazón, a través del Corazón Ascensional, a través del conjunto de estos cuerpos, por las manifestaciones de Fuego. Ese Fuego no es solamente el Elemento Fuego, sino que representa ese Fuego, el nuevo Éter, que canalizado hasta la atmósfera de la Tierra por MIGUEL, actúa en adelante, muy cerca de vuestra conciencia ordinaria. Sería deseable acordaros de que desde el inicio del mes de noviembre 2012, se va a producir en vosotros, un cierto número de elementos que no llaman a otra cosa que al hecho de vivirlos, que al hecho de dejarlos vivir, sin dirigir lo que sea. La Inteligencia de la Luz bastará (a causa de que ha sido preparada, a la vez por los Gigantes y los Elohims que yo he enviado hasta esta Tierra) para restablecer lo que Sois vosotros. La mejor prueba ha sido para algunos de vosotros, con la Liberación de la Tierra, la posibilidad de restablecer vuestra conexión a la Vibración Maternal original de Sirio. Algunos de vosotros han vivido entonces, la Ascensión de la Onda de Vida y las transformaciones inherentes al hecho de Vivir en Absoluto. El Manto Azul de la Gracia y las diferentes etapas de nuestro acercamiento (Comunión, Fusión, Disolución y Deslocalización de la Conciencia) han sido, durante más de un año, los medios de habituaros a salir de lo efímero, de una forma o de otra. Esta preparación está terminada. Lo que ocurre ahora ya ha llegado por supuesto, sobre los planos sutiles del planeta. El Cuerpo Etérico nuevo del planeta (la Merkabah planetaria) ha sido Liberada. La Ascensión de la Tierra se ha realizado sobre los planos sutiles. La Tierra es, por tanto, ya viviente dentro de la nueva Dimensión.

Lo que ocurre requiere simplemente, por vuestra parte (más allá de los consejos ya prodigados relativos a la Humildad, Simplicidad, la Transparencia y la Infancia), estar lúcido hoy, sobre lo que ocurre, pero de ninguna forma aportar un toque personal, dirigido a cualquier otra cosa que no sea permanecer Tranquilo. Instalaros en el Aquí y Ahora (independientemente de las circunstancias de vuestra propia vida, independientemente de las circunstancias de vuestro propio país) os aparecerá muy pronto, como la única evidencia a respetar, para finalizar la metamorfosis. Estos tiempos intensos (Vibratoriamente hablando y desde la Conciencia también) requieren parar los mecanismos habituales de la Conciencia ordinaria, en sus acciones como en sus reacciones. La llamada de la Luz va a hacerse de manera mucho más intensa que antes, en relación al nivel en que lo habíais vivido hasta el presente. Cualesquiera sean las manifestaciones de los Hayoth Ha Kodesh, cualesquiera sean las manifestaciones de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres (que, de ahora en adelante, se pasea en vuestros Cielos, de forma que impregna las capas del Éter de la Tierra, de su Presencia y su Vibración), esto se produce exactamente de la misma manera en vosotros, en particular por el Canal Marial, por las Comuniones establecidas, por la Onda de Vida y por el Manto Azul de la Gracia. No hay estrictamente más que buscar, igual que no hay nada que encontrar, como el Comendador (ndr: O.M. AIVANHOV) os ha dicho y repetido: “todo está cumplido”. Solo las últimas creencias en la existencia de un cuerpo y de una personalidad pueden a veces, involucraros en seguir otra cosa que permanecer “tranquilos”, otra cosa que permanecer en Paz. Y por lo tanto, constataréis muy rápido, que de la calidad de vuestra Paz, de la calidad que tengáis en no hacer presa de las emociones y de las actividades mentales, deriva y derivará, cada vez más, la buena integración del Nuevo Éter, de vuestro Nuevo Cuerpo Etérico y la Traslación de vuestra Conciencia dentro de esta Nueva Conciencia (independientemente de este cuerpo, e independientemente de toda estructura aun presente en el mundo de vuestra 3ª Dimensión disociada).

La calidad de vuestra Paz, la calidad de vuestra Tranquilidad, determinará la forma en que viviréis, con facilidad, con dificultad, según vuestra propia metamorfosis. El tiempo de la metamorfosis es un tiempo químico, bioquímico, físico, biofísico y un tiempo de la Conciencia extremadamente particular. Se orienta a hacer desaparecer totalmente, lo que es del orden de la ilusión y de lo efímero. La calidad de Tranquilidad y de Paz manifestada durante este periodo, será igualmente mostraros la calidad de vuestra metamorfosis. Si contribuís en mantener la Paz, mantener la Tranquilidad y sobre todo, dejar obrar lo que obra, entonces no estaréis de ninguna forma, concernidos por las emociones humanas, por las actividades de los restos de egrégores mentales que han participado en el sistema de control de la mente humana. Mi intervención es por tanto, una invitación a plantearos, una invitación a ser simple. Concierna a vuestros alimentos, concierna a vuestras obligaciones, concierna a vuestras diferentes actividades en un momento dado será necesario, no elegir sino dejar actuar a la Luz, Totalmente. Es ahí donde os posicionaréis, en función de vuestros comportamientos, en la Luz o en la resistencia a la Luz.

La metamorfosis no puede realizarse completamente, por vosotros humanos, que disponéis de la Libertad (y por algunos de vosotros que creéis en el “libre albedrío”), solo puede manifestarse desde el instante en que no aplicáis fuerza de oposición y de resistencia a lo que está aquí. Como os hemos dicho, el despliegue de la Tierra (o si lo preferís, el despliegue del Corazón Ascensional de la Tierra, en su Núcleo Cristalino, en sus capas intermedias y en el Manto Terrestre) toca al fin de su metamorfosis. Vosotros observáis los signos y observaréis los signos cada vez más patentes, en la Tierra como en el Cielo. Ninguno de esos signos debe alarmaros ni regocijaros en otra medida, porque vosotros solo veis el aspecto visible. Durante este periodo que empieza dentro de dos días y que va hasta el final del periodo astronómico, comunicado hace algún tiempo por el Comendador de los Ancianos, más que nunca la elección de la luz y la acción de la Luz, se hará cada vez más evidente, en la medida de vuestra propia desaparición.

Acordaros de que las circunstancias de resistencias humanas (y no planetaria) pueden manifestarse por egrégoes o choques violentos, pueden ascender hasta el nivel de lo que llamáis inconsciente Colectivo, o si no, los egrégores emocionales del Planeta. No olvidéis jamás que las fuerzas de resistencia se alimentan ante todo, del miedo y sobre todo, justo después, de vuestros propios pensamientos y emociones. Así pues, permanecer Tranquilo y en Paz, es no dar sustento al miedo, a los pensamientos y a las emociones. Esto se os ha explicado de diferentes formas. BIDI os ha explicado que, cuando la Conciencia desaparecía, vosotros estabais aun aquí y no erais simplemente Seres dotados de Conciencia (fuera separada, Unificada o Total), sino que lo más importante corresponde a lo que está más allá de la Conciencia y que está aquí, sea en lo que se convierta o haga la Conciencia.

Dejar aparecer lo que Sois, pasa evidentemente, por poner en reposo los diferentes aspectos de la Conciencia misma. El Comendador de los Ancianos y otros Intervinientes, durante estas últimas semanas de vuestro tiempo, han insistido sobre ciertos factores. Os invito a releer atentamente. Os recuerdo que nosotros estamos cada vez más próximos a vosotros, como está ilustrado por vuestra capacidad de establecer las Comuniones o los Reencuentros con nosotros. Esos mecanismos de Reencuentro están hoy superados por la Intensidad de la Luz actuante en vuestras estructuras efímeras ilusorias. El paso y el relevo van a tomarse por la intensidad de los mecanismos Luminosos, visibles en vuestros Cielos como en vosotros, más allá de vuestros ojos, más allá de la visión de las Dimensiones y más allá incluso de las experiencias que habéis tenido hasta el presente.

Sea lo que los Hayoth Ha Kodesh os hagan vivir, sea lo que la Tierra viva, lo más posible, acordaros de guardar la Paz, de guardar la Tranquilidad, de mirar eventualmente el trabajo hacerse pero sin querer apreciar el sentido o el significado, porque os recuerdo que vosotros encontráis vuestra Eternidad y que jamás, dentro de la persona aun limitada que sois, podréis explicar, comprender, o vivir incluso, la intensidad del proceso que está en curso. Cualesquiera que sean las Vibraciones, cualesquiera que sean las ocultaciones de diferentes partes de vuestro cuerpo o de vuestra conciencia, lo que pasa está exactamente adaptado a lo que vosotros Sois, más allá de la apariencia. No hay pues posibilidad, dentro de vuestra conciencia limitada y de este cuerpo limitado, de emprender cualquier ayuda o cualquier mejora, puesto que jamás podréis ser más inteligentes que la Luz que Sois. Esto apunta (independientemente de vuestros Alineamientos, independientemente de los ejercicios que hagáis en relación a la luz), a dejar obrar de la manera más libre posible, lo que se despliega en vosotros. Algunas manifestaciones (relativas en particular, a lo que ocurre en vuestro pecho no deben ni alarmaros, ni inquietaros.

En las condiciones de manifestación de la metamorfosis, lo que queda de conciencia ordinaria puede intentar llamaros al orden, en relación a los mecanismos dolorosos poniendo (la conciencia limitada) las reglas y condiciones de supervivencia en peligro. No es así, en absoluto. Ahí donde vais, a la Morada de Paz Suprema, nada puede faltar, nada puede ser escaso, nada os puede interrogar. Entonces dejad obrar lo que obra en vosotros. El trabajo se hará, ahora cada vez más, independientemente de vuestra voluntad o de cualquier acción personal emprendida. Por supuesto, se os han comunicado muchos medios (a través de los diferentes Yogas, a través de los cristales, a través de la Nueva Alianza) de reforzar la Paz y la Tranquilidad (ndr: ver nuestra rúbrica “protocolos para practicar”). Usad y abusad incluso, si queréis, pero acordaros que el momento que la Luz ha elegido (por medio de los Elementos, de los Hayoth Ha Kodesh), de obrar en vosotros, no llama por vuestra parte, sino a la Tranquilidad más importante. Las circunstancias y condiciones de resistencia de algunos Hermanos y algunas Hermanas (todavía no conscientes o informados de lo que pasa), pueden representar una carga emocional y mental extrema, en torno a vosotros. Os recuerdo que, en esas circunstancias extremas, ningún discurso, ninguna palabra, puede aportar la Paz. Solo vuestra Presencia apacible, puede hacerlo.

La metamorfosis actual llama por vuestra parte, a los mecanismos de funcionamiento y de comportamiento profundamente diferentes que eso que se han vivido hasta el presente. Lo que hay que recordar, es esa noción de dejar obrar, de dejar hacer y de dejar actuar, ilustrando para vosotros, por ahí y de manera inmediata, la ley de Atracción, la Fluidez de la Unidad y la Unidad de Sí. Si aceptáis dar un paso en esta dirección, constataréis que las condiciones de las resistencias y de choques de la Humanidad tendrán, para vosotros y en torno a vosotros, un impacto extremadamente limitado. Ese impacto, si es medible y visible, estará muy ampliamente más acá y por debajo de lo que se espera normalmente, por un humano encarnado, cara a un acontecimiento de naturaleza traumatizante. Solo hay traumatismo para la oruga y para lo efímero. Cuanto más dejéis disolverse lo que es del orden de lo efímero, más os llenará la fuerza. Hayáis realizado el Sí, hayáis abandonado el Sí, o estéis simplemente en las primeras fases de vuestro Despertar, recordad lo que os he dicho en este día, porque no hay mejor forma de vivir ese inicio y esa realización de metamorfosis, que en esas condiciones precisas.

El retorno a vuestros Cielos y sobre la Tierra, como en la Conciencia de la Luz, en su totalidad, pasa por esas convulsiones particulares que os es posible observar, en vosotros, como en la Tierra. Os pedimos pues, y yo os lo pido personalmente: si realmente lo que está en vosotros es la sed de vuestra Eternidad, la sed de Amor y la sed de Luz, entonces dejad a la Eternidad, al Amor y a la Luz venir hasta vosotros. Ella está ahí. Después de mi intervención, el Ángel URIEL intervendrá, a su manera, para prepararos a su última acción en este mundo disociado. Yo terminaré entonces, con estas pocas palabras. Durante el tiempo de esa metamorfosis, y por el hecho de la Liberación de la Tierra, realizada sobre el plano Etérico, nos es posible de ahora en adelante, como a vosotros, constatar y ver la sincronicidad entre los mecanismos individuales y los mecanismos colectivos de la Tierra. Nosotros intentaremos (y hablo en nombre de los Ancianos y las Estrellas), lo más frecuentemente posible, de pegarnos a la realidad que vosotros vivís, informándoos en lo que sea posible, de los elementos mayores. No os preocupéis pues, de comprender o de encontrar un sentido a lo que vivís. Guardad presente en el espíritu que el único sentido es la Libertad y la Liberación y que todo lo que ocurre durante la metamorfosis corresponde a un programa establecido que no depende ya, de ahora en adelante, de vuestra conciencia sino simplemente de la presencia de resistencias, o no, es decir de actividades mentales o de actividades emocionales ligadas a los hábitos o a los reflejos de supervivencia. Si aceptáis esto, todo se desarrollará para muchos de vosotros, a la perfección, en la más grande de las Alegrías, esa de Shantinilaya. Permitidme, desde donde he venido, transmitiros las bendiciones de ORIÓN. Espero, hasta muy pronto. Os saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario